1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

EL MENTIDERO

Alsasua y los principios goebbelianos

@PabloMM 12/11/2018

<p>Joseph Goebbels. </p>

Joseph Goebbels. 

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT organiza las I Jornadas Feministas en Zaragoza el 8 y 9 noviembre. Durante dos días, más de 40 ponentes debatirán para cambiar el mundo desde el feminismo. Puedes mandar tu idea a jornadasctxt@gmail.com. Si quieres contribuir a nuestra libertad y nuestra salud, dona aquí:

“Adoptar una única idea, un único símbolo. Individualizar al adversario en un único enemigo”. Joseph Goebbels, ministro para la Ilustración Pública y Propaganda del Tercer Reich, consiguió así aumentar el espectro de voto del nacionalsocialismo. 

Es habitual recurrir a los nazis para ejemplificar una estrategia política que en realidad es tan antigua como el ser humano. Hace tan solo unos días, el pasado 7 de noviembre, se cumplía la efeméride de las llamadas Brujas de Zugarramurdi; once personas, la gran mayoría mujeres, que fueron quemadas por el Tribunal de la Inquisición acusadas de invocar al demonio. 

En una época donde el fundamentalismo católico se afanaba en colonizar los espacios de los rituales paganos, la brujería fue el remedio perfecto para cualquier amenaza. Las enfermedades, las malas cosechas o las tempestades que se tragaban las vidas de los marineros fueron el caldo de cultivo idóneo para perfilar a la brujería como el enemigo común en torno al cual unir a la masa en la misericordia omnipotente del Dios de los cristianos. 

Sorna y carcajadas. Así fue la reacción de adversarios y medios de comunicación cuando Donald Trump anunció que se presentaba a las primarias del Partido Republicano. El neoyorquino había intentado alcanzar la presidencia en el año 2000, con un rotundo fracaso en la pugna por la candidatura del Partido Reformista, pero en 2016 supo canalizar el hartazgo del ciudadano estadounidense con las políticas de maquillaje de Barack Obama y el establishment de Washington que rezumaba Hillary Clinton. 

El actual presidente de los EE.UU. fundamentó su victoria en un ataque furibundo contra las minorías (inmigrantes, homosexuales, afroamericanos) y aprovechó el auge de la cuarta ola feminista para azuzar el voto de los varones temerosos de la igualdad. 

A este lado del mundo, los populismos de extrema derecha resurgen del pasado para ensombrecer el porvenir del viejo continente, mientras la izquierda asiste, impotente e incapaz, al empoderamiento de sus rivales antagónicos, que han sabido utilizar la inmigración y la crisis económica como palanca para una segunda juventud. 

Marine Le Pen en Francia, Matteo Salvini en Italia, Jörg Meuthen y Alexander Gauland en Alemania, y Albert Rivera en España, han recuperado las viejas estrategias de la primera mitad del siglo XX para colocar a una temerosa clase obrera en la dualidad del “nosotros o el caos”. 

¿Recuerdan cuando la ley del divorcio o el matrimonio homosexual iban a acabar con la familia? ¿Recuerdan cuando la ley del tabaco supondría la quiebra para la hostelería y el turismo? ¿Recuerdan cuando el Estatut de Cataluña iba a romper España? 

“Toda propaganda debe ser popular, adaptando su nivel al menos inteligente de los individuos a los que va dirigida. Cuanto más grande sea la masa a convencer, más pequeño ha de ser el esfuerzo mental a realizar. La capacidad receptiva de las masas es limitada y su comprensión escasa; además, tienen gran facilidad para olvidar”. El llamado principio de vulgarización es otro de las líneas maestras de la doctrina goebbeliana, una estrategia que ésta nueva derecha, más guapa, más joven pero igual de lenguaraz, ha sabido adaptar a medida que los temores colectivos se iban haciendo más grandes. 

En España, ETA ha sido el conducto habitual mediante el cual inyectar a la sociedad el antídoto para todos sus males. Cuando anunciaron el cese de la lucha armada y su disolución definitiva, muchos teníamos la esperanza de que muerto el perro se acabó la rabia, pero, nada más lejos de la realidad, el tiempo ha demostrado que el cadáver de ETA es incluso más poderoso que el ruido de las balas. 

Mientras escribo estas líneas, Susanna Griso entrevista a Jaime Mayor Oreja. El antiguo ministro del Interior y hermano de los máximos accionistas de una empresa de seguridad que supo sacar buena tajada de los años de plomo en el País Vasco, asegura que “ETA está en el organigrama del proyecto central de España” y que su semilla es la responsable de la germinación del proceso soberanista en Cataluña. Mayor Oreja se muestra receloso con el proyecto político del PP, incluso ahora que una de los cachorros del aznarismo está al frente del partido, y sin embargo, dibuja una sonrisa de cortejo cuando es interpelado por Ciudadanos. 

La formación naranja parece haber seducido al extremo más derechista de la calle Génova, un idilio convertido en luna de miel cuando Albert Rivera hizo su aparición a lomos de un bello corcel en los territorios bárbaros de Alsasua. 

Fue allí, al otro lado del muro, en presencia de las tribus salvajes que afilaban las garras y el verbo, donde el apuesto caballero del extremo centro escenificó su particular incendio del Reichstag. “Todas las ideologías caben en democracia siempre que respeten la Constitución y las reglas de juego; estoy dispuesto a escuchar a los que nos tiran piedras, pero no a que nos las tiren”, dijo Rivera durante el acto de España Ciudadana, una plataforma civil con la que Ciudadanos pretende instrumentalizar el sentimiento patriótico, eso que Schopenhauer llamaba “el último recurso de los imbéciles”. 

La piedra con la que supuestamente habían intentado agredir a la caravana españolista comenzó a hacerse más grande a medida que los medios de comunicación se hacían eco de la noticia. “Pedradas contra la furgoneta en la que llega Rivera a Alsasua”, escribía Libertad Digital. “Atacan con piedras la furgoneta con la que Rivera ha llegado a Alsasua”, se podía leer en El Confidencial. “Radicales intentan boicotear con piedras a Rivera en Alsasua”, decía El Español. “Hay jóvenes aborígenes en Alsasua descubriendo por primera vez a la especie democrática. Es lógico que reaccionen tirando piedras, como los primates de Kubrick ante un grado desconocido de sofisticación cultural”, publicaba en Twitter el periodista Jorge Bustos, jefe de opinión del diario El Mundo. “Construir argumentos a partir de fuentes diversas, a través de los llamados globos sonda o informaciones fragmentadas”. Principio de verosimilitud. 

A pesar de que ninguno de los cámaras allí presentes ni los móviles de los cientos de simpatizantes, curiosos o cabreados, y a pesar de que los periodistas que asistieron al acto negaban la información, una mentira repetida mil veces se había convertido en verdad. 

Es innegable que el clima de hostilidad era más que evidente. Unos chavales del pueblo llevan más de 700 días en prisión acusados de terrorismo por una pelea de bar, que de no haber sucedido en Navarra, se habría saldado con una noche en los calabozos y una multa, pero en lugar de contribuir a templar los ánimos, la derecha española, que se mueve en la confrontación como gorrino en cochiquera, llegó a Alsasua como Lisbeth Salander; con una cerilla y un bidón de gasolina. 

La piedra es el dedo con la que se pretende tapar la luna de la política del odio, de la que Ciudadanos espera rascar unos cuantos votos avivando la gresca entre los pueblos. “Por regla general, la propaganda opera siempre a partir de un sustrato preexistente, ya sea una mitología nacional o un complejo de odios y prejuicios tradicionales”. Principio de la transfusión. 

Pero hagamos por un momento un ejercicio de empatía y tomemos por cierto lo que parece una ensoñación de Albert Rivera. Hace 7 años que ETA dejó las armas y ninguno de los detenidos por la agresión a la pareja de Guardias Civiles en Alsasua tiene vínculos con el extinto organigrama de la banda, ¿por qué entonces tanto empeño en elevar a categoría de norma una excepción ocurrida a consecuencia de un clima de tensión prefabricado? 

Si magnificas el poder de tu oponente mayor será el temor de los incautos que buscan un escudo para protegerse. Si los medios de comunicación repiten una y otro vez las imágenes de una patera llegando a las costas españolas, la inmigración irregular se convierte en una invasión. “El sensacionalismo de los medios de comunicación con el tema de las okupaciones, exagerando sólo los casos extremos de grandes conflictos o desórdenes vecinales, unida a la propaganda de ciertos partidos políticos que braman contra la okupación, metiendo en el mismo saco a personas que necesitan un techo y a los narcopisos, hace que la sociedad vea con malas ojos esta práctica”, escribe la periodista Laura Cruz en la revista Kamchatka. “Convertir cualquier anécdota, por pequeña que sea, en una amenaza grave”. Principio de la exageración y desfiguración.

En contra de lo que muchos sostienen en el mentidero de las redes sociales, la opereta de Ciudadanos en Alsasua no fue un fracaso. A pesar de la escasa asistencia, Albert Rivera consiguió lo que quería; revivir por enésima vez al socorrido fantasma de ETA para que los temerosos al ruido de las balas acudan a buscar refugio a la sombra del extremo centro. 

La política del odio y del miedo traspasa con facilidad las capas más permeables de la sociedad, y aunque sus propagandistas repiten con insistencia que forma parte del debate político, puede que un día alguien pase de la palabra a los hechos y planee volarle la cabeza al presidente del Gobierno.

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. braulio

    "En España, ETA ha sido el conducto habitual mediante el cual inyectar a la sociedad el antídoto para todos sus males. Cuando anunciaron el cese de la lucha armada y su disolución definitiva, muchos teníamos la esperanza de que muerto el perro se acabó la rabia, pero, nada más lejos de la realidad, el tiempo ha demostrado que el cadáver de ETA es incluso más poderoso que el ruido de las balas. " Es que sois tan inteligentes, vosotros que no sois masa...., que habéis querido confundir al perro.

    Hace 2 años 5 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí