1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tecetipos

Ortega Lara y el odio

Gerardo Tecé 16/11/2018

<p>José Antonio Ortega Lara.</p>

José Antonio Ortega Lara.

RTVE

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT es un medio pequeño pero sus luchas son grandes. Necesitamos tu ayuda para seguir avanzando. Puedes suscribirte en agora.ctxt.es o hacer una donación aquí:

El cine español le debe una película a José Antonio Ortega Lara. Una película sobre uno de esos referentes sociales que han marcado los últimos 20 años. Tan necesaria como complicada de hacer. Si alguien decidiera dar ese paso, tras decenas de reuniones con los productores, esos señores y señoras que ponen la pasta, existiría la gran tentación de centrar el relato en el calvario que aquel funcionario de prisiones burgalés sufrió durante los 532 días que ETA lo mantuvo secuestrado en un zulo. Era aún la década de los 90 y, veinte años después, seguimos sintiendo aquel sufrimiento como propio. Difícil olvidar algo así. El director, fuese quien fuese, se decantaría, con la financiación sobre la mesa, por ahondar en el sufrimiento de aquel hombre al que conocimos 30 kilos más delgado que en las fotos del telediario. Caminando como camina un zombi con barba que ha vuelto a la vida. Confundido y aturdido, tras ser liberado de una tortura inhumana. Este enfoque aseguraría el éxito en taquilla. Pero no sería un relato completo ni honesto. A la película le faltarían muchos matices. El principal sería el de completar al propio personaje. Ortega Lara es muchas más cosas además de una víctima del horror. Ortega Lara también es un fascista. Uno de esos capaz de culpar a los perseguidos durante el franquismo –otras víctimas del horror– de su propia persecución. “Provocaron la guerra”, despachaba recientemente en una charla a los represaliados tras el golpe de Estado militar. Un fascista capaz de recordarles hoy a esos familiares que piden enterrar a sus torturados y fusilados, que perdieron aquella guerra y que más guapos están calladitos. La película sobre Ortega Lara, la víctima y el fascista, sería esencialmente una peli sobre el odio. El odio como gasolina de una biografía.

La pasada semana, un grupo de jóvenes increpaba a Ortega Lara cuando llegaba a Murcia para participar en un mitin de Vox. “Ortega Lara de vuelta al zulo”. Puro odio. El cántico de aquella docena de manifestantes, destacado en grandes titulares de prensa, era nuevo. Pero no era nueva la situación de ser increpado para Ortega Lara. Unos días antes, la víctima del horror se fue a Alsasua a apoyar otro horror cometido sobre otras víctimas: el de los jóvenes condenados a penas por terrorismo, tras una pelea de bar. Allí, su odio, su indiferencia ante otros horrores generó más odio, que también fue destacado en titulares de prensa. “El odio es un alimento muy fuerte”. La reflexión es de Iñaki Recarte, condenado a 22 años de prisión por terrorismo tras asesinar a tres personas. También torturado y de familia represaliada. Aquella polémica entrevista de Jordi Évole a un miembro de ETA acabó convirtiéndose en una reflexión sobre la vida y su incompatibilidad con el odio. “Uno sabe que odia sombras, sabe por dónde están, pero no sabe mucho más, sólo sabe que odia. Luego, cuando dejas de odiar, empiezas a vivir”. Iñaki Recarte salió de ETA para nunca más tener nada que ver con aquello. 

Ortega Lara nunca ha dejado atrás el odio. De hecho, ahora milita en él con carnet de honor. Una trayectoria quizás lógica para quien ha sufrido el horror de esa manera, nos diría un psicólogo. Una trayectoria inquietante e incomprensible para quienes hemos tenido la suerte de no sufrirlo. ¿Cómo puede alguien que sabe lo que es sufrir ser indiferente al dolor de otros? ¿Cómo puede alguien que estuvo en desventaja de tal manera, militar en la extrema derecha que persigue a los desaventajados? ¿Cómo puede quien recogió la sensibilidad de un país, vivir por y para el odio? La biografía es espectacular. Ojalá se haga la peli.

Autor >

Gerardo Tecé

Soy Gerardo Tecé. Modelo y actriz. Escribo cosas en sitios desde que tengo uso de Internet. Ahora en CTXT, observando eso que llaman actualidad e intentando dibujarle un contexto.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

39 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Rafasar

    Como puede constatarse por algunos comentarios al artículo, las víctimas lo son siempre de la tribu. Haber sido víctima no te convierte en intachable ni, desde luego, te da la razón. ¿Qué respeto merece una víctima que desprecia el dolor de aquellas que no militan en su ideología política? Valiente artículo; en cuanto a su autor, empieza a ser de los imprescindibles.

    Hace 2 años

  2. jaume

    Ortega Lara siempre me pareció un obscuro funcionario de prisiones. Objetivos fáciles había muchos. Su cautiverio fue una tortura horrible. Cuando hay dos partes en conflicto pasan estas cosas y peores. Ortega Lara es un fascista. Antes no se si lo era. De ETA prefiero no hablar, porque en España no se puede uno referir a ETA con libertad.

    Hace 2 años 4 meses

  3. Goldfever

    ¿No os da vergüenza hacer artículos así? Sois deleznables. Vaya mierda de medio.

    Hace 2 años 5 meses

  4. Rostripovich

    De ortega lara no hablaré porque no lo conozco. Sé que fué víctima de una atrocidad hace años. Pero de sus ideas políticas actuales, sí puedo decir que me parecen despreciables. Este hombre representa unos valores sociales repugnantes. Esperemos que no tengamos que enfrentarnos a basura política de esta calaña, porque ahí estaremos....

    Hace 2 años 5 meses

  5. TU ABANDONO ME PUEDE MATAR

    1º. CUENTALOTODO infórmate bien. El fachas este, que lo es, en todo caso torturaría desde su oficina que es donde estaba trabajando, sin contacto alguno con ningún interno. 2º Iñaki Rekarte es un asesino confeso y arrepentido, vale. Pero no me diga que se alejó para siempre del odio y la violencia: recientemente ha sido detenido por quebrantar en reiteradas ocasiones una orden de alejamiento de su mujer por violencia machista- 3º Como máxima expresión del libertarismo que se cree, haga algo innovador de verdad y preocupese un poco de la realidad de los funcionarios de prisiones actualmente en huelga general. #SOSPRISIONES

    Hace 2 años 5 meses

  6. Anse

    El único que tiene odio, y además es un ignorante desalmado es este Gerardo, actriz. Buena mierda de artículo.

    Hace 2 años 5 meses

  7. zyxwvut

    No sé si merece la pena el comentario, el artículo ya no está ni en la web principal, seguramente el autor no lo leerá. Pero me han indignado algunas cosas. ¿Ortega Lara era fascista antes de ser secuestrado por los fascistas de ETA? Es una pregunta pertinente porque un "organización" que tortura, asesina y secuestra es una organización fascista. Pero eso en el artículo se silencia, ETA es ETA, algo desconocido, innominado, una simple respuesta al "fascismo" de "España", porque el fascismo de "España" se prolonga en el tiempo hasta entrado el siglo XXI. Y no se evita poner al arrepentido que ennoblece a ETA, ya tenemos al hombre de paz, ETA desaparece; porque el profundo odio social, racista, etnicista, supremacista o xenófobo sobre el que se cimentaba ETA, NO ES FASCISMO. Lo que reduce la cuestión a un único fascista, el señor Ortega Lara, que acaso fuera fascista antes de su secuestro (o torturador, como escribe una persona sin duda muy informada en sus comentarios) o se hizo fascista después. Pero ¿qué mas da, señor Gerardo TC? Lo importante es que es un representante del único fascismo homologado para usted, ya se sabe, a los fascistas, a los únicos fascistas, ni agua. En ese mismo número de CTXT se entrevista con complicidad y complacencia a un señor representante de ERC en el Congreso. Un señor que se ha dedicado durante 2012, 2013, 2014, 2015, 2016 y 2017 a reducir a la nada, ridiculizar, ningunear y mirar desde su etnicismo a cualquier persona de Cataluña (donde vivo) que no comulgaba con su nacionalismo. ¿El señor Tardá ha sembrado odio?, seguro que no; simplemente desprecio hacia los que "había que convertir" (perdón, eso se llama ensanchar la base social del secesionismo), claro que el desprecio continuado puede generar odio, pero como desde 2018 el señor Tardá ha modificado su discurso, que no sus objetivos de una "Cataluña" ideológicamente homogénea bajo el dogma neoliberal (vea su acción de gobierno junto a CDC, perdón PDECAT), pues ahora es un demócrata y un dialogante. Entre esto y la etiqueta de "rojopardismo" aplicada a quién disiente de los mandatos políticamente correctos de la Troika, veo a CTXT en caída libre. Por mucha jornada feminista que organice.

    Hace 2 años 5 meses

  8. braulio

    ¿Qué tipo de sociedad puede considerarse como "aceptable" cuando sus constituyentes solo reaccionan al latrocinio si el ladrón les resulta abarcable. Si solo actúan coherentemente cuando consideran que el ladrón no puede escapar del mermado poder que creen ostentar? Cuando los alienados están dispuestos a apalear al ladrón que físicamente inserta su mano en el bolso para robar una cartera que a lo sumo tendrá 60 euros pero justifican el latrocinio y crimen del ladrón que roba 50.000.000.000 de euros al año porque no tienen bemoles a pararle los pies, entonces puede afirmarse que la sociedad en la que se sobrevive es repugnante, repulsiva, cobarde, miserable, falaz, mezquina, engañosa, falsa, cruel, injusta y gusta de revolcarse en todos esos y más apelativos. Ahora toca comprender cómo el dominador consigue ese tipo de ganado. ¿Ya sabéis cómo lo hace? Se puede decir que esa sociedad es una ilusión. Ergo, no existe materialmente. ES una farsa.

    Hace 2 años 5 meses

  9. braulio

    El odio no es necesariamente malo. Esta frase s completamente cierta, mal que les pese a los buenistas. Huelga decir que esa frase habría de matizarse para poder comprenderse perfectamente. No vaya a ser que, efectivamente, la usen para otros fines nada relativos a la pretensión con la que se ha escrito. La realidad humana, no obstante, seguirá siendo bastante más compleja que la mera teatralización de la bondad que todo alienado profesa cuando se encuentra de charleta entre la masa.

    Hace 2 años 5 meses

  10. braulio

    https://ctxt.es/es/20181114/Politica/22783/Gorka-Castillo-Bernardo-Caal-entrevista-prision--lider-maya-Guatemala-ACS-proyecto-hidroelectrico.htm Esta es "la paz" y el no odio de los empresarios capitalistas. Estos por supuesto no son asesinos. Son constructores de presas sin los cuales no tendríamos agua potable.... auténticos emprendedores.... como el mejor de los sicarios. ¿Qué me decís de "la paz" de quien contrae un cáncer de pulmón porque un gran emprendedor, un empresario capitalista a preferido usar amianto para revestir su centro de explotación laboral antes que otras sustancias a fin de que le salga más barato personalmente para su bolsillo y sea más competitivo en la nada violenta mercadería capitalista? ¿Cualquiera diría que el "empresario" en capitalismo no es un sicario, verdad? Especialmente ese tal "aborto intelectual". La ironía: ¿Qué haríamos sin los empresarios capitalistas? Nada, nos moriríamos de hambre, no sabríamos cómo vivir... son nuestros salvadores y adalides de la humanidad.

    Hace 2 años 5 meses

  11. braulio

    Asesinar es malo per se y siempre, para todos los casos, sin excepción, dicen los que han sido alienados mientras legitiman ejércitos armados hasta los dientes que asesinan a niños en siria sin contárselo a ellos. Luego, unas cañitas y a hablar de los mala que es ETA. Madre mía, qué asesinos son los de ETA! No como nuestros militares, que son seres humanos de luz, que solo se dedican a llevar a efecto "misiones humanitarias" cargados con fusiles de asalto y bombas de racimo... pero eso no es asesinar, eso es repartir democracia a bombazo limpio. Democracia que no puede existir en capitalismo. Por mucho que la Fe sea ejercitada en aras del sistema.

    Hace 2 años 5 meses

  12. braulio

    Asesinar es malo per se y siempre, dicen los miserables que no han sabido ni querido pensar desde la plena honestidad. Pero a gusto viven en sociedades donde se tortura por sistema y no se expone tal practica en los panfletos electorales para que las masas voten tales practicas y se hagan también responsables de sus consecuencias. El Mundo Feliz, capitulo 1; Sobre cómo se ejercita y educa la propia relación humana de la alienación y la manipulación.

    Hace 2 años 5 meses

  13. braulio

    Os emitían por su medios de desinformación masiva y difusión ideológica subrepticia la cancioncita de la Transacción: "libertad, libertad, sin ira libertad, guárdate tu miedo y tu iiiira, porque hay libertad....." mientras planificaban el asesinato en cal viva de los rebeldes. Apaciguad, controlada y alienada la población, el mafioso del capital ya puede simular Mundos Felices entre sus esclavos para mantenerlos como tales. No hay paz, justicia o libertad en capitalismo, porque así lo exige el amo capitalista. No hay nada de malo en asesinar a los asesinos de la humanidad. Entre otras cosas, porque es el único camino verdaderamente resolutivo que te van a permitir y te van a dejar. Es su lenguaje, es lo que ellos son. Aborto intelectual no es más que otro lacayo más, asumiendo la psicosociología que el capitalista le vende en forma explicativa absurda y simple. Lo peor de la masa es que siempre actúa como tal pero nunca se cree tal. Y ni le importa en realidad. Eso es lo que quieren; ingentes e informes cantidades de seres humanos masa. Y lo consiguen, todo hay que decirlo.

    Hace 2 años 5 meses

  14. braulio

    Las lecciones de moral las pueden dar muchos asesinos. Sí, porque todo depende de en qué situación hayan asesinado y cual haya sido el objeto real del mismo. "Aborto intelectual", no obstante gusta del análisis superficial de las cosas para mantenerse en su aparentemente segura y normal existencia. El alienado al sistema, acomodado de turno, que nada conseguirá contra ese mismo sistema siempre actúa así. Es el esclavo cobarde y miserable que agarra del tobillo al esclavo que se revela para volver a sentarlo en el corral so miedo de que le castiguen más de lo normal a él también. Terror mediante, ese miedo y odio que tiene metido en su educación sistémica y que trata de ocultar, haciéndole el trabajo sucio a su amo. Sin que el amo tenga ya siquiera que mover ni un solo dedo. Eso es "aborto intelectual". Un autentico aborto intelectual. Te hablan de paz, libertad, amor y no odio en capitalismo. EN CAPITALISMO. Eso es imposible. El capitalismo consiste en el mayor de los odios e injusticias. Los alienados no tienen argumentos frente al más justo y honesto de los asesinos. Abortos intelectuales es en lo que se convierten una vez asumida la educación en el terror y el miedo que la estructura y superestructura del Capital les educa por sistema y sin mediar palabra. Desde la sinrazón. Esa educación de esclavo que los propios esclavos se niegan, en su terror y cobardía, a comprender.

    Hace 2 años 5 meses

  15. braulio

    Esto va para aborto intelectual, que algo de razón tiene su mote: ¿"hacer política" consiste en robar, explotar, humillar, asesinar, hacer de carcelero. acostumbrar a vivir en mentira y engaño, significa quizás torturar, significa quizás la aceptación del Capital como forma criminal que no agrede y hiere por sistema? El odio y la razón humana están muy despreciados en una sociedad capitalista de cobardes y miserables que se dejan robar 50.000 millones de euros todos los años sin visos de algún final para pagar una farsa criminal (crisis, "solución" del capitalista a su capitalismo--> imposible desde el capitalista) que los capitalistas han gozado durante años privilegiándose a través del robo y el asesinato de toda la población y que, en cuanto el gobierno de turno les dice que les va a subir el salario mínimo interprofesional se vuelven a creer la trola. Amen del 10 y 21% de aumento del IVA, que parece ser no cuenta para el calculo de la subida del IPC.... Todo ello para qué? Para mantener la explotación y la plusvalía del criminal empresario capitalista, ese "que nos da trabajo". Y tanto trabajo que nos da! Ya lo creo que sí!... Los miserables y anormales que solo sacan a relucir la palabrita manipuladora que los fascistas usan para aplacar la verdad de los Justos, ejercitando de nuevo la eterna falacia de la que están provistas sus maldades explicativas y manipuladoras. El odio y la rabia también formaron parte de la Justisima respuesta defensiva que el pueblo Republicano español les dio a los fascistas en su golpe de estado y sin los cuales tu, aborto, todavía seguirías cantando el cara al sol mientras te tragas con patatas fritas las falacias del Capitalista fascista para mantenerte en el corral. Ese corral en que tu falsa cobardía también está ya acostumbrada mientras el despiece de "recursos humanos", nada de seres humanos y DD.HH., continua. RECORDAD que los Derechos Humanos no se defendieron no luchando, con sangre y físicamente, si fuese necesario. Y con el capitalista siempre lo es, pues te asesina y luego te echa la culpa del asesinato, o te esclaviza. No hay más "modelo social" para él. El buenismo y la falsedad de nada te servirán para afrontar la verdad humana, si acaso para lamer culos y conseguir cositas para ti, personalmente, mientras no le toses al Capital. Pongase como ejemplo, los millones de títulos universitarios que todos los universitarios ganan, también, lamiendo anos y callándose frente a la injusticia y el crimen normalizado.

    Hace 2 años 5 meses

  16. Fermi

    Valiente artículo. Enhorabuena. En un país donde las víctimas (algunas) son una especie de seres de luz que no se pueden cuestionar, escribir esto tiene mucho mérito. Y es que para algunos, "víctimas" son sólo los suyos, con lo que es imposible empatizar con los otros. Para los más duros de cabeza: creo que el artículo no justifica ningún tipo de violencia: ni la de los pistoleros, ni la de la dictadura y sus fanboys, ni la de las cloacas. Simplemente identifica su germen, el odio, y resalta lo llamativo que resulta que alguien que es víctima, odie tanto como para seguir generando violencia -como han hecho tanto otros, incluído el pistolero Recarte-.

    Hace 2 años 5 meses

  17. Aborto intelectual

    Las lecciones de moral las da Iñaki Recarte. El asesino. Bien. El opresor es Ortega Lara por hacer política contra aquellos que querian ganar con pistolas lo que no ganaban en las urnas. Bien. Remata Braulio en comentarios "el odio no es necesariamente malo". Y Luego Pepi es la que odia. Vaya aborto intelectual de página.

    Hace 2 años 5 meses

  18. braulio

    El odio no es necesariamente malo. Los alienados jamás entenderán nada, porque alienados están y felices creen vivir en sus burbujas. Falsas vidas. Prefabricadas vidas. Prefabricada por otros. Sus vidas no les pertenecen y creen que sí. El único horror que realmente existe aquí es el de los alienados al terrorismo del Capital opinando sobre lo que jamás tendrán bemoles a comprender y mucho menos a experimentar. La lucha de clases sigue. Os guste o no. Porque el capitalista no os va a preguntar para que decidáis vuestros destinos. A espabilar o a seguir con las argollas y cadenas.

    Hace 2 años 5 meses

  19. Víctima

    Claro, porque para demostrar que no es un hombre de odio lo que tendría que hacer es ponerse de rodillas y chuparle la polla a ETA, perdonarles y pelillos a la mar. Aceptar que para poner fin "al conflicto" hay que liberar a los asesinos y regresen a sus casas al clamor de héroes por la patria oprimida..... Ortega Lara es un fascista porque defiende la unidad del país frente a los separatistas que se creen que son una raza superior midiendo cráneos -y que han matado en nombre de esa raza- y que a los asesinos se les mantenga en prisión. Y también es un fascista por dar su opinión sobre la Verdad Oficial de la Guerra Civil, ¡¡¿cómo se le ocurre dar una opinión contraria al pensamiento mainstream?!! SÍ, LA GUERRA CIVIL LA PROVOCÓ LA IZQUIERDA ASESINA QUE MATÓ AL LIDER DE LA OPOSICIÓN ENTRE OTRAS PERSONAS. Incluso el propio Otegui reconoció a Jordi Evole que la izquierda siempre ha sopesado la violencia como forma de hacer política, Y los que gritaban "de vuelta al zulo", con gusto matarían a todos los que no pensamos ocmo ellos, porque, y como muy bien ha demostrado este artículo, todo el disidente es fascista, "y a los fascista se les combate a ostias y a tiros". Y si todos somos fascistas.......

    Hace 2 años 5 meses

  20. David

    Todos los dias matando tontos y siempre queda alguno vivo. A cualquier cosa se le llama hoy periodista

    Hace 2 años 5 meses

  21. Angel Garcia

    Que disparate de artículo. El que genera odio es usted y es usted al que deberían meter en un zulo pero no volver a sacar jamás. Y eso sería un favor al periodismo, libertad y a la sociedad en general. Da asco leer tanta barbaridad junta.

    Hace 2 años 5 meses

  22. CuentaloTodo

    A la película, en efecto, le haría falta más biografía. Ortega Lara no se ha vuelto facha con los años. Ya era profundamente facha antes de que lo secuestrara ETA, y un gran fan de torturar a los presos que tenía a su cargo. Por eso lo escogió ETA, no (solo) porque fuera "un blanco fácil".

    Hace 2 años 5 meses

  23. ROSA

    Me parece muy obsceno que por militar en un partido se ataque asi a una víctima de ETA. Hubiera sido nejor que militara en Podemos y se fuera de cañas con los etarras. Encima el del odio es él. Qué cinismo!!!.

    Hace 2 años 5 meses

  24. Frankete ha muerto

    Como decía Kurt Vonnegut; " A la larga el odio es tan nutritivo como el cianuro".

    Hace 2 años 5 meses

  25. Jose Javier

    Vaya BASURA, ¡APESTA!

    Hace 2 años 5 meses

  26. Peio

    El odio es agotador. Compadezco a quien como Pepi están tan impregnados de él que creen ver en este artículo lo que no es sino el reflejo de su propio odio. En cuanto a Ortega Lara, lo único que lo hace singular es que ETA lo eligió. Probablemente porque era un blanco fácil. Aparte de ello es alguien insustancial, irrelevante y si me apuran hasta diría que parece bastante tonto.

    Hace 2 años 5 meses

  27. Peio

    El odio es agotador. Compadezco a quien como Pepi están tan impregnados de él que creen ver en este artículo lo que no es sino el reflejo de su propio odio. En cuanto a Ortega Lara, lo único que lo hace singular es que ETA lo eligió. Probablemente porque era un blanco fácil. Aparte de ello es alguien insustancial, irrelevante y si me apuran hasta diría que parece bastante tonto.

    Hace 2 años 5 meses

  28. barullo

    De la escritora danesa Janne Teller: "Solemos salir bien de lo que nos hacen; pero no tanto de lo nosotros hacemos a los demàs.

    Hace 2 años 5 meses

  29. pasasbaporaquí

    "cuando dejas de odiar, empiezas a vivir". por desgracia no todo el mundo lo pilla.

    Hace 2 años 5 meses

  30. José Bernal

    Grandísimo artículo. Es una pena que exista odio, venga de donde venga.

    Hace 2 años 5 meses

  31. Jaime martin

    Si señor, el odio como excusa. Creo que falta aladir el odio del autor de este artículo hacia los que no piensan como el.

    Hace 2 años 5 meses

  32. Manuel

    En Murcia no había una docena de manifestantes contra el nuevo franquismo, había 200. Y no, no se gritó que volviera al zulo, sea o no necesario.

    Hace 2 años 5 meses

  33. Pepi

    He llorado después de leer esto el señor que lo ha escrito debería hacérselo mirar y pensar que el que está lleno de odio es el. odio.. Odio que se respira desde el principio al fin de este demencial artículo odio al que no piensa como el. El tipo de odio que lleva la gente a matar o ha meter a alguien en un zulo si no piensas como yo no es persona... Si no eres como yo te puedo pegar una paliza si no piensas como yo o tienes derecho a entrar en un determinado bar.. Si no piensas como yo... eres escoria. Espero y deseo que no haya muchas personas como usted en esta vida y espero y deseo que a pesar de todo lo que ha escrito le vaya bien en su vida y que nadie lo meta jamás en un zulo lo digo de corazón

    Hace 2 años 5 meses

  34. Pedro

    Este texto es insistentemente demagógico, inexacto, falaz (en sus relaciones, alegorías, identificaciones), tendencioso. Horrible Tecé. Denunciar el Odio achacado por el odio que sientes es inútil. Mejor le explicabas a Ortega Lara los errores que piensas comete en lugar de sentir o no sentir para mostrar sólo prejuicio y suposición.

    Hace 2 años 5 meses

  35. Joaquín

    Muchas gracias por un artículo tan sensible. ¡Qué malo es el odio! ¡Qué malo el fascismo! y qué complejos somos los seres humanos. En este tiempo de simplificaciones, blancos y negros, buenos y malos, intolerancia hacia los otros, este artículo es un soplo de aire fresco. ¡Me encanta!

    Hace 2 años 5 meses

  36. Santiago Rodriguez Sereno

    Tenía respeto por Ortega Lara, pero no conocía esas declaraciones suyas respectos a los demócratas que perdieron tras el golpe de estado del militar traidor. Son muy desafortunadas y no dan la talla humana que yo esperaba de él.

    Hace 2 años 5 meses

  37. 6deos

    Empecé a leer ilusionado creyendo que desvelarías de verdá su biografía, pero no, y mira que es fácil de encontrar, al título de fascista les has cortado el de torturador, oficio que practicó mucho antes de sufrirlo en carne propia.

    Hace 2 años 5 meses

  38. matriouska

    Mi pincel, mientras leía, ha dibujado el sionismo... Sin buscarlo, sin querer. Gracias por el texto.

    Hace 2 años 5 meses

  39. braulio

    El único horror que realmente existe aquí es el de los alienados al terrorismo en el que consiste el capitalismo.

    Hace 2 años 5 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí