1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

OTRAS, una reflexión sobre el trabajo sexual

La autora aboga por la regularización del ejercicio de la prostitución voluntaria entre adultos

Amaya Olivas Díaz 17/10/2018

<p>Barrio Rojo de Ámsterdam. </p>

Barrio Rojo de Ámsterdam. 

FLICKR

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

El 31 de julio del 2018 se publicó en el BOE la resolución por la que el Ministerio de Trabajo oficializaba la constitución del sindicato OTRAS (Organización de Trabajadoras Sexuales), al amparo del Art. 28 de la CE, que consagra el derecho fundamental a sindicarse libremente.

Al hilo de esta noticia, numerosas voces pusieron el grito en el cielo, procedentes en  su gran mayoría de los denominados “sectores feministas abolicionistas”, llegando a provocar la dimisión de la entonces directora general de Trabajo, Concepción Pascual, tras la afirmación de la ministra Magdalena Valerio de que “le habían metido un gol por la escuadra”.

Como punto de partida, y desde el punto de vista jurídico formal, la inscripción del sindicato cumple todos los requisitos previstos en la Ley Orgánica 11/ 1985 sobre Libertad Sindical, así como en el Real Decreto 416 / 2015, sobre Depósito de Estatutos de las organizaciones sindicales y empresariales.

El procedimiento de constitución de un sindicato forma parte del mencionado derecho fundamental, sin más límite que el respeto a la legalidad, otorgando unos estatutos con determinados requisitos y depositando los mismos a efectos de registro y publicidad.

Transcurridos 20 días sin que la autoridad administrativa haya advertido ningún error, el sindicato adquiere personalidad jurídica y plena capacidad de obrar. Y solo cabe la suspensión o disolución mediante resolución de la jurisdicción social.

No cabe por tanto someter la creación de un sindicato a una previa autorización administrativa, como no podía ser de otra manera en un sistema democrático, y se ha encargado el TS de aclarar en muchas resoluciones.

En cuanto al fondo, los objetivos de este sindicato pasan por proteger los derechos de las personas que se dedican al trabajo sexual, reconociendo la vulnerabilidad de su situación actual. Acoge a personas que trabajen por cuenta ajena y también propia, pero en ningún caso a lxs que tengan trabajadorxs a su cargo, lo que diferencia sustancialmente sus intereses de los de las empresas del sector.     

Conviene recordar que el trabajo sexual es un término mucho más amplio que el de prostitución: abarca actividades como pornografía, líneas eróticas, casas de masaje, saunas, servicios de escorts, clubs de striptease o de lap dance, alterne o asistencia sexual. Partiendo de ello, como exponía Giménez Merino, OTRAS reivindica, al menos, dos cuestiones derivadas de su consideración como TRABAJADORXS:

  1. La re-significación social derivada del reconocimiento de su condición de profesionales, frente a la mala imagen social y peyorativa del término “puta”, en un mercado que –paradójicamente- consume masivamente productos sexuales.
  2. Adquirir mínimos vitales garantizados tales como la seguridad frente a la violencia cotidiana, tutela judicial efectiva, derechos sanitarios, seguro de desempleo, bajas, vacaciones, o base cotizada de pensión. Derechos por otro lado recogidos  a nivel internacional (Documento de la RED Global de Proyectos de Trabajo Sexual, 2013).

Llegando a este punto, podríamos cuestionar la posible “ilicitud” del trabajo que trata de proteger este sindicato. 

En primer término, demos voz a lxs protagonistas: la Alianza Global contra la Trata de Mujeres (GATTTW, por sus siglas en inglés) ha defendido una investigación rigurosa en red en siete países, acerca de cómo la organización de lxs trabajadorxs sexuales puede mejorar sus condiciones de vida y luchar contra la trata de personas.

Chus Álvarez (Ávila, 1979) responsable de América Latina de la GATTTW, respondía en una entrevista a Amanda Andrades en este medio sobre el tema que nos ocupa. 

Nos quedamos con varias cuestiones esenciales.

  1. Más de 80 organizaciones de la referida red todo el mundo reivindican la necesidad de fortalecer a las personas trabajadoras para defender sus derechos  y romper con la explotación  y / o precariedad que se acepta, ya sea como nacional o migrante.
  2. No significa lo mismo “trata” que “tráfico”. La definición de Palermo (Protocolo contra la Trata de Naciones Unidas) establece que para que haya trata tiene que haber un traslado de una persona a otro lugar bajo engaño y que el fin último de esta sea la explotación. Por su parte, el tráfico es, básicamente, facilitar la entrada de un país a otro de manera irregular.    
  3. Crear políticas contra la trata de forma artificiosa, destinadas principalmente a fortalecer las fronteras, solo dificulta la migración y la hace más peligrosa.
  4. El modelo neozelandés es el único que despenaliza el trabajo sexual (desde el año 2003). Según datos oficiales de este gobierno, no se ha registrado ningún caso de trata de personas en la industria del sexo, a pesar de los controles frecuentes en la fronteras. No obstante, las mejores condiciones de vida y laborales que tiene este colectivo no lo disfrutan las migrantes, que siguen realizando trabajos sexuales sin protección de ningún marco legal.     
  5. Garasimov, responsable de comunicación de la GATTW, afirma de forma contundente que la organización de trabajadorxs sexuales lucha contra el estigma, la exclusión, y la discriminación que reciben de la sociedad como de las autoridades.
  6. La criminalización y el estigma permiten que proxenetas y traficantes abusen de lxs trabajadorxs sexuales y se aseguren la no interposición de denuncias.
  7. No existen datos concluyentes referidos al hecho de que legalizar este trabajo conlleve un aumento del tráfico, y aquellos de los que disponemos, procedentes de la OIT, demuestran que con respecto a las víctimas de trata hay un número igualado de mujeres (55%) y hombres (45%). Un 90% del total serían explotadas por personas o empresas, y de estas, el 22% con fines de explotación sexual y el 68% con fines de explotación laboral. El 10% restante serían personas en trabajo forzoso impuesto por el gobierno o estados militares.   

En similares términos, se expresa la Asociación CATS, Comité de Apoyo a las Trabajadoras del Sexo, para quienes “las posturas abolicionistas son fruto de la ignorancia. Son mujeres blancas de clase media que han leído mucho, pero que no saben lo que es vivir en precario, no se han parado a escuchar a sus protagonistas.  Todo debate es lícito, pero seamos conscientes de cómo repercuten las teorías y políticas antiprostitución y el daño que causan a mujeres como nosotras. Las trabajadoras del sexo no son víctimas, no quieren ser salvadas, tienen identidad política, y reclaman sus derechos”.

Loola Pérez, presidenta de la Asociación de Mujeres Jóvenes de Murcia, especialista en integración y sexualidad, afirma que “el gobierno de Pedro Sánchez se equivoca al equiparar feminismo con abolicionismo; el movimiento español sabe perfectamente que trata con fines de explotación sexual y prostitución son realidades distintas, pero antepone su moral sobre la sexualidad antes que la de los derechos de personas que ejercen trabajos sexuales”. 

Y Valèrie May, prostituta, es tajante al referir que el abolicionismo no va a evitar que el trabajo sexual exista, así como que resulta básico distinguir quien es víctima de trata y quien ejerce un trabajo sexual.

El Comité Internacional sobre los Derechos de lxs Trabajadorxs Sexuales (ICRSE) ha lanzado una campaña contra el Gobierno de Pedro Sánchez por sus pretensiones para anular el sindicato. Este Comité reúne a 100 organizaciones que colaboran en la protección del trabajo sexual y recuerda que solamente Rusia ha rechazado el derecho de auto sindicalización de esta actividad, vulnerando normas internacionales como el Convenio Europeo de Derechos Humanos, el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos o el Pacto de Internacional de Derechos Económicos, Culturales, y Sociales.

La APROSEX (Asociación de Profesionales del Sexo) recuerda por su parte un dato que entiendo esencial: el Estado español no duda en contabilizar los ingresos de la actividad derivada del trabajo sexual dentro del PIB. Al Gobierno no le importa que los empresarios con licencia de funcionamiento extraigan pingües beneficios del fruto de estas actividades, pero sí le supone un conflicto que lxs trabajadorxs del sector, históricamente denostado, intente organizarse para proteger sus derechos. (Desde el 2015, y movido por las exigencias europeas de estabilidad presupuestaria, España introduce en el PIB el dinero que mueve la prostitución, y la Ley 20/ 2007 regula el marco para que se pueda cotizar por cuenta propia).

Los sindicatos del trabajo sexual son agentes sociales portadores de un discurso político en el que se puede encontrar una crítica al capitalismo, al sistema patriarcal, al racismo, o clasismo. Tuvo su punta de lanza a través de STRASS- Syndcat du travail sexual, fundado en 2009. Existen múltiples factores de exclusión sobre las personas que ejercen este trabajo mostrando un caso ejemplar de discriminación múltiple que necesita de intervención urgente a varios niveles. Y ello no es posible sin el reconocimiento del derecho a disponer del propio cuerpo. Un gobierno verdaderamente feminista tendría que anteponer siempre la cuestión social a la valoración moral.

En realidad, lo que debe primar es la articulación de un discurso sindical fuerte en dos frentes: la interlocución de las propias trabajadoras propicia espacios de autogestión (o de “descanso”) y diálogo con la vecindad y autoridades locales para evitar la expulsión de aquellas en una competición ignominiosa entre ordenanzas de ciudades, de un lado, y de otro, construir una política legal que presione al gobierno para conseguir tutelar sus derechos como cualquier otro colectivo. Como bien expone “Putas indignadas”, “las putas también somos clase obrera”.  

Con respecto a la cuestión jurídica, las sentencias de distintos Juzgados y de Tribunales Superiores de Justicia, en el orden social, declaraban el carácter autónomo respecto de encargadas de prostíbulos o prostitución encubierta. En realidad, el criterio mayoritario y decisorio en este orden aplicaba una escala que no podemos compartir, desde un punto de vista racional: se admitía la actividad de “alterne”, donde sí cabía la existencia de relación laboral, y paradójicamente, se declaraba la ilicitud del ejercicio de la prostitución en base a que la ajenidad y dependencia determinaban la incompatibilidad absoluta del proxenetismo con la libertad y la dignidad humanas. 

¿Cómo puede ser que no veamos desde los tribunales –garantes de los derechos y libertades de toda la ciudadanía– que el mencionado alterne no deja de ser una actividad meramente instrumental orientada a proporcionar relaciones sexuales a los clientes? 

Hasta la actualidad, solo un magistrado, Joan Agustí, titular del Juzgado Social 33 de Barcelona, ha sido capaz, –en dos más que fundamentadas sentencias–, de dejar los prejuicios que atraviesan a toda la “clase jurista progresista”, para estudiar con objetividad el tema que ahora nos ocupa y tras ello, proteger los derechos de las personas más vulnerables: las que ejercen la prostitución en espacios exentos de derecho y en ausencia absoluta de derechos básicos.

Frente a los argumentos que la Plataforma 8 de marzo de Sevilla y la Comisión para la investigación de Malos Tratos a Mujeres exponen en una reciente demanda ante la Audiencia Nacional para conseguir declarar la nulidad del Sindicato Otras –la imposibilidad del trabajo sexual por cuenta ajena– debemos recordar la jurisprudencia de la Sala Penal del Tribunal Supremo, que ha interpretado el art. 188 del CP (tras la reforma del 2003) en el sentido de defender que solo está prohibido el proxenetismo en el marco de la prostitución forzada. El consentimiento de la persona que ejerce la prostitución juega un papel decisivo como garantía de su libertad sexual.

La catedrática M. L. Maqueda Abreu postula por su parte (“Hacia una justicia de los derechos”, Diario La Ley, 16. 3. 2010) y así lo recoge J. Agustí que, con respecto a la supuesta vulneración de la dignidad, supone entrar en una valoración de tipo moral, dado que no puede imponerse al libre arbitrio individual, resultando hipócrita negar el estatus de trabajo digno de protección jurídica, cuando esta legitimación sí existe para los empresarios de la industria sexual.  

Respecto al marco comunitario, las sentencias mencionadas abordan la posible colisión de la laboralización postulada con el principio de igualdad, recordando de un lado la STJCE de 20 de noviembre del 2001 que dejaba claro la no asunción de los posiciones abolicionistas y prohibicionistas, e incluían a la prostitución como una actividad económica, por cuenta propia o asalariada. Y de otro, la Resolución del Parlamento Europeo de 26 de febrero del 2014 sobre explotación sexual y prostitución y su impacto en la igualdad de género.

Esta última resolución afirma de modo categórico que no solo la prostitución forzada, sino también la simple prostitución y la explotación sexual tienen un gran componente de género que constituye una violación de los derechos humanos y que su legalización aumenta el riesgo de un mayor nivel de violencia y abusos. 

Teniendo muy en cuenta tales postulados, así como otros mandatos recogidos en LO 3/ 2007, de Igualdad efectiva de mujeres y hombres, Joan Agustí defiende que denegar el reconocimiento de la laboralidad en el Estado Español –mientras el Gobierno no asuma las recomendaciones del Parlamento Europeo y  sumiendo la actual situación de “alegalidad” de esta actividad– no hace más que agravar enormemente la incuestionable lesión de la dignidad, libertad, e igualdad de las personas que la ejercen.       

Máxime cuando en los casos examinados por las sentencias las trabajadoras ejercían el trabajo de forma libre, sin coacción, de forma no forzada, bajo la dependencia de la empresa, sin encontrar motivo alguno de ilicitud penal o de lesión de derechos fundamentales.

Hasta ahora, hemos analizado la cuestión del trabajo sexual desde una perspectiva sociológica y jurídica. Vamos a concluir poniendo en juego nuestro propio pensamiento.

El Grupo de Estudios de Política Criminal, del que formo parte, elaboró un Manifiesto en 2006 a favor de la regularización del ejercicio de la prostitución voluntaria entre adultos, que no tuvo acogida alguna en la reforma del Código Penal de 2009. Este Manifiesto reivindicaba no solo la despenalización, sino, sobre todo, la implementación de políticas sociales dirigidas a garantizar el respeto a los derechos de todo tipo de quienes deciden dedicarse a la prestación de servicios sexuales en el marco de la industria del ocio.

El Manifiesto pone de relieve aspectos fundamentales como el hecho de que la represión de todo tipo de trabajo sexual ha arrojado un balance histórico que solo puede ser calificado como lamentable, porque jamás ha erradicado el fenómeno, sino que lo ha ocultado provocando una serie de efectos perniciosos como la estigmatización, la vulnerabilidad o la explotación de las personas que lo ejercen.

Solo cabe construir un conocimiento razonable huyendo de las aproximaciones morales que intentan simplificar un fenómeno complejo y diverso, sin obviar que son mujeres mayoritariamente las que lo ejercen, pero también hombres y trans, lo que implica que el debate no puede quedar monopolizado por un discurso en clave de género.   

Se trataba ya entonces de defender todas las formas de auto-organización que garantizara la tutela de los derechos de estxs trabajadorxs, frente a la situación de alegalidad que favorece su explotación.

Suscribo igualmente a autoras como Gloria Marín, miembro de la redacción de Viento Sur, cuando en su artículo del 5 de septiembre de 2018 refiere:

“No necesito hablar de putas felices, porque tampoco hablo de empleadas del hogar felices o de camareras felices: hablo de trabajadorxs que necesitan defender sus derechos, y la falta de los mismos aumenta la infelicidad. A veces el argumento parece ser lo horrible que es la vida de las prostitutas. Por ejemplo,  lo del “asco” que supone el contacto con los genitales de otra persona. Personalmente, hay varios trabajos legales que suponen contacto con cosas que me dan mucho menos asco que cualquier parte de un cuerpo humano vivo. Y sobre todo, sin negar todo lo horrible que pueda haber, ¿Por qué para las temporeras de la fresa la receta es más derechos y para la prostitución no?”.

¿Es cierto que en la prostitución se da todo por bueno con “invocaciones a la libre decisión de las mujeres? Desde luego, no es mi caso. Creo, con Marx, que en el capitalismo lxs trabajadorxs no tenemos libre decisión para aceptar un trabajo”.

Por último, quiero hacer igualmente mías las palabras de Monsterrat Galcerán  cuando refiere de forma clara:

“Si desde el feminismo nuestro objetivo es ayudar a las mujeres a comportarnos como sujeto activos, a empodorerarnos y a tomar las riendas de nuestra vida, no se entiende que haya mujeres que propugnen su prohibición. ¿Qué extraños temores evoca en nosotras la mención del trabajo sexual? ¿Acaso no somos capaces de sustraernos a la moralina que recubre la sexualidad en nuestra sociedad? Parece que lo que está bien visto por amor está mal visto si se hace por dinero. El discurso del amor romántico recubre las prácticas sexuales e impide tratarlas en su realidad material y tampoco está lejos el sesgo de clase”.  

---------------------------

Amaya Olivas Díaz es magistrada de lo Social en Madrid. Miembro de Jueces para la Democracia. Ha trabajado en temas de mediación penal, capitalismo punitivo y memoria democrática, entre otros.

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Amaya Olivas Díaz

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

14 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. JEFFEREY FRANK

    Вы деловой мужчина или женщина? Вы в финансовом беспорядке или вам нужны средства, чтобы начать свой собственный бизнес? Вам нужен кредит, чтобы начать хороший малый и средний бизнес? У вас низкий кредитный рейтинг, и вам трудно получить кредит от местных банков и других финансовых институтов? - Посредники / консультанты / брокеры приглашают своих клиентов и защищены на 100%. Заинтересованные стороны должны связаться с нами для получения дополнительной информации по электронной почте: crowntrustfinancialloanfirm@gmail.com crowntrustfinancialloanfirm@yahoo.com Мы хотели бы сообщить вам, что наши главные цели - помочь частным лицам, компаниям и предпринимателям поднять свой бизнес на новый уровень, инвестируя, консультируя и привлекая капитал без банковского кредитования. Мы квалифицированы во всех аспектах финансирования, банков и кредитования на основе активов. У нас есть возможность обрабатывать все аспекты финансовых потребностей и проблем наших клиентов, в том числе; Инвестиции в недвижимость и любые другие крупные секторы, которые нуждаются в финансировании. - Физические лица / компании / предприниматели / посредники / консультанты / брокеры могут связаться с нами для получения любой запрашиваемой суммы кредита, а все клиенты защищены на 100%. Заинтересованные стороны должны связаться с нами для получения дополнительной информации по электронной почте: crowntrustfinancialloanfirm@gmail.com crowntrustfinancialloanfirm@yahoo.com МЫ ПРЕДЛАГАЕМ ВСЕ ВИДЫ КРЕДИТОВ - ЗАЯВЛЯЕМ НА ДОСТУПНЫЕ КРЕДИТЫ. ДЛЯ НЕМЕДЛЕННОГО ОТВЕТА И ОБРАБОТКИ ЗАЯВКИ НА ВАШ КРЕДИТ В ТЕЧЕНИЕ 3 РАБОЧИХ ДНЕЙ, Свяжитесь с нами со следующей информацией: ФИО:____________________________ Сумма, необходимая в качестве займа: ________________ Срок кредита: _________________________ Цель кредита: ______________________ Дата рождения:___________________________ Пол:_______________________________ Семейный статус:__________________________ Контактный адрес:_______________________ Город / Почтовый индекс: __________________________ Страна:_______________________________ Род занятий:____________________________ Мобильный телефон:__________________________ Свяжитесь с нами напрямую через это письмо: САЙТ: http://crown-trust-financial-loan-firm.business.site/ ТЕЛЕФОН: ТОЛЬКО ТЕКСТЫ: +18452173456 crowntrustfinancialloanfirm@gmail.com crowntrustfinancialloanfirm@yahoo.com Спасибо. Мистер Джеффри Фрэнк Директор. КРОНА ТРАСТ ФИНАНСОВАЯ КРЕДИТНАЯ ФИРМА

    Hace 2 años 9 meses

  2. anunciata

    ¡Que ya van dos veces que no me deja tiempo a escribirlo! Cómo es posible que no corte a otros muchisimo más largos?

    Hace 4 años 1 mes

  3. fried carol

    Mi nombre es Fried Carol, y estoy en Colombia. ¡Mi vida está de vuelta! Después de un año de matrimonio, mi esposo me dejó tres hijos, sentí que mi vida había terminado, casi me suicidé, estuve emocionalmente deprimida por mucho tiempo. Gracias a un lanzador de hechizos llamado Dr. Oziza, a quien conocí en línea. En un día fiel, mientras navegaba por Internet, encontré muchos testimonios sobre esta bruja en particular. Algunas personas dijeron que trajeron a su ex novio, otras confesando que restauraron el útero, curaron el cáncer y otras enfermedades, otras declararon que podían deletrear el divorcio, y así sucesivamente. También me di cuenta de un testimonio especial, una mujer llamada Ahiga, que testificó cómo había traído a su ex novio en menos de dos días, y al final de su testimonio, dejó el correo electrónico dirigido al Dr. Oziza después de lo que hizo. Esta lectura, decidí intentarlo. Me puse en contacto con él por correo electrónico y le expliqué el problema. En apenas 24 horas, mi marido volvió a mí. Hemos resuelto nuestros problemas y estamos más felices que antes. El Dr. Oziza es un hombre realmente talentoso y no lo detendré, publicándolo porque es un hombre maravilloso ... Si tiene un problema y está buscando un verdadero y auténtico lanzador de conjuros para resolver todos sus problemas. Pruebe al Dr. Oziza en cualquier momento, él podría ser la respuesta a sus problemas. Aquí está su contacto: wiseozizaspiritualhome@gmail.com. Llama o ayuda +2348111448971

    Hace 4 años 1 mes

  4. viaje_itaca

    En total desacuerdo, por supuesto: un sindicato puede hacerse de los que trabajan en un MacDonalds, pero no de quién es la carne. El trabajador vende el resultado de su trabajo, no vende su cuerpo (aunque ciertamente sufre,lo que se debe regular adecuadamente. Por este camino, legalicemos también a los vendedores de órganos (propios incluidos) Por no hablar de cuáles de los trabajadores sociales son capaz de participar realmente en la defensa de sus derechos y la escasa capacidad para defenderse de las suplantaciones por los proxenetas.

    Hace 4 años 1 mes

  5. juan

    Magdalena, a día de hoy una persona sin experiencia y a lo mejor con vértigo no puede ser privada del desempleo por no aceptar un trabajo de limpiador de cristales en rascacielos ni una persona muy religiosa puede ser obligada a ser dependiente en un sex-shop. Tampoco me imagino a los dueños de los prostíbulos buscando incorporar trajadoras/es a través del INEM. Sin entrar en el fondo sobre si legalizar totalmente o no, lo que digo es que ese no debería ser la razón para no legalizar.

    Hace 4 años 1 mes

  6. Pedro Gallego Rufino

    Es una pena iniciar un artículo con un gazapo en la fecha. Por lo demás claro y meridiano para quien quiera escuchar.

    Hace 4 años 1 mes

  7. jose

    Gracias, Santi, en lo que a mí respecta. También parecen muy interesantes los siguientes artículos a pié de la página mencionada. Un enlace también interesante; https://colectivohetaira.org/ Hay algo evidente: hay un feminismo que moraliza, pero no socializa. No hace falta decir cuál es su situación social. Marx decía que un hombre no piensa lo mismo en un palacio que en una caverna.

    Hace 4 años 1 mes

  8. santi

    Os dejo un artículo interesante sobre el tema: https://www.nexos.com.mx/?p=22354

    Hace 4 años 1 mes

  9. jose

    Por cierto: artículo RIGUROSO y documentadísimo, donde se ponen ejemplos de lo que SÍ es posible sin problemas de falta de rigor.

    Hace 4 años 1 mes

  10. jose

    Una cosa es el rigor y otra el rigorismo. Para recortar los derechos de los restantes trabajadores nunca surgen problemas jurídicos. Para subir los alquileres, tampoco. Para congelar las pensiones, idem. Para privatizar lo público, lo mismo (si se tratara de hacer público lo privado hasta tendríamos que hacer un referéndum). Ya vemos: somos un Estado social y democrático de Derecho, pero los magníficos arquitectos de la cosa pública con su arte han logrado camuflarlo hasta hacerlo irreconocible. La ley es suficientemente flexible como para no tener que llegar a los absurdos jurídicos planteados. Precisamente estamos en un campo (el laboral) en el que prima la flexibilidad conceptual, legal y real. Pues que esos y esas trabajadoras del sexo lo hagan como autónomo/as, con las obligaciones y derechos del ramo. Lo que sí sería agravar su situación sería perseguirlas y volverlas más precarias aún. Acordémonos qué ocurrió con la ley seca: todo lo contrario de lo que se perseguía. Cuando el derecho quiere no hay ni principios del derecho, ni constituciones, ni leyes. Ya vemos como los tribunales se dicen y desdicen. Después de todo, es su cuerpo, en una sociedad que no se preocupa por los parados. E insisto: hay colectivos cualificados de trabajadoras: ¿por qué nunca se les da la palabra?

    Hace 4 años 1 mes

  11. Laspra

    Sin entrar en las razones y circunstancias que las han llevado a esa actividad, las prostitutas que lo son por su libre voluntad son tan representativas estadísticamente de las mujeres prostituidas como Messi de los inmigrantes. Desempeñan además, quiero creer que involuntariamente, el papel de distractores del gravísimo problema de la trata de mujeres con fines de explotación sexual.

    Hace 4 años 1 mes

  12. Magdalena Enríquez

    Un poco de rigor, por favor. Si se admite que la prostitución es un trabajo por cuenta ajena comparable e igualmente de adecuado, en términos de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social, al de las camareras o al de las Magistradas de lo Social (me permito esta licencia sabiendo que estas últimas son funcionarias), la autora debería explicar a las lectoras (todas nosotras, camareras, ingenieras o leguleyas) que si se encuentran en situación de desempleo cobrando prestaciones podrán y deberán, transcurrido un tiempo en el paro, aceptar ofertas de trabajo de prostitución y, si no lo hacen, se quedarán de todas formas sin sus prestaciones públicas. Las empleadas de hogar no se encontraran ante esta disyuntiva porque, lamentablemente, no tienen derecho al “paro”. Los hombres en paro no tendrán este problema porque las mujeres no participamos en el mercado del sexo como demandantes del mismo. La autora, también debería explicar, como Magistrada de lo Social aplica el Derecho del Trabajo todos los días, cuál es el alcance del poder de dirección del empresario en este tipo de actividad mercantil. La defensa de estas “trabajadoras” no pasa por regularizar y atarlas aún más a las condiciones de vida que les ha “tocado” vivir sino por su emancipación.

    Hace 4 años 1 mes

  13. cambo

    PROSTITUCION Y ASIST SEXUAL Libro : "Retrato de intensos colores" de Ed Talasa Autobiografia, guiada por una antropóloga, de una putta italiana, de las que se dice q se meten a puta "porque quieren" : padre ausente-etc, novios violentos-infieles, libertad sexual años 70, pobreza, gran frustración existencial... pero hay momentos que paradógicamente todo lo que dice que le ha pasado no tiene que ver con que sea putta... . A nivel legal La prostitucion a nivel legal es un pifostio absurdo : estan prohibido usarla y s epersiue a ls puteros, se permite que se habran burdeles pero las puttas aunque no se les persigue no se pueden sindicar ni defender sus derechos lo que es una injusticia por que facilita su explotación laboral y el trato degradante : parece que alguien "importante" se financia con los burdeles como la eta hacia con tabernas. El debate de la legalización de la prostitución es falso y amañado : por un lado las putas pueden darse de alta en la Seg-social ( si no lo hacen es para trabajar en negro y ganar mas ) y por otro tienen sanidad universal, luego si protestan no es por sus derechos, sino por los puteros, para que no se le persiga y si defienden los derechos de los puteros 1º avalan el machismo 2º no les hace falta ya que trabajan y si quisieran cotizarian, (pero no lo hacen la inmensa mayoria), asi que son muy sospechosas de ser grupos pagados por grandes mafias del proxenetismo para decir que protegen sus derechos pero en realidad proteger al putero y 3º habría que preguntarse-les si cuando empezaron d putas tuvieron otra opción. Ademas las putas que trabajan por su cuenta para protegerse les tratan con asco-dureza-desprecio y las otras no por que están esclavizadas. Pero mientras haya quien tenga que recurrir a ello por que es pobre, por que en este mundo algunos pocos fabrican la pobreza de la mayoria, es de recibo que las puttas puedan reclamar derechos y sindicarse y prohibirlo es de fascistas https://www.eldiario.es/andalucia/Rosa-Hermoso-proxenetas-bendecidos-empresarios_0_811919220.html Si la prostitucion fuera una opcion economica deseable, como cualquier otra profesión, habría academias para aprender el oficio y estaría en la FP. Pero las personas que acaban d eputas lo hacen por que economicamente estan muy pilladas en uno o varios sentidos. Se llega quemad@ y quema mas. https://www.eldiario.es/andalucia/desdeelsur/puto-amo_6_811978802.html : - A nivel particular . Hoy en dia que hay tantos cafres, los feos y timidos a nada que sean amables y sensibles tienen muchas posibilidades. Pero tiene su contradiccion que ellos, los feos se quejen de que les rechazan cuando es el machismo que exige a la mujer unos canones de belleza estipulados . ¿ Las pputas salen mas baratas ? Eso lo dice alguien que no sabe que con amor las noches de sexo , los polvos y las mamadas son mas y mejores que con una ppilingui que muchos no pueden pagar mas de 20 min cada semana...Y tbn lo dice quien no sabe las ventajas de dormir cada noche con una mujer que te quiere por que la quieres y viceversa . Parece que algunos no son capaces de querer mas que al dinero : capitalismo.neoliberalista-sociológico. Para las puttas casi todos los hombres son babosos. Babosos que son tratados despreciativamente por las putas que trabajan libremente, también para protegrse-etc de ellos. Lo de los puteros es masoquismo mental-emocional : pagan sin que les queran y ademas les tratan bastante mal. https://www.publico.es/culturas/callan-putas.html https://www.eldiario.es/cv/alicante/congreso-internacional-Universidad-Miguel-Hernandez_0_823817807.html - A nivel politico-social etc . El feminismo es anticapitalista o no es posible, porque solo las pobres se pornifican y prostituyen. Nos lo quitan todo para revendernoslo cada vez mas caro despues d eexplotarnos y follarse a las pobres, Las suyas las reservan para cocineras y incubadoras a las que llaman "madres" a las que aveces pegan violan matan y llaman putas. Defender la prostitucion es alargar este problema. https://blogs.publico.es/otrasmiradas/14650/el-feminismo-de-ana-botin/ https://www.publico.es/tremending/2018/08/20/las-redes-critican-el-feminismo-capitalista-de-ana-botin-tras-su-articulo-en-linkedin/ https://blogs.publico.es/lidia-falcon/2018/08/18/la-industria-del-sexo/ Los puteros van de putas para huir del "maltrato" feminista – hembrista...que provocan ellos. Siempre se prostituyen los pobres, las elites acaparan poder manipulando la riqueza para follarse a las mujeres familiares de quienes explotan : Son mucho ppatriota$ ademas de no empatia humana jeraquicos competitivos materialistas superficiales autoritarios Las feministas que avalan la prostitucion se pegan un tiro en el pie ya que dan alas al machismo : son topos La PProstitucion da alas al machista que carece de respeto y empatia hacia las mujeres es como una violacion pagando donde hay algo menos de violencia y la misma falta de respeto por la mujer El mercantilismo machista vende la prostitucion a las mujeres como una libertad por que le interesa pero luego de libertades para las mujeres hasta ahi y poco mas, siempre que no le interese al machismo mercantilista caPPitalista. La mayoria de las pputas son esclavizadas y forzadas-etc, por tanto ni aun legalizando habria pputas. Y las que estan voluntarias declaran que estan hartas de babosos aun ganando un paston que podrian ganar por su valia en un curro sin sexo explicito. ¿Y quien necesita prostitución cuando hoy en dia se tolera y practica el poliamor con prevencion-etc ? La derecha se financia con prostitucion y el PP la ha metido en el Pib por algo ( "Volquetes de Pputas" dijo alguien del PP en la trama corruPPta de las tarjetas black ) putas y corrupcion : http://ctxt.es/es/20180509/Politica/19567/corrupcion-prostitucion-trata-de-mujeres-gil-punica-gurtel-cursach-nuria-alabao.htm https://www.elplural.com/politica/mas-de-140-000-euros-en-puticlubs-el-pp-lider-en-gasto-en-prostitucion_204828102 https://www.eldiario.es/politica/prostitucion-sumarios-corrupcion-politica_0_824167860.html https://www.publico.es/politica/villarejo-conto-delgado-creo-red-prostitucion-obtener-informacion-sensible-politicos.html Tienen las feminas de derechas la costumbre de desnudarse por dinero : hormigos, obregon, marta sanchez, chenoa, LA sobrina de aznar, lopez de C$, por ejemplo, etc y son Insolidarias ya que no apoyan el feminismo que a ellas tambien les dio derechos y por tanto apoyan la explotacion de mujeres al apoyar a partidos machistas Si las putas fueran sus hermanas mujeres hijas ¿ ya les importaria a los pputeros ? Solo las pobres se prostituyen y la pobreza es creada por el capitalismo que convierte en lujo hasta la comida : antes todo era de todos y ahora nos explotan para revendernoslo cada vez mas caro. Es mentira que el capitalismo elimina pobreza, eso lo hace el marxismo en su fase productiva-distributiva, pero el capitalismo regala los benefios de producir a unos pocos . Hoy para sacar una familia dlte deben trabajar los dos...y el capitalismo-machista le permitea ella el tajo de puta . - A nivel sicologico al respecto a las trabajadoras del sexo : https://www.nuevatribuna.es/opinion/teresa-galeote/industria-prostitucion/20180905122144155384.html - Asistencia sexual : es una terapia, el feminismo no está contra por que : no hay explotación de pobres, no hay trata de blancas, no hay lucro para proxenetas, lo hacen personas licenciadas con formación muy específica bajo control estatal, es para una serie de personas muy concretas. Quienes andan en silla de ruedas podrian intentar ligar con quienes estan igual . En algunos paises de la UE y estados de USA ya existe la asistencia sexual hecha por sicolog@s . - Pero la prostitución es una aberración donde solo se prostituyen l@s pobres y que da alas al machismo . http://www.noticiasdegipuzkoa.eus/2017/01/22/sociedad/la-asistencia-sexual-busca-el-empoderamiento-erotico-de-las-personas http://www.noticiasdegipuzkoa.eus/2017/01/22/sociedad/cuando-las-palabras-no-son-suficientes https://www.eldiario.es/zonacritica/Interlocutoras_6_824227581.html Asi se crea la identidad digital de una mujer alienada con el machismo : http://blogs.publico.es/victor-sampedro/2018/03/09/la-pechotes-o-el-internet-de-las-chonis/ http://culturainquieta.com/es/foto/item/13131-la-vida-en-un-burdel-de-bangladesh-por-sandra-hoyn.html https://www.eldiario.es/andalucia/5porlaigualdad/fenomeno-creado-abastecer-prostitutas-industria_0_762573913.html . http://ctxt.es/es/20180815/Firmas/21260/Anita-Botwin-ser-feminazi-hoy-maltrato-violencia-machista-maternidad-justicia.htm

    Hace 4 años 1 mes

  14. jose

    Totalmente de acuerdo. Yo creo que: 1) Hay que preguntar a las asociaciones de trabajadoras del sexo, como Colectivo Hetaira, página muy cultural y con un premio europeo de ddhh. 2) No olvidar su carácter social. En Holanda el estado se hace cargo de gastos de este tipo respecto a personas con minusvalías. 3) Distinguir claramente entre trabajo sexual voluntario y forzado. 4) Establecer mecanismos de intervención expedita de la policía, sin menoscabo de las trabajadoras y de sus clientes. No pasa nada porque la policía vigile allí donde haya sospechas de delito. Esto hay que hacerlo de forma que no pueda ser burlado con intenciones puritanistas. 5) Plantear este asunto sin olvidar cuáles son las condiciones de empleo en el país. Hay trabajadoras del sexo que no están dispuestas a ir de "criadas" (la expresión es de ellas) de señoronas ultra-explotadoras. 6) Hacer válidos los argumentos de forma coherente y general. Si hay que prohibir el trabajo sexual porque hay explotadores, hay que hacer la misma reflexión respecto al trabajo ordinario. Que se prohiba también el trabajo. Y... ¿cuántas muertes y accidentes laborales ha habido en estos años?

    Hace 4 años 1 mes

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí