1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Adam Tooze / Historiador

"La zona euro es una oligarquía disfuncional"

Madrid , 17/10/2018

<p>Adam Tooze. </p>

Adam Tooze. 

Manolo Finish

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

Diez años después del inicio de la infección financiera en todo el mundo, sus efectos económicos y políticos siguen patentes. En la zona euro, la controvertida postura de Italia y la previsible crisis podría causar mayores daños que los provocados por Lehman Brothers; además, la política errática del BCE ha contribuido con mucho al nacimiento de la ultraderecha en Alemania y en quién sabe qué más países. El activismo de la Reserva Federal en EEUU no ha evitado, tampoco, el auge del populismo autoritario de Trump. ‘Crash. Cómo una década de crisis financieras ha cambiado el mundo’ (Editorial Crítica), un amplio ensayo interdisciplinar del historiador de la Universidad de Columbia Adam Tooze, analiza con rigor precisamente por qué, de aquellos polvos, tenemos estos lodos cada vez menos democráticos.

Diez años después de la caída de Lehman Brothers, Estados Unidos está gobernado por un empresario ultraliberal, machista, autoritario y xenófobo. ¿Cómo se explica esto?  

La victoria sorpresiva de Donald Trump permite entender mejor cambios estructurales previos en la política estadounidense. En 2008, el presidente Bush no conseguía el apoyo de su propio partido para dos medidas imprescindibles: por una parte, el programa de rescate de los bancos y, por otra, el de Fannie Mae y Freddie Mac, piezas centrales de la propiedad inmobiliaria de la clase media, creadas en el New Deal.  

Henry Paulson –entonces, secretario del Tesoro de Bush– sabía que no era el momento de cuestionar estas instituciones, pero no logró que el partido refrendara sus movimientos. Ese es el momento en el que Trump se convirtió en una posibilidad cierta: la élite de los republicanos perdería entonces el control de sus bases. Los acontecimientos se sucedieron con la radicalización de la derecha, el surgimiento del ‘Tea Party’, las teorías de la conspiración contra el presidente Obama –en las que Trump toma parte–, el bloqueo a los presupuestos federales, la movilización de la Alt-Right…  

Esto tiene historia. Es oportuno recordar que los republicanos ya habían explotado de manera cínica los resultados de la revolución de los derechos civiles de los sesenta, afianzándose en el sur de los Estados Unidos, y ahora, mientras el centro izquierda está entretenido en gestionar el capitalismo, la derecha se dirige a sus bases con temas como inmigración, relaciones con China, raza, etc., lo que se va a volver realmente conflictivo.  

Quien impulsa aquellas medidas, Henry Paulson, no era precisamente un socialista… ¿Hay una facción ultra que intenta entonces una revolución desde la derecha?

No sé si Paulson había leído entonces El Manifiesto Comunista, pero no creo que haya habido un mejor momento en la historia del capitalismo global para retratar aquel pasaje de Marx como el encuentro del Tesoro norteamericano del 13 de octubre de 2008: ¡aquel sí que era el comité ejecutivo de las finanzas norteamericanas, con el secretario del Tesoro como ex ejecutivo de Goldman Sachs! ¡Irónicamente es un momento de extraordinaria transparencia de la estructura de poder dominante! Si esa no es la mejor imagen del comité ejecutivo de la burguesía marxista, no lo será nunca ninguna otra.

Me gusta lo que sugieres sobre la facción ultra desde la derecha. No pondría una etiqueta, pese a que en parte es así: dicha facción ha recibido mucha financiación de fuentes como los hermanos Koch, por ejemplo; de dinero que se emplea para formar abogados y economistas en la economía austríaca (ultraliberal), para tratar de eliminar la discrecionalidad de las políticas monetarias de la Reserva Federal con el legado teórico de John Taylor, etc.

Pero lo más importante es que en el comportamiento de los republicanos hay una estrategia de politizar la idea del ‘big government’ (el gobierno grande) desde distintas perspectivas, como la de la etnia o raza, el partido, la religión, la redistribución de la riqueza, etc. Esta derecha afirma luchar contra un Leviatán, un monstruo estatal y administrativo comandado por un presidente negro, resultado precisamente de la revolución de los derechos civiles de los años sesenta; el despliegue de numerosas banderas ideológicas como las mencionadas produce esta reacción de las diferentes facciones de la derecha nacional, pero lo que está detrás de todo es esa lucha para derrotar al gobierno grande.  

Obama era un problema, pero también el déficit y la deuda pública. Y ahora que gobiernan lo han olvidado.  

Siguen queriendo matar de hambre a la bestia. La guerra contra el gobierno grande comienza reduciendo impuestos, generando déficits para que surjan presiones políticas y se vean abocados a recortes de gasto, y así, debilitar el gobierno federal. Huyen de los superávit, porque estos ofrecen la posibilidad de hacer algo útil con el dinero y, por tanto, gastar más, expandiendo el gobierno; se trata de evitar eso a toda costa.

Después de Ronald Reagan y George W. Bush, esta es la tercera vez que los republicanos lo hacen. Los déficits sirven como herramienta estratégica: primero, la reducción de impuestos satisface al partido y a sus donantes; después, los republicanos moderados, que tienen mucha presión electoral, se opondrán a hacer recortes para equilibrar el presupuesto. Lo más probable es que lo tengan que hacer los demócratas después, cerrando el círculo...

¿Hay posibilidades de que surja un ‘Tea Party’ de izquierdas?  

Esto se va a ver en próximas fechas: los Demócratas Socialistas de América (DSA) han multiplicado por diez su militancia en solo 18 meses; mucha gente de la generación de mi hija, de dieciocho años, declara abiertamente formar parte de esta corriente.

En un Estado como Nueva York, como saben que los demócratas tienen la victoria asegurada, han ejercido una enorme presión para que el gobernador rinda cuentas sobre su política de género. Se han percatado de que, tal y como están las cosas, las luchas locales son importantísimas; y cuando digo local, se me debe entender bien, ya que Nueva York es un estado mucho mayor que muchos de la Unión Europea, una economía importantísima y una de las mayores ciudades del mundo.

El cómo se afrontan las políticas relativas a las leyes laborales, los salarios, el bienestar o los derechos de las mujeres tiene una enorme importancia para la izquierda; así es como las políticas progresistas emergieron a finales del siglo XIX. No van a ser nunca hegemónicos en todo el país, porque el sur es un mundo en sí mismo, pero los Estados, que tienen muchas competencias, van a constituir el próximo campo de batalla.

¿Sigue amenazada la eurozona? ¿Es de los que auguran pocos años a la zona euro?  

Bueno, no quiero formar parte de esa corriente euroescéptica, pero quienes afirman que en la eurozona se camina hacia la integración bancaria se engañan. Y el problema, no lo olvidemos, es Italia, que es como diez veces Grecia en términos de deuda. Hasta que no tengamos la seguridad de que el Banco Central Europeo va a actuar en épocas de crisis como un banco central normal, no podremos dejar de pensar que vienen momentos terribles.  

La Eurozona vuelve a estar en aguas turbulentas y, además, de manera innecesaria, porque todo lo que haría falta sería que el BCE se comprometiera explícitamente a comprar bonos en situaciones de emergencia. Inglaterra, que estaba mucho peor que la Eurozona en el momento álgido de la crisis, con un déficit que ridiculizaba al griego, consiguió estabilizarse comprando bonos…

Los obstáculos son de carácter político: Ben Bernanke, en la Reserva Federal, demostró que esos cambios se pueden hacer de manera muy rápida en tiempos de crisis. ¿Pero cuál es el principal obstáculo? ¡Es Alemania! Alemania dice que el BCE no puede perseguir inflación moderada y pleno empleo. Para hacer el euro vetaron ampliar el mandato del banco, y va a ser dificilísimo convencerles.   

En el año 2011, todo el mundo: el FMI, EEUU, los chinos, todos los banqueros, etc., creían que el BCE tenía que comprar los bonos de los países en mayores dificultades. ¿Y los mercados no querían precisamente eso también? ¡Si estaban gritando que querían que el BCE los comprara! Porque es muy difícil ganar dinero de manera sostenible sin un banco central estabilizando la economía. Y Angela Merkel se limitaba a afirmar que el Bundesbank no se lo iba a permitir… Y lo curioso es quién escribió la constitución de la República Federal Alemana: los Estados Unidos en 1947, creando el banco central independiente y este tipo de reglas.

Esta trayectoria por parte del Banco Central Europeo ha permitido que nazca la ultraderechista AfD, que por supuesto engorda con la crisis de los refugiados. Y es que hay un ala de la derecha alemana que se va a desvivir literalmente por que siga habiendo políticas monetarias únicamente anti inflacionistas, y representan un riesgo para todo moderado que quiera hacer concesiones. Si el euro sobrevive, lo hará como lo ha hecho hasta ahora con Mario Draghi, con operaciones a escondidas y al margen de los mandatos oficiales.

¿Puede ser Italia nuestro Lehman Brothers?

Es muchísimo más. Si entras en contacto con altos cargos del ministerio de Finanzas alemán te das cuenta de que tienen en su agenda un espacio reservado a la inminente crisis italiana. Hay una crisis prevista, y si no se produce ahora, se arrastrará durante años.

Italia necesita unos tipos de interés ínfimos para ser fiscalmente sostenible; a largo plazo es muy difícil que lo consiga, porque en cuanto estos superen el 3% se produce el pánico: al volverse insostenibles, los tipos se disparan, por ejemplo, desde el 2,7% al 6%, afectando al resto de los países, por supuesto. Por este camino, no se va a llegar de ningún modo a una situación de estabilidad.

¿De todo lo sucedido estos años no se deduce que vivamos bajo oligarquías?

Una oligarquía con rasgos democráticos podría ser una descripción razonable, efectivamente. Tienes que ser enormemente rico para tener alguna opción en política en Estados Unidos, esto es precisamente lo que la corriente socialista democrática está denunciando. Los candidatos con dinero los superan abrumadoramente y, además, las televisiones y los medios añaden mensajes muy negativos sobre los que se encuentran en los márgenes, lo que produce muchas dudas entre la gente.

Sería totalmente justo describir a la sociedad norteamericana de esta manera, y muchos politólogos críticos ya lo han hecho. La zona euro, para colmo, es una oligarquía mal organizada, disfuncional; al menos, con la de los EE.UU. los ciudadanos consiguen mayores niveles de empleo.

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí