1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

República de iguales

Contra el paternalismo político

José Antonio Pérez Tapias 15/11/2018

<p>La República. </p>

La República. 

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT es un medio pequeño pero sus luchas son grandes. Necesitamos tu ayuda para seguir avanzando. Puedes suscribirte en agora.ctxt.es o hacer una donación aquí:

En nuestra sociedad se habla mucho de igualdad, pero en realidad no se plantea ni adecuada ni consecuentemente la eliminación de las desigualdades. Constatamos cómo la desigualdad social se ha instalado –y crece– en la realidad de las sociedades contemporáneas, con dinámicas del capitalismo global que empujan en esa dirección. De una efectiva igualdad entre hombres y mujeres estamos lejos, por más que el feminismo sea hoy movimiento social en alza. La conciencia colectiva respecto a las situaciones de desigualdad, a pesar de conocer los factores que la incrementan o que impiden su erradicación, no acaba de activarse con la suficiente fuerza. Son diversos los factores que inciden en que sea así, pero cabe destacar uno: el modo de vida en el que estamos inmersos hace difícil abandonar posiciones conformistas. La ausencia de un inconformismo activo que vaya más allá de los sentimientos de indignación no sólo tiene que ver con condiciones materiales de vida, sino también con un imaginario colectivo del que ha desaparecido la idea de emancipación, con lo que implica de empeño personal y social por una vida digna desplegada solidariamente desde la libertad ganada y la responsabilidad asumida. Toda emancipación requiere –dicho kantianamente– afrontar lo que implica la mayoría de edad, salir de dependencias y servidumbres, erradicar formas de explotación y activar modos de relación en los que opere el reconocimiento recíproco que nos debemos como sujetos de derechos. 

Una sociedad en la que la igualdad sea valor efectivo será una sociedad de mujeres y hombres emancipados que, por tanto, han superado cualesquiera variantes del infantilismo político, así como los patrones paternalistas de comportamiento tan caros a una cultura patriarcal. Hay que reparar en cómo se reproducen tales patrones incluso por parte de individuos y fuerzas políticas que declaran su compromiso con la igualdad. Contradice las pretensiones de ese compromiso una práctica política asentada en criterios jerárquicos, acompañada de pretensiones de tutorizar a la ciudadanía, que explicita su relación con esta como acción “pedagógica” para que ciudadanas y ciudadanos entiendan lo que se piensa que no saben, es decir, para que hagan lo que, sin dar razones suficientes, deciden por su cuenta direcciones políticas supuestamente democráticas apelando a un “pueblo” adulado, pero en verdad no considerado “demos”. En este juego de engañifa demagógica bajo apariencia de política “progresista” bienintencionada quedan atrapados los más nobles objetivos políticos por el cómo se plantea su consecución. La problemática que ello conlleva –el filósofo Jacques Ranciére la formula como la propia de una “sociedad pedagogizada”– afecta fundamentalmente a la izquierda, sobre todo en lo que a objetivos de igualdad se refiere, pues la derecha ni persigue la igualdad ni se plantea una relación con la ciudadanía que tenga que recurrir a expedientes “pedagógicos”.  

Pero vayamos al núcleo de la cuestión: no es posible conquistar metas de igualdad sin afirmar la igualdad de raíz entre todos los seres humanos. ¿Por qué los logros igualitarios se dilatan en el tiempo? Porque no se acometen con la suficiente convicción. Es decir, las que cabe considerar metas utópicas en torno a la igualdad social, como también respecto a la igualdad de género, quedan aplazadas una y otra vez si al postularlas no se parte de que esas metas corresponden a la igual condición antropológica de todos los humanos. Si la igualdad no se sostiene sobre una base ontológica firme no es creíble pretender una sociedad igualitaria, por lo que en tal caso las utopías al respecto se ven diluidas en ilusiones inocuas, a la vez que el imperativo moral por alcanzarlas resulta devaluado en pretensión moralista para encubrir ideológicamente la impotencia. La derecha política sabe de esa trampa que la aspiración a la igualdad se tiende a sí misma, por lo que se instala con cinismo más o menos descarado en la afirmación de hecho y de derecho de la desigualdad. La izquierda, por su parte, no acaba de ser suficientemente consecuente con las reivindicaciones de igualdad que sostiene, ni en lo que se refiere a sus exigencias socioeconómicas y políticas, ni en lo que toca a los fundamentos antropológicos sobre los que apoyarlas. De esa forma acaba cediendo ante el apalancamiento de la derecha en la desigualdad, aunque a veces ese ceder quede camuflado bajo un discurso “progresista” que habla de eliminar desigualdades, pero sin hincar el diente a las causas de la perpetuación de las mismas, incluida como causa la misma manera de plantear ideológicamente un enfoque de la igualdad que le hace el juego a la desigualdad por no ir al fondo de ésta ni a las bases de aquélla. 

Si llevamos a la dinámica política la reflexión crítica que plantea el ya citado Rancière, en su obra El maestro ignorante, respecto al reconocimiento de la igualdad básica de los humanos como punto de arranque para procesos de aprendizaje encaminados a la autoafirmación de “inteligencias emancipadas” –siguiendo las prácticas en su momento puestas en marcha por Joseph Jacotot–, habrá que tener en cuenta cómo la desigualdad se reproduce si la igualdad no se asume de partida. Cualesquiera formas de vanguardismo político, de hiperliderazgo, de dominio partidario oligárquico, de injustificables pretensiones hegemónicas…, o simplemente de reactualizado despotismo ilustrado en contexto democrático, conducen a actuaciones de tutelaje político que reproducen la distancia entre los que saben y quienes se estima que no saben, entre los que mandan y aquéllos a quienes no se considera preparados para ello, entre la élite –que incluso puede permitirse hablar de “casta” respecto a otros- y quienes integran la base –ésa que se llamaba “masa”–, entre quienes tienen razón y todos los demás que no pasan de compartir opiniones… Todas esas distinciones con las que sutilmente se opera –contrarias, por lo demás, al reconocimiento de legítimas diferencias– deben desaparecer si se quiere avanzar en igualdad, lo cual es lo que nos hace pensar en una democracia efectiva donde la participación, urgida por una voluntad que pone a su servicio la igual inteligencia de todos, sea una realidad a la que accedemos mujeres y hombres en una real república de iguales.

Es momento, además, en el que se hace no sólo imperativo, sino más que oportuno, desgranar en el espacio público los buenos argumentos para una república de iguales sin tutelajes inadmisibles. Cuando los partidos políticos vienen de verse en entredicho, cuando los líderes no andan sobrados de buena imagen, cuando las instituciones del Estado muestran sus insuficiencias y bloqueos, y cuando hasta quienes están al frente del sistema judicial lo han precipitado en su desprestigio, nadie puede esgrimir esas falsas credenciales que le permitirían decir que a la ciudadanía hay que aplicarle las necesarias dosis de “pedagogía” para que entienda de qué va. La ciudadanía sabe que, en el fondo, una “sociedad pedagogizada” es una “sociedad del menosprecio” –Rancière nos presta la fórmula– y ha de resistir a verse así maltratada y actuar en consecuencia en aras de esa igualdad sin la cual toda libertad es falsa –no hay libertad que pueda honestamente defenderse como privilegio–. 

Autor >

José Antonio Pérez Tapias

Es catedrático y decano en la Facultad de Filosofía de la Universidad de Granada. Es autor de 'Invitación al federalismo. España y las razones para un Estado plurinacional'(Madrid, Trotta, 2013).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

4 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. cayetano

    La norma escrita sea moral, jurídica..., expresa carencias, insatisfacciones, deseos simbólicos o reales conflictivos o contradictorios. Lo inexistente no se nombra, ni se abstrae conceptualmente. Luego la moral expresa insatisfacción, un modelo de comportamiento, de relación conflictivo que requiere normativa. La igualdad es santísima trinidad con libertad y fraternidad, no entendemos su realización segmentada, sólo su indisoluble triada acerca la idea de su realización material, efectiva. Efectivamente tutela, paternalismo, vanguardismo son concepciones que generan distancias entre pueblo y tribunos. Pero cuando las distancias llegan a los deseos de las pretendidas (por deseadas) bases sociales, asistimos al divorcio. Conectar con el contenido e intensidad del deseo social es determinante para evitar dicho divorcio, con independencia del tipo de organización. Digo hasta ahora, porqué con el Big Data, los algoritmos y redes sociales, es posible no sólo el Gran Hermano que lo ve todo, sino también avanzar más, mucho más, en la manipulación de las mentalidades colectivas. No de otra cosa hemos hablado al comentar la manipulación en varias elecciones. Por ello, debemos contextualizar nuestros debates al respecto de qué organizaciones y relación requerimos con los pretendidos sujetos sociales, para posibilitar alternativas de vida. Debemos plantearnos si es posible encarnar en nuestras organizaciones y relaciones, a las relaciones sociales que propugnamos socialmente a futuro, qué desventajas y debilidades suponen. Pero sin eximirnos de la pluralidad, el consenso como vía de acuerdo, a coexistir en desigualdad diversa y respetuosa con las minorías. Y sobre todo, debemos valorar si por encima de las mismas, existe o no conexión efectiva entre las izquierdas y sus pretendid@s sociales. Ranciere nos enseña el método de aprendizaje del maestro ignorante, que conociera por la experiencia de Jacotot en la enseñanza de idioma a los soldados antes de entrar en combate. Pero dicho método tiene significancia social no sólo cuando cuenta con apoyo institucional formal o informal, sino en momentos de efervescencia y movilización, cuando la empleada del malogrado Botín se preocupaba por conocer sobre la prima de riesgo. La trinidad igualdad, libertad, fraternidad, no requiere reconocernos iguales ontológicamente, somos una única raza, es científicamente pacífica dicha posición. Pero esa igualdad no lo es social, ni cultural, ni…, existe el concepto igualdad como deseo ante la realidad desigual. Igualdad que al estar acompañada de libertad no es uniformidad. Igualdad que al ser fraternidad es solidaria, Ubuntu. Es trinidad de valores que responden a un deseo inalcanzado pero pretendido. Pero hemos de reconocer que esa igualdad a la que aspiramos y compartimos con Ranciere sin distinciones asimétricas, requiere de sustento material en las infraestructuras del relieve humano. Dicho de otro modo, cuando el socialismo de la URSS y sus aliados implosionaba a capitalismo sin grandes conflictos violentos. Lo hacía porque sus infraestructuras, modo de producción e intercambio portaban inmanencias de otras formas de propiedad (capacidad de decisión o domine excluyente). Es decir, las propias infraestructuras o medios de producción, construyen un modo de producción e intercambio, que de no reapropiar al productor directo sobre el producto completo, no lo exime de la exclusión o delegación de la decisión, por representación en el mejor de los casos. Una cultura hegemónica del maestro ignorante requiere de una reapropiación del rol social, ahora enajenado y alienado provocando extrañamiento de sí mismo; reapropiación que lo es de la propia responsabilidad, que indiscutiblemente pasa por reapropiarse como productor del producto completo y su intercambio. Una cultura que rompa la lógica del crecimiento por la de satisfacción, dejando de producir en abstracto para los mercados y haciéndolo el productor-a concreto para su amig@ concret@. Hoy curiosamente, al igual que el avance en TICs y otras nuevas tecnologías sobre materiales, energías…, nos hacen temer un futuro distópico del Mundo Feliz de Huxley o el fin. Al mismo tiempo, estas nuevas tecnologías permiten pensar en reapropiar la producción y el intercambio por los productores-as, sea de la manufactura, de la energía, del software libre… y que la producción sea concreta, no abstracta. En éste último aspecto incluso multinacionales como IKEA dedican unidades a desarrollar la producción concreta con impresoras digitales para clientes concretos, no mercados abstractos. En definitiva, una cultura hegemónica del aprendizaje Ranciere, sólo será viable cuando modelo y medio de producción e intercambio responsabilicen socialmente a sus integrantes, como responsables de su producción e intercambio concreto, sin delegar o enajenar su rol social, sin extrañarse de sí mismos por enajenación y alienación. Una sociedad de ese tipo abre la vía a ser responsables direct@s l@s un@s de l@s otr@s, a convivir más cerca de la efectiva igualdad en libertad y fraternidad. Si hoy pensamos en estas claves, no es sino por estar más cerca de su consecución o acercarnos a ella. Otrora no hubiéramos planteado, ni imaginado tales abstracciones de la realidad material y social que nos rodea, en la que estamos sumergidos. Y ello, reconociendo lo contradictoria de esta realidad que más bien nos acerca a la distopía del fin, por ser incapaces de resolver los conflictos de esta radical transición, rodeados por los límites ecosistémicos rebasados. Un cordial saludo.

    Hace 2 años 4 meses

  2. Jau

    [...]Todas esas distinciones con las que sutuilmente se opera - contrarias por lo demas al reconocimiento de legitimas diferencias - deben desaparecer si se quiere avanzar en igualdad [...] Es representativo (como en un bucle interminable) de la sociedad el hecho de que este texto sea una critica a la misma al mismo tiempo que cae en aquello que se critica... Igualdad DE QUÉ? Reconocimiento legitimo de las diferencias? DE CUALES? La superficialidad y banalidad con la que se abordan las cuestiones no son sino signo de esa misma sociedad que se critica. La diferencia per se, no es ni buena ni mala, la igualdad tanto de lo mismo. Hasta que no se entre a debatir en profundidad qué sistemas morales y/o de valor son los que vertebran legítimamente unas sociedad justa de nada se estará hablando con suficiente concreción. ¿debemos ser iguales a los valores del nazismo? ¿Debemos coincidir todos en los mismos para igualarnos en ellos? ¿Debemos admitir las diferencias aunque estás supongan la aceptación de crímenes o injusticias? No es la igualdad o la diferencia PER SE lo que establece un modelo aceptable de sociedad, sino aquellas relaciones humanas que vayan a operar en la misma FUNDAMENTADAS en un sistema de valores que se ejercite por el humano, siendo este sistema de valores algo que no requiera de forzar la espontaneidad de sentimientos y percepciones afines al mismo. Eso, el capitalista, no lo consigue. Parece que lo hace. Y lo parece gracias a que impone su sistema de valores porque este integra en todas sus formas a la violencia y la imposición como herramienta propia/misma de la educación. Eso, si se quiere una civilización, no puede ser así. Ha de haber un sistema de valores en el cual basarse para que este genere una sociedad (relaciones humanas) justa y libre sin necesidad de parecerlo o usando herramientas contrarias a la Justicia o la Libertad, como lo es la imposición subrepticia, inconsciente, no mencionada, el engaño o en su defecto, la imposición ilegitima. Tan habituales en capitalismo.

    Hace 2 años 4 meses

  3. fer

    Estos puritanos tienen una obsesión con el sexo que no es normal. Ser de izquierdas y feminista no parece curarlos de ese complejo. Se ve que tendremos que seguir conviviendo con la asquerosa prostitución de siempre.

    Hace 2 años 4 meses

  4. jose

    La ministra de trabajo dice que no hay prostitución vocacional. Nadie lo ha dicho, como no hay mineros ni jornaleros ni desahuciados vocacionales. Lo que hay son prostitutas/os que dicen, textualmente, que prefieren ganar 50€ en media hora en ese trabajo que fregar para una señorona abolicionista por 800€ al mes durante 10 horas diarias, A ver si los moralistas/estigmatizadores hablan de esto también. En Holanda es un asunto contemplado socialmente, pensando tanto en el la trabajador/a sexual como en el cliente discapacitado. Sería muy oportuno darles la palabra con la misma frecuencia con que se le da a las personas ajenas a la profesión. Hay una asociación incluso premiada por Europa que jamás ha sido invitado a estos foros.

    Hace 2 años 4 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí