1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

Gracias por defender un periodismo de servicio público. Suscríbete a CTXT

TRIBUNA

Avanzando en los retos de la Economía Social y Solidaria

El emprendimiento individual convencional reproduce las lógicas capitalistas, no plantea ningún nuevo paradigma transformador, sino que genera mucha más precariedad, exclusión e individualismo

Elena Novillo y Romina Vinocur (Economistas sin Fronteras) 15/11/2018

PIXABAY

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT es un medio pequeño pero sus luchas son grandes. Necesitamos tu ayuda para seguir avanzando. Puedes suscribirte en agora.ctxt.es o hacer una donación aquí:

Ya han pasado siete años del 15M, movimiento considerado génesis o fortalecimiento del pensamiento crítico de un amplio colectivo de personas, movimientos, luchas y organizaciones, algunas de las cuales ya existían. Desde entonces, muchas de ellas no han dejado de avanzar en sus postulados dando lugar, en ocasiones, a movimientos articulados. Un ejemplo de ello es la Economía Social y Solidaria (ESS en adelante). Este sistema económico no es simplemente un planteamiento teórico, también es una práctica que se alimenta de otras economías heterodoxas, como son la economía feminista, la economía ecológica, la economía del bien común, economía marxista, etc. La ESS se considera un laboratorio de innovación ciudadana en el que aprendemos (y desaprendemos al mismo tiempo) a hacer economía desde lógicas rupturistas con el sistema convencional y aplicando la ética en todos los procesos. Un conjunto de iniciativas y personas que se caracterizan por poner la vida en el centro y que trabajan bajo parámetros de solidaridad, desarrollo local, apoyo mutuo y democracia interna.

Las diferentes iniciativas y empresas de la ESS en la actualidad se articulan a nivel estatal en 18 redes (14 territoriales y 4 sectoriales) que, a su vez, se coordinan a través de REAS Red de Redes e internacionalmente en RIPESS. Esta última es una red internacional que tiene por objetivo la promoción de la ESS, incentivar la cooperación internacional y la incidencia política a favor de la ESS a diferentes niveles.

REAS, a lo largo de su andadura y especialmente en los últimos años, se ha centrado en una estrategia de expansión del movimiento de la Economía Social y Solidaria en muchas direcciones y diferentes sectores, dedicándose fundamentalmente a apoyar y afianzar iniciativas de emprendimiento colectivo y estructuras de apoyo mutuo entre entidades de la ESS, como por ejemplo los Mercados Sociales o las ferias de ESS.

Pero el crecimiento es un concepto que incomoda en el sector de la ESS, por identificarse con las lógicas de funcionamiento capitalista de acumulación en exceso, sin prestar atención a los límites planetarios. Por ello, una de las principales reflexiones colectivas dentro del entorno de REAS ha girado en torno a la cuestión de cómo llegar a materializar dicho crecimiento. En este texto se presentarán las tres posibilidades de expansión desde el punto de vista del tejido productivo: 1) la creación de nuevas empresas; 2) el acercamiento a empresas convencionales y su transformación; y 3) la formalización y colectivización de sectores que trabajan desde la precariedad e informalidad. Por último, mencionaremos algunos de los retos a los que nos enfrentamos, como la financiación de proyectos de ESS respetando los principios de la misma, y el apoyo desde las instituciones, pero manteniendo la independencia y el poder de generación de cambio. Pero para que todo esto tenga sentido, es necesaria la coordinación en diferentes sentidos: entre recursos, entre redes y con la Administración Pública. Es decir, trabajar desde la intercooperación real.

Si tenemos el objetivo de crear nuevas empresas, éste nos lleva a repensar el concepto de emprendimiento. En los últimos años hemos asistido a una campaña institucional y mediática de promoción del emprendimiento como opción laboral frente al desempleo consecuencia de la crisis económica. Esto no significa que dicho concepto no existiera de manera previa a esa coyuntura o que no tuviera otros nombres (como autoempleo, trabajo por cuenta propia, autónoma/autónomo...). Fruto de esta estrategia, pareciera que anteponiendo la palabra emprendimiento para hacer referencia a la gestación de un nuevo proyecto empresarial, éste tomara más fuerza, fuera más glamuroso, seguro y novedoso. Pero la realidad es otra: el emprendimiento individual convencional reproduce las lógicas capitalistas, no plantea ningún nuevo paradigma transformador, sino que genera mucha más precariedad, exclusión e individualismo.

En 2017 se batió el récord de cierre de sociedades, 28.754, según las cifras del Colegio de Registradores, y la tasa de supervivencia de las empresas españolas es de las más bajasde la OCDE. Estos datos no incluyen los emprendimientos informales o bajo la figura de autónomo. Si se tuvieran en cuenta, estas cifras aumentarían.

En este contexto la promoción de la ESS puede plantearse como alternativa para la generación de nuevas empresas colectivas (emprendimiento colectivo). Se presenta como una opción más realista y sólida que la opción del emprendimiento individual, al estar basada en el apoyo mutuo entre varias personas que comparten unos mismos principios.

Si tomamos el número de cooperativas constituidas en España hasta la actualidad, según CEPES la cifra asciende a un total de 20.958 organizaciones, cifra que se ha incrementado paulatinamente a lo largo del período de crisis económica. A su vez, en los últimos 8 años en estas empresas se ha destruido un 6,5% menos de empleo que en el resto de las empresas, también según CEPES, y se han generado 190.000 nuevos puestos de trabajo y 29.000 nuevas empresas.

Además, no olvidemos que desde la ESS no sólo estamos creando iniciativas que presentan elementos de sostenibilidad y democracia interna, sino que también estamos trabajando en la creación de un sistema complejo en el que se integran estas iniciativas, generando espacios alternativos al convencional de producción, distribución financiación y consumo. Así, por ejemplo, podemos encontrar los Mercados Sociales, como espacios virtuales comunes de confluencia y herramienta política que planta cara de forma colectiva a la economía convencional.

Además de a través de la creación de nuevos proyectos, la ESS puede crecer también por medio del acercamiento a proyectos que no se identifican con la ESS porque probablemente la desconozcan, pero cuya inquietud y responsabilidad social es patente.

La ESS quiere abrirse y acercarse a redes afines y seguir vinculada a los movimientos sociales, pero a la vez tiene miedo de que la intención transformadora de la ESS quede diluida por el sistema capitalista. Según afirma Ricardo Antón Troyas, socio de Colabora Bora S COOP y miembro de la Junta Directiva de Reas Euskadi, “nos preocupa que se apropie de nuestro relato, lo instrumentalice y vacíe de significado”.

Siendo una economía responsable, y pendiente de la realidad social en la que se desarrolla, debemos atender a las demandas sociales. Por ello, frente a un escenario de empresas en crisis, como sector, en lugar de crear nuevas empresas desde cero, el “crecimiento” se puede encontrar en constituir entidades de la ESS a través de la transformación de empresas que vayan a cerrar, debido a motivos como la jubilación del empresario, las pérdidas o la mala gestión, etc. En todo caso, habría que diagnosticar si es factible este acercamiento bien vía recuperación por los propios trabajadores, o bien adquisición de un traspaso o transformación por otro grupo promotor.

Otras de las realidades sociales a la que no podemos estar ajenas es la existencia de varios colectivos trabajando desde la precariedad (manteros, cuidadoras, limpiadoras, mensajeros ciclistas…), sectores que dada la gran informalidad que existe o las condiciones legales (o alegales, que no deslegítimas) obligan a las personas que trabajan en ellos a renunciar a prácticamente todos sus derechos como personas trabajadoras. En este contexto, ¿es la fórmula cooperativa adecuada para este tipo de proyectos? Aunque la propia filosofía cooperativa ya nos da elementos de por sí para afirmar que es un formato empoderador –permite la gestión colectiva y democrática del trabajo y trata a las personas que forman parte como protagonistas activas, poniéndolas en el centro–, ante el contexto de trabajos muy precarizados hace falta un análisis más profundo.

Los colectivos que trabajan desde la precariedad y que se acercan al formato cooperativo, se alejan del asistencialismo gracias a la naturaleza horizontal de esta fórmula. Por otra parte, el propio empoderamiento que proporciona esta fórmula consigue superar la invisibilidad y, por lo tanto, se logra el reconocimiento como persona trabajadora, permitiendo la regulación en el caso de personas migradas, el acceso al mercado de trabajo formal bajo, a priori, condiciones dignas y el consecuente acceso al Régimen General de la Seguridad Social, según afirma Patricia Polo en el último número de Dossieres EsF.

Por otro lado, algunas voces alertan de la necesaria sostenibilidad económica de los proyectos. La precariedad de las condiciones de trabajo y los bajos precios de algunos sectores complican la generación de proyectos sostenibles. La ESS no es la solución a todos los problemas de dichos colectivos, siendo simplemente una vía de mutualidad, apoyo mutuo entre personas. No obstante, se podrían combinar otras estrategias de mutualismo social que visibilicen el problema y lo convierta en un problema social compartido por la ciudadanía, además de otorgarle importancia en los espacios comunes de debate público. Muchas veces uno de los principales problemas es la invisibilidad de algunas situaciones.

Otra forma de crecer como sector pasaría por la consolidación de los proyectos ya insertos en la ESS. Para conseguir asentar y fortalecer los proyectos ya existentes, se están desarrollando programas formativos específicos en materias como la gestión económica, la financiación, el diseño estratégico y la facilitación de espacios de encuentro sectoriales de apoyo. Además, nacen las figuras de las personas dinamizadoras y de las asesoras técnicas de la ESS. El principal objetivo de las primeras es dar a conocer la ESS en sus diferentes ámbitos (consumo, producción, empleo, etc), para crear lazos y fortalecer agentes clave en la escalabilidad de la ESS, identificando iniciativas de ESS y creando sinergias entre éstas. Las segundas son las encargadas de acompañar a las iniciativas empresariales y asociativas incipientes en su creación, así como el fortalecimiento de las ya existentes.

Como se dijo anteriormente, uno de los retos para este fortalecimiento de proyectos es la financiación de los mismos. Para no caer en la lógica capitalista necesitamos, por un lado, acudir a las herramientas de financiación que ya están disponibles desde las propias entidades financieras de la ESS, y por otro, la creación de nuevos productos adecuados y flexibles para estos proyectos que formamos parte de la ESS. Proyectos, recordamos, que se basan en los principios de la ESS y que por tanto parten de una democracia interna entre las personas socias que puede romperse si se acude a la financiación a través de la entrada de socios puramente capitalistas. En este ámbito, la inteligencia colectiva del sector nos debería llevar a investigar, testar y lanzar nuevas fórmulas de financiación flexibles y que tengan en cuenta esta característica tan importante: la democracia interna de los proyectos.

En cuanto al marco institucional, la ESS ha existido y se ha desarrollado sin poseer uno favorecedor, por lo que la ESS demuestra su independencia y capacidad de autogestión con respecto a las Administraciones Públicas. Sin embargo, no podemos negar que unas políticas públicas favorables podrían otorgar el impulso necesario para una expansión más generalizada sin caer en la dependencia. Centrándonos en las políticas a nivel municipal, algunos gobiernos han incluido en sus programas acciones de incentivo y programas de apoyo: puntos de atención, asesoramiento para la puesta en marcha y consolidación empresarial, proyectos de desarrollo empresarial sectorial, laboratorios ciudadanos, además de la inclusión de elementos de contratación pública responsable en los pliegos administrativos. En este sentido, según afirma Guernica Facundo Vericat, socia de LabCoop, trabajar el desarrollo local desde la perspectiva de la ESS supone identificar y potenciar aquello que ya existe, hacer emerger nuevas realidades de ESS y ampliar sus lazos con las formas de economía hegemónica que se den en el territorio.

Para que todo lo anterior tenga éxito, es prioritario tener claro cuáles son nuestros objetivos compartidos como sector para saber hacia dónde vamos y, en consecuencia, orientar estos programas públicos en la dirección correcta. Además, debemos introducir elementos para poder medir los resultados reales de todo este esfuerzo y poder seguir trabajando en un sentido o en otro. Crear nuestros propios indicadores como sector nos va a permitir evitar duplicidades y sobreesfuerzos en el futuro, y que estén alineados con los objetivos de las diferentes estrategias de la Administración Pública. Para ello es necesario entablar un diálogo constante entre el sector y las Administraciones Públicas.

Todos estos debates e interrogantes formaron parte de los contenidos tratados en los últimos dos Congresos de Economía Solidaria, que sumados a los Encuentros C2C de intercambio entre profesionales, activistas y organizaciones que desarrollan actividades de promoción y acompañamiento de iniciativas de Economía Social y Solidaria, nos ha permitido ir asentando una reflexión necesaria sobre el impacto buscado y el alcance de los recursos que gestionamos. Parte de estos procesos, además, han sido sistematizados y recogidos con mayor profundidad en el número 31 de los Dossieres EsF, que lleva por título genérico “Prácticas y herramientas para impulsar la ESS. Una reflexión compartida”, editado por Economistas sin Fronteras, documento del que partiremos en futuros encuentros de la ESS para proseguir en nuestra puesta en común y co-creación colectiva.

--------- 

Economistas sin Fronteras no se identifica necesariamente con la opinión de las autoras y ésta no compromete a ninguna de las organizaciones con las que colaboran.

Autora >

Elena Novillo y Romina Vinocur (Economistas sin Fronteras)

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí