1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

Por qué una garantía de trabajo es una broma de mal gusto para el precariado y la libertad

Poner a la gente en empleos estáticos y con un salario bajo no es una respuesta válida para este problema

Guy Standing (Sin Permiso) 19/09/2018

La boca del logo

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

De vez en cuando, se da un repunte de la popularidad de aquellas tesis que abogan por una garantía de trabajo para todo el mundo, o al menos para toda persona ‘capaz de trabajar’. Eso está ocurriendo de nuevo, esta vez impulsado por un puñado de políticos y científicos sociales que se posicionan en el centro-izquierda, como social-demócratas. En los Estados Unidos, varios senadores demócratas prominentes y posibles candidatos para la siguiente elección presidencial han manifestado que apoyan la idea, incluyendo Bernie Sanders, Cory Booker, Elisabeth Warren, Kamala Harris y Kirsten Gillibrand. En el diario británico The Guardian se ha respaldado inequívocamente la idea cualificándola como ‘un bienvenido regreso a la política del trabajo’, sumándose así a las simpatías expresadas también por Lord Layard, el ‘Zar de la felicidad’ de Blair.

The Guardian defendió que una política de garantía del trabajo ‘aseguraría el derecho humano básico de participar en un empleo productivo’. A lo largo de la historia, la gran mayoría de gente hubiera encontrado éste como un ‘derecho humano’ muy extraño. Tener un trabajo implica estar en una situación de subordinación, informar y obedecer a un jefe a cambio del pago de una suma de dinero. En efecto, históricamente las palabras ‘trabajo’, ‘puesto de trabajo’ y ‘trabajador’ fueron términos de arrepentimiento e incluso lástima, en referencia a alguien con una existencia precaria. La subordinación y la alienación también han formado parte del núcleo del derecho laboral, que se basa en un modelo de amo y sirviente.

Dicho periódico añadió que una garantía de trabajo ‘sólo ofrecería aquél empleo que el sector privado no proporcione suficientemente’, destacando entre ellos la ‘limpieza ambiental’ y la ‘atención social’. Estos ámbitos de trabajo pueden parecer seductores sobre el papel, pero representan una gama estrecha y poco atractiva de empleos a ofrecer. También tienen más de un parecido pasajero con los trabajos que se obligaba a realizar a los convictos bajo los programas de ‘trabajo comunitario’.

Las objeciones prácticas a este sistema se vuelven obvias en cuanto se consideran los detalles: ¿qué puestos de trabajo, quién sería el responsable de proporcionarlos, quienes serían elegibles para conseguirlos, cuánto se pagaría al trabajador y por cuántas horas y cuáles serían los efectos sobre otros trabajadores y sobre la economía en general?

Para empezar, identificar los puestos de trabajo a ofrecer y administrar todo el proceso sería una pesadilla burocrática (véase, por ejemplo, el fracaso ruinoso de muchos programas de ‘trabajo comunitario’ aunque sean a pequeña escala y el trabajo que ofrezcan sea ‘gratis’). Además, cuando se les pregunta qué tipo de trabajo se garantizaría, los partidarios de dicha medida nunca sugieren que los trabajos garantizados coincidan con las habilidades y cualificaciones de los beneficiados, recurriendo así a puestos de trabajo poco cualificados y con un salario bajo que nunca desearían que sus hijos ocuparan.

Entonces surgen otras preguntas. Si el trabajo garantizado está proporcionando los servicios y bienes deseados, y son subsidiados, debe haber efectos de substitución –al garantizar los puestos de trabajo ahora ocupados por otros- y de pérdida irrecuperable de eficiencia –por asignar a gente puestos de trabajo que se habrían creado de todos modos-. Si a alguien se le asigna un puesto de trabajo garantizado cobrando el salario mínimo, ¿qué pasa con aquellos que ya están haciendo dicho trabajo? ¿Garantizaría la agencia de garantía del trabajo también sus puestos de trabajo sin una caída en su salario si éste estuviera por encima del mínimo? Si se ofreciera a todos los desempleados un puesto de trabajo subvencionado por el Estado y cobrando el salario mínimo, se incrementaría la vulnerabilidad de los otros trabajadores ya sea desplazándolos o bajando sus ingresos.

Ro Khana, una congresista demócrata por California, ha dicho que las empresas no tendrían permitido contratar a trabajadores subsidiados si ésos fueran a sustituir a antiguos empleados no subsidiados. Algunos empresarios avispados podrían encontrar maneras para eludir dicha prohibición. Sin embargo, la prohibición también sería injusta. ¿Por qué debería una empresa que es nueva en el mercado ser subvencionada en relación a otra que ya lleva en el mercado un tiempo, dando a la primera una ventaja injusta?

The Guardian alegó además, sin citar ninguna evidencia, que un programa de garantía de trabajo no sería inflacionario porque ‘cualquier reestructuración de los salarios relativos sería un evento aislado’. Esto contradice generaciones de investigación. Si a todo el mundo se le garantizara un trabajo, ¿qué detendría la inflación de presión salarial? Los únicos factores restrictivos serían el miedo a la automatización y una mayor deslocalización. Pero difícilmente se podría hablar de miedo, ¡ya que el trabajo estaría garantizado de todos modos!

En el Reino Unido, más del 60% de aquellos considerados como pobres ocupan empleos o tienen a alguien en su unidad familiar que lo ocupa

El costo bruto de la garantía de trabajo podría sobrepasar el beneficio neto. Si el gobierno garantizara el salario mínimo para aquellos puestos de trabajo garantizados, aquellos que ocupen empleos con un salario inferior al mínimo (o que trabajen menos horas de las que se garantizaran) podrían dejar sus empleos o encontrar la forma de ser despedidos, de manera que puedan conseguir un trabajo garantizado en su lugar. A los social-demócratas les podría gustar esta dinámica ya que implicaría empleos mejor pagados para los desempleados y el precariado. Pero su coste fiscal sería desalentador. Por ejemplo, en el Reino Unido, más del 60% de aquellos considerados como pobres ocupan empleos o tienen a alguien en su unidad familiar que lo ocupa. En los Estados Unidos, la situación es igual de mala. Se estima que cerca de la mitad de sus 148 millones de trabajadores cobran menos de 15$ por hora. ¿Serían todos estos trabajadores elegibles para un buen puesto de trabajo garantizado?

En el mejor de los casos, una garantía de trabajo seria paternalista. Asume que el gobierno sabe qué es lo mejor para los individuos, a quienes se les ofrecería un abanico necesariamente limitado de empleos a su disposición. Supongamos que alguien fue presionado para tomar un empleo garantizado en la construcción (un sector favorecido para el trabajo garantizado) y que esa persona demostró ser incompetente para el puesto y se lesionó. ¿Sería entonces la agencia pública del trabajo garantizado responsabilizada por los hechos y forzada a pagar alguna indemnización? Debería ser así, pues esa agencia fue quien puso a dicha persona en esa posición. ¿Cómo se podrían tener en cuenta esas situaciones en el cálculo de los costos de un programa de garantía del trabajo? De forma similar, ¿si una persona asignada a un empleo en la ‘atención social’ fuera negligente y causara daño o angustia al receptor de sus cuidados, sería este último capaz de demandar a la agencia pública del trabajo garantizado para obtener una compensación?

Además, un programa de garantía del trabajo activaría una trampa que ya puede resultar familiar y que está relacionada con la distinción entre aquellos que ‘pueden trabajar’ y que por tanto son elegibles para un empleo garantizado y aquellos que ‘no pueden trabajar’. En el Reino Unido, esa distinción ha llevado a denigrar y estigmatizar las pruebas de ‘capacidad de trabajar’ y ‘disponibilidad para trabajar’, resultando en una acción discriminatoria contra colectivos de personas vulnerables, con diversidad funcional y aquellos con responsabilidades relacionadas con el cuidado de los demás.

Otro fracaso de la opción de la garantía del trabajo es su trazado de un camino hacia el ‘workfare’*. ¿Qué le ocurriría a alguien que haya declinado una oferta de empleo garantizado? Serían tratados como ‘vagos’ o ‘melindrosos’ y por tanto, ‘desagradecidos’ y ‘socialmente irresponsables’. Sin embargo, hay muchas razones para rechazar un empleo. Diversos estudios muestran como el hecho de aceptar un empleo por debajo de las capacidades y cualificaciones de una persona puede rebajar sus ingresos y su estatus social en el largo plazo. Como atestigua lo que está sucediendo con el sistema de beneficios sociales del Reino Unido, quienes no acepten empleos que se les asignen tendrán que hacer frente a sanciones en los beneficios que perciban y serán trasladados igualmente a los puestos de trabajo que se les hayan asignado, les guste o no. Es muy improbable que trabajos que se realicen bajo el resentimiento o bajo situaciones de estrés se hagan bien.

Si se te garantiza un empleo, ¿por qué preocuparse para trabajar duro?

Una garantía del trabajo sería una fórmula ideal para perpetuar la baja productividad. ¿Qué pasaría si una persona con un empleo garantizado se desempeñara mal, quizá debido a su poca habilidad o simplemente porque es consciente de que su empleo está ‘garantizado’? Este fue un defecto fatal para el sistema soviético. Si se te garantiza un empleo, ¿por qué preocuparse para trabajar duro? Si eres un empresario y se te otorga un subsidio para pagar a empleados con el trabajo garantizado, ¿por qué preocuparse por tratar de emplear su fuerza de trabajo de forma eficiente?

Si se subsidia a través de deducciones fiscales o del pago de parte del salario del trabajador, éste necesitaría producir sólo un poco más del valor que le cuesta al empresario retenerlo en su puesto de trabajo de manera que le reporte beneficios. Esto abarataría relativamente los trabajos de baja productividad respecto a las otras ocupaciones e inhibiría la mayor productividad derivada del cambio tecnológico que desplaza la mano de obra. Si el trabajo de un cierto tipo está garantizado, ¿qué pasa si un empresario desea invertir en tecnología que acabaría con la necesidad de dicho trabajo?

Aquellos que abogan por la garantía del trabajo también ignoran el hecho que la economía de mercado requiere de un cierto nivel de desempleo, puesto que la gente necesita de un tiempo para encontrar empleos que estén dispuestos a aceptar y las empresas deben clasificar a los diferentes aspirantes para que realicen los trabajos que éstas desean. Adoptar una política de garantía del trabajo pondría a la economía en riesgo de estancamiento.

Partidarios del trabajo garantizado como Larry Summers, Secretario del Tesoro durante la presidencia de Clinton, argumentan que la gente sin trabajo ‘tiene muchas más probabilidades de sentirse insatisfecha con su vida’ y tienen más probabilidades de caer adictas a las drogas que aquellas personas empleadas con bajos salarios. Esto es falso. No se daría una correlación entre la satisfacción con la vida y el hecho de tener empleo si dicha comparación se hiciera entre aquellas personas con empleos pésimos y aquellas que no tienen empleo pero con unos ingresos adecuados mediante los cuales poder vivir. Alguien que se enfrenta a la decisión de vivir penosamente u obtener un empleo pésimo preferirá siempre el empleo. Pero eso no significa que a esas personas les guste o quieran ese empleo para ellas.  

En 2017, se observó que globalmente sólo el 15% de los trabajadores estaban comprometidos con su trabajo y en ningún país la cifra de dichos trabajadores superaba el 40%

La empresa Gallup produce regularmente encuestas bajo el título Estado del trabajo global en más de 150 países. En 2017, se observó que globalmente sólo el 15% de los trabajadores estaban comprometidos con su trabajo y en ningún país la cifra de dichos trabajadores superaba el 40%. Una reciente encuesta en el Reino Unido descubrió que el 37% de los empleados no creían que su trabajo implicara ninguna contribución significativa.

Summers acaba su artículo de una forma ambigua: ‘la idea de una garantía de empleo debería ser tomada en serio, pero no literalmente’. En este punto parece querer decir que el gobierno debería intentar promocionar la creación de empleo mediante ‘subsidios salariales, gastos gubernamentales focalizados en aspectos estratégicos, apoyo a los trabajadores con personas dependientes a su cargo y un mayor número de programas de formación y conciliación laboral’. En otras palabras, Summers acude de nuevo al paquete de medidas social-demócratas estándar que no ha funcionado muy bien durante las tres últimas décadas.

Además de ser una receta para la ineficiencia del trabajo y las distorsiones en el mercado laboral -tendiendo así al desplazamiento de los trabajadores empleados en el mercado ‘libre’ del trabajo y a la disminución de sus salarios- la propuesta de la garantía del trabajo no logra reconocer que la crisis actual es estructural y que, por tanto requiere políticas transformativas. Las deducciones fiscales, empleos garantizados y salarios mínimos no van a afectar prácticamente a la inseguridad existencial del precariado que se encuentra en el corazón de la crisis social y económica, y mucho menos abordarán las aspiraciones de una parte progresiva y creciente del precariado para una sociedad ordenada ecológicamente.

El énfasis en el empleo no es ecológico, pues está vinculado a la búsqueda constante del crecimiento económico. Hay muchos casos -siendo el apoyo al ‘fracking’ y a la construcción de la tercera pista en el aeropuerto de Heathrow ejemplos recientes- dónde la promesa de más puestos de trabajo ha superado en importancia para la toma de decisiones a los costos a la salud y al medio ambiente. Por otro lado, una política de garantía del empleo podría tener un fuerte atractivo para la derecha política como una forma de desmantelar el estado del bienestar. ¿Por qué pagar los beneficios del desempleo si todo el mundo tiene un puesto de trabajo garantizado? En los Estados Unidos, un comentarista conservador hizo mofa del hecho de que ‘más de 100 programas federales para el bienestar serían reemplazados por un solo programa de garantía del empleo’.

Finalmente, hay lo que este escritor considera la peor característica de la política de la garantía del trabajo. Dicha política reforzaría un espíritu propio del laborismo del siglo XX, al no distinguir entre trabajo y empleo. Quienes apoyan los puestos de trabajo garantizado, suelen ignorar todas aquellas formas de trabajo que no son empleos remuneradas. Una agenda realmente progresista fortalecería los valores del trabajo sobre los dictados del empleo. En definitiva, tendría como objetivo permitir a más personas desarrollar su propio sentido de la ocupación.

 ¿Por qué este fetiche por los ‘empleos’? Un empleo es el equivalente a hacer trabajo para otros

Un empleo es el medio para un fin, no el fin en sí mismo. Los economistas tienden a ser esquizofrénicos al respecto. En los libros de texto, el empleo tiene “utilidad negativa”, tienen un efecto negativo para el trabajador. Sin embargo, muchos economistas que utilizan o escriben estos libros abogan por poner a todo el mundo en un puesto de trabajo. ¿Por qué este fetiche por los ‘empleos’? Un empleo es el equivalente a hacer trabajo para otros. ¿Qué hay entonces de todas las formas de trabajo que hacemos para aquellos que queremos o para nuestra comunidad o para nosotros mismos?

Muchas formas de trabajo que no son tareas reproductivas son mucho más gratificantes psicológica y socialmente. Una estrategia consistente en poner a todo el mundo en puestos de trabajo, en actividades no deseadas, sería una forma de alienación orquestada. Bien seguro es que un progresista debería querer minimizar el tiempo que empleamos en trabajos subordinados y que atonten, de modo que podamos aumentar el tiempo y la energía que dediquemos a formas de trabajo y tiempo libre que son escogidas por nosotros mismos y que están orientadas al desarrollo personal y de la comunidad.

Hay un último punto, relacionado con la afirmación que un régimen de garantía de empleo sería políticamente popular. Se da mucha importancia a una encuesta realizada en Estados Unidos en la que se preguntaba si la persona encuestada daría su apoyo a un programa de garantía de empleo para cualquiera ‘que no pueda encontrar empleo en el sector privado’, si dicho programa se financiaba mediante el cobro de un impuesto del 5% sobre los ingresos de más de 200.000$. El resultado fue de un 52% a favor. Los defensores del trabajo garantizado pensaron que esto era ‘impresionante’. Con una pregunta tan sesgada, uno debería estar impresionado por el nivel –justo por encima de la mayoría– de apoyo. Después de todo, a la mayoría de los encuestados se les estaba explicando que no tendrían que pagar y que no había puestos de trabajo alternativos disponibles, un escenario muy improbable. 

En vez de empleo en sí, el principal desafío es el de construir un nuevo sistema de distribución de los ingresos, reconociendo que el anterior estaba irremediablemente roto. Los rentistas se están escapando con todos los ingresos generados por el capitalismo rentista y los salarios reales continuarán estando rezagados. Poner a la gente en empleos estáticos y con un salario bajo no es una respuesta válida para este problema.

Notas: 

N. del T.: Se entiende por ‘workfare’ un modelo de estado del bienestar que requiere de la posesión de un empleo o de la participación en programas de formación para el trabajo para recibir los beneficios de dicho sistema.

---------------------

Este texto está publicado en Sin Permiso.

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guy Standing (Sin Permiso)

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

8 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Tripalium

    Cayetano, esa “mayoría social” de la que hablas en cierto momento dio el apoyo a Podemos. No hay que olvidar que el programa de este partido político en sus primeras participaciones electorales incluía la Renta Básica Incondicional (RBU) que después en posteriores elecciones fue rebajado a rentas condicionadas. Todavía, a día de hoy, nadie ha explicado el motivo. Por tanto, la “mayoría social” estaba lograda. Por otra parte, no creo que sea interpretar nada exigir atender la cuestión material en primer lugar (por encima de cuestiones identitarias) en un país con la mayor tasa de trabajadores pobres de todo Europa. Quién esto escribe, no interpreta nada, vive en la incertidumbre constante respecto al tema laboral y la precariedad. Y la primera necesidad es clara: tener unas condiciones materiales básicas garantizadas.

    Hace 3 años

  2. cayetano

    A Tripalium, no te fijes en el árbol y mira al bosque. El problema no es lo que ofrezcan cuatro de los ocho,en la desavenida izquierda, sea RBU y/o TSG, pero es muy importante que comencemos a poner en valor que nos une a los ocho, en lugar de centrarnos en las distancias. La cuestión central es que quieren las clases populares y trabajadoras, que pretenden salir del precariado o alejar su riesgo. Si no artículas una mayoría social no habrá ni lo uno, ni lo otro, y para articularla tienes que tenerla en cuenta, no sólo la interpretación o representación que hagas de sus necesidades, sino la representación que ellos mismos realizan y sus necesidades inmediatas. Esa es la distancia fundamental entre quienes desde la RBU o el TSG ven incompatibilidades, las ven en ambas posiciones, y quienes ponemos en valor su efectividad inmediata, enfocando lo que nos une por encima de la diferencia. Que dicho sea de paso, también contribuiría a unir fuerzas para articular la mayoría social necesaria para realizarlas. Un cordial saludo.

    Hace 3 años

  3. Tripalium

    Efectivamente Liam, lo que hace Marx es mostrarnos cómo funciona el modo de producción capitalista. Y para eso comprender el carácter dual que le asigna al trabajo es esencial, porque parece que cierta izquierda empeñada en ofrecernos “trabajo garantizado” (asalariado) lo olvida. Declarar que se tiene voluntad de superar el capitalismo al mismo tiempo que se propugna garantizar trabajo (asalariado) tiene como efecto mantenernos alimentando el mismo sistema que supuestamente queremos superar. La Renta Básica Incondicional (RBU) en cambio, a pesar de ser una medida reformista (sus promotores nunca han indicado lo contrario, aunque lo de socialdemócrata no creo que es lo que mejor se ajuste a su postulado filosófico) tiene un potencial que convendría no despreciar a la hora de poner en cuestionamiento el trabajo asalariado (motor del proceso de la valorización del valor) y por tanto el propio capitalismo. Cualquier persona, que no esté obligada a tener que seguir alimentando el modo de producción irracional actual para poder subsistir, será más libre y estará en mejores condiciones para salir de la espiral modo de vida-trabajo imperante. Algo entre otros muchos motivos muy deseable desde el punto de vista ecológico.

    Hace 3 años

  4. Liam

    Tripalium, Marx no propone tampoco en ningún momento un mecanismo de redistribución de rentas que deja intacta la ley del valor (es decir, la RBU). Lo digo porque si lo usas como crítica al TG, lo tengas en cuenta también. La RBU es socialdemocracia (no lo digo como algo peyorativo, puede defenderse de forma lícita, simplemente lo señaló por no sacar a colación a Marx como si tuviera algo que ver con ésta)

    Hace 3 años

  5. cayetano

    A Tripalium, proponer una alternativa al precariado, no es proclamar la revolución contra el trabajo asalariado. Estoy firmemente convencido de una próxima automatización dentro del proceso de marginalización del trabajo respecto de la producción. Que junto a la financiarización y ..., son el fundamento de la Gran Crisis y origen de estos instrumentos para paliar las urgencias que provocan. Pero todavía el trabajo, que por cierto no requiere hoy para la Gran Empresa y no digamos ya la Corporación, del asalariado para ser enajenado y alienatorio, perfectamente puedes ser autónomo. Es más, han descubierto como maximizar sus beneficios, mutando las antiguas empresas con objetivos a medio y largo plazo, a empresas financieros-productivas que gestionan poder e influencias, externalizando todo su tejido productivo. Externalización, en una concatenación de diferentes tipologías de empresas y contratas, hasta llegar al autónomo individual-pseudocolaborativo, pues no en balde, siempre se ha dicho que es la forma de mayor autoexplotación (intensificándose con las TICs). Como decía, todavía el trabajo es el medio de valor, y por ende se requiere de trabajo para crear valor, trabajo que como vemos muta, y para la mayoría social no precisamente para bien. Al caso, cuando hablamos de RBU y TSG, debiéramos de hablar de instrumentos para intervenir en la realidad laboral de hoy, en ese sentido no son herramientas antagónicas, pues no todo lo diferente es antagónico, esa reflexión que anatemiza lo diferente … .

    Hace 3 años

  6. Tripalium

    El estudio en profundidad contrastando todos los aspectos entre Trabajo garantizado y Renta Básica Incondicional (RBU) hace tiempo que están hechos y no solo desde los “aspectos materiales y económicos”, también desde el importantísimo aspecto ecológico (véase la Teoría del Decrecimiento). Hay estudios, publicaciones y bibliografía extensa al respecto. Resumiendo: la RBU gana por goleada. Por otra parte, quien defiende el trabajo garantizado bien haría en aclarar que el tipo de trabajo que pretende garantizar no es otro que el trabajo asalariado. Y en este sentido, sería recomendable volver a leer a Marx para entender que garantizar trabajo asalariado no es precisamente lo que propugnaba, más bien al contrario: su crítica, y por tanto rechazo, al trabajo asalariado como mecanismo necesario y determinante en la perpetuación del capitalismo a través de la valorización del valor. Para profundizar sobre el tema: http://www.palim-psao.fr/2015/10/bibliografia-en-castellano-critica-del-valor-wertkritik.html y aquí: https://capitalycrisis.wordpress.com/2016/05/18/de-la-teoria-critica-frankfurtiana-a-la-teoria-critica-del-valor-trabajo/

    Hace 3 años

  7. zyxwvut

    En lugar de realizar un estudio en profundidad contrastando todos los aspectos materiales y económicos entre el Trabajo Garantizado y la Renta Básica, los defensores de ésta última se limitan a ir enumerando descalificaciones hacia el Trabajo Garantizado, en muchos casos especulativas y bastante ridículas; y a idealizar acríticamente la Renta Básica. Este artículo es un muestra de esa linea de "argumentación".

    Hace 3 años 1 mes

  8. cayetano

    Bien es cierto lo que dice:"Los rentistas se están escapando con todos los ingresos generados por el capitalismo rentista y los salarios reales continuarán estando rezagados.", pero cambiar dicha situación no va a depender de la contraposición entre trabajo garantizado y RBU. La puesta en práctica o proposiciones que analiza o desliza del TSG, es decir la plasmación concreta del mismo puede ser distinta a la expuesta en el artículo. De muestra un botón, en la presentación que realizó Alberto Garzón sobre el TSG, se contestaron algunos interrogantes planteados en el presente artículo: ¿Qué es el plan de trabajo garantizado que propone Izquierda Unida? ¿En qué consiste exactamente el plan? ¿Qué tipo de empleos se crearían? ¿Quién decidirá a quién contratar y con qué criterios se elegirán a las personas beneficiarias? ¿Cuánto cuesta este programa? ¿Cómo garantizar que el empleo público no se degrada y que estos empleos no impiden la actividad privada? ¿Qué efectos pretenden?, sobre lo dicho enlazo el artículo que siguiendo lo expuesto se publicó en elDiario.es: https://www.eldiario.es/economia/consiste-trabajo-garantizado-Izquierda-Unida_0_365363866.html

    Hace 3 años 1 mes

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí