1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Crónicas de la biennal (II)

Selfactinas reloaded

Guillem Martínez 17/10/2018

<p>Rita Laura Segato, en uno de los actos de la Biennal, el 16 de octubre. </p>

Rita Laura Segato, en uno de los actos de la Biennal, el 16 de octubre. 

Miquel Taverna

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

SELFACTINAS. Hola. Pues aquí, a toda castaña, yendo al Mercat de Sant Antoni, uno de los mercados más mixed-emotions de BCN. Si se lo explico, le explico un cacho de BCN. Voy. Todo empezó en 1854, con el nacimiento de un nuevo sindicato y una huelga salvaje contra las selfactinas. Las selfactinas eran la pera. Se trataba de un nuevo telar que venia de UK. Estaba muy automatizado, tenía hasta la wifi de la época, que igual era un botijo. La incorporación de una selfactina a una fábrica suponía la expulsión de trabajadores. La huelga se ganó, y BCN prohibió las selfactinas. Pero cambiaron al capitán general –el nuevo se llamaba Zapatero; aportó un nuevo talante–, que vuelve a legalizar las selfactinas y, una cosa lleva a otra, fusila a Josep Barceló, el líder sindical de BCN. Eso, a su vez, condujo a la primera huelga general en el Estado, que se zanjó por Piolín-System. Es decir, con una matanza. ¿Qué tiene que ver todo eso con el Mercat de Sant Antoni? Poco, pero emotivo. A Barceló se le fusiló exactamente ahí, en un solar que, 30 años después, sería un mercat. Un mercat que, los domingos, cuando está chapado, su entorno se llena de padres, madres, niños y niñas que van a cambiar cromos. Es el punto en el que BCN busca el cromo que le falta. Básicamente, un sindicato, una huelga es buscar el cromo que te falta. Por lo que supongo, aunque nadie lo sepa, cada domingo BCN homenajea a BCN cambiando cromos. El Mercat de Sant Antoni, en otro orden de cosas, es bellísimo. Arquitectura de hierro forjado. Ves el edificio y ves su estructura. Ver las estructuras de las cosas es bello. No verlas, te hace tonto. Existía la leyenda urbana de que debajo del mercat estaba el termitero más grande del mundo, que poblaba las viviendas del entorno de termitas. Recientemente se han hecho obras y se ha encontrado, en todo caso, un cacho de la Vía Augusta romana, y las murallas de un baluarte de la ciudad más veces invadida de la Península. Por lo que, se supone, era un baluarte mangui. El acto al que voy, por cierto, se hace en ese baluarte, restaurado, en el sótano del mercat. Por lo que, por acumulación, el acto va de defensas frágiles contra invasiones, de selfactinas, de huelgas, de termitas, de mercado.

ACTOS SOLEMNES. Los actos de Ciutat Oberta, por cierto, van a tutiplen. En lo que es un sign-of-the-time, los que más son los que aluden al pack opciones-personales-y-políticas. Hace unas horas, un acto con Paul B. Preciado y Eloy Fernández Porta–Gènere, sexe i sexualitat. En el capitalisme teconopatriarcal: cap a una mutació de paradigma– hizo que la vía pública en la que se desarrollaba se colapsara, de manera que parecía que hubieran puesto una fabrica con selfactinas al lado. También, me dicen, estuvo hasta los topes el acto de Marina Garcés y Gayatri Spivak –L'educació del futur–, al que no voy porque, lo dicho, voy a toda castaña hacia el Mercat de Sant Antoni. Los actos son, por otra parte, inabarcables. Si les interesa pueden recuperarlos en youtube buscando el título del acto. Algunos actos son relatados por el público. Si se meten ahí, hagan clic en ‘apunts col·laboratius’ y accederán a esa maravilla denominada narración colectiva. Rayos, he llegado al Mercat de Sant Antoni. No había venido desde su reapertura. El baluarte es bellísimo. Y, visto lo visto en los siglos XVII y XVIII, cuando las murallas de BCN eran un coladero, inútil.

SELFACTINAS2.0. BCN es, aunque no lo quiso, la ciudad que más meditó su urbanismo en el siglo XIX. El Eixample, el barrio diseñado por Cerdà, un federalista de la época –es decir, un republicano libertario y socializante– diseñó una ciudad sin barrios. Es decir, sin diferencias sociales. Su ciudad obligaba a las clases sociales a vivir en el mismo edificio. Los ricos, en las plantas principales, los pobres, en las superiores. Eso obligaba a que se dirigieran la palabra y acotaran la brutalidad. No funcionó. O no mucho. Las opciones ubrnanísticas de Cerdà no duraron ni un segundo. Y la ciudad siguió practicando la brutalidad social en otros barrios. Hasta la Guerra Civil, los barrios eran el lugar de residencia y de trabajo. Con el franquismo, la residencia y el trabajo se distancian. Uno trabaja en un sitio, pero vive en otro. Lo que produjo dos resistencias: en el trabajo, contra las selfactinas de la época, y en el barrio, contra las otras sefactinas de la época. En la actualidad, no está claro donde viven y dónde trabajan los barceloneses. La sensación es que, como en todas las grandes ciudades atractivas de Europa, en ningún sitio. Una selfactina llamada turismo, o viviendas-adquiridas-por-fondos, lo ha cambiado todo. La crisis de la vivienda es, en fin, descomunal. Tan descomunal como la crisis, a secas. El acto al que he venido habla de eso: Sense barris no hi ha Barcelona. Rehabilitació urbana i dret a la ciutat. Y convoca al gothadel urbanismo. Oriol Nel.lo –geógrafo especializado en estudios urbanos y ordenación de territorio; preside el Consell Assessor del Pla de Barris de BCN–, Gaia Redaelli –arquitecta milanesa; fue directora general de Rehabilitación y Arquitectura en la Junta de Andalucía–, Carme Trilla –economista especializada en políticas públicas de vivienda; preside el Observatori d'Habitatge de BCN–, y Jaime Palomera. Palomera –antropólogo social–, es el portavoz del Sindicat de Llogaters, un símbolo de lo que está pasando. La crisis habitacional que supuso, al comienzo de la crisis, las puntas de deshaucios, se ha transformado en una crisis, comparable por el número de afectados, de desahuciados en alquileres. El Sindicat de Llogaters, que está ejerciendo el rol de la PAH en la selva de los alquileres, sin apenas recursos más allá de la presión, ha conseguido modular algo así como alguna victoria sonora frente algún arrendador. La vivienda, en BCN y en otras capitales europeas es, en fin, la nueva selfactina. El sitio en el que ahora se te arrea no es sólo el trabajo. Es tu cama. O tu ausencia de. La crisis es tan descomunal que, por primera vez, está pasando algo. En el orden institucional. El Ajuntament, sin apenas parque de vivienda públicas de alquiler, ha ejercido y ha emitido una ley que obliga a las constructoras a reservar un 30% de las viviendas edificadas a vivienda pública. Falta por ver cómo acaba. Cómo se defienden de eso los propietarios de las selfactinas. La última vez se defendieron, lo dicho, en este mercat, que aún no existía.

LA COSA.Oriol Nel.lo explica una ciudad: “No hay vida sin barrios, ni barrios sin derecho a la vivienda”. Gaia Radaelli: “La Europa de las ciudades y de la ciudadanía es el proyecto europeo”, “la gentrificación puede determinar el futuro de Europa”, “se ha perdido el casco antiguo de Lisboa, que ahora es de fondos de inversión y resulta implanificable, Venecia es el caso más evidente. Si Venecia muere, morirán todas las ciudades”, y eso sería “lo contrario a la ciudadania, al poder de la ciudadanía frente a la fuerza de un poder global”. Jaime Palomera: “Esta es la crisis más profunda y más diferente de la vivienda”, “el capitalismo está mutando El punto de sufrimiento ya no es el trabajo, sino la vivienda”, "no existe la ley de oferta y demanda en la vivienda, pues el beneficio está planificado por el Estado y la banca". Ejemplo: “los contratos de tres años son de tres años porque esa es el límite de la forma legal de los fondos inversores para adoptar formas para desgrabar”, “el 30% de las finanzas se invierten en ciudades, es un negocio defendido por el Estado”. “La solución es colectiva. La vivienda debe tener el mismo estatuto que la educación y la sanidad”. Carme Trilla habla de las peculiaridades del fenómeno de la vivienda en BCN, para luego explicar universalidades, las medidas necesarias en una ciudad para planificar la vivienda: “el derecho de tanteo de cualquier iniciativa urbanística por parte del Ajuntament”, “situar fuera del mercado el 30% de la vivienda”, “la rehabilitación”, “la existencia de operadores privados de alquiler social”, “el control de usos de la vivienda”, “planificar y prever la evolución social”.

 MAÑANA, MÁS. No sé si lo he dicho, pero mañana, más.

 

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección. Su último libro es 'Los Domingos', una selección de sus artículos dominicales (Anagrama).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí