1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Nauru: una jaula de migrantes en el Pacífico

Australia mantiene un centro de confinamiento de refugiados en esta diminuta isla, lejos de su suelo y de miradas indiscretas, desde hace quince años. La política de Trump no tiene nada de original

Ed Burmila (The Baffler) 17/10/2018

<p>Vista de Nauru, a 4000 kilómetros al suroeste de Australia. </p>

Vista de Nauru, a 4000 kilómetros al suroeste de Australia. 

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

La nación de Nauru, la diminuta isla del Pacífico con una superficie total de 21,3 kilómetros cuadrados, era toda ella una montaña de mierda; es decir, una montaña de valiosísimo guano de ave marina, rico en fosfatos. Esto explica por qué una diminuta mancha en medio de la nada fue disputada y colonizada por los alemanes, después por Australia y Nueva Zelanda (vigilantes conjuntos por mandato de la Liga de Naciones), después por los japoneses y después por los británicos.

Cuando logró la independencia en 1968 estaba mejor posicionada para el futuro que la mayoría de las colonias europeas del Pacífico porque las reservas de fosfato aún no se habían agotado. Muy oportunamente, el Reino Unido les concedería la independencia inmediatamente después de que se extrajeran los últimos fosfatos (como en Kiribati en 1979), y algunos cínicos han sugerido que el momento escogido no fue del todo fortuito. Sin embargo, al parecer, Nauru hizo bien las cosas: creó un fideicomiso nacional para las ganancias procedentes del guano y, de 1968 a 1980, sus apenas diez mil ciudadanos eran los que poseían más riqueza per cápita de la tierra.

¡Ay!, el fideicomiso recayó en una serie de estrafalarias inversiones, incluidas Air Nauru (los embargadores se llevaron su único Boeing 737), propiedades de lujo en Sídney y Melbourne (que principalmente utilizaban las élites nauruanas para obsequiarse con vacaciones de lujo) y, no estoy de coña, la financiación, en 1993, del fiasco del West End Leonardo the Musical. En 2003, el otrora elogiado fideicomiso del fosfato de Nauru había pasado de poseer más de 1.000 millones de dólares a 100 millones de dólares. Aunque parezca mucho dinero, no lo es para una nación que prácticamente carece de cualquier otra fuente sustanciosa de ingresos. El guano se había acabado; el turismo era imposible (un lugar demasiado remoto, demasiado subdesarrollado); la manufactura era inexistente. Aparte de algo de pesca, no había modo de generar riqueza.

Y así es como, en 2001, el Centro Regional de Procesamiento de Nauru pasó a convertirse en un salvavidas económico arrojado por Australia a una nación desesperada. Los australianos, cuando sucedió, necesitaban un lugar donde esconder a miles de inmigrantes potenciales y solicitantes de asilo que no querían en suelo australiano de ninguna manera. Legalmente, si los migrantes eran interceptados en el mar y se impedía que pusieran un pie en Australia, el gobierno tenía base jurídica para denegarles un montón de derechos y privilegios.

A cambio de retener indefinidamente a esta población tan incómoda, Nauru recibía una entrada constante y valiosa de dólares australianos. La isla volvía a contar con gran riqueza de recursos, solo que esta vez los minerales eran los pobres, los maltratados, los devastados por la guerra y los perseguidos procedentes de Indonesia, Bangladesh, Afganistán, Camboya y demás lugares problemáticos de toda Asia.

La historia de Australia con la inmigración que no es de raza blanca es, incluso desde la perspectiva de la casa de cristal estadounidense, muy preocupante. La política de la “Australia blanca” formó parte de la legislación del país hasta 1973, y las duras políticas de inmigración impuestas en 2001 (impulsadas en parte por el ascenso de la macabra Pauline Hanson, populista de derechas, que es una especie de Donald Trump australiana, con el que comparte la afición por las quiebras empresariales y la voz de taladro) dejó perfectamente claro que la nación había decidido no solo que había demasiados inmigrantes, sino demasiados inmigrantes asiáticos. Es revelador que Australia llamara a su nueva y rigurosa política post-año 2000 de hacinar a los inmigrantes que no fueran de raza blanca en campamentos vallados la “Solución del Pacífico”, mostrando una inquietante vena fascista tras la cuidadosamente elaborada fachada del país de los koalas y Natalie Imbruglia. 

El infame trato que el país ha dispensado a su población aborigen, hasta el punto de arrebatarles los hijos aborígenes a sus padres para enviarlos a vivir con familias blancas, llenaría varios libros y no es posible hacerle justicia aquí.

El centro de detención al aire libre de Nauru no fue el único intento creativo que hizo Australia para mantener a los solicitantes de asilo fuera de su suelo a cualquier precio. Uno de sus propios territorios, la isla de Navidad, fue eliminado de hecho de la zona de migración del país por el gobierno de Howard –de modo que los detenidos solicitantes de asilo no pudieran convertirse oficialmente en refugiados. Se instaló una celda de retención definitiva en Papúa Nueva Guinea –interrúmpanme si esto les suena de algo– en una base militar australiana.

A lo largo de más de quince años de relatos se ha demostrado que los centros son agujeros negros en los que sueltan a los inmigrantes y los abandonan durante años sin ninguna esperanza mientras sus solicitudes de asilo, que por supuesto nunca se aprueban, son “procesadas”. Si pareciera que no le podría ocurrir nada malo a una población de no-ciudadanos en una situación legalmente ambigua, menospreciados por la gran mayoría del público y el gobierno del país de acogida, mientras son retenidos indefinidamente en lugares remotos, les ruego que no den un sorbo de café caliente antes de continuar leyendo.

Las personas confinadas en estas instalaciones, indefensas, prácticamente apátridas, han sido explotadas en todo momento, separadas de cualquier escasa posesión por ladrones y estafadores, y sometidas a abusos físicos y sexuales mientras se encontraban alojadas en tiendas de campaña al aire libre, expuestas a condiciones tropicales, a altas temperaturas. Un grupo jurídico con base en el Reino Unido calificó el abuso de menores en el campamento de Nauru de algo “institucionalizado”. Los campamentos son un Chernobyl humanitario, una lacra moral para la nación, además de un gasto enorme y una tremenda vergüenza para aquellos australianos a los que les preocupan cosas como no ser inútilmente crueles con el sector más desamparado de la humanidad.

Todo esto es para subrayar que la política de inmigración “tolerancia cero” de Trump no tiene nada de nuevo ni de original. Los estadounidenses solo tienen que alargar el cuello y mirar hacia el Pacífico para ver cómo será en la práctica. Ya estamos construyendo ciudades enteras de tiendas de campaña en bases militares, algo que le funcionó tan bien a Australia que, en octubre de 2017, cerró su Centro Regional de Procesamiento de la isla de Manus, en la base naval de Lombrum, tras una década de relatos continuos de hechos espantosos que finalmente forzó la decisión de Canberra. Nauru, sin embargo, es más fácil de ignorar. Sin duda han aprendido bien la lección de mantener bien lejos de la vista y del corazón a la población que se encuentra en la zona gris.

En la Casa Blanca deben de estar aturdidos de felicidad ante la vergonzante cantidad de posibilidades disponibles para aplicar un plan similar en los Estados Unidos. ¿Qué genio del Cato Institute –¿o será del Hoover Institute? ¿Quizás del AEI?– propondrá reconstruir la economía de Puerto Rico convirtiéndolo en nuestra propia cárcel flotante y jurídicamente ambigua? ¿Y qué tal Guam o las islas Marianas del Norte? –de algún modo siguen formando parte de Estados Unidos, ¿no?– ¿No se podría a cambio bombardear con dinero algún micro-estado empobrecido del Pacífico? O podríamos delegar nuestras crueles políticas de inmigración con la misma facilidad con que delegamos la tortura en los aliados serviles y semiautoritarios en la lucha contra el terrorismo.

Nada de esto es nuevo. Ha ocurrido en otros lugares y no hay ningún argumento medianamente verosímil para que no ocurra aquí. Hasta el punto de que las leyes protegen a los que no son ciudadanos detenidos en la frontera mientras solicitan asilo en Estados Unidos, unas leyes que son ignoradas, sujetas a interpretaciones extrañas y deliberadamente obtusas o modificadas para adaptarlas a los arrebatos del momento. A medida que con el paso del tiempo aumenta el número de personas detenidas, las soluciones para mantenerlos suficientemente lejos de las miradas indiscretas de las almas generosas cada vez serán más agresivas. Una tienda de campaña aquí, una base militar allá e, inevitablemente, la búsqueda de una “solución más permanente”.

Cuando cientos se convierten en miles y después en decenas de miles, es inevitable que la cuestión de dónde colocar a un número tan enorme de personas no deseadas surja enseguida en un gobierno que trata de juntar al máximo número posible. La lección de Australia, donde la presencia de un campamento en una base naval australiana resultó ser un imán para las críticas mientras que otros ocultos en Nauru y la isla de Navidad están a salvo de las miradas indiscretas, es clara: ojos que no ven, corazón que no siente. Supeditados a una retórica manifiestamente deshumanizadora y sujetos a un limbo legal que la mayoría de los estadounidenses reciben encogiéndose de hombros, el futuro de los seres humanos atrapados en la actitud xenófoba de Trump es funesto. Por muy numerosa que sea la indignación pública, no es probable que se consiga que esta administración deje de meter a seres humanos en jaulas. Es más probable que encuentren un sitio donde esconder las jaulas.

[El centro de detención de inmigrantes de Nauru cerró en 2009 tras las denuncias reiteradas de la ONU de abusos sexuales y agresiones por parte de los trabajadores del centro. Este se reabrió en 2012 por orden del primer ministro australiano Malcolm Turnbull].

––––––––––––––––––––––

Este artículo se publicó en inglés en The Baffler.

Traducción: Paloma Farré. 

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ed Burmila (The Baffler)

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí