1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

¿Para qué le sirve la monarquía al feminismo?

Los valores patriarcales que la propia institución monárquica lleva aparejados hace que no pueda representar a las mujeres españolas

Beatriz Gimeno 2/12/2018

<p>Rey de bastos.</p>

Rey de bastos.

La Boca del Logo

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT es un medio pequeño pero sus luchas son grandes. Necesitamos tu ayuda para seguir avanzando. Puedes suscribirte en agora.ctxt.es o hacer una donación aquí:

El debate sobre la monarquía y la nueva república está de nuevo sobre la mesa y ganando espacio político y social. Parece que la bula que esta institución tenía entre la ciudadanía se ha acabado y así lo señalan las pocas encuestas que se han publicado, aunque el CIS prefiera seguir sin preguntar sobre este asunto. Las razones de la caída en el prestigio de la monarquía han sido ya desgranadas, así como también las razones políticas que explican por qué una nueva república supondría un horizonte de mayor justicia e igualdad. Pero más allá de la sociedad que nos traería una nueva constitución, las feministas tenemos que denunciar que la propia institución monárquica es incompatible con la democracia a la que aspiramos.  ¿Qué supone para nosotras, feministas, la pervivencia de una institución como la monarquía en la jefatura del Estado? ¿Es la monarquía un asunto feminista?

Si hablamos de la transición y del periodo constituyente que terminó con la aprobación de la Constitución del 78, el feminismo tiene completa legitimidad para poner en cuestión el relato hegemónico sobre ese tiempo ya que estuvimos radicalmente excluidas del diseño y la construcción del nuevo país que se gestó entonces. Por si fuera poco, se borró de la memoria histórica la lucha de las mujeres en la II República, su defensa de la misma durante la guerra y, finalmente, lo que supuso para ellas el franquismo. Se suele mencionar la falta de libertades públicas y de democracia como lo más terrible de aquel periodo, pero se ignora que a las mujeres se les privó no solo de la democracia y la libertad, sino que se las convirtió en perpetuas menores de edad sin capacidad siquiera para ser dueñas de sí mismas, incluso en los espacios más privados. Si para todo el país se convirtió en una prisión política, ellas sufrieron esta prisión y algunas otras: su propia casa y su propio cuerpo se convirtieron en cárceles. Después, la transición no nos resarció de nada y la Constitución saliente de ese periodo fue un nuevo pacto patriarcal del que las mujeres estamos completamente ausentes: la Constitución solo tiene padres y eso es, se mire como se mire, un déficit democrático que la priva de legitimidad de origen. Es muy posible que de haber participado mujeres feministas en la ponencia constitucional no se hubiera “colado” la humillante prevalencia del varón sobre la mujer en la jefatura del Estado. Pero ahora eso ya es lo de menos, la monarquía no va a ser más feminista porque haya mujeres al frente.

La igualdad entre mujeres y hombres es uno de los principios fundamentales para definir la calidad democrática de un país, pero sabemos que esta igualdad no se expresa únicamente a través de la garantía de la igualdad formal y de la remoción, por parte de los poderes públicos, de los obstáculos que la dificultan, sino también —a un nivel más profundo— a través de la demolición del contrato sexual (junto con el contrato social y el racial) que es la base de la ciudadanía que reflejan todas las constituciones surgidas desde el siglo XVIII. Ahora que el concepto de ciudadanía democrática está siendo vaciado de contenido por el neoliberalismo, que pretende convertir a los ciudadanos/as en consumidores, sabemos que el feminismo tiene capacidad para convertirse en la verdadera resistencia a este régimen. Por una parte porque la protección social que fueron construyendo los Estados del bienestar, y que es básica para que una democracia sea digna de ese nombre, es también garantía para que las mujeres puedan romper ese contrato sexual metafórico y profundamente desigual. Las mujeres somos las más interesadas en que dicha protección social retome los niveles anteriores a la crisis, e incluso se amplíe. Y, en segundo lugar, porque más allá de los derechos consignados legalmente, en un momento en el que la izquierda no parece capaz más que de ofrecer políticas reactivas y de contención de daños, solo el feminismo ofrece un universo alternativo, un completo cambio de paradigma que desafía no solo las políticas sociales y económicas propias del neoliberalismo, sino también su corpus ideológico. El feminismo ofrece otro mundo posible para todas. Y aquí, en el terreno de ese mundo posible, tenemos que volver a preguntarnos: ¿puede ser feminista la institución monárquica? La respuesta es no.

Conocemos las razones que hicieron que la mayoría de los españoles la aceptara en su momento y la manera en que Juan Carlos fue construyendo su propia legitimidad apoyado tanto en el silencio de los medios sobre cualquier aspecto oscuro de su biografía, como en su comportamiento el 23F, que quizá tampoco fue como nos contaron. En todo caso, la bula de Juan Carlos se terminó y, si Felipe VI dispuso de alguna, la desperdició con su comportamiento del 3 de octubre, al situarse como un monarca de parte. Y es ahora cuando, una vez desnuda la monarquía, las feministas tenemos que denunciar que esta institución encarna en sí misma unos valores que son incompatibles con el feminismo; representa, de hecho, valores antifeministas.

La institución monárquica no puede adaptarse a cualquier cambio. Puede modernizarse, hacerse más cercana, asumir cambios cosméticos, pero no puede ser feminista ni encarnar valores feministas porque defiende valores públicos a través de la encarnación y representación simbólica de ciertos comportamientos y valores privados muy concretos. De hecho, es una institución encarnada no en una persona, sino en una familia; una familia tradicional, heterosexual y oficialmente católica; una familia que, en realidad, ya no es mayoritaria en nuestra sociedad y que no puede tampoco representar a las mujeres porque hemos luchado mucho para transformarla. Es cierto que la institución se ha modernizado y ha aceptado el divorcio, pero no parece que pudiera aceptar sin descomponerse la homosexualidad, la convivencia en pareja sin matrimonio, las parejas sucesivas, el ateísmo o agnosticismo, la soltería, el matrimonio civil, el aborto o la no reproducción… cuestiones estas que no son poco importantes para el feminismo, sino fundamentales. La monarquía encarna de manera inevitable (aunque fuera una mujer quien la encabezara) una ciudadanía masculina y tradicional. La doble vida en el aspecto sexual/sentimental del rey Juan Carlos con esposa oficial –sufriente, y que se mantiene fiel– y múltiples amantes extraoficiales, es un ejemplo de familia machista que afortunadamente, no es ya la de la mayoría; el rumor sobre un posible aborto de Letizia utilizado contra ella dando por hecho que sería en cualquier caso una  mancha vergonzante; el rumor sobre su ateísmo como otra vergüenza a ocultar, la necesidad de la reproducción sin la que no hay transmisión de la corona etc. Las mujeres necesitamos, para construirnos como iguales en la ciudadanía que nuestras experiencias vitales, que no son privadas, se legitimen socialmente hasta el punto de poder ser encarnadas en la figura de una Jefa de Estado. Una jefa de Estado que pueda declararse atea, agnóstica, practicante de otra religión, que pueda convivir con una pareja sin casarse, que tenga varias parejas, que sea lesbiana, que declare sin vergüenza que ha abortado (igual que decenas de miles de mujeres) o que decida y explicite que no quiere tener hijos, por ejemplo. Necesitamos que sea posible tener la oportunidad de elegir a una jefa de Estado cuya vida sea como las vidas que hemos luchado por poder tener. Además, obviamente, exigiremos participar en la constitución de la nueva república, que tendrá que tener madres, incorporar la perspectiva de género en todo su articulado, reconocer nuevos derechos y tratar de dibujar una sociedad feminista que llevamos años plantando, debatiendo, pensando y que será una sociedad del bienestar que, por primera vez, se levantará sobre un pacto igualitario. 

CTXT es un medio pequeño pero sus luchas son grandes. Necesitamos tu ayuda para seguir avanzando. Puedes suscribirte en agora.ctxt.es o hacer una donación...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Beatriz Gimeno

Escritora, activista y diputada de Unidos Podemos en la Asamblea de Madrid.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Alberto

    No hay por dónde cogerlo. No hay por dónde empezar. Qué favor nos estáis haciendo con estas cosas, amigos y amigas... Que pena veros desde lejos, con lo que tenemos enfrente, y le contra seáis vosotros con estos discursos lamentables desde todo punto de vista. Qué manera de mezclar. Qué color coño tendrá que ver.

    Hace 2 años 11 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí