1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

TRIBUNA

Franco, los obispos y el valle

¿Puede la Iglesia Católica autorizar la inhumación, en un recinto religioso, de los restos mortales de un dictador que declaró que si era necesario exterminaría a media España?

José Antonio Martín Pallín 28/11/2018

<p>Francisco Franco. </p>

Francisco Franco. 

Luis Grañena

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT es un medio pequeño pero sus luchas son grandes. Necesitamos tu ayuda para seguir avanzando. Puedes suscribirte en agora.ctxt.es o hacer una donación aquí:

Según sus Estatutos, la Conferencia Episcopal Española es “una institución permanente integrada por los Obispos de España, en comunión con el Romano Pontífice, para el ejercicio conjunto de algunas funciones pastorales del Episcopado Español”. Al comenzar sus asambleas los asistentes invocan al Espíritu Santo para que les ilumine en su toma de decisiones. Velan por su grey para que no se descarríe en el proceloso mar de la modernidad. Pero también se ocupan de menesteres más mundanos e irrumpen en la vida de los no creyentes, condenando el aborto o el matrimonio entre personas del mismo sexo, pero son mucho más tibios, según acabamos de escuchar a su portavoz, con el repudio tajante al pecado que, según los Evangelios, más irritaba a Jesucristo. Recuerden Monseñores: “Ay! de aquel que escandalizare a alguno de estos pequeñuelos, más le valdría colgarse al cuello una rueda de molino y tirarse al río”.

Envueltos en su prodigiosa capacidad para la equidistancia, cuando les conviene, se evaden de las cuestiones que, con sesgo político, afectan a sus feligreses y a la sociedad en la que viven. Creo que, en estos momentos, el Espíritu Santo debe posarse sobre sus cabezas para recordarles que, de conformidad con las competencias que el Derecho Canónico y los Acuerdos entre la Santa Sede y el Estado Español, atribuyen a las respectivas autoridades eclesiásticas, la Conferencia Episcopal tiene la obligación de ofrecer criterios orientadores acerca de las relaciones con la autoridad civil, en sus diversos ámbitos territoriales. Aunque ya sabemos que su Reino no es de este mundo, no pueden pasar, como sobre ascuas, sobre un tema, como el destino de los restos de Franco,  que les afecta directamente, por haber aceptado entusiásticamente acoger bajo el fuero eclesiástico a la que el lenguaje oficial denomina  como basílica menor de la Santa Cruz del Valle de los Caídos, en cuyo interior según el texto burocrático del Boletín Oficial del Estado, reposan los restos mortales de Francisco Franco Bahamonde, en un sepulcro situado en el presbiterio, entre el altar mayor y el coro de la basílica.(BOE 16 de Noviembre de 2018).

El silencio de la  Conferencia Episcopal, sobre la exhumación y posterior inhumación de Francisco Franco, ha sido sepulcral y nunca mejor dicho. Todos sus componentes o nacieron en los aledaños del golpe militar y posterior guerra civil  o, en su mayoría, vivieron los años finales de la dictadura y la transición hacia un sistema constitucional que pretende, según su preámbulo, establecer una sociedad democrática avanzada. Se supone que por su rango y formación conocen el papel de la Iglesia durante la cruzada, su actitud ante la represión brutal que se desató contra los vencidos y que son conscientes del papel que la Iglesia está obligada a  jugar en el caso de la exhumación-inhumación de Francisco Franco. Tienen en sus manos la posibilidad de facilitar la dignificación de la democracia, evitando cualquier atisbo de exaltación de un dictador genocida, o perpetuar la ignominia de su reposo eterno en  un recinto sagrado.

Por respeto a la sociedad democrática en la que desarrollan sus funciones, deben pronunciarse sobre esta cuestión, sin esgrimir excusas inasumibles, argumentando que su función se reduce a cuestiones exclusivamente espirituales. Cuando me decidí a escribir este artículo, me interné en las redes sociales y encontré una noticia que me había pasado desapercibida. Los días 3 y 4 de octubre de este año, se habían celebrado, en la Fundación Pablo VI, unas interesantes jornadas, con un título de incuestionable interés y actualidad: El papel de la Iglesia en una sociedad democrática. Se organizaron al hilo de la conmemoración de los cuarenta años de vigencia de nuestra Constitución.

El presentador de las jornadas aludió a la oportunidad de tratar el papel político y social de la Iglesia en la España de hoy. En el encuentro se abordaron temas relacionados con el papel de la Iglesia como agente de la vida democrática. Se recuerda que la Iglesia, con su palabra y sus sacramentos, trata de promover en sus miembros el amor a la verdad y a la justicia y el cumplimiento de los mandamientos de Dios. La Iglesia favorece directamente la instancia ética que garantiza el buen funcionamiento de las relaciones y responsabilidades sociales. Todo lo que sirva para esclarecer y fortalecer la conciencia redunda en el mejor funcionamiento de las relaciones y de las instituciones democráticas. La sociedad española puede contar con la Iglesia y con los católicos como ciudadanos leales colaboradores eficientes en la constitución permanente de una sociedad cada vez más humana, más justa y más feliz, al servicio del bienestar y la prosperidad de todos los españoles, sin distinción y discriminación alguna. Concluyen: este es nuestro deseo sincero, este es nuestro compromiso personal e institucional.

No dudamos de la sinceridad de estas reflexiones que fueron vertidas a lo largo de esas jornadas, pero no constituyen la doctrina oficial de la Iglesia española. Colocados ante el dilema de perpetuar su silencio cómplice con la dictadura o reafirmarse en su papel en la sociedad democrática, solo hemos escuchado algunas voces aisladas que nos dejan desconcertados y seriamente preocupados. El arzobispo de Madrid manifestó que todo cristiano tiene derecho a ser enterrado en un lugar sagrado. Algún otro obispo sostiene que los muertos no tienen carnet político. No vamos a perder el tiempo en rebatir estas obviedades. Nos gustaría conocer si el dictador Francisco Franco es un cristiano más y una  vez muerto carece de carnet político, por lo que la decisión sobre el reposo de sus restos, corresponde a su familia como si se tratase de una persona sin pasado sin historia.

Las leyes que promulgó el dictador, durante su largo mandato, consagraron enfáticamente, con pretensiones cuasi dogmáticas que el caudillo sólo responde ante Dios y ante la Historia. No conozco lo que opina Dios sobre su trayectoria, su vida y su frialdad inmisericorde ante las peticiones de clemencia de su representante en la tierra, el Santo Padre. Pero la Historia es inexorable y ha llegado el momento de colocarlo en el lugar que le corresponde como un dictador que sentía un odio, casi enfermizo, hacia las libertades democráticas,  que persiguió hasta el final de sus días.

Para tratarse de un difunto que, según manifiestan algunos obispos, la muerte le iguala al resto de los mortales, la Iglesia lo exaltó al límite, al convertir sus funerales en una magna celebración eclesiástica en la que no faltó el cardenal primado de España y en la que se le rindieron honores que no concede los pastores al resto de su grey. El rey Juan Carlos que, según muchos panegiristas trajo la democracia a nuestro país, en el discurso de la Corona de 22 de noviembre de 1975, dirigido a los consejeros del reino y procuradores en Cortes, asumió que el título de Rey de España, se lo confería, la tradición histórica, las Leyes fundamentales del Reino y el mandato legítimo de los españoles. Esta última afirmación es más que cuestionable. Elogia a Franco como una figura excepcional que entra en la Historia y como un mito al que será imposible dejar de referirse para entender la clave en nuestra vida política contemporánea.

Lamentablemente el tiempo le dio la razón y transcurridos más de cuarenta años desde su fallecimiento, todavía su cuerpo yacente constituye un elemento de fricción con determinados, y espero minoritarios, sectores de la sociedad española que tratan de conciliar y amalgamar una dictadura con una democracia constitucional. Tarea imposible para cualquier pueblo en cualquier momento de la historia.

Tuvieron que pasar más de 32 años desde su fallecimiento, para que el Gobierno socialista, de José Luis Rodríguez Zapatero promulgase la ley de 26 de diciembre de 2007, conocida como de la Memoria Histórica. La lectura de su texto pone de relieve la imposibilidad de conciliar un sistema autoritario con las libertades democráticas e introduce una referencia específica de condena de los actos de exaltación franquista y de la dictadura y contempla el futuro destino del Valle de los Caídos donde reposan, junto con José Antonio Primo de Rivera, los restos mortales del dictador.

Señores obispos de la Conferencia Episcopal Española, ha llegado el momento de que salgan de su mutismo y manifiesten públicamente, asumiendo sus obligaciones y responsabilidades con la sociedad democrática en la que desarrollan sus funciones, cuál es su postura sobre esta endémica anomalía democrática, de la que son  responsables los sucesivos gobiernos  que han obtenido la legitimación que les proporcionan unas elecciones libres de todos los ciudadanos, que vivimos  en una sociedad laica o laicista  si se prefiere.

Si tienen alguna duda, pueden ustedes recabar la opinión de Jorge Bergoglio, ahora Francisco I, para que les ilustre y como ciudadano argentino, que vivió, una dictadura más corta pero no menos sangrienta, si los generales de la  Junta Militar, deben ser exaltados en los lugares que regenta la Iglesia argentina.

Como persona bautizada y educada en un colegio religioso, me formé teniendo que aprender de memoria el catecismo del padre Astete, que utilizaba el sistema de preguntas y respuestas para transmitirnos la doctrina verdadera de la Iglesia Católica, Apostólica y Romana. Todavía retengo en la memoria muchos de los interrogantes que se nos planteaban, las preguntas y las respuestas que nos enseñaba el catecismo.

Siguiendo el mismo método, me permito terminar estas líneas formulando a los obispos de la Conferencia Episcopal una pregunta, un poco más larga que las que contenía el catecismo del Padre Astete.

¿Puede la Iglesia Católica autorizar la inhumación, en un recinto religioso, de los restos mortales de un dictador que declaró que si era necesario exterminaría a media España, que fue condenado como régimen criminal por la Asamblea General de la Naciones Unidas, que ejecutó, terminada la guerra a más de 50.000 personas en juicios sin garantías, que autorizó ejecuciones extrajudiciales y desapariciones forzosas, que condenó en el Tribunal de Orden Público, a miles de personas por ejercitar sus derechos políticos elementales, como la libertad de asociación, reunión, manifestación y libertad de expresión y que se despidió de este mundo con cinco ejecuciones?

Monseñores, espero y deseo que el Espíritu Santo les ilumine para que encuentren una respuesta acorde con los valores éticos, democráticos y religiosos de la sociedad en la que desempeñan sus funciones pastorales.

------------------------------

José Antonio Martin Pallin. Magistrado emérito del Tribunal Supremo. Comisionado de la Comisión Internacional de Juristas (Ginebra). Abogado de Lifeabogados.

CTXT es un medio pequeño pero sus luchas son grandes. Necesitamos tu ayuda para seguir avanzando. Puedes suscribirte en agora.ctxt.es o hacer una donación...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

José Antonio Martín Pallín

Es abogado de Lifeabogados. Magistrado emérito del Tribunal Supremo. Comisionado de la Comisión Internacional de Juristas (Ginebra).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí