1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

El secreto de la recuperación económica en España y su coste

El FMI calcula que la reducción de los costes laborales unitarios en España con respecto a la media europea ha sido superior al 10%. De esta forma, la parte de la renta que antes se iba a retribuir el trabajo ahora se destina a remuneración del capital

Aleksandro Palomo Garrido 28/11/2018

<p>El J.R. Mora de hoy: Informe de Cáritas</p>

El J.R. Mora de hoy: Informe de Cáritas

J.R. Mora

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT es un medio pequeño pero sus luchas son grandes. Necesitamos tu ayuda para seguir avanzando. Puedes suscribirte en agora.ctxt.es o hacer una donación aquí:

Se cumplen diez años del fatídico 2008. Desde esa fecha ya nada ha vuelto a ser como antes. Durante los últimos años el gobierno y los expertos económicos presumieron de recuperación económica y buena gestión. ¿En realidad se ha producido una recuperación económica en España como nos dicen? Si es así, muy pocos la han vivido. Desgraciadamente para los que no la han vivido parece que la recuperación ya se está agotando y puede iniciarse un nuevo ciclo de crisis. Una década después del estallido de la gran crisis económica el triunfalismo oficial comienza a ser titubeante y empieza a vislumbrarse un nuevo declive económico.

Es cierto que entre 2014 y 2015 comenzó una recuperación de la economía española, que culminó en 2017 cuando el FMI anunció que España había alcanzado los niveles económicos previos a la crisis. La recuperación económica muestra en las gráficas lo siguiente. En 2015 el PIB creció un 3,4%, lo que significó un gran avance desde el 1,4% del año anterior. En 2016, la subida fue del 3,3%, y en 2017 se moderó hasta el 3%, demostrando una tendencia a la ralentización. Para este año se preveía un 2,7%, sin embargo los expertos empiezan a recalcularlo al 2,5%.

Los mismos indicadores que apoyaban el optimismo ahora empujan al pesimismo. Para el FMI, la recuperación se basaba en el consumo, las exportaciones y la inversión. En el caso del consumo empieza a apreciarse una caída en la demanda. El dato del consumo de los hogares, responsable por sí solo de casi la mitad del PIB, ha comenzado a recortarse en este año. La principal causa parece ser el estancamiento de los salarios y el repunte de la inflación. Si los precios aumentan y los ingresos se estancan o disminuyen, se contrae la demanda de productos y servicios. Al recorte en el gasto de los hogares también hay que sumar el descenso en la llegada de turistas en este año. El gasto que realizan los turistas también contribuye al consumo interno.

España y Grecia son los dos únicos países de la Unión Europea que todavía no han recuperado el nivel de renta salarial que tenían antes del estallido de la crisis

En el caso de las exportaciones, la economía española pasó de una balanza por cuenta corriente deficitaria a obtener superávit a partir de 2013. Aunque en 2018 todavía se mantiene el superávit, la tendencia en el crecimiento ha retrocedido al nivel de 2015. La principal causa del parón en las exportaciones parece estar en la ralentización económica a nivel mundial. La depresión económica a nivel global y los ataques al comercio internacional liderados por el presidente Trump han creado una incertidumbre económica de ámbito global. La consecuencia es una disminución del comercio internacional y un descenso en las exportaciones para nuestro país. 

El último dato en unirse al retroceso es el de las inversiones. Hasta 2018 la economía vivió un  aumento constante de la inversión en los últimos años de alrededor del 5%. Durante los años de la recuperación, el mercado de valores experimentó un pequeño boom y también comenzó a formarse una burbuja financiera, de nuevo en torno al negocio inmobiliario. Sin embargo, en lo que va de año el IBEX acumula unas pérdidas del 10%. Los inversores están empezando a retirar su dinero. La causa parece estar en el brumoso panorama internacional. A los malos datos sobre el crecimiento económico a nivel mundial que ha adelantado el FMI, se unen la reciente escalada en los costes de financiación (subida de los tipos de interés en EE.UU.) y la actual guerra de aranceles. Por si esto fuera poco, la incertidumbre política aumenta en España; dentro de la UE; y en buena parte del mundo.  

A estos malos datos se suman otros como el del empleo que nunca fueron buenos. Si bien la tasa de desempleo ha disminuido desde su nivel máximo del 27% en 2013 hasta el actual 15%, sigue siendo la segunda tasa más alta de toda la Unión Europea. En España, 3,2 millones de ciudadanos siguen sin empleo. La situación es especialmente grave para los jóvenes poco cualificados y para los que llevan sin empleo durante más de un año. La tasa de desempleo sería todavía más elevada si no fuera porque numerosos españoles han dejando el país para trabajar en otros puntos de Europa e incluso en Latinoamérica. En el período más duro de la crisis, la tasa de emigración neta llegó a 250.000 personas al año, privando a la economía de una parte de los ciudadanos mejor preparados y más productivos.

Esta sangría humana, junto con el auge de la economía sumergida, explican el descenso constante de afiliados a la Seguridad Social. En lo que llevamos de año se han perdido 203.000 afiliados. Desde 2008 no se registraba una cifra peor en nuestro país. La explosión de la economía sumergida es una consecuencia directa del deterioro en la calidad del empleo. El empleo indefinido ha pasado a ser una especie en extinción. Las reformas laborales que se aprobaron en 2012 para superar la crisis, facilitando el despido de los trabajadores, son las responsables de esta situación. A eso hay que añadir que España tiene la proporción más elevada de trabajos de baja cualificación de la OCDE. El empleo de baja cualificación tiene también, obviamente, una baja remuneración. Por este motivo, en España el número de personas con empleo que viven bajo el umbral de la pobreza ha aumentado un 20% en la última década.

El FMI calcula que la reducción de los costes laborales unitarios en España con respecto a la media europea ha sido superior al 10%

Otro dato específico del caso español es el continuado desplome de los salarios a pesar de la recuperación económica. España y Grecia son los dos únicos países de la Unión Europea que todavía no han recuperado el nivel de renta salarial que tenían antes del estallido de la crisis. A pesar de la recuperación económica, el peso de los salarios en el PIB ha continuado cayendo en los últimos años. Y este es el verdadero secreto no confesado de la recuperación económica en España. Desde que empezó la recuperación, y hasta ahora, la contención de los salarios y la precarización de los nuevos empleos han persistido, permitiendo que creciese muy rápido el PIB sin que fuesen necesarios incrementos similares de la masa salarial.

Por tanto, España ha recuperado los niveles de producción previos a la crisis, pero a un coste mucho menor. El FMI calcula que la reducción de los costes laborales unitarios en España con respecto a la media europea ha sido superior al 10%. De esta forma, la parte de la renta que antes se iba a retribuir el trabajo (incluidas las cotizaciones sociales) ahora se destina a remuneración del capital. Esto se ha traducido en un incremento de los beneficios empresariales y las rentas del capital, que han aumentado un 6%.

Es decir, unos 40.000 millones de euros han pasado de ser salarios de trabajadores a convertirse en parte de la plusvalía de las empresas. Si a eso unimos los 77.000 millones de euros del rescate a la banca por parte del Estado, obtenemos que en una década se ha producido el mayor trasvase de riqueza desde las clases bajas a las clases altas en este país, probablemente desde la caída del Imperio Romano. La novedad es que este expolio se ha hecho de forma pacífica y bajo la tutela de un Estado democrático. Los gobiernos del PSOE y PP con Ciudadanos han sido los responsables.

Este trasvase de riqueza además supone un gran cambio estructural de la economía española. Mayor producción con menos trabajadores y menor retribución, que mejora los márgenes de beneficio y eleva las rentas del capital. En la actualidad, España se ha convertido en uno de los países europeos con mayor peso de las rentas del capital sobre el PIB. Antes de la crisis, su peso era similar o incluso inferior al del conjunto del continente, pero la crisis ha alterado el reparto de la renta nacional. Este incremento en los beneficios empresariales y la excelente rentabilidad del capital son los que han permitido que la inversión se mantuviera al alza. El descenso en los costes laborales también insufló competitividad a las exportaciones.

Pero nada es gratis y este nuevo modelo de crecimiento tiene una serie de costes que ya estamos percibiendo. En el lado económico, tenemos una demanda interna bajo fuerte presión. Los bajos salarios afectan al consumo. Esto puede ser mitigado por una expansión del crédito, pero a riesgo de provocar una crisis de deuda en el sistema. En el lado social, ha provocado una polarización de la sociedad. Mientras el 99% más pobre de la población se hunde en la miseria, el 1% más rico de los españoles vive mejor que nunca. El aumento de la pobreza genera más gasto social del Estado y coloca a las finanzas públicas al borde del abismo. ¡El Estado del Bienestar está amenazado de muerte!.

Por último, están las consecuencias políticas. La crisis económica y su falsa recuperación han provocado una crisis política en España, como no se vivía desde los años de la Guerra Civil. Al calor de la situación económica han aflorado las tensiones nacionalistas como en los mejores tiempos de las guerras carlistas. Los gobiernos autonómicos están profundamente endeudados y con un margen de maniobra muy reducido por la situación económica. Antes que perder a su electorado, algunos de estos gobiernos prefieren exigir clamorosamente una separación de Madrid excitando el nacionalismo local.

Por su parte, los partidos políticos de derecha están respondiendo al órdago con las mismas armas. Han sacado del baúl un naftalínico nacionalismo de corte franquista con el que esperan aglutinar a sus electorados en un momento de decepción y descrédito del sistema y las instituciones. Esta crisis política no augura nada bueno para España. Sobre todo si tenemos en cuenta los datos sobre la situación económica reciente que comentábamos al comienzo del artículo. Si comienza una recesión económica de larga duración como la que vivimos después de la crisis de 2008, sus efectos van a caer sobre una economía muy debilitada sin márgenes de retroceso. Y en lo político y lo social va a incrementar las tensiones en una sociedad ya muy crispada y polarizada.

-------------------

Aleksandro Palomo Garrido es profesor de Relaciones Internacionales. Doctor en Ciencias Políticas por la Universidad Complutense de Madrid. Especialista en globalización. @DKolimari

CTXT es un medio pequeño pero sus luchas son grandes. Necesitamos tu ayuda para seguir avanzando. Puedes suscribirte en agora.ctxt.es o hacer una donación...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Aleksandro Palomo Garrido

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. cayetano

    Hay que comenzar a abandonar la fase de análisis y denuncia, que abunda extendiendo involuntariamente la impotencia. Para señalar también que transformaciones requerimos de las estructuras e infraestructuras para un modelo productivo más diversificado y de mayor valor añadido. El despotismo ilustrado de Salman MBS saudí, es deleznable pero tiene un proyecto para independizar en 30 años a Arabia Saudí del petróleo. Quién tiene y defiende en el imaginario un proyecto de dicho calado en España. Un cordial saludo

    Hace 4 años

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí