1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

Gracias por defender un periodismo de servicio público. Suscríbete a CTXT

Desaforar en sesenta días

Pretender una regulación completa del conjunto de figuras que regulan las relaciones entre los tres poderes requiere una reflexión mayor, a menos que lo que se pretenda sea dar una apariencia de regeneracionismo, es decir, un postureo

Miguel Pasquau Liaño 19/09/2018

J. R. Mora

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

Si el aforamiento de diputados y senadores es percibido socialmente como un privilegio de los políticos, y si los partidos políticos han acabado comprando ese discurso, debe ser porque entre todos estamos resignándonos a ver en un diputado al representante o delegado de un partido en el Parlamento, en vez de al representante del pueblo. Si lo concibiéramos como un representante “nuestro”, es decir, como “nosotros” en el Parlamento, probablemente entenderíamos mejor el sentido de los mecanismos de protección de la función parlamentaria (inviolabilidad, inmunidad, suplicatorio, aforamiento): ya no sería un privilegio personal, sino una garantía “del pueblo” (de sus representantes) frente a riesgos que, sólo si somos muy optimistas, podemos concebir como desterrados para siempre. Pero si, como ocurre, la ciudadanía se siente más cerca de la policía y de los jueces que de los “políticos”, concebidos como casta que viaja en primera por haber progresado en el interior de la organización de un partido, cualquier intento de reflexionar sobre el sentido de esas figuras está condenado al fracaso.

Por esa razón a mí me gusta decir que presentar la supresión de los aforamientos como una medida de “regeneración política” es un atajo resignado. Digo “atajo” porque toma el camino más corto, el de los tópicos; y “resignado” porque no se cuestiona el mapa general de carreteras, que da por inevitable. Mucho más ambicioso sería proponer fórmulas que desamortizasen el excesivo poder institucional de los partidos políticos y reforzasen el carácter representativo de los parlamentarios y otras autoridades democráticas: listas abiertas o al menos desbloqueadas, elección directa de algunos cargos, posibilidad de referendos revocatorios, supresión de las trabas que nuestra legislación electoral impone, de hecho, a la emergencia de candidatos fuera de los partidos más consolidados, y cualesquiera otras medidas que pinchasen la burbuja política en la que se instalan élites seleccionadas no precisamente en función de la excelencia personal o intelectual. También sería más ambicioso, aunque menos “rápido” y efectista, identificar los aspectos del funcionamiento actual del aforamiento que han podido permitir una utilización ventajista por algunos diputados, y reformarlos. Sinceramente, no acabo de ver claro que al Rey apenas se le discuta la inviolabilidad absoluta (es decir, la coraza frente a todo proceso para exigirle responsabilidades, ya sea por corrupción o por asesinato), y que en cambio se jalee tan despreocupadamente la supresión de una medida limitada de protección de los representantes del Soberano (que es el pueblo) frente al riesgo de una abusiva utilización de los procesos judiciales que pretendiera interferir en el normal funcionamiento de las Cámaras. 

Pero ya que estamos en el atajo, y ya que el presidente del Gobierno cifra en sesenta días el tiempo necesario para reformar la regulación de los aforamientos en la Constitución, bueno es entregarse a ese debate y, al menos, llamar la atención sobre la complejidad de la cuestión, tan fácilmente tapada por eslóganes facilones.

‘Desconstitucionalizar’ los aforamientos: una buena idea

La principal idea que me gustaría defender, y probablemente la única que en este momento concreto puede tener sentido a corto plazo, es que sesenta días pueden dar de sí sólo para una cosa: no para regular de otro modo los aforamientos en la Constitución, sino para desconstitucionalizar los aforamientos, es decir, para dejar la cuestión en el plano de la legislación orgánica. Quiero decir que probablemente es acertado suprimir la mención constitucional al aforamiento (tanto de diputados y senadores como de los miembros del Gobierno) que impide al legislador suprimirlos, regularlos o limitarlos. En sesenta días eso podría conseguirse, dejando para la próxima legislatura el abordaje, de manera tranquila, de una reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial, las leyes de enjuiciamiento y los Estatutos de Autonomía. Cada grupo parlamentario podría, entonces, hacer sus propuestas sin el “estorbo” del blindaje constitucional del aforamiento: podría entonces discutirse sobre quiénes sí y quiénes no, para qué sí y para qué no, o podría proponerse la completa supresión, su reforma, o su mantenimiento tal cual está. Porque una cosa es abrir la puerta a una completa revisión de esta figura (y las que guardan estrecha relación con ella), suprimiendo los límites constitucionales, y otra diferente es pretender una regulación nueva, acabada, de la misma, en sesenta o cien días. 

Regular los aforamientos: una tarea más complicada

Llegado el momento de revisar a fondo el asunto, serían muchas y muy complejas las cuestiones que habrían de considerarse. Señalo algunas de ellas, sólo para destacar que no estamos hablando de una cuestión fácil: 

1. La distinción entre los diferentes aforamientos, que responden a finalidades bien diferentes, y que por tanto requerirían una regulación diferenciada, o incluso el mantenimiento de unos y la supresión de otros: el de los miembros y fuerzas de seguridad ante las Audiencias Provinciales (con mucho los más numerosos), el de los jueces y fiscales (el segundo en orden de importancia numérica), el de los diputados, senadores y parlamentarios autonómicos, el de los miembros de los gobiernos central y autonómicos, y el de otros altos cargos (magistrados del Tribunal Constitucional, Defensor del Pueblo, miembros de la Casa Real, etc.). Es imprescindible distinguir, aunque sólo porque al distinguir podemos entender qué hay debajo, históricamente, del aforamiento, y qué riesgos puede comportar su desaparición sin más. Sobre esto sería precisa una reflexión profunda que no cabe en estas apresuradas notas.

2. La conexión entre el aforamiento (de los diputados y senadores) y el suplicatorio. Parece cierto que la conjunción de ambas medidas, que actualmente se  se da con relación a los diputados y senadores nacionales (no para los parlamentarios autonómicos) es excesiva, y que bastaría con una sola de ambas figuras para alcanzar la finalidad de defensa de las Cámaras, aunque no es fácil la elección entre una y otra. El suplicatorio es un control puesto en manos de la mayoría parlamentaria, y que comporta una inviolabilidad (al menos temporal, es decir, mientras el diputado tenga la condición de tal), mientras que el aforamiento no supone inviolabilidad alguna, pero altera las reglas generales sobre competencia de los jueces. Puede defenderse que ambas figuras son prescindibles. Pero quienes así lo entiendan han de estar dispuestos a asumir que el juez “al que le toque el asunto” (por ejemplo, un juez proclive que esté de guardia, bien elegido por una asociación que ejercite la acción popular) adopte medidas restrictivas de derechos fundamentales del diputado y le impida el normal ejercicio de su cargo.

3. La distinción entre el aforamiento para la instrucción, y el aforamiento para el enjuiciamiento: cabría defender, por ejemplo, que la instrucción recayera sobre los jueces de instrucción (sin que las causas tuvieran que viajar de unos órganos a otros con la consiguiente dilación y con las posibilidades que se ofrecen a los aforados de “elegir al juez” por medio de una simple dimisión o por su nombramiento como miembro de la diputación permanente del Parlamento), quedando el enjuiciamiento para un órgano superior (Tribunal Supremo o Tribunal Superior de Justicia), sin perjuicio de que las decisiones que comportasen merma de sus derechos fundamentales o riesgo para el ejercicio de su función parlamentaria (detención, prisión provisional y permisos para asistir a sesiones parlamentarias, intervención telefónica, entrada y registro domiciliario, etc.) hubieran de ser acordadas o validadas por ese órgano superior, o requirieran un suplicatorio.

4. La conexión del aforamiento con la inviolabilidad y la inmunidad. Cierto que también podría limitarse el aforamiento a los hechos cometidos en el ejercicio del cargo o función, como ha sugerido el presidente del Gobierno. Así ocurre actualmente con los jueces, magistrados y fiscales, porque lo que se persigue con ese aforamiento es que un juez no pueda juzgar por ejemplo la resolución dictada por órgano superior, o por su compañero del Juzgado de al lado: el juez está aforado sólo por los actos judiciales, y no por “ser juez”, de manera que aunque deje de serlo, sigue aforado cuando se trate de enjuiciar lo que hizo como juez. Lógico sería extender ese modelo a los miembros del Gobierno, quienes sin duda están sujetos al “imperio de la ley”.

Sin embargo, con relación a los diputados ese modelo no resulta, en mi opinión, adecuado, y, aunque sea algo complejo, quiero explicar por qué. Respecto de los parlamentarios, creo que lo apropiado va en línea muy distinta a la anunciada: más bien debería extenderse la inviolabilidad a todos los actos de ejercicio propiamente parlamentario (opiniones y votos emitidos en el Parlamento), y mantener el aforamiento para los delitos de los que sí debe responder (los ajenos a su ejercicio parlamentario). Ningún sentido tiene aforarlo para lo que debería ser inviolable, y desaforarlo para las conductas por las que sí debe poder ser enjuiciado. Esto responde a la idea de que el “soberano” no delinque, porque es el único que está por encima de la ley, dado que puede cambiarla (sin perjuicio obviamente de los mecanismos de control constitucional, que no tienen naturaleza penal), y a que el fundamento histórico del aforamiento de los parlamentarios no guarda relación alguna con la naturaleza de los delitos por los que se les enjuicie, sino con la condición propia de parlamentario, a modo de garantía (de la función parlamentaria) frente a eventuales persecuciones policiales o judiciales de diputados díscolos, molestos al poder, o simplemente miembros significados de la oposición. Si se atribuye la competencia a un órgano “superior” es para limitar el riesgo de utilización abusiva de un juez de guardia por motivaciones políticas. Si se desafora a los diputados para los delitos comunes, esa finalidad no se consigue, puesto que nada impediría que, por ejemplo, un juez buscado para la ocasión (quizás por una asociación tipo Manos Sucias que ejercita la acción popular), acordase la detención de un diputado para investigarle por cualquier delito (real o ficticio) la víspera del día en que se va a aprobar una ley o elegir al presidente del gobierno; o que interviniera sus comunicaciones sin su conocimiento, en una causa declarada secreta, mientras negocia una iniciativa parlamentaria. ¿De verdad creen que este riesgo forma parte sólo del pasado, y que no puede volver en el futuro?

5. De mantenerse en alguna medida el aforamiento, bueno sería aprovechar para regular de manera clara y ordenada su funcionamiento, a fin de evitar trastornos insoportables en la instrucción de causas, y de impedir que el aforamiento sea, en efecto, utilizado como un blindaje temporal (manejo de los tiempos del proceso) o un privilegio. Son muchas las aportaciones que desde la jurisprudencia se vienen haciendo en esa línea, que tampoco caben en estas notas, si bien muchas de ellas acaban tropezando con una legislación deficiente que no puede eludirse y que ha contribuido a la percepción social del aforamiento como un blindaje entre amigos o un burladerode la justicia.

6. Por último, la determinación del órgano de aforamiento en cada caso, y los modos de designación de sus componentes, para ahuyentar la impresión de que es el procesado quien ha elegido al árbitro.

Sesenta días dan para lo que dan. Puede en ese tiempo articularse un consenso sobre la conveniencia de desconstitucionalizar los aforamientos. Ese podría ser un objetivo alcanzable en esta legislatura. Pero pretender una regulación completa del conjunto de figuras, íntimamente relacionadas, que regulan las relaciones entre los tres poderes (legislativo, ejecutivo y judicial), requiere una reflexión mayor, que habría que dejar para la próxima legislatura. A menos que lo que se pretenda sea dar una apariencia de regeneracionismo, es decir, un postureo. 

Autor >

Miguel Pasquau Liaño

(Úbeda, 1959) Es magistrado, profesor de Derecho y novelista. Jurista de oficio y escritor por afición, ha firmado más de un centenar de artículos de prensa y es autor del blog "Es peligroso asomarse". http://www.migueldeesponera.blogspot.com/

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. ahiga Audrey

    Mi nombre es Ahiga Audrey, vivo en Ohio, Estados Unidos y estoy felizmente casado con un esposo encantador y cariñoso con tres hijos. Un gran problema ocurrió en mi familia hace un año, entre mi marido y yo, tan terrible que llevó el caso a la corte por un divorcio. dijo que nunca más quiso quedarse conmigo y que ya no me amaba. Así que se fue de la casa y nos hizo pasar a mi y a mis hijos por fuertes dolores. Intenté todos mis medios posibles para que regresara a través de muchas súplicas, pero todo fue en vano. Finalmente, confirmó que había tomado su decisión y que nunca más quiso volver a verme. En una tarde fatídica, cuando regresaba del trabajo, conocí a un viejo amigo mío que le preguntó a mi esposo. Le expliqué todo a ella, así que me dijo que la única manera de recuperar a mi esposo es visitar a un lanzador de hechizos porque a ella también le ha funcionado. Por el contrario, nunca creí en el hechizo, pero no tenía más remedio que seguir su consejo. Ella me dio la dirección de correo electrónico del lanzador de hechizos que es "wiseozizaspiritualhome@gmail.com" Así que a la mañana siguiente, envié un correo a la dirección que ella me dio y el lanzador de hechizos me aseguró que recuperaré a mi esposo dentro de dos días. ¡Qué increíble declaración! jajaja !!! Nunca creí, así que habló conmigo y me dijo todo lo que tenía que hacer. A la mañana siguiente, sorprendentemente, mi esposo, que no me ha llamado durante más de un año, me llamó para informarme que volvería. . Tan increíble, ¿verdad? Bueno, así fue como regresó ese mismo día, con mucho amor y alegría, y se disculpó por sus errores y por los dolores que causó a mí y a mis hijos. Desde ese día, nuestra relación ha sido más fuerte de lo que era antes. Gracias por la ayuda de este gran lanzador de hechizos. Mi consejo para todos los que están pasando por diferentes desafíos es contactar a este gran hombre y, al igual que lo hizo conmigo, él resolverá todos sus problemas. Puede enviarle un correo electrónico a través de esta dirección de correo electrónico. Le prometí que iba a contarle a todo el mundo acerca de sus magníficos poderes. (wiseozizaspiritualhome@gmail.com), si está en una condición como esta, o si tiene algún problema relacionado con "traer a su ex. No solo eso puede ayudarlo. 1) ser promovido en cualquier cosa que hagas 2) Gane un buen dinero o gane una lotería. 3) Lograr el éxito en los negocios. 4) problemas espirituales. 5) ganar caso judicial. 6) Busca a tu compañero de vida. 7) Obtener un trabajo bien pagado. 8) ganar el control sobre su matrimonio. 9) recibir favor y ganar atracción de las personas. 10) recuperar el dinero perdido. (11) sanarte de todas las enfermedades. curable e incurable como el VIH / SIDA, el cáncer, cualquier cosa (12) resolver problemas de embarazo y bendecirte con bebés. su dirección de correo electrónico una vez más es (wiseozizaspiritualhome@gmail.com) también puede contactarlo a través de whatsapp en +2348111448971

    Hace 2 años 6 meses

  2. Fermi

    Que, a instancia de "manos sucias", un juez pueda encarcelar provisionalmente (ergo sin juicio) a, digamos, los diputados que van a votar a favor del matrimonio entre gays es peligroso: resulta que la cámara ya no representará la voluntad de los votantes, sino la del juez, que podrá redefinir mayorías a su antojo en días clave. ¡Ojo con quitar aforamientos y suplicatorios! Por otra parte, que por el hecho de ser diputado (o "muy del partido"), sólo te pueda juzgar un conjunto de jueces debidamente filtrado por los grandes partidos... apesta mucho. Igual lo que hay que trabajar es la independencia judicial, y no tanto los aforamientos. O al menos, que se respete escrupulosamente el habeas corpus de cargos electos.

    Hace 2 años 7 meses

  3. Aramis

    George Frazer, en su obra clásica La Rama Dorada (The Golden Bough: A Study in Magic and Religion) olvidó claramente el estudio del Poder Judicial Español y su evolución acelerada hacia los auténticos chamanes del siglo XXI tras la mutación del 78. Curiosamente el líder Pablo Casado los acaba de invocar y este artículo parece iniciar el exorcismo de la confusión metafísica de EL PUEBLO y sus aforados. Nuestro autor nos lleva ya en el primer párrafo a un frondoso campo minado con todo tipo de trampas semánticas mediante una astuta manipulación de conceptos para conducir al lector a una tesis inofensiva, incolora e insípida. ¡Puro chamanismo ad hominem! La primera pócima milagrosa consiste en fijar el término «privilegio» en una disyuntiva tautológica de retórica falsa entre un concepto metafísico de «PUEBLO» sazonado con el posesivo «NUESTRO» de un «NOSOSTROS» que falazmente somos «nosotros todos» que es tanto como decir «nosotros ninguno». Porque ¿Qué es el Pueblo? ¿Quiénes somos nosotros? ¿Acaso aquello que el autor denomina «PUEBLO», es una personalidad jurídica bien definida con NIF, consejo de administración y representantes comerciales? ¿Acaso los ciudadanos españoles, no son diversos tanto de opinión como de tendencia política? ¿Acaso los ciudadanos no eligen a quienes representan aproximadamente sus propios criterios políticos?... A partir de aquí el autor nos mete en un debate marcadamente moral -aunque de apariencia técnico jurídica-, cociendo un popurií de términos disonantes; «una garantía “del pueblo”», «la ciudadanía se siente más cerca de los jueces», «políticos concebidos como casta», «atajos», «élites seleccionadas no precisamente en función de su excelencia personal e intelectual»… etc. El sesgo neoplatónico (modelo Lebensraum), del autor no puede quedar más ventilado con estos términos. El exorcismo queda ya fundamentado en el primer tercio del artículo, pese a que el autor incurre en flagrante contradicción cuando trata de comparar el privilegio del Rey para luego referirse a «los representantes del Soberano (que es el pueblo)» ¿En qué momento los representantes de los partidos que no representaban al pueblo representan ahora al Soberano (que es el pueblo)?... Luego de mucho itinerario trilero irrelevante el autor sienta catedra fundamentando como mejor razón del aforamiento de jueces, magistrados y fiscales motivos de rango. Se trata de una justificación aparentemente razonable que oculta, no obstante, la verdadera razón eficiente que no es otra que el blindaje hermético de los jueces que se ajustan al sistema. Siendo «sistema» algo sibilinamente diferente al Impero de la Ley. Garzón es un claro ejemplo de esta “falla˝ judicial. Resulta curioso que el PP haya puesto nervioso al Poder Judicial abogando por el desaforamiento total, jueces incluidos. Esta sorpresiva inclusión no es inocente, ni fruto de un arrebato de pasión por la pureza nacional. A mi entender resulta clara la estrategia del miedo, «o todos o ninguno», que usa el PP como último recurso contra la posibilidad de desmontar el aforamiento en España. El aforamiento es un privilegio aquí y en San Quintin, y no es el único problema que ampara la corrupción. La corrupción en España es una cultura de privilegios dimanante del viejo régimen, lo que sabe perfectamente el autor. Ciertamente la propuesta de Sánchez es muy inmadura, y suena más a arrebato de venganza contra el descerebrado acoso a su tesis doctoral. Como respuesta el PP abre la caja de pandora con el desaforamiento total y de esta forma se asegura de bloquear el debate parlamentario sine die. De esta forma Sánchez difícilmente podrá cumplir su propuesta. Bueno, esta es mi opinión; nada mas. Un saludo.

    Hace 2 años 7 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí