1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

¿Volvemos a los gélidos años 60?

Los peligros de la retirada de Trump del acuerdo de desarme de armas nucleares de alcance medio

Francisco Castejón 31/10/2018

<p>Trump y Putin. </p>

Trump y Putin. 

Luis Grañena

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT organiza las I Jornadas Feministas en Zaragoza el 8 y 9 noviembre. Durante dos días, más de 40 ponentes debatirán para cambiar el mundo desde el feminismo. Puedes mandar tu idea a jornadasctxt@gmail.com. Si quieres contribuir a nuestra libertad y nuestra salud, dona aquí:

El pasado 21 de octubre, Donald Trump hizo otro de sus inquietantes anuncios; uno de esos que suelen tener gran repercusión en el mundo. En este caso se trataba, nada menos, que de la retirada de Estados Unidos del Tratado sobre Fuerzas Nucleares de Alcance Medio, INF por sus siglas inglesas (Intermediate-Range Nuclear Forces). La excusa que Trump aduce es que la Rusia de Putin tampoco está respetando ese acuerdo. Da la impresión de que el mandatario vive sumido en una competición consigo mismo para ver cuál de sus anuncios y declaraciones produce un mayor impacto. Y, desde luego, éste es el ganador. 

En efecto, la retirada  puede resultar devastadora. Este acuerdo fue firmado por los presidentes Reagan y Gorbachov el 8 de diciembre de 1987 y significó el principio del fin de la Guerra Fría, pues el desarme de este tipo de misiles, cuyo alcance iba desde los 500 hasta los 5.500 km, significaba un gran paso hacia la estabilidad y la seguridad mundiales. Estas armas eran verdaderamente operativas cuando se eliminaron, no como otros misiles que se han desmantelado, y generaban una gran tensión, tanto internacionalmente como dentro de los países donde se desplegaron. A raíz del tratado INF se desmantelaron entre 1988 y 1996 todos los misiles de alcance medio del mundo: 846 misiles estadounidenses y 1.846 soviéticos, todos ellos con cabezas nucleares. Antes del desmantelamiento de estas armas, Europa era el campo virtual de batalla en caso de confrontación, pues estaba al alcance de los misiles soviéticos, al igual que la URSS de los misiles estacionados en suelo europeo. Asimismo, los misiles de la URSS amenazaban por el Este a China y Japón en Asia, y a Alaska en Estados Unidos. 

La firma de este tratado posibilitó, entre otras cosas, la distensión entre las dos superpotencias y la democratización, aunque imperfecta, de los países del antiguo Pacto de Varsovia, y contribuyó, en gran medida, a la construcción del actual orden mundial, también lejos de ser perfecto pero con menos peligro nuclear que antes de los 80. Si finalmente se produce la salida unilateral de Estados Unidos del tratado, será un enorme paso hacia atrás, con un aumento de las tensiones en diversas zonas del planeta y una vuelta a las pesadillas de guerra nuclear.

La excusa de Trump es que Rusia no está cumpliendo el tratado. Y para ello alega que ha desarrollado los misiles de alcance medio SSC-8, cuyas características no se conocen bien. El Kremlin, por su parte, acusa a EE.UU. de haber violado el tratado al desplegar las lanzaderas verticales MK-41 con el llamado escudo antimisiles en Rumanía, además de la construcción de un emplazamiento en Polonia cuya finalización está prevista para 2020.

Lo cierto es que, según el Instituto Sueco SIPRI (Instituto Internacional de Estocolmo para la Investigación de la Paz), ni Rusia ni Estados Unidos están demostrando interés en mantener el tratado vivo. Los diferentes desacuerdos que se han producido no han podido ser reparados por la conocida como Comisión Especial de Verificación (SVC, por sus siglas en inglés), el mecanismo de resolución de conflictos establecido en el acuerdo. 

En esta situación, con un individuo como Putin, que pone a prueba constantemente los límites que la comunidad internacional interpone a sus ansias expansionistas, lo último que  necesitamos es a un fanfarrón como Trump, que actúa como si se encontrara en el salvaje Oeste, donde los conflictos se dirimen desenfundando más rápido que tu oponente. Sin embargo, en el caso del botón nuclear hay que tener en cuenta que tu oponente puede disparar y matarte desde el suelo y que, de paso, puede aniquilar a todo el condado. La distribución de armas estratégicas permite a las dos superpotencias una respuesta devastadora a un primer ataque nuclear, con la muerte de millones de inocentes.

No es, desde luego, sensato abandonar el INF sino todo lo contrario, trabajar para mantener el acuerdo. Ya hemos vivido lo que significaría un relanzamiento de desarrollos de armas nucleares. Una loca carrera para ver quien construye ingenios más mortíferos y precisos, con amenazas frecuentes producidas por  accidentes o malentendidos que aumentan la seguridad. Esta carrera pone en peligro la vida en el planeta, produce un gasto enorme de recursos económicos y humanos, que agrava la crisis económica en la que vivimos. Además, supone el reforzamiento de la industria militar, que tiene intereses y dinámicas propias y que influye sobre las tensiones en el mundo. Y, por si esto fuera poco, conlleva un impacto ambiental inaceptable, pues todas estas actividades requieren de plantas de fabricación de radioisótopos y de otras tecnologías nucleares que contaminan el medio y generan residuos radiactivos, algunos de cientos de miles de años de vida. Hay que tener en cuenta que una de las justificaciones de la industria nuclear para mantener las centrales nucleares en funcionamiento en algunos países es justo el intercambio de tecnologías entre las actividades civiles y militares.

Hay, sin embargo, un elemento nuevo que diferencia esta nueva época de la que se vivió en el tercer cuarto del siglo XX: China. El gigante asiático ha desarrollado su propia tecnología y puede participar, como cualquier otro actor, en este peligroso juego. La carrera de armamento ya no sería a dos, sino a tres. Esto elevará aún más la temperatura de la zona entre China y Japón, cuyas tensiones han crecido últimamente. 

El problema puede ser aún más grave. Hemos visto cómo Trump está dinamitando el acuerdo antinuclear con Irán, que suponía un soplo de distensión en la zona de Oriente Próximo. Y, no contento con eso, hemos podido saber por algunos medios estadounidenses que John Bolton, el actual asesor de seguridad nacional de Trump, tiene intención de bloquear la prórroga del tratado New Start (Strategic Arms Reduction Treaty, o Tratado de Reducción de Armas Estratégicas), firmado en 2010 también con Rusia y que expira en 2021. Este tratado, firmado por Obama,  dividiría por dos el número de armas estratégicas disponibles en el mundo. En fin, en su intención de destruir el legado de Obama, Donald Trump puede destruir muchas más cosas. 

Una vez más, debe ser la sociedad civil quien tome la palabra. Tenemos la obligación de resucitar los impulsos pacifistas para parar esta sinrazón. 

CTXT organiza las I Jornadas Feministas en Zaragoza el 8 y 9 noviembre. Durante dos días, más de 40 ponentes debatirán para cambiar el mundo desde el feminismo. Puedes mandar tu idea a jornadasctxt@gmail.com. Si...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Francisco Castejón

Es Doctor en Físicas y es especialista en temas de energía. Es consejero del CSN. Investigador Titular de OPI con el cargo de director de Unidad. Cuenta con más de 150 publicaciones en revistas internacionales. Es autor de ¿Vuelven las Nucleares?, publicado por Talasa en 2004, Claves del Ecologismo social (2013), Alta Tensión (2015).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

6 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. cayetano

    A José tomando como base el artículo de Jean Claude imperialismo y ultraimperialismo norteamericano, lectura que desde aquí te agradezco, algunos comentarios. El capitalismo sustituyo como motor del crecimiento económico a la economía productiva por la especulativo-financiera, allá por la década de los 70 según Magdoff y Foster, y el neoliberalismo se consolidaría en los 80. No es casualidad sino causalidad el cambio a la divisa $ fiduciaria en Bretton Boods en 1971. Los EE.UU. son el estado del sistema financiero internacional, y las transnacionales hoy financiarizadas son otra expresión del mismo (SFI). Se habla de financiarización de la economía porque el negocio financiero se ha extrapolado al corporativo productivo, que funciona bajo las mismas pautas de comportamiento. Dicha financiarización también es resultado y estimula el cruzamiento de capitales que finalmente constituyen la propiedad corporativa bajo un régimen de rendimientos y prácticas puramente financieras. Cuando se dice que el 90% de los trabajadores no lo son de grandes empresas. La realidad es que lo son, pero por otras vías, contratas, subcontratas encadenadas, autónomos…, y las producciones a escala están deslocalizadas y también externalizadas en fábricas normalmente del Tercer Mundo (como las textiles… de la India…) Esas son las razones de que las economías desarrolladas tengan una economía terciarizada, midiéndose en dicho estándar su desarrollo. Plantear la reindustrialización de una superpotencia no es proteccionismo, sino engañar a las gentes. De otra parte, si China es hoy la potencia que es, lo es gracias a sus relaciones comerciales y económicas con EE.UU. Como antes ocurrió con Alemania, Gran Bretaña, Alemania o Japón. Es muy curioso que Japón tras un largo periodo de estancamiento económico con inflación cero, haya recuperado su senda de crecimiento económico con la confrontación EE.UU. – China. Y después de que EE.UU. haya reorientado hacia Asia sus intereses, replanteado su actitud ante ambas potencias, China y Japón. ¿Por qué EE.UU. no mantiene las sinergias que impulso con las potencias comentadas, la última con China? José Manuel Naredo nos decía que el principal flujo que teníamos con África, era exportar basura e importar capitales. Realidad que metafóricamente podemos extender exageradamente al sector primario y secundario en las regiones del mundo dentro del circuito de valorización. La penetración de la financiarización en la economía productiva ha sustituido sus propias inercias, dinámicas, estructuras, valores, primas… No es sólo que el sistema financiero haya sustituido a la economía productiva como motor de crecimiento, es que la ha transformado radicalmente, asimilándola, integrándola como parte de sí mismo. Y la realidad del momento es la que colateralmente relata Jean Claude, con descomunales capitales financieros ociosos que se pretenden repatriar para alimentar nuevas burbujas, que los rentabilicen contablemente. Pero esta dinámica de monetización vía financiera, lo es especulativamente, y qué quiere decir el término especular: efectuar operaciones comerciales o financieras con la esperanza de obtener beneficios aprovechando las variaciones de los precios o de los cambios, dice la RAE. Pero hoy en día no se aprovechan, se es causante de las variaciones, provocándose la desposesión. El SFI de hoy día es una inmensa estructura Ponzi avanzada, cuya dinámica se ceba sobre la economía productiva y real de los países y sus pueblos, tras engordarla previamente. Y la financiarización de la economía ha dejado de ser motor de crecimiento, por su inmenso desarrollo, para transmutarse en uno de sus mayores obstáculos estratégicos, aunque aparezca en corto como expansión. Quizás esta realidad sea parte importante del por qué no se refundo el capitalismo tras el Crack del SFI y el neoliberalismo, provocándose un rearme de sus dinámicas depredadoras, sean etiquetadas de proteccionistas o neoliberales. Así mismo, las dinámicas del SFI con sus altas ganancias especulativas, desincentivan o colocan barreras al rearme de propias dinámicas, valores y prácticas de la economía productiva que posibiliten su recuperación como motor del crecimiento económico real, perdurable y próspero para los pueblos (que requeriría una reinicio o refundación del sistema social). Cómo comprenderemos el capitalismo financiero así entendido y con EE.UU. como estado garante no tiene por qué confrontar con China, ni con ningún otro estado, si ésta fuera la única dinámica en juego. La concentración de su poder financiero determinante del corporativo, no tenía, ni tendría por qué tener en China un enemigo, sino una oportunidad; hasta no hace nada era su principal socio económico, no lo olvidemos. ¿Qué está ocurriendo? Estamos asistiendo a un proceso de sustitución de las fuentes principales de producción y distribución por las de orden tecnológico y no humano, radicando la principal vía de valorización (de relaciones humanas) en el control de Big Data. Qué llegan más lejos de la comercialización de productos e ideas, hasta conformar mentalidades por tratamientos de datos personalizados. Pero incluso estos nichos de negocios, junto a otras recomendaciones que se dieron por Jeremy Rifking u otros think thank de adaptación a las multinacionales, están llegando a los límites de valorización del trabajo como motor del crecimiento (lo que llamamos economía productiva). Y ahí es donde radica la cuestión, si como bien decía Rifking los costes marginales avanzan a cero, la monetización de los beneficios no es más que producto de una posición de dominio, que ya poco tiene que ver con el rol laboral. Dado que el trabajo humano, entendido como trabajo de la mayoría de la población, está siendo relegado como generador de valor, es decir, de relación u organizador del vínculo social. Probablemente la adaptación a esta nueva realidad en las economías terciarizadas, llevaran indefectiblemente a un nuevo salto, que de no ser distópico o catastrófico, configurará un nuevo relieve humano en dichas economías. De hecho la importancia del Big Data como Ojo del Gran Hermano que conforma mentalidades, podría ser parte alternativa del vínculo social, para bien o mal. Pero el problema es que las dinámicas del SFI y la financiarización de la economía nos llevan al desastre ecológico, y parecemos incapaces de cambiar el rumbo pese a las advertencias del 99,9% de los científicos. Si esto es así en las Ciencias Naturales, confiar que las Ideas Sociales o sus Ciencias podrían cambiar la actual dinámica es complicado. Y la agudización de sus contradicciones, actualmente parece que están alentando vías más destructivas (ultraderechas) con el medio y la humanidad. Por eso la realidad de hoy sea política, económica, social o geoestratégica no es esperanzadora para la especie y su subsistencia. Un cordial saludo.

    Hace 3 años

  2. jose

    Error, donde dice "De entrada no recuerdo que Rusia haya pisado nunca territorio ruso" debe decir territorio norteamericano. Intento encontrar el número de muertos ocasionados desde 2001, (he leído ocho millones, pero se ha borrado casualmente) pero nada: la transparencia es tan límpida, que no se ve. Increible: Estoy viendo Ley y orden y es un alegato contra los que agreden a EEUU.

    Hace 3 años 1 mes

  3. jose

    Gracias Andrés y zyxwvut por evitar que me contamine con idioteces. Sólo he leído los dos o tres renglones finales. Un Trump malo no hace buenos a Obama-matrimonio Clinton. Ahí están sus guerras y golpes de estados. Esta es la típica simpleza de las mentes olvidadizas, creer que los demás somos tontos sólo porque ellos son fieles mayordomos. Hay por ahí mapas que señalan todos los países agredidos por EEUU (y Gran Bretaña) y su "generosidad" bélica resulta incomparable. De entrada no recuerdo que Rusia haya pisado nunca territorio ruso. No se puede decir lo mismo de EEUU ni de GB. Y a estos pacifistas tenemos que agradecerles tener que haber sufrido durante 40 años al franquismo. Obama ha llegado a mantener guerras (encima no declaradas, viva el dcho. internacional) en 7 países. ¡Y premio Nobel de la Paz!

    Hace 3 años 1 mes

  4. andres

    En cuanto lei la frase " con un individuo como Putin, que pone a prueba constantemente los límites que la comunidad internacional interpone a sus ansias expansionistas " deje de leer. Mire, "señor" doctor, vayase a Washington o Bruselas (cuartel genral de la Organizacion Terrorista de America del Norte, OTAN) a cobrar su soldada y luego vayase a tomar por culo. Sigan asi, con esta equidistancia tan apranetemente civilizada, dando voz a capullos como este y conseguiran que les fiancien los de siempre porque desde luego yo no.

    Hace 3 años 1 mes

  5. ahiga Audrey

    Mi nombre es Ahiga Audrey, vivo en Ohio, EE. UU., Y estoy felizmente casado con un hombre encantador y cariñoso con tres hijos. Un gran problema ocurrió en mi familia hace un año, entre mi marido y yo, tan terrible que llevó el caso a la corte por divorcio. Dijo que nunca volvería a quedarse conmigo y que ya no me amaba. Luego salió de la casa y nos consiguió a mí ya mis hijos por un gran dolor. Intenté todos mis medios para que regresara a través de muchas súplicas, pero todo fue en vano. Al final, confirmó que había tomado su decisión y que nunca más me volvería a ver. En una noche extraña, cuando volví del trabajo, conocí a un viejo amigo mío que le preguntó a mi esposo. Le expliqué todo a ella, así que ella me dijo que la única forma en que puedo recuperar a mi esposo es visitar a una hechicera porque a ella también le funcionó. A diferencia de que nunca creí en una estaca, no tuve más remedio que seguir su consejo. Me dio la dirección de correo electrónico de la casilla de hechizos, que es "wiseozizaspiritualhome@gmail.com". Así que a la mañana siguiente envié un correo electrónico a la dirección que me dio, y la iglesia de madera me aseguró que volvería con mi esposo en dos días. ¡Qué maravillosa declaración! jajaja !!! Nunca pensé así que me habló y me dijo todo lo que tenía que hacer. A la mañana siguiente, me sorprendió que mi esposo, que no me ha llamado durante más de un año, me haya llamado para informarme que volverá. ¿Tan increíblemente correcto? Bueno, así es como regresó el mismo día, con mucho amor y alegría, y se disculpó por sus errores y por el dolor que me causó a mí ya mis hijos. Desde ese día, nuestra relación ha sido más fuerte que antes. Gracias por la ayuda de este gran hechizo. Mi consejo para todos los que están a través de diferentes desafíos es contactar a este gran hombre, y tal como lo hizo para mí, resolverá todos sus problemas. Puede enviarle un correo electrónico a través de esta dirección de correo electrónico. Le prometí que debía contarle a todo el mundo acerca de sus increíbles poderes. (wiseozizaspiritualhome@gmail.com), si está en cualquier condición, o tiene alguna dificultad para recuperar sus artículos, no solo para que él pueda ayudarlo. 1) Ser promovido en todo lo que hagas. 2) Gana buen dinero o gana una lotería. 3) Lograr el éxito en los negocios. 4) problemas espirituales. 5) ganar el juicio. 6) Busca a tu compañero de vida. 7) Obtener un trabajo bien pagado. 8) ganar el control de su matrimonio 9) Recibir favor y ganar atracción de la gente. 10) Perder dinero. (11) para curarte de todas las enfermedades. endurecido e incurable al igual que el VIH / SIDA, el cáncer, cualquier cosa (12) resolver problemas de embarazo y bendecirte con bebés. su correo electrónico una vez más la dirección es (wiseozizaspiritualhome@gmail.com) también puede contactar con él a través de whatsapp al +2348111448971

    Hace 3 años 1 mes

  6. zyxwvut

    ¿"ansias expansionistas de Putin"? ¿alguna prueba? ¿o es simplemente una concesión al pensamiento políticamente correcto de señalar maldades equivalentes para marcar equidistancia? De Putin se pueden decir muchas cosas desagradables, pero ¿ansias expansionistas?

    Hace 3 años 1 mes

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí