1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

reportaje ctxt

Radiografía del conflicto en las aldeas del Kurdistán turco

La guerra entre el Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK) y el Estado turco regresa a las zonas rurales, donde los 'korucu', paramilitares kurdos que apoyan a los turcos, juegan un papel fundamental en la resolución del conflicto

Miguel Fernández Ibáñez Nusaybin , 21/11/2018

<p>Combatientes del PKK en la montañas Qandil, Iraq. Miguel Fernández Ibáñez</p>

Combatientes del PKK en la montañas Qandil, Iraq. Miguel Fernández Ibáñez

Miguel Fernández Ibáñez

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

Ha pasado más de un año desde que estas cuevas fueran abandonadas, pero las pertenencias que allí dejaron los militantes del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) siguen intactas: botellas de plástico, una lata de aceite de girasol, mantas, una alfombra, un cenicero. Resisten el paso del tiempo al igual que la guerrilla que recorre estas montañas desde hace cuatro décadas. Miles de años antes de su aparición, los kurdos ya contaban historias sobre estas montañas. Decían que eran sus únicas amigas, o al menos las más fieles. Y así lo siguen siendo junto a un pueblo en su mayoría connivente con el PKK. Sin embargo, la presión de Turquía ha creado fisuras en la sociedad, dividiéndola en este conflicto que ha dejado más de 40.000 muertes desde 1984. De ellas brotaron los traidores de las montañas kurdas, los héroes del Estado que combaten en tierra hostil. Son los espías kurdos y los korucu, o guardianes rurales, las fuerzas incrustadas en zonas remotas en las que el Ejército turco pierde operatividad.

En Koruköy, una aldea de la provincia de Nusaybin, en la mestiza región Mardin, el movimiento de estos actores se reflejó el 17 de febrero de 2017, cuando un espía informó al Estado de la presencia de militantes kurdos. Como resultado, ese día comenzaron unas operaciones bajo el toque de queda que se prolongaron durante 20 días. En ellas perdieron la vida 7 militantes del PKK, un comando de la región que probablemente habrá sido sustituido por otro, y 39 locales fueron detenidos y trasladados a Nusaybin sin poder consultar a un abogado. Algunos, según denuncian, fueron torturados. Esta operación fue una confirmación más de que las aldeas kurdas volvían a recuperar la importancia primordial que tuvieron en los años 90, cuando la estrategia de tierra quemada del Estado turco dejó 3.500 aldeas desiertas y un millón de desplazados. Muchos de los afectados huyeron para siempre a las ciudades, propicias para la asimilación del Estado, debilitando al PKK en la montaña aunque transformando las dinámicas urbanas.

Precisamente fueron los hijos de esos desplazados quienes tomaron las armas en 2015 en una decena de ciudades kurdas. Supuso una vuelta de tuerca más al conflicto, un extra de 500.000 desplazados más. Pero ya es cosa del pasado, y en el verano de 2016 la resistencia urbana cesó. Pero no el conflicto, que regresó a las aldeas, el centro neurálgico de la guerra asimétrica del Kurdistán turco. Los datos de Crisis Group son contundentes: de las 755 muertes de 2017, sólo 14 pertenecen al ámbito urbano. Y la táctica del Estado es clara: operaciones bajo el toque de queda. En la región de Diyarbakir, las provincias de Lice o Hazro las han sufrido durante incontables jornadas. No son casos aislados. Se reproducen por todo el Kurdistán: Mardin, Hakkari, Bitlis... Por eso no es exagerado decir que en el momento de publicar esta pieza alguna región kurda estará sufriendo los estragos de los toques de queda; jornadas en las que cada persona que esté en el exterior de una vivienda es considerada un objetivo legítimo del Estado. Pueden pasar semanas sin que se permita pisar la calle y, en muchos casos, fallecen animales y se eleva la impunidad. Es la forma en la que Turquía, que cuenta con el poder militar y la legitimidad mundial, corta las vías de abastecimiento y reduce la movilidad del PKK, que cuenta con el apoyo de la mayoría del pueblo.

Entrada a una de las cuevas del PKK en Koruköy.

Entrada a una de las cuevas del PKK en Koruköy.

Los korucu, 65.000 paramilitares kurdos

En esta lucha, el sistema de korucu se ha convertido en la tercera fuerza armada más importante de Anatolia. Son, en una palabra, paramilitares. Tiene su antecedente en los Regimientos de Caballería Hamidiye, establecidos por el sultán Abdullhamid II a finales del siglo XIX. Estaban conformados mayoritariamente por 30.000 kurdos. Como refleja el centro de estudios DISA, esta milicia sirvió para reforzar el aparato opresivo del Imperio otomano, crear lazos de lealtad con los kurdos, que habían protagonizado infructuosas protestas, generar la sensación de control estatal, y amedrentar las ansias secesionistas de los armenios, quienes protagonizaron levantamientos sociales y, como respuesta, perdieron sus tierras y sufrieron matanzas hasta que fueron deportados de Anatolia y asesinados de forma masiva. Una catástrofe de la guerra para los turcos; un genocidio para muchos países.

Los Regimientos de Caballería Hamidiye protagonizaron crímenes por los que no respondieron ante la ley. Además, como compensación por la ayuda prestada, se quedaron con parte de las tierras armenias. Implementando la manida estrategia del divide y vencerás, aunque esta vez enfrentado directamente a kurdos contra kurdos, esta situación se repite hoy con los korucu, una fuerza paramilitar que es dirigida por la Gendarmería para contrarrestar la influencia rural del PKK. “Este sistema fue diseñado para dividir no sólo a la guerrilla, sino la potencial unidad del pueblo kurdo. Es una de las herramientas violentas empleadas por el Estado, aunque es la que probablemente más haya dividido al pueblo kurdo y, hasta cierto punto, determina las relaciones e intereses tribales en distintas zonas del Kurdistán”, considera Baris Tugrul, experto en los efectos generacionales del conflicto kurdo de la Universidad Hacettepe.

Los datos de Crisis Group son contundentes: de las 755 muertes de 2017, sólo 14 pertenecen al ámbito urbano. Y la táctica del Estado es clara: operaciones bajo el toque de queda

En el pasado, debido a la polémica percepción que generan los korucu, Turquía se planteó terminar con este sistema que data de 1985, meses después del primer atentado del PKK. Su concepción era algo temporal, acorde a la escasa importancia que le daban en Ankara a ese pequeño grupo de militantes marxistas. Pero la realidad era distinta, y en los años 90 el PKK enseñó lo que era: una fuerza militar y social que aún condiciona Oriente Medio. En esta coyuntura, en el año 2000 se regularon los derechos y responsabilidades de los korucu. En 2013, el Gobierno reconoció que el sistema contaba con 65.000 integrantes, de los que casi 20.000 eran voluntarios, que tienen menos derechos que los empleados por el Estado. Y ahora, tras la ruptura del proceso de diálogo en 2015, ya no se habla de desmantelar este sistema, sino de engordarlo: Recep Tayyip Erdogan anunció que su número aumentaría en al menos 5.000. Es un ejemplo más de ese cambio de rumbo del Partido Justicia y Desarrollo (AKP), que el 16 de julio de 2004, a través de su entonces diputado Naci Aslan, describía así al sistema de korucu: “Es un crimen contra la humanidad. No existen este tipo de instituciones en los países democráticos. Es una prueba de que nuestro país aún no ha completado su transición hacia la democracia... No digo que tengamos que echar a los korucu, pero tenemos que quitarles las armas de sus manos. Ellos no permiten que nuestros ciudadanos vuelvan a sus aldeas”.

Los medios turcos a veces retratan a los korucu como civiles, cuando por su participación en la lucha son considerados objetivos legítimos del PKK. Los korucu son generalmente kurdos que, por diferentes motivos, apoyan al Estado. Pero, ¿por qué se enrolan los kurdos para luchar contra los kurdos? Hay quienes han terminado así por la imperiosa necesidad de obtener dinero, para sobrevivir en una región deprimida por la guerra; otros por venganza, poder o creencia en el Estado turco, como reflejan la tradición familiar de los korucu o aquellos que se han enrolado voluntariamente en la campaña en Afrin; y el resto, en cambio, lo hacen por temor a las represalias del Estado. En 1989, el diputado progresista Cumhur Keskin informó de que en Çukurca, en la región de Hakkari, un representante de las fuerzas de seguridad que había reunido a personalidades locales dio el siguiente ultimátum: “Os doy una semana; si no se arman ni aceptan ser korucu os consideraremos simpatizantes del PKK”. Imaginen cuántas veces los aldeanos kurdos habrán escuchado este mismo mensaje, cuántas veces habrán pensado si dejarlo todo y huir o quedarse obligados por unos actores y unas circunstancias que no entienden de objetividad. 

Adem Geveri, diputado del prokurdo Partido Democráticos de los Pueblos (HDP), incide en esta presión: “El Estado ha utilizado todos sus medios para forzar a los kurdos a ser korucu. Ha amenazando con vaciar sus aldeas. Y los aldeanos, para no quedarse expuestos, no han tenido otra elección, porque si existiera una coyuntura apropiada ningún kurdo con honor tomaría esa puerta de salida. Entonces, utilizando a algunos líderes tribales, se impuso este sistema. Algunos kurdos lo aceptaron, mientras que quienes no lo hicieron fueron expulsados de sus aldeas que, con el paso del tiempo, para que no fueran de nuevo habitables, fueron destruidas y quemadas. Además, en esas aldeas fueron asentados quienes estaban de acuerdo con el sistema korucu. En definitiva, sirve para dividir a la sociedad entre aquellos korucu integrados dentro de una misma familia y quienes se oponen al sistema. Es parte de la guerra psicológica y ejemplifica la dramática coyuntura que viven los kurdos”.

Esta triste realidad la representa la localidad de Roboski, en la región de Hakkari. El 28 de diciembre de 2011 el Ejército turco bombardeó a 37 contrabandistas de esa aldea cuando cruzaban desde Iraq. 34 murieron. Pese a este trauma, al menos un familiar de los fallecidos quiere, según confirma Geveri, convertirse en korucu. “En Roboski muchos ya lo eran. Incluso quienes sufrieron la masacre tenían familiares korucu. Después de ella, el Estado ha incrementado la presión, erradicando el único vehículo para que los locales se ganen la vida, que era el contrabando. Entonces, esas personas tienen dos caminos: abandonar la aldea o convertirse en korucu”, admite Geveri.

Por estas variables, desde la perspectiva del movimiento kurdo, hay korucu buenos, que nunca atisban los movimientos de la guerrilla, y malos, como pueden ser los relacionados con las tribus Bucak o Jirki. Algunos incluso son agentes dobles, y pasan información al igual que en las aldeas que apoyan al PKK hay espías del Estado, aldeanos en apariencia corrientes que, a diferencia de los korucu, que todos saben en qué aldeas viven y por qué lo hacen, no delatan su simpatía.

Interior de una de las cuevas del PKK en el área de Koruköy, en Nusaybin.

Interior de una de las cuevas del PKK en el área de Koruköy, en Nusaybin.

Impunidad

Como sucede en muchos otros conflictos, este tipo de fuerzas son proclives a desencadenar una espiral de venganza e impunidad. Según han denunciado las organizaciones de derechos humanos, los korucu, que para ser juzgados necesitan el visto bueno de las autoridades controladas por el Gobierno, han protagonizado masacres de civiles, algunas por motivos personales y otras propias de las dinámicas de la guerra. En 2009, en la aldea de Bilge, en la región de Mardin, la lucha de poder entre dos clanes korucu terminó con el asesinato de 44 personas. Es la cara b de este sistema que altera la balanza establecida en la región. El 9 de marzo de 1988, 20 años antes del suceso de Bilge, el diputado progresista Hasan Fehmi Günes aventuró las peligrosas consecuencias de este sistema: “El sistema korucu no ha resuelto el problema, sino que causa nuevos. ¿Por qué? Como saben, existe un sistema feudal en la región; hay un sistema tribal que tiene su balanza... Sin embargo, afrontarás diferentes problemas si lo desestabilizas entregando armas a un lado”.

Geveri, una persona afable de imponente envergadura, oriundo de la región de Hakkari, en la frontera con Iraq, el principal feudo del PKK, subraya los problemas generados por este sistema: “De acuerdo con la declaración de 2006 del Ministerio del Interior, los korucu han violado, quemado aldeas, secuestrado a personas, traficado con drogas y torturado a una persona hasta la muerte. ¿Qué se puede decir de un mecanismo que ha generado hasta 5.200 crímenes? Y estos son sólo los oficiales. En esta situación, los aldeanos que tienen el respaldo del Estado han encontrado el camino para aprovecharse de la desigual coyuntura. Quienes carecían de poder en las relaciones locales han aceptado el sistema korucu para ganarlo. Algunos lo vieron como una forma de continuar con el contrabando –actividad tradicional en las fronteras kurdas–, porque el Estado cierra sus ojos cuando son los korucu quienes contrabandean”.

¿por qué se enrolan los kurdos para luchar contra los kurdos? Hay quienes han terminado así por la imperiosa necesidad de obtener dinero

El Estado, como es lógico, ayuda a quienes apoyan su visión en este conflicto. A los korucu les concede empleos públicos, dinero, armas y, según denuncian los medios cercanos al PKK, les permite dirigir acciones ilícitas como el cultivo de marihuana o el contrabando. Es así porque son importantes para condicionar la movilidad de la guerrilla, entregar información y elevar la desconfianza entre los kurdos. Generalmente, ocupan aldeas completas en puntos estratégicos, algunas de las cuales fueron evacuadas en los años 90, aunque también conviven con locales en aldeas de barrios segregados. En ocasiones, debido a su conocimiento del terreno, encabezan las operaciones del Ejército turco. En Semdinli, zona fronteriza con Qandil, feudo del PKK en Iraq, Sason, en las montañas de la profunda Anatolia, en las regiones de Çaldiran, Siirt o en la carretera que une las localidades de Ergani y Dicle, donde las presas son otro objetivo de la guerrilla kurda, su presencia es evidente, con torres de vigilancia que intimidan a los locales. Además, en determinadas zonas están relacionados con el partido Hüda-Par, heredero del grupo Hizbullah turco, una fuerza paramilitar de kurdos ultraconservadores que fue utilizada en los años 90 por el Estado turco. Hoy están alejados de las armas y son un partido legal, pero siguen manteniendo una relación cercana con el Estado, como se demostró en la reválida electoral de noviembre de 2015, cuando no se presentaron a la cita electoral, ayudando a que sus votos fueran a Erdogan.

En esta guerra, el PKK ha sabido adaptarse a los tiempos, ganar la batalla mediática, sobre todo desde que salvó a la yezidíes de una masacre dirigida por el Estado Islámico. En un principio su respuesta a las fuerzas del Estado era contundente, en consonancia con los preceptos de su líder, Abdullah Öcalan. En este grupo de objetivos estaban los korucu y, en algunos casos, sus familiares. No obstante, los líderes del PKK han pedido a los korucu que abandonen al Estado. Aseguran que no habrá represalias por los años de enemistad. Un antecedente que sustenta estas palabras puede ser el caso de Hizbullah, el grupo paramilitar desarticulado que hoy vive en paralelo al movimiento kurdo. Salvo en octubre de 2014, cuando las protestas por Kobane desencadenaron enfrentamientos mortales entre ambos bandos, las represalias se han guardado en el cajón de los olvidos. Pero los korucu, además de desconfiar, no pueden renegar ahora de su bando: no tienen otra opción en la vida una vez que el sustento tradicional, la ganadería y la agricultura, ha sido erradicado por la guerra. Por eso hoy tienen decenas de organizaciones que reclaman una solución duradera si algún día se lograra la paz: eso se traduce en trabajo para una región deprimida y reconciliación en una tierra acostumbrada a la venganza.

“El sistema parece dar sus frutos a corto plazo en términos militares, y quizás el Estado haya impedido un número de bajas más elevada. Sin embargo, a largo plazo significa un problema más para acabar con el conflicto y superar las consecuencias de la guerra. Una de las reglas para acabar con un conflicto armado es el desarme, que es el primer y más sencillo paso para la posterior desmovilización y reintegración. Los korucu significan lo contrario: se arma una parte de la población civil que se convierte en un grupo de autoridad local cuyos crímenes extrajudiciales muchas veces se ignoran. Bajo estas condiciones, sin desarmar a los korucu, no es realista soñar con el desarme y posterior desmovilización del PKK”, destaca Tugrul, quien aventura que la situación de los korucu será “uno de los mayores obstáculos para la paz”: “Una posibilidad es convertirlos en un cuerpo nacional de seguridad kurda bajo un sistema autonómico, como es la Ertzaintza en Euskal Herria. Pero hay una diferencia muy importante: si nos fijamos en las declaraciones del KCK (órgano de dirección de la guerrilla que aglutina, entre otras organizaciones, al PKK), que se podrían considerar como el texto constituyente de la autonomía kurda, las fuerzas armadas del PKK figuran como las unidades populares de protección. Y en una futura mesa de negociación, sobre todo teniendo en cuenta los acontecimientos en Rojava –la región kurda en Siria–, no creo que el PKK acepte la retirada total de su brazo de seguridad”.

Letrina en el interior de una de las cuevas del PKK en Koruköy.

Letrina en el interior de una de las cuevas del PKK en Koruköy.

Las cuevas

Estas dinámicas del conflicto han sido relatadas por diferentes personas relacionadas con el movimiento kurdo durante diferentes viajes a Kurdistán Norte, tal y como llaman los locales a esa tierra cuya soberanía es reconocida a Turquía. No es prudente usar sus nombres en algunos casos, aunque inciden en su apoyo al PKK y el temor a una nueva política de tierra quemada. Koruköy (Xerabe Bava en kurdo) quedó vacía durante meses en los años 90. Algunos de los que se fueron nunca regresaron: se quedaron en Nusaybin o emigraron al oeste de Anatolia. Cambien el nombre de las urbes y las dinámicas seguirán siendo las mismas: un cambio de vida, temporal o definitivo, impunidad, paramilitarismo, tierra quemada, toques de queda, escaramuzas en la calle. Una vida en la que nadie pisaba la calle cuando caía el sol. Este recuerdo sigue presente entre los kurdos, que observan con preocupación un conflicto que va más allá de Anatolia. Es Siria, Iraq, Irán. En definitiva, el Kurdistán.

Este año se cumplen 40 años de la fundación del PKK. Sus primeros ataques fueron en Eruh y Semdinli el 15 de agosto de 1984. Ese día se manifestó una guerra que aún continúa

Por el momento, el Estado turco no ha recuperado ese modus operandi de los años 90. No al menos en su expresión máxima, con paramilitares que dejaron centenares de asesinatos y desaparecidos en las regiones kurdas. Pese a ello, sigue activo un interminable bucle en el que la venganza se contagia y se alimenta con cada acción. Es la desmesura propia de un conflicto asimétrico en el que el PKK necesita al pueblo, en mitad de una lucha sin salida, para contrarrestar la superioridad tecnológica del Estado. Es su sustento, la clave que ha permitido continuar con esta guerra durante 40 años. Una lucha, que según Tugrul, no es sólo de liberación nacional, es también de clase social: “La primera chispa que desencadenó el éxito del PKK fue su lucha decidida contra los clanes tribales más poderosos como los Süleymanlar, a quienes derrotaron militarmente, o los Bucak, a quienes no llegaron a derrotar pero sí debilitaron dividiéndoles. Antes de lanzar su guerra contra el Estado, el PKK principalmente dirigió una fase de agitación y propaganda en el Kurdistán rural, ganando la confianza de un campesinado que había vivido toda su vida bajo la opresión de los señores feudales”.

En estas montañas, hasta que se rompió el último proceso de diálogo en julio de 2015, los militantes bebían té y charlaban con los habitantes a plena luz del día. Tenían incluso campos de entrenamiento y cementerios por Anatolia. Todos lo sabían; incluso el Estado. Ahora que la coyuntura bélica ha regresado, los militantes se dejan ver menos e intentan exponer al mínimo a los civiles que colaboran con ellos. Es ahí donde entran las cuevas, esenciales para la intendencia y los movimientos pero sobre todo para reducir el daño colateral de los simpatizantes que les ayudan en sus emboscadas. Algunas de estas cuevas están en laderas de montañas, alejadas de las aldeas, pero otras están a escasos 200 metros del centro urbano. En Koruköy hay al menos tres. Una fue destruida con una bomba que tiraron las fuerzas antiterroristas turcas durante las operaciones. Ahí fallecieron dos militantes arrinconados. Ahora no se ven más que las rocas superpuestas. Pero hay dos cuevas más, en perfecto estado, con las necesidades básicas para que los militantes puedan descansar, resistir un cerco y preparar nuevos ataques. Una tiene una puerta de entrada y la otra una letrina perfectamente sellada, evitando que el olor de las defecaciones se propague. Hay sacos de dormir, estanterías. El plástico delimita y cubre diferentes áreas; es importante para la humedad y la limpieza. En agosto de 2017 esta era la imagen que presencié, pero hoy todo sigue igual: las cuevas, el pueblo y los militantes.

Este año se cumplen 40 años de la fundación del PKK. Sus primeros ataques fueron en Eruh y Semdinli el 15 de agosto de 1984. Ese día se manifestó una guerra que aún continúa. Selahattin Demirtas, el antiguo líder del HDP que fue encarcelado hace más de dos años, aventuró en septiembre de 2015 que sin una solución dialogada dentro de cien años todo seguiría igual. Es decir, la guerra continuaría y los jóvenes seguirían yéndose a la montaña. Eso significa unirse al PKK, una forma de crear lazos de sangre entre la guerrilla y el pueblo. Con anterioridad, Erdogan reconoció que la guerra es fácil, no así la paz. En Turquía, pocos líderes se han atrevido a contradecir el camino más sencillo. Uno fue Turgut Özal, el líder islamista que falleció en extrañas circunstancias en 1993. El otro fue Recep Tayyip Erdogan, una ilusión marchita para el pueblo kurdo, que ya no cree más en él y se siente traicionado en sus propias montañas. 

Autor >

Miguel Fernández Ibáñez

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí