1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

ANA PELÁEZ / MIEMBRO DEL COMITÉ DE LA CEDAW

“Las mujeres con discapacidad no hemos sido consideradas mujeres”

Carlos H. de Frutos 15/11/2018

<p>Ana Peláez, en Bruselas, Bélgica. 2016</p>

Ana Peláez, en Bruselas, Bélgica. 2016

Daniel Osorio / ONCE

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT es un medio pequeño pero sus luchas son grandes. Necesitamos tu ayuda para seguir avanzando. Puedes suscribirte en agora.ctxt.es o hacer una donación aquí:

El pasado 7 de junio Ana Peláez (Zafra,1966) fue elegida en Nueva York como nuevo miembro del Comité de Derechos de las Mujeres de Naciones Unidas (CEDAW) para los próximos cuatro años. Con su incorporación a principios del próximo año, Peláez se convertirá en la primera persona discapacitada en formar parte del comité, un nombramiento que reconoce y pone encima de la mesa la relevancia de la perspectiva de género en la lucha por los derechos de las personas con discapacidad.

Ciega de nacimiento, Peláez cursó sus primeros estudios en un colegio sevillano de la ONCE, en el que inició una intensa vinculación a la organización de la que actualmente es directora de Relaciones Internacionales. Una responsabilidad que le ha llevado a recorrer 110 países con el objetivo de conocer la situación de las más de 600 millones de mujeres y niñas con discapacidad en todo el mundo.

Una pequeña pausa entre viajes transoceánicos permite incorporar esta entrevista a una agenda muy apretada durante sus estancias en Madrid. Con el jardín del Liceo Francés de Madrid de fondo, durante algo más de una hora –la que dura la última clase del día para su hija– compartimos un café.

Por primera vez desde la creación de la CEDAW una persona discapacitada va a formar parte del comité. ¿Por qué es importante que esto suceda?

La importancia de mi elección tiene que ver con la defensa de los Derechos Humanos de las personas con discapacidad. Desde principios de este siglo hemos trabajado por ello y ese proceso nos ha hecho formarnos, tomar una fuerte conciencia y convencer al sistema de Naciones Unidas de que esto era necesario.

No es lógico que la ONU le pida a los Estados que sean congruentes con una serie de principios básicos de DD.HH, en este caso para las personas con discapacidad, y después, internamente, eso no se aplique al propio trabajo de las agencias especializadas, de órganos, de tratados o de otras convenciones de DD.HH. Teniendo en cuenta que hablamos de un sector que está formado por mujeres en un 60%, entendíamos que el ámbito de los derechos de las mujeres era fundamental para hacer valer el principio global de la diversidad humana.

¿Qué motivos explican que esta defensa de estos derechos de las personas con discapacidad se haya mantenido hasta ahora al margen de ámbitos como el de las políticas de género?

Se debe a que generalmente se ha considerado a las mujeres con discapacidad asexuadas. Hay tres roles o funciones básicas que de forma errónea se sigue asignando a las mujeres: el estándar físico de belleza, que a veces las mujeres con una determinada discapacidad no podemos llegar a tener; la función reproductiva, que la gente no acepta por el temor a la reproducción de la propia discapacidad; y por último el cuidado. Precisamente por no responder a estos roles sociales que erróneamente la sociedad sigue atribuyendo al género femenino, las mujeres con discapacidad no hemos sido consideradas mujeres, hemos sido consideradas simplemente discapacitadas. Creo que la mayor vulneración de derechos fundamentales es que le roben a una persona, incluso muchas veces sin saberlo, la identidad sexual.

Este es un logro que pone en valor lo que somos: somos mujeres. También tenemos una discapacidad, pero somos mujeres y niñas, y como tal queremos ser consideradas. Eso es algo que se ha negado sistemáticamente.

¿Qué otros espacios debe conquistar la lucha por los derechos de las personas discapacitadas?

El mensaje que lanza la CEDAW es muy importante para el sistema de DD.HH. Es un mensaje dirigido a hacer entender que la discapacidad es parte de la diversidad humana. El objetivo es penetrar en otros comités, como el de la infancia, el de la tortura, el de migrantes… la discapacidad está en todos los sitios. El 15% de la población mundial tiene una discapacidad y eso significa que realmente son poblaciones olvidadas, excluidas. Es algo que tiene mucho que ver con la agenda 2030, cuyo propio lema es no dejar a nadie atrás. Esto es la esencia de lo que buscamos: pensar en la gente que lo tiene peor en cada ámbito.

¿Cómo es la relación de las mujeres con discapacidad con el movimiento feminista?

Yo creo que hay muchos movimientos feministas, y que algunos son convergentes en puntos fundamentales, pero otros no lo son tanto. El feminismo cuenta con mujeres con discapacidad, y hay grandes feministas que tienen una discapacidad pero que nunca la han puesto en valor en sus discursos: que no la ocultan, pero que no la mencionan. Esto es algo que nos hubiera gustado que hubiera sido de otra manera. Pero creo que en los últimos años sí se ha empezado realmente a reaccionar a este olvido histórico de las mujeres con discapacidad y que ya hay una apertura a incorporar la diversidad plena de las mujeres, incluidas las mujeres con discapacidad, en el enfoque de sus organizaciones.

Creo que el siguiente paso debe ser, además de incorporarnos a las organizaciones feministas, el de tener espacios propios. Lamento mucho que 600 millones de mujeres con discapacidad en el mundo, 50 en la UE y más de dos en España no tengan organizaciones específicas. Es algo fundamental para empoderarnos, para formarnos y hacer valer nuestros derechos fundamentales, y esos espacios no se dan. No se dan porque el movimiento de la discapacidad tradicionalmente ha creído que crear estos espacios supone desmembrar o poner en riesgo la unidad del movimiento. El movimiento feminista también ha pensado que el espacio que nos correspondía era el ámbito de la discapacidad y no el del feminismo, porque no se nos reconocía plenamente como mujeres.

¿Cree que ese enfoque de género ha existido en la labor de las instituciones en nuestro país a la hora de afrontar la discapacidad?

Poco a poco determinadas de las (para mí mal llamadas) acciones de discriminación positiva se han empezado a tener en cuenta, y se está empezando a incorporar de manera sistemática una variable de género dentro del ámbito de la discapacidad. Por ejemplo, en materia de empleo ahora ya podemos saber no solamente cuántas personas con discapacidad han encontrado empleo, están desempleadas, etc., sino también cuántas de ellas son mujeres y cuántos hombres. Esta variable tan simple solo la hemos incorporado hace cuatro años. Antes no se hacía porque no éramos hombres y mujeres, éramos personas con discapacidad, y se nos llenaba la boca con eso. No entendíamos que si ni siquiera teníamos esa variable era muy difícil convencer de que podíamos plantear acciones concretas, partidas presupuestarias o políticas específicas.

Nos está costando muchísimo incorporar la variable de sexo para que se conozca verdaderamente la incidencia que tienen esas políticas, para sensibilizar sobre lo que a veces parece que no se quiere ver. Entonces, ¿existen realmente este tipo de políticas? Creo que no. Existen compromisos, existen alusiones, pero yo nunca he visto un reflejo en el presupuesto, y si no veo presupuesto me parece que todo queda en papel mojado. Pero todo esto es fruto de esa invisibilidad que durante años hemos padecido y que ahora empieza a cambiar, simplemente porque se está incorporando la variable de género en las políticas de discapacidad y viceversa.

Realmente las principales acciones a favor de las mujeres con discapacidad durante todos estos años siempre han venido de la mano de organizaciones como ONCE y, fundamentalmente, el CERMI. Organizaciones que han desarrollado un trabajo que ha costado mucho que salga adelante dentro del propio movimiento de la discapacidad, un movimiento que también ha estado negando, y que en alguna ocasión todavía niega, el derecho a que existan espacios específicos de mujeres con discapacidad.  

Hablemos de algunos de esos ámbitos en los cuales esta variable de género adquiere especial incidencia. ¿A qué realidad se enfrentan las mujeres discapacitadas en su relación con el mundo laboral?

Según la última encuesta de discapacidad, el 76,2 % de las mujeres discapacitadas en edad de trabajar son inactivas laboralmente. Esto significa que ni se forman, ni están en proceso de búsqueda de empleo, ni están desempleadas, ni tienen un trabajo: nada de nada. Hace unas semanas lanzábamos en Extremadura un programa para la activación de estas mujeres inactivas laboralmente: allí esta tasa llega al 80%. Es uno de los condicionamientos que más acrecienta esta brecha de exclusión y de pobreza, porque la mayoría de esta gente vive con una pensión no contributiva de apenas 400 euros. Pensiones que además en muchos casos son gestionadas por sus entornos familiares, ya que muchas de ellas no han podido independizarse.

¿Qué particularidades presenta la violencia contra las mujeres con discapacidad?

Se trata una violencia estructural sobre la que no se actúa, porque además la definición que se aplica para la violencia de género no atiende realmente a la situación que viven las mujeres con discapacidad. Existe un hecho clave y es que muchas mujeres con discapacidad, en España más de 60.000, están incapacitadas legalmente. Es necesario y fundamental que se reconozca a estas mujeres la capacidad de acceder a la justicia. En segundo lugar hay que trabajar con estas mujeres para que sepan reconocer este tipo de violencias. Muchas mujeres no saben que lo que les está sucediendo son actos de violencia, se sienten una carga y piensan que se lo merecen. Ocurre lo mismo con la violencia sexual. Muchas mujeres y adolescentes que no han tenido nunca una educación sexual no saben interpretar realmente las conductas que se pueden perpetrar contra ellas como parte del abuso. Si no se trabaja en este sentido, es imposible que algo cambie. Esto también es algo que forma parte de la importancia de considerar el género en las políticas de discapacidad. 

¿De qué forma actúa esta violencia cuando se manifiesta a través la violación de sus derechos reproductivos? ¿Existen diferencias en este apartado entre las situaciones que estas mujeres viven en distintos territorios?   

Te puedo decir que he visitado ya 110 países en todo el mundo, y vulneraciones de derechos sexuales y reproductivos las he visto en todo el mundo por igual. El único país en el que se puede decir que sean significativamente diferentes es Suecia, donde se puso fin a la esterilización en 1973. En el resto de países, incluido el nuestro, se siguen haciendo cosas terribles. He visto, por ejemplo, situaciones de incesto en las que inmediatamente se practican esterilizaciones y abortos coercitivos, incapacitando además a las mujeres víctimas de esta violencia, de forma que así ya su padre o su hermano la pueden seguir violando sin ningún tipo de problema cada día. Esto lo he visto en el este, en el oeste, en el norte y en el sur. No hay diferencia.  

Hoy por hoy se sigue contemplando en el Código Penal la posibilidad de, por decisión judicial, esterilizar a una persona sin su consentimiento. Esto en el caso de las mujeres y niñas con discapacidad, a las que afecta particularmente, es totalmente inconsistente legalmente. Ya no solamente con la Convención sobre los Derechos de Personas con Discapacidad, en la que se señala específicamente que los estados tienen que garantizar la fertilidad de los niños y niñas con discapacidad; sino también con el Convenio de Estambul donde se declara que la esterilización como un acto de violencia contra las mujeres con discapacidad.

Resulta llamativo el hecho de que exista un movimiento social contra la mutilación genital femenina –algo que me parece evidentemente muy necesario–, pero que nadie piense que parte de la mutilación genital femenina es la esterilización forzada que sufren muchas mujeres y niñas con discapacidad por el hecho de tener una discapacidad intelectual, psicosocial, sordoceguera, etc. 

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. JEFFEREY FRANK

    Вы деловой мужчина или женщина? Вы в финансовом беспорядке или вам нужны средства, чтобы начать свой собственный бизнес? Вам нужен кредит, чтобы начать хороший малый и средний бизнес? У вас низкий кредитный рейтинг, и вам трудно получить кредит от местных банков и других финансовых институтов? - Посредники / консультанты / брокеры приглашают своих клиентов и защищены на 100%. Заинтересованные стороны должны связаться с нами для получения дополнительной информации по электронной почте: crowntrustfinancialloanfirm@gmail.com crowntrustfinancialloanfirm@yahoo.com Мы хотели бы сообщить вам, что наши главные цели - помочь частным лицам, компаниям и предпринимателям поднять свой бизнес на новый уровень, инвестируя, консультируя и привлекая капитал без банковского кредитования. Мы квалифицированы во всех аспектах финансирования, банков и кредитования на основе активов. У нас есть возможность обрабатывать все аспекты финансовых потребностей и проблем наших клиентов, в том числе; Инвестиции в недвижимость и любые другие крупные секторы, которые нуждаются в финансировании. - Физические лица / компании / предприниматели / посредники / консультанты / брокеры могут связаться с нами для получения любой запрашиваемой суммы кредита, а все клиенты защищены на 100%. Заинтересованные стороны должны связаться с нами для получения дополнительной информации по электронной почте: crowntrustfinancialloanfirm@gmail.com crowntrustfinancialloanfirm@yahoo.com МЫ ПРЕДЛАГАЕМ ВСЕ ВИДЫ КРЕДИТОВ - ЗАЯВЛЯЕМ НА ДОСТУПНЫЕ КРЕДИТЫ. ДЛЯ НЕМЕДЛЕННОГО ОТВЕТА И ОБРАБОТКИ ЗАЯВКИ НА ВАШ КРЕДИТ В ТЕЧЕНИЕ 3 РАБОЧИХ ДНЕЙ, Свяжитесь с нами со следующей информацией: ФИО:____________________________ Сумма, необходимая в качестве займа: ________________ Срок кредита: _________________________ Цель кредита: ______________________ Дата рождения:___________________________ Пол:_______________________________ Семейный статус:__________________________ Контактный адрес:_______________________ Город / Почтовый индекс: __________________________ Страна:_______________________________ Род занятий:____________________________ Мобильный телефон:__________________________ Свяжитесь с нами напрямую через это письмо: САЙТ: http://crown-trust-financial-loan-firm.business.site/ ТЕЛЕФОН: ТОЛЬКО ТЕКСТЫ: +18452173456 crowntrustfinancialloanfirm@gmail.com crowntrustfinancialloanfirm@yahoo.com Спасибо. Мистер Джеффри Фрэнк Директор. КРОНА ТРАСТ ФИНАНСОВАЯ КРЕДИТНАЯ ФИРМА

    Hace 1 año 5 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí