1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Por una nueva Constitución (II)

Un 135 al revés, un país del derecho

Para ser libre, a la gente no le basta con los derechos a votar o a expresarse sin cortapisas, sino que necesita derechos sociales y condiciones materiales para vivir sin miedo a la arbitrariedad ni dependencia de los caprichos de los más fuertes

Iñigo Errejón 24/10/2018

Pedripol

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT organiza las I Jornadas Feministas en Zaragoza el 8 y 9 noviembre. Durante dos días, más de 40 ponentes debatirán para cambiar el mundo desde el feminismo. Puedes mandar tu idea a jornadasctxt@gmail.com. Si quieres contribuir a nuestra libertad y nuestra salud, dona aquí:

Este 6 de diciembre se cumplirán cuarenta años de vigencia de la Constitución Española de 1978. Una constitución no es sólo la norma suprema de un pueblo, es también la plasmación de las condiciones mínimas y las aspiraciones de una sociedad para ordenar su convivencia: un contrato social que, al mismo tiempo que consolida un equilibrio de fuerzas, consagra un horizonte hacia el que mirar juntos.

Perderíamos una ocasión histórica si dedicásemos el cuadragésimo aniversario de la Constitución a un debate exclusivamente historiográfico: sobre lo que hace cuatro décadas se hizo o se pudo hacer. Cada generación tiene un reto histórico y la que hoy se abre paso en la política española no tiene ante sí la tarea de enmendarle la plana a la anterior sino la de construir un nuevo acuerdo intergeneracional que rehaga el contrato social, hoy hecho añicos.

España ha sufrido en la última década una deriva oligárquica que ha roto los equilibrios sociales concentrando demasiado poder y riqueza en la cúspide de la pirámide en perjuicio de la amplia mayoría de la población. El ámbito y el alcance de la soberanía popular se ha ido estrechando mientras el poder despótico de los privilegiados ha ido transformando nuestra vida cotidiana eliminando la seguridad en el empleo, dejando en papel mojado el derecho a la vivienda, jibarizando la negociación colectiva o golpeando a la sanidad y la educación públicas. En suma, sustituyendo derechos de ciudadanía por la incertidumbre, el miedo al mañana y la precariedad como único horizonte vital para las mayorías. Esta evolución nos ha hecho más débiles como sociedad. Ha erosionado la confianza en la democracia e hipoteca las posibilidades de desarrollo económico de una España cuarteada por la desigualdad.

En toda Europa las mayorías sociales golpeadas por las políticas del “sálvese quien pueda” están demandando seguridad y sentido de pertenencia a algo más trascendental y más grande que la soledad del individuo. Si los demócratas ignoramos este anhelo, los reaccionarios correrán a responderlo con el odio del penúltimo contra el último. Frente a algunos temibles ejemplos actuales en Europa, en España –como en Portugal– somos los demócratas, los partidarios de la justicia social, quienes tenemos que anudar pueblo nación en un sentido progresista y de solidaridad cívica: una patria que cuida del otro y extiende la soberanía popular. Una comunidad que reconoce su diversidad constitutiva y, en lugar de negarla o resignarse a la fragmentación y la incertidumbre, quiere unir a los diferentes en torno a la seguridad de los derechos y una voluntad colectiva de futuro.

La historia de las democracias contemporáneas es la del compromiso entre el principio liberal y el principio democrático. Nuestra Constitución también refleja un equilibrio entre esos dos polos de principios que, con buen sentido, se quiso hacer compatibles. Sin embargo, casi desde su promulgación, tanto la constitución material como la Constitución formal han ido sufriendo modificaciones que han ido afirmando más el principio liberal por encima del de carácter más social o democrático: la modificación del artículo 135 para dar prioridad al pago de los intereses de la deuda por encima de la inversión social es el ejemplo más dramático al respecto. Quienes defendemos una visión republicana de la libertad afirmamos que para ser libre a la gente no le basta con los derechos –sin duda claves– a votar o a expresarse sin cortapisas, sino que al mismo tiempo necesita derechos sociales y condiciones materiales para vivir sin miedo a la arbitrariedad ni dependencia de los caprichos de los más fuertes. Al mismo tiempo que la calidad de una democracia se mide también por su capacidad de someter a los “poderes salvajes” al contrato social, la rendición de cuentas y el respeto hacia la comunidad. 

El acuerdo progresista para unos presupuestos que comiencen el camino de la redistribución no se agota en sí mismo: debe ser el inicio de una ofensiva política para constitucionalizar los derechos degradados durante la crisis y una nueva oleada de derechos de nueva generación –al medioambiente, a la infancia y la vejez, a los bienes comunes como el agua o la energía–. Tras el desastre protagonizado por la oligarquía, en España es de nuevo el pueblo quien tiene que echarse al hombro la tarea de poner orden, reconstruir la sociedad y rehacer un país más seguro para vivir. 

La reforma de la Constitución que necesitamos es aquella que blinde los derechos sociales. En primer lugar fijando un suelo mínimo de gasto social, en una suerte de “135 al revés” que fije a continuación la estructura de ingresos necesaria. En segundo lugar, llevando derechos como la vivienda, la vejez o el medioambiente del capítulo III del título I de la Constitución –el de los principios rectores– al capítulo II –el de los derechos y libertades directamente exigibles ante las instituciones–. Solo así dejarán de ser papel mojado y se harán garantías tangibles que protejan a la mayoría social golpeada. En este sentido, merece un capítulo aparte la larga deuda de la Constitución con las mujeres. Una Constitución que tuvo solo “padres”, que no garantiza la efectiva igualdad de hombres y mujeres, y que en cuanto a derechos sexuales y reproductivos, derecho a los cuidados o a una vida libre de violencia machista está terriblemente atrasada. 2018 ha sido el año del cuarenta aniversario de la Constitución, pero también –y por encima de todo– el año del feminismo: un impulso renovador y democrático imparable, destinado a tener en nuestro país un protagonismo central en la agenda legislativa del próximo tiempo y que por tanto debe impactar en la constitución.

En tercer lugar, es preciso subrayar que en España la reforma del modelo territorial y el blindaje de los derechos sociales son dos procesos necesariamente conectados. La gestión neoliberal y la recentralización de competencias han ido de la mano: Montoro puso bajo tutela y asfixia a los ayuntamientos para evitar políticas que demostrasen que las cosas podían hacerse de otra manera, y el recurso abusivo al Tribunal Constitucional, no sólo no ha contribuido a cerrar la crisis territorial sino que ha roto la confianza entre las comunidades autónomas y el Estado y ha servido a menudo al servicio de la agenda de la austeridad neoliberal. Por tanto, la federalización de nuestro país debe descansar en los estatutos de autonomía como fuente de derechos, con la Constitución como suelo mínimo que habilite, a partir de ahí, mejoras sociales en los territorios donde ya haya mayorías para ello. 2019 debe abrir un ciclo de reforma de los estatutos de autonomía para constitucionalizar en ellos los derechos sociales erosionados y una generación de derechos más ambiciosa –a los bienes comunes, a la conservación ecológica o a la vejez– y construir una irreversibilidad relativa: un suelo mínimo que blinde conquistas sociales a partir de las cuales nadie pueda retroceder aunque se sucedan distintos gobiernos, porque se encuentren ancladas ya en la vida cotidiana, en los códigos jurídicos, en el sentido común y en el modelo de desarrollo. Cualquiera que quiera coser las cuatro brechas que hieren la cohesión de nuestro país –la económica, la plurinacional, la de género y la generacional– debe enfrentarlas en su conjunto si quiere tener éxito.

La ley del más fuerte y los privilegios para una minoría han fracturado la sociedad y roto nuestra confianza en el futuro. Tenemos que reconstruir el contrato social ajustando la Constitución del país oficial a las necesidades y esperanzas del país real 40 años después, del país que ya somos. La oligarquización del país no ha empujado a España “hacia la derecha”, ha hecho algo más grave: la ha fracturado y puesto del revés. Y es en ese clima, en la arbitrariedad y el desorden, donde nacen los monstruos. Por eso hoy la tarea es reconstruir la sociedad y poner el país del derecho.

Autor >

Iñigo Errejón

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

6 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Leon Kirow

    Estudié en los 70 en un colegio de curas. Desde entonces vengo vacunado de catecismos y logorreas. Los discursos de Errejón me huelen a todo eso

    Hace 2 años 6 meses

  2. cayetano

    Aramis tiene razón no hay país de Derecho sin materializarlo en la Justicia. Y en la dirección planteada por Aramis, debiera de revisarse no sólo la realidad de la Justicia, sino de las propias Administraciones del Estado en la dirección planteada por Victor Lapuente y Carl Dahlströn en su organizando al Leviatán. También es necesario revisar la adaptación de base constitucional a los cambios tecnológicos. 40 años a estos ritmos bien merecen una reforma constitucional, pero antes, bien merecen socializar un debate prorreforma constitucional que profundice no sólo desde la perspectiva de justicia, sino también de adaptación a los cambios bajo el prisma de competencia y/o eficacia que no competitividad. Un cordial saludo.

    Hace 2 años 6 meses

  3. Luismi

    Es grandioso: ni una sola referencia a la UE, la EZ o el BCE. Esto sí que es hacer política por encima de las propias posibilidades.

    Hace 2 años 6 meses

  4. El trotajueves

    Fuera del artículo, creo que para parar la oleada naranja, solo nos queda dejar la mierda azul atrás, bastante vista y unirnos para enseñar la mierda que nadie quiso o quiere ver, y que infla al naranja: La corrupción en el periodo franquista. Hay que romper con la idea generalizada de que con franco se vivía mejor porque había trabajo. Hay que explicar hasta la saciedad que era esclavitud y era un empezar desde cero, desde un país arrasado. Buscar y encontrar la información de "una dictadura" opaca, que es lo más complicado, y el quién, cuándo, cómo, por qué y cuántos miles de millones de pesetas se movieron en la corrupción franquista, mientras los esclavos com-ian pan duro. Creo que es una forma importante de empezar a romper con esa rémora de la ultraderecha española, no hablo de la europea. La transición fue mala, ok, pero fue transición. El fascismo solo tiene un nombre aunque aquí quieran llamarlo de otras formas. Recomiendo ler los artículos que se están escribiendo sobre Bolsonaro, en Brasil. A lo mejor tenemos que empezar a aprender de Sudamérica antes que de Italia.

    Hace 2 años 6 meses

  5. Raimundo Otero

    Artículo 129 de nuestra Constitución: Los poderes públicos promoverán eficazmente las diversas formas de participación en la empresa y fomentarán, mediante una legislación adecuada, las sociedades cooperativas. También establecerán los medios que faciliten el acceso de los trabajadores a la propiedad de los medios de producción. Los cambios constitucionales son ‘casi’ imposibles con la correlación de fuerzas políticas actuales. Es un hecho. Hay una posibilidad. Desarrollar este artículo de modo que sea la base sobre la que se inicie y potencie el cambio de modelo productivo en España. Es una necesidad vital… y ya constitucional. Un ejemplo: legislando para que el Estado priorice fuertemente en los concursos públicos a las empresas cooperativas y propiedad de los trabajadores. Tendría un gran apoyo social y electoral.

    Hace 2 años 6 meses

  6. Aramis

    Desgraciadamente Errejón no concreta el problema del carajal del des-imperio de la Ley que hoy campa en España después de 40 años de pragmatismo gaseoso a diestro y a siniestro del supuesto contrato social del 78. No es que no le falte verdad a lo que dice, sino que es tan general que más que una receta parece la pócima del chaman de la aldea. No obstante Errejón mejora la pomada de Clara Ramas anudando «pueblo y nación» al ceñirse estrictamente a la idea de «una patria que cuida del otro…» sin entrar en más vericuetos. Los constitucionalistas de devoción describen siempre «La Constitución» como si fuera «Las Tablas de Moises» o «El Sumo Contrato», olvidándose plenamente del imperio de «Los togados» del Poder Judicial. ¿Por qué la izquierda española no empieza impulsando una reforma profunda de la Ley Orgánica del Poder Judicial?; ¿Por qué no reformar las condiciones de acceso a la magistratura?... Y ¿por qué no impulsar una reforma integral de los planes de estudios de Derecho y de las estructuras de las facultades de Derecho y sus departamentos y cátedras? La deriva oligárquica de la que bien habla Errejón no se corrige con pomposas formulaciones constitucionales. Eso es tan ridículo como llamar a la lluvia con bellas canciones. Es una pelea estéril. Máxime cuando con la reforma de pocos artículos concretos se pueden conseguir efectos inmediatos en la dirección de combatir la arbitrariedad (que emana en su mayor porcentaje del Poder Judicial), y el desorden (que emana fundamentalmente del Poder Legislativo). El circo del Tribunal Supremo en relación al impuesto de las hipotecas es buena muestra de lo que se puede conseguir con una simple aplicación del razonamiento lógico a una interpretación arbitraria de una disposición legal redactada por el Poder Legislativo (es decir el Parlamento) con trampa y ambigüedad. Siempre que la izquierda española vaya por este camino de idealismos románticos y volatilidades olímpicas, sin mapa alguno de la realidad, las oligarquías nacionales y los caciques locales no se verán amenazadas por los cantos de sirena emancipatorios. Modifica la ley procesal, cambia el sentido jurídico de las Audiencias Provinciales, elimina por completo todos los aforamientos, reconfigura los Tribunales Superiores de Justicia autonómicos, modifica el CGPJ, etc, etc. y cambiarás España. Todo lo demás son utopías de usar y tirar.

    Hace 2 años 6 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí