1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Un convenio contra la precariedad del deporte femenino

El deporte femenino sufre desigualdad legislativa en materia de derechos básicos respecto al masculino. Frente a la pasividad de la administración, aparecen iniciativas como la del Pescados Rubén Burela que ofrecen seguridad y reconocimiento a su trabajo

Ricardo Uribarri 3/10/2018

<p>Las jugadoras del equipo de fútbol sala Pescados Ruben Burela. </p>

Las jugadoras del equipo de fútbol sala Pescados Ruben Burela. 

PESCADOS RUBEN BURELA

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

Les hago una pregunta a los hombres que leen este texto. ¿Se imaginan que las mujeres que realizan el mismo trabajo que ustedes, sus propias compañeras de oficina, no estuvieran cubiertas por el mismo convenio colectivo? ¿Que no tuvieran protección en caso de baja por enfermedad, que no disfrutaran de vacaciones remuneradas, que estuvieran desprotegidas en caso de impagos y que, si se quedan embarazadas, corrieran el riesgo de que les rescindiera el contrato? Debería ser impensable en la España del siglo XXI, ¿no? Pues eso es precisamente lo que les ocurre a muchas deportistas de este país. Una situación que puede empezar a cambiar, pero no porque desde la Administración se hayan apresurado a tomar medidas para acabar con ella, que sería lo normal, sino porque un modesto club de fútbol sala ha abierto un camino que, es de esperar, sigan muchos otros.

La actual Ley del Deporte, que data de hace 28 años, deja a las mujeres en un papel secundario respecto a los hombres, al no otorgar carácter profesional a las competiciones femeninas, lo que hace imposible la existencia de sindicatos y patronales. Eso provoca que muchas no puedan acceder a un contrato ni estén protegidas por un convenio laboral. No tienen amparo legal frente a cualquier contingencia que sufran. La abogada experta en regulación deportiva, María José López, calcula que sólo el 1% de las jugadoras que compiten en las máximas categorías de su deporte tienen contrato. Existen numerosos casos de deportistas con muchos años de trayectoria profesional que no han cotizado ni un solo día.

Seis asociaciones de jugadoras de diferentes disciplinas deportivas - baloncesto, balonmano, voleibol, fútbol sala, golf y actividades de agua – firmaron en el pasado mes de marzo, coincidiendo con el Día Internacional de la Mujer, un manifiesto en el que denunciaban su precariedad laboral. El tiempo pasa y seguimos en la misma situación. Esta demora en reconocer los derechos de las deportistas contrasta de forma llamativa con la urgencia con la que las administraciones desarrollaron una normativa para favorecer a las empresas que patrocinan las competiciones, a las que se les devuelve un porcentaje muy alto del dinero invertido.

A la espera de que alguna vez se termine de confeccionar un nuevo marco normativo que recoja todas las necesidades del deporte femenino, objetivo que se han marcado todos los últimos secretarios de estado para el Deporte pero que ninguno ha terminado de sacar adelante, aparece un caso particular que por propia iniciativa intenta paliar estas carencias. Hablamos del Club Deportivo Pescados Rubén, de la localidad gallega de Burela, que cuenta con un equipo masculino que compite en Segunda y uno femenino que está en la Primera división, competición que ha ganado en dos ocasiones. Hasta ahora había dado muestras de sensibilidad en materia de igualdad, ya que las componentes del equipo femenino sí disponen de contrato e incluso algunas de ellas tienen sueldos más altos que sus compañeros masculinos. Pero ahora ha decidido ir más allá, convirtiéndose en el primer club de cualquier deporte a nivel nacional que va a firmar un convenio colectivo con las integrantes de su conjunto femenino.

Sus dirigentes han estado negociando con la asociación de jugadoras de fútbol sala femenino los detalles de este convenio, que se va a firmar en los próximos días y que va a incluir, entre otros aspectos, la renovación del contrato para la deportista que se quede embarazada, un avance que contrasta con las cláusulas anti-embarazo que se han visto obligadas a aceptar algunas mujeres en el deporte español si querían firmar un contrato privado con algún club. En caso de incumplimiento, se las podía despedir sin recibir indemnización. Una situación ante la que el Consejo Superior de Deportes ha hecho oídos sordos en los últimos años escudándose en la excusa de que es un asunto de legislación laboral y que cualquier jugadora que presente una demanda la ganaría, al ser una cláusula nula de pleno derecho. De esa forma se obliga a las deportistas a que sean ellas las que den el paso y queden señaladas, lo que puede derivar en que se les cierren muchas puertas en su ámbito.

El presidente del Pescados Rubén Burela es Manuel Blanco, que explica a CTXT cómo surgió la idea de proponer este histórico acuerdo. “Nosotros hace tiempo que tratamos a nuestros equipos masculino y femenino al mismo nivel, y de hecho las chicas tienen sus contratos profesionales desde hace varias temporadas. Pero cada año nos gusta dar un pasito más. Pensamos que iniciativa podíamos hacer y surgió la de proponer el convenio colectivo, que espero que quede firmado en este mes de octubre. La verdad es que nos ha sorprendido el eco que está teniendo la noticia a nivel nacional porque para nosotros es algo normal. De hecho, varias de las cosas que se incluyen en el borrador del convenio, ya las ponemos en práctica actualmente”.

Blanco asegura que uno de los principales objetivos de la entidad es “ayudar lo máximo posible a las jugadoras a que concilien la práctica de su profesión con la posibilidad de ser madres. Por eso está claro que uno de los puntos más importantes del convenio va a ser el de que si se quedan embarazadas no tengan ningún tipo de problema. Es algo que debería ser normal hoy en día, aunque parezca lo contrario por no existir en la mayoría de los deportes a nivel nacional. Es ilógico que en pleno año 2018 aún pase esto, que no exista nada regulado. Que por quedarte embarazada te digan dentro de dos o tres meses que no te renuevan un contrato deportivo es arcaico, de otro siglo”. En esa línea, el acuerdo también va a incluir ayudas para guarderías o libros de texto.

El principal freno para que otros clubes den este mismo paso es el coste económico que tiene adoptar estas medidas, algo que no ha sido un impedimento para la entidad lucense debido a que “los seguros sociales correspondientes a contratos de trabajo ya los venimos asumiendo varios años. Es cierto que puede suponer un pequeño incremento pero no va a ser demasiado elevado porque nuestras jugadoras ya son profesionales. No quiero entrar sobre si falta sensibilidad entre los directivos de los equipos femeninos para poner en práctica estas medidas. No es fácil tener a todo el mundo con su nómina a final de mes y asegurado. Supone mucha diferencia económica. Nosotros miramos nuestro club y lo único que podemos hacer es intentar que se conciencie la gente del fútbol sala, especialmente la del femenino, un deporte que está teniendo grandes éxitos y que está  avanzando, pero es algo que debe llevar su tiempo. Ojalá que todos los clubes pudieran hacer lo mismo y tener su convenio. Es cierto que siempre tiene que haber alguien que dé el primer paso y pensamos que después de esto habrá otros que tomen la misma decisión y no sólo en el fútbol sala”.

Con lo bien que tratan en el Pescados Rubén Burela a las jugadoras, cabe pensar que tendrán muchas aspirantes a militar en el equipo. El presidente explica que “nosotros exigimos que tenemos que estar arriba del todo. El equipo está hecho para intentar ganar títulos, tampoco vale todo el mundo para estar aquí. Nosotros damos pero también exigimos. Aquí entrenan por la mañana y por la tarde; tienen su preparador físico y su nutricionista. Todo lo que tienen los chicos lo tienen también ellas pero sabiendo que tenemos que intentar llegar a lo máximo posible”. Blanco no teme que vayan a sufrir ahora una epidemia de embarazadas que les deje en cuadro en el equipo. “Eso no es un problema. Es como en cualquier otro trabajo. Si ocurre una circunstancia de ese tipo y hay una baja, se volverán a incorporar cuando se recuperen. A veces hay una lesión, que es peor, y están ocho meses sin competir”.

Es evidente que el hecho de tener un patrocinador que apoya económicamente a la entidad es un factor decisivo para poder mejorar las condiciones de las deportistas, pero lo verdaderamente destacable en el caso del Burela es la apuesta por fomentar la igualdad, lo que no siempre sucede. El dirigente lo explica con un ejemplo. “Hace dos años el equipo masculino descendió de categoría. Pudimos haber destinado menos recursos económicos al femenino para reforzar a los chicos pero no, seguimos igual. El patrocinador siempre ha apostado también por que haya esa igualdad”.

La capitana del equipo, Beatriz Mateos, confiesa una mezcla de sensaciones a la hora de valorar la importancia que tiene para ellas la posibilidad de firmar un convenio. “Estamos en un club que mira mucho el tema de la igualdad pero es verdad que faltaba este pasito y cuando nos lo dijeron nos sorprendió gratamente. Nosotras estamos muy contentas, pero al mismo tiempo me parece triste que en pleno siglo XXI todavía estemos así y que esto sea noticia, cuando debería ser lo más normal del mundo. En el mundo del fútbol sala femenino aún están las cosas muy atrasadas y es raro sentirte una privilegiada por un hecho como este. Es una pena”.

En la plantilla del femenino del Burela no hay ninguna jugadora que sea madre, pero Mateos reconoce que si hay alguna con ganas y que quizá ahora se anime a dar el paso. A pesar de la discriminación que sufren a nivel normativo, las mujeres no paran de cosechar éxitos para nuestro país prácticamente todas las semanas. Manuel Blanco cree que esta explosión del deporte femenino debería servir para impulsar cambios legislativos. “A ver si los responsables se conciencian, responden y avalan todo el trabajo que se está haciendo en cualquier deporte a nivel femenino. Es algo que tendría que estar solucionado desde hace tiempo”. Una petición a la que suma Bea Mateos. “La gente que está más arriba debería moverse y tratarnos como lo que somos, deportistas profesionales. Nos merecemos tener nuestros derechos igual que los chicos”.

El caso del Burela puede tener continuidad en otros ámbitos del deporte femenino. Se ha hecho público que también se está negociando el primero convenio colectivo del fútbol femenino. Sin embargo, no parece que vaya a haber un acuerdo a corto plazo. Pilar Calvo, secretaria general  de la Asociación para Mujeres en el Deporte Profesional (AMDP), que conoce como están las conversaciones, revela que “esta temporada no van a conseguir firmarlo. Intervienen muchos actores  (hay dos sindicatos, AFE y Futbolistas On, que además están enfrentados) y les va a costar sacarlo adelante más que a los del fútbol sala. La idea que tienen es poder tenerlo para la siguiente campaña, la 19-20. Veremos si es así”.

Los mismos dirigentes que siempre encuentran tiempo para hacerse la foto con las deportistas que consiguen éxitos en cualquier parte del mundo, son los que demoran la actualización de unas leyes caducas que están siendo un lastre para miles de mujeres que dedicando el mismo tiempo y esfuerzo que los hombres, y consiguiendo muchas veces mejores resultados, tienen muchos menos derechos. Cada día que pasa aumenta la vergüenza que supone.

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ricardo Uribarri

Periodista. Empezó a cubrir la información del Atleti hace más de 20 años y ha pasado por medios como Claro, Radio 16, Época, Vía Digital, Marca y Bez. Actualmente colabora con XL Semanal y se quita el mono de micrófono en Onda Madrid.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. ahiga Audrey

    Mi nombre es Ahiga Audrey, vivo en Ohio, Estados Unidos y estoy felizmente casado con un esposo encantador y cariñoso con tres hijos. Un gran problema ocurrió en mi familia hace un año, entre mi marido y yo, tan terrible que llevó el caso a la corte por un divorcio. dijo que nunca más quiso quedarse conmigo y que ya no me amaba. Así que se fue de la casa y nos hizo pasar a mi ya mis hijos por fuertes dolores. Intenté todos mis medios posibles para que regresara a través de muchas súplicas pero todo fue en vano. Finalmente, confirmó que había tomado su decisión y que nunca más quiso volver a verme. En una tarde fatídica, cuando regresaba del trabajo, conocí a un viejo amigo mío que le preguntó a mi esposo. Le expliqué todo a ella, así que me dijo que la única manera de recuperar a mi esposo es visitar a un lanzador de hechizos porque a ella también le ha funcionado. Por el contrario, nunca creí en el hechizo, pero no tenía más remedio que seguir su consejo. Ella me dio la dirección de correo electrónico del lanzador de hechizos que es "wiseozizaspiritualhome@gmail.com" Así que a la mañana siguiente, envié un correo a la dirección que ella me dio y el lanzador de hechizos me aseguró que recuperaré a mi esposo dentro de dos días. ¡Qué increíble declaración! jajaja !!! Nunca creí, así que habló conmigo y me dijo todo lo que tenía que hacer. A la mañana siguiente, sorprendentemente, mi esposo, que no me ha llamado durante más de un año, me llamó para informarme que volvería. . Tan increíble, ¿verdad? Bueno, así fue como regresó ese mismo día, con mucho amor y alegría, y se disculpó por sus errores y por los dolores que causó a mí y a mis hijos. Desde ese día, nuestra relación ha sido más fuerte de lo que era antes. Gracias por la ayuda de este gran lanzador de hechizos. Mi consejo para todos los que están pasando por diferentes desafíos es contactar a este gran hombre y, al igual que lo hizo conmigo, él resolverá todos sus problemas. Puede enviarle un correo electrónico a través de esta dirección de correo electrónico. Le prometí que iba a contarle a todo el mundo acerca de sus magníficos poderes. (wiseozizaspiritualhome@gmail.com), si está en una condición como esta, o si tiene algún problema relacionado con "traer a su ex. No solo eso puede ayudarlo. 1) ser promovido en cualquier cosa que hagas. 2) Gane un buen dinero o gane una lotería. 3) Lograr el éxito en los negocios. 4) problemas espirituales. 5) ganar caso judicial. 6) Busca a tu compañero de vida. 7) Obtener un trabajo bien pagado. 8) ganar el control sobre su matrimonio. 9) recibir favor y ganar atracción de las personas. 10) recuperar el dinero perdido. (11) sanarte de todas las enfermedades. curable e incurable como el VIH / SIDA, el cáncer, cualquier cosa (12) resolver problemas de embarazo y bendecirte con bebés. su dirección de correo electrónico una vez más es (wiseozizaspiritualhome@gmail.com) también puede contactarlo a través de whatsapp en +2348111448971

    Hace 3 años 1 mes

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí