1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

El salón eléctrico

Europa Babilonia

Británicos, alemanes, franceses seguirán contando historias sobre un siglo XX que nada tiene que ver con el presente, demostrando que la memoria se puede meter en una pantalla incluso con la convicción modesta de hacer solo y únicamente, entretenimiento

Pilar Ruiz 26/09/2018

<p>Fotograma de Babylon Berlin (Sky, 2016).</p>

Fotograma de Babylon Berlin (Sky, 2016).

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Crack bursátil y miseria post-bélica. Comunistas y protonazis. Policías y gobiernos conspiradores. Mujeres y hombres que bailan un charlestón inventado en un cabaret imposible, cada noche, para olvidar el hambre y la frustración. Es Babylon Berlín, la serie alemana de Sky que adapta las novelas policíacas del escritor y periodista Volker Kutscher, ambientadas durante los años 30 en la República de Weimar. Su creador, Tom Tykwer (Corre Lola, corre, 1998), resucita sin complejos a Fritz Lang con exquisita elegancia y referencias directas al expresionismo alemán -delicias para cinéfilos-. Pero BB no es una transposición fiel de una época histórica: elementos distorsionadores, ucrónicos, jalonan esta narración apasionante, radical y brillante para recordarnos con honradez creativa que no estamos entonces; estamos hoy. Es decir, en una Europa en plena crisis del capitalismo, con desigualdades y conflictos sociales, persecuciones raciales y ascenso de ultranacionalismos. 

Las similitudes entre el comienzo del siglo XX y el XXI se han convertido casi en un género en sí mismo ya sea en artículos, análisis, ensayos y manifestaciones artísticas. También en su hermano tonto: el entretenimiento. Así que la temática relacionada con las malignas consecuencias de la crisis –no, en chino no significa oportunidad– inunda el panorama cultural recordando que la propaganda de su supuesta superación tiene más vías de agua que el Costa Concordia. Oportunamente, Babylon Berlin se empeña en contar lo que pasó por esos lares y nadie se atrevería a espetarle a Tom Tykwer que qué se le ha perdido en la República de Weimar. Tampoco se cuestiona a los creadores de Hijos del III Reich (ZDF, 2013) o a los de Landesgericht (Redemption Road,también de ZDF, 2017), visiones alemanas del conflicto bélico que arrasó el mundo: los cineastas del lado aliado ya no tienen la exclusiva.  

Habrá quien diga que ya hay demasiadas series y películas sobre la Segunda Guerra Mundial o el Holocausto, pero lo cierto es que al gran público le siguen gustando, si no, no se harían: todos los guionistas saben que cualquier historia mejora en cuanto aparece una esvástica. Como en SS-GB, serie distópica marca BBC (2017), que con la novela negra como base y protagonista policial -igual que Babylon Berlin- descubre cómo sería el mundo si el Tercer Reich hubiera ganado la batalla de Inglaterra. 

Se trata del mismo esquema que la –fallida– adaptación a serie (Amazon) de la novela escrita por Philip K Dick en 1962 El hombre en el Castillo;demostrando que la distopía posfascista y neonazi resulta una tentación para los buscadores de audiencias globales.

Y eso a pesar de los centenares de ficciones sobre el auge y caída del nazismo & Cia que llevan dando guerra desde hace décadas y desde las más variadas perspectivas. Como en Los niños del Brasil (Franklin J. Schaffner, 1978) basada en una novela del best-seller Ira Levin, donde los nazis campaban por medio mundo intentando clonar al mismísimo Hitler, casi una metáfora sobre la existencia de un virus que espera durante décadas el momento propicio para extenderse por el mundo. O La caja de música (Costa-Gavras, 1989) donde se relataba la vida oculta de un genocida húngaro de la Cruz Flechada –partido pronazi antisemita liderado por Ferenc Szalasi– en unos Estados Unidos que ampararon durante décadas a ciertos criminales de guerra. Constantin Costa-Gavras, cronista político de todo el siglo XX en películas imprescindibles como Estado de sitio, Missing, Z y La confesión después de atizarle a la CIA, al ultraderechismo y al estalinismo –en realidad a cualquier política que vulnere los derechos humanos– volvería por sus fueros en Amén (2002) denunciando, con su elocuencia narrativa habitual, la tolerancia con el exterminio judío del Vaticano y la connivencia con los jerarcas nazis incluso tras la guerra. 

Son solo algunos ejemplos muy expresivos de la intención de sus autores: preocupaciones añejas, casi fantasiosas, puesto que los nazis, como todo el mundo sabe, ya no existen.

Lo que sí existe hoy día es un viscoso discurso de índole reconocible deslizándose por todo el Viejo continente: el xenófobo derechista Viktor Orbán en Hungría, Jaroslaw Kaczynski y su partido Ley y Justicia aprobando una ley que ilegaliza cualquier crítica hacia Polonia por los crímenes cometidos durante el Holocausto; Alternativa por Alemania (AfD) con su discurso anti musulmán y racista representado en el Bundestag; los ultranacionalistas del partido Verdaderos Finlandeses y los Demócratas de Suecia; el FPO austriaco –fundado por exoficiales nazis en los 50– y su petición de registro de judíos y musulmanes que consuman kosher o carne halal; o los griegos de Amanecer Dorado y sus consignas nazis. Ya no son cuatro frikis: véase el poderío del Frente Nacional en Francia. Algunos incluso gobiernan, como el italiano Salvini que, además de citar a Benito Mussolini sin pudor (“Muchos enemigos, mucho honor”), propone un censo de gitanos junto a deportaciones masivas de inmigrantes. 

No pasa nada: todos estos líderes poco demócratas tienen sorprendentes defensores en medio mundo, sobre todo aquellos que llevan el anticomunismo por bandera aunque en el planeta del capital global no parece que la expansión del comunismo constituya una amenaza: absolutamente nadie en el mundo cree que Corea del Norte sea Shangri-Lá. China, en cambio, representa para muchos conservadores ultraliberales un modelo jugoso por su combinación ganadora de dictadura totalitaria y capitalismo salvaje. Porque mientras todo esto ocurre, los grandes conglomerados financieros supranacionales duermen tranquilos; el mañana les pertenece. No van al cine y por eso desconocen esa genialidad llamada Cabaret (1972), del no menos genial Bob Fosse.

 “¿Seguro que podréis controlarlos?”

¿Y en España? Mientras se publica que Vox podría alcanzar 800.000 votos en las próximas elecciones y la politiquería de arrabal llena el prime-time, la falta de series dramáticas con temática política en el panorama televisivo español resulta sangrante. No hay más que darse una vuelta por Amazon, Filmin, HBO y Netflix para comprobarlo. Y eso que continúa vivo el manoseado tópico sobre ese cine español obsesionado por la guerra civil y la alargada sombra del dictador cinéfilo –todavía caudillo invicto para demócratas frágiles–.

También el “No a la guerra” que pagó la endeble industria cinematográfica de forma directa y muy cara –tan cara como una película bélica– con una campaña de difamación contra todo un sector económico y cultural que ha calado hondo en el sentir popular. Por no hablar de los feroces recortes impuestos tras la crisis en las subvenciones públicas, ya miserables comparadas con cualquier país de nuestro entorno. (Nota a modo de ejemplo: Subvenciones 2016 para renovación de vehículos de empresa: 225 millones de euros. Subvenciones 2016 para el cine español: 74 millones de euros. Fuente: BOE).

En resumen: cualquier proyecto audiovisual con temática política resulta en España poco más que un bulto sospechoso. Entonces, ¿hay que pasar página, buscar la reconciliación y olvidar un pasado que “reabre heridas”? Pues a ver quién les dice a los norteamericanos que dejen de hacer películas y series sobre el genocidio judío, a los ingleses sobre el sufrimiento de la población civil durante los bombardeos de Londres, o a los alemanes sobre la República de Weimar. Ellos seguirán contando historias sobre ese siglo XX europeo que nada tiene que ver con el presente, demostrando que la memoria se puede meter en una pantalla incluso con la convicción modesta de hacer solo y únicamente, entretenimiento. Al fin y al cabo, el cine no es nada más que luz proyectada luchando contra las sombras. 

Crack bursátil y miseria post-bélica. Comunistas y protonazis. Policías y gobiernos conspiradores. Mujeres y hombres que bailan un charlestón inventado en un cabaret imposible, cada noche, para olvidar el hambre y la frustración. Es Babylon Berlín, la serie alemana de Sky que adapta las...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Pilar Ruiz

Periodista a veces y guionista el resto del tiempo. En una ocasión dirigió una película (Los nombres de Alicia, 2005) y después escribió tres novelas: "El Corazón del caimán", "La danza de la serpiente" (Ediciones B) y "El jardín de los espejos". (Roca, 2020).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Baturrico

    Desde la fundación de la República Federal de Alemania hubo de transcurrir un tiempo para digerir el jarabe marrón, no fue hasta los años 1970 en que se empezó a hacer inventario de culpas y a revisar la desnazificación "cosmética" que aplicaron los aliados. Desde entonces fue un país maduro consciente de las deportaciones (contadas en cualquier familia, relatos de atravesar el Báltico helado a pie, de vagones cargados desde Silesia o Pomerania abandonando la gente a su suerte en un montón de escombros y cenizas en Colonia, Berlín o Hamburgo) los crímenes (tratados en las escuelas con charlas de sus víctimas), de las injusticias cometidas. Hoy, desaparecida la generación con recuerdos de la guerra y con la herencia "apolítica" del socialismo real en el este del territorio, vuelven los errores antiguos, los identitarios, el atavismo del pueblo y la raza. Al menos la ficción y los documentales de la televisión pública recuerdan a la gente de donde vienen y donde se puede acabar de nuevo. En España se ve que vamos treinta años tarde: los que van de 1949 a 1978. En España los hijos de Goebbels, Himmler, Speer, HItler, etc. se sientan en el consejo de ministros o son nobles de alcurnia. En la ficción, los personajes de "Amar en tiempos revueltos", a diferencia de los de "Babylon Berlin", no viven en habitaciones subalquiladas rodeados de familiares andrajosos, viejos desdentados y dementes, niños destinados a ser carne de cañón y hombres doblados por el trabajo o la guerra recién terminada, eso es algo que se intuye en Ferreri o Berlanga, pero que ahora no se ve. Los personajes de la serie alemana sí que pertenecen al lumpenproletariado, trabajan o van a los burdeles, allí se muestran los contrastes y la injusticia social y la violencia latente que acabó en un fuego devastador. En España todo es la sonrisa de Ana Duato e Imanol Arias, símbolos endulzados de la transición contada para espectadores que no deben hacerse ciertas preguntas.

    Hace 3 años 1 mes

  2. Baturrico

    Muy buena reflexión sobre la política, la ficción y la historia. Desafortunadamente en España vemos como si se toca el asunto aunque sea indirectamente uno espetará "¿otra película sobre la guerra civil?", donde el éxito se transforma en folletín en "Cuéntame como pasó", o donde una serie ambientada en la II República y con ese título duerme el sueño de los justos en los anaqueles del archivo de RTVE. Cuando somos incapaces de abordar el pasado en asuntos sangrantes como las fosas comunes o como alguien incluso osa proponer que los restos del dictador sangriento sean inhumados en la cripta de la catedral de la capital del Reino, algo nos pasa. Es como la amnesia que queda después de una terapia de shock, o parafraseando a Labordeta (Banderas rotas), pero todo fue una amarga todo es "inútil desesperanza/ cuando vimos que las huellas/ de los grilletes dejaban/ duras marcas sin borrar." Las mentes están atadas y bien atadas.

    Hace 3 años 1 mes

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí