1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

  309. Número 309 · Junio 2024

  310. Número 310 · Julio 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

CAMPAÑA Y PALANTE

La Andalucía que se muere

Los ecos de la campaña electoral apenas se escuchan en los pueblos de la Alpujarra

Manuel Gare Granada , 30/11/2018

<p>Ángel García, presidente del PP en Órgiva, en el centro. M. G.</p>

Ángel García, presidente del PP en Órgiva, en el centro. M. G.

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

CTXT es un medio pequeño pero sus luchas son grandes. Necesitamos tu ayuda para seguir avanzando. Puedes suscribirte en agora.ctxt.es o hacer una donación aquí:

La Alpujarra granadina es una comarca situada en la cara sur de Sierra Nevada. Sobre ella escribió Pedro Antonio de Alarcón en 1873 que era una tierra "donde resultaba no haber estado nunca nadie". Comparativamente, su extensión es casi trece veces mayor que Granada; a día de hoy, sin embargo, su población –cerca de 23.000 habitantes– es diez veces menor. Es la gran tragedia del mundo moderno que empezó hace décadas, con el éxodo desde los pueblos hacia las grandes urbes. Ahora, la despoblación, la falta de infraestructuras y la precariedad del sector servicios asolan a los veinticinco municipios que conforman la Alpujarra. A pesar de tenerlo todo en contra, se resisten a morir: jóvenes y mayores, juntos, quieren volver a poner la comarca en el mapa. 

De Granada a Órgiva: curvas hacia la capital de la Alpujarra

El tránsito en coche por la Alpujarra es un amalgama de curvas en una carretera comarcal que empieza tras llegar a Lanjarón, el primer pueblo de la comarca. La distancia exacta entre Lanjarón y el ostentoso Nevada Shopping –el autodenominado centro comercial de Granada con el árbol de Navidad más grande de Europa– es de 40.5 kilómetros, algo más de media hora. Un tramo que está conectado por autovía y que une dos mundos dispares. Lanjarón es uno de los principales núcleos de población de la Alpujarra, famoso por sus manantiales de agua. También lo es por su enorme balneario, que abre las puertas al pueblo: la primera y la última gran infraestructura de la Alpujarra.

Aproximadamente un cuarto de hora más tarde, tu camino se topa con Órgiva, la capital de la comarca, con más de 5.000 habitantes. Es jueves por la mañana, día de mercado. El pueblo está a rebosar. Las calles se empapan de ese olor a pueblo que llena de nostalgia a quienes llevan algún tiempo sin pisar el suyo. La gente saluda a tu compañero de viaje, originario del pueblo. Le saludan con cierta euforia y le preguntan por su primo, el que se ha ido a trabajar a Estados Unidos. Un pueblo por los cuatro costados. Con sus cuestas. Con sus bancos ocupados por la tercera edad. Con su iglesia. Y, sin embargo, ahí está, en mitad de la plaza. Ese elemento discordante que te devuelve a la realidad. Una carpa improvisada azul. Una carpa del PP.

Ángel García es profesor de religión. Y presidente del Partido Popular de Órgiva. En las últimas elecciones al Parlamento andaluz, en 2015 –dos años antes de que Ángel tomara las riendas–, el PP quedó en segunda posición con un 25.48% de los votos. 532 papeletas depositadas a favor del partido. Ahora, Ángel espera que ese porcentaje aumente. “Que hace falta cambiar Andalucía es evidente”, empieza diciendo. El responsable del PP enumera los problemas del pueblo. “¿Cuántas curvas te has encontrado viniendo? ¿Cuántas veces te has tenido que parar en medio de la carretera para que pase otro coche? Es tercermundista. En cualquier pueblo las carreteras están arregladas. Por aquí te pones a conducir y vas acojonado. En cuarenta años no han sido capaces ni de arreglarnos las carreteras, no vamos a hablar de sanidad”, se queja.

Ángel menciona el Centro de Salud de Órgiva, centro de referencia para la comarca. “Está hecho de bloques de cemento, se va la calefacción, es decadente”, comenta. “Nos ofrecieron un hospital hace treinta años. En todo este tiempo no han venido a hacer el hospital y ahora vuelven a ofrecérnoslo en estas elecciones”. El candidato del PP se refiere a una promesa de 1997, cuando la Junta de Andalucía anunció que construiría un hospital de alta resolución para la comarca. La geografía montañosa y de difícil acceso ha llevado a los vecinos a agarrarse al sueño de este hospital durante años. 

La gente se sigue acercando al stand del partido. En él, abundan los carteles pidiendo el voto para Juanma Moreno, candidato autonómico del PP. Junto a ellos, un panfleto protagonizado por el emoji de un fantasma titulado “Las fantasmadas del PSOE” recoge en tono jocoso las peores “jugadas” del partido socialista en Andalucía. Debajo del emoji del fantasma, un hashtag. #40añosDeCastigo. “Dicen, ‘es que estamos mejor que hace cuarenta años’. Joder, claro, ¡todo el mundo está mejor que hace cuarenta años!”, dice Ángel riendo. 

Órgiva es interesante: durante las últimas autonómicas andaluzas, el número de votos que recibió el PSOE (44,35%), el partido que sustenta la alcaldía, fue prácticamente idéntico a la abstención (43,68%)

Órgiva es interesante: durante las últimas autonómicas andaluzas, el número de votos que recibió el PSOE (44,35%), el partido que sustenta la alcaldía, fue prácticamente idéntico a la abstención (43,68%). ¿Afecta la ideología al desencanto político? “Aquí, la diferencia entre mis amigos del PSOE y nosotros del PP es ninguna. En los pueblos no es una cuestión tanto de partido: somos todos vecinos, la gente nos pone cara, sabe cómo pensamos, con quién estamos casados y quiénes son nuestros hijos”, afirma Ángel, que no se etiqueta: “Considero que en muchas cosas soy bastante de izquierdas”. ¿Entonces? “La discrepancia es que nuestro compromiso social empieza por el empleo. El PSOE tiene un concepto de compromiso social basado en el subsidio, y yo entiendo que no, que lo que tengo que hacer es ayudarte a que tú encuentres un puesto de trabajo”. “¿De qué sirve que te dé 420 euros?”, se pregunta.

El mercadillo deja atrás el stand del PP. Está montado alrededor de un parque, donde unos y otros se concentran para hablar y hacer sus compras. Allí conozco a Carlos, un joven en la treintena que se confiesa afiliado y votante socialista de toda la vida. A pesar de ello, está cansado de las políticas del partido en Andalucía y esta vez no les dará el voto: “mi manera de castigar al PSOE el próximo domingo será votando a la opción de Podemos e Izquierda Unida”. “El PSOE tiene una estructura piramidal aquí que hace muy complicado desalojarlos, pero confío en que si Adelante Andalucía tiene la suficiente fuerza podrá plantarle cara a Susana Díaz”, dice.

En la parte baja del pueblo están los dos centros públicos de Órgiva. El colegio infantil y de educación primaria y el instituto de secundaria de la Alpujarra, que concentra a alumnos de todos los municipios de la zona. Antonio Martín es el director del colegio San José De Calasanz. Su centro acoge niños “de veinticinco a treinta nacionalidades diferentes”, en un reflejo de la situación de convivencia actual en la Alpujarra, donde el turismo y la entrada de población extranjera están permitiendo, poco a poco, frenar la despoblación de la comarca. “Un niño que llega de Gales o de Alemania, el primer mes está integrado y a los dos meses sabe lo básico para comunicarse con el resto de compañeros. Órgiva en este sentido, y gran parte de la Alpujarra, mantiene una población que es foránea con niños que, en gran parte, se integran bien”, apunta.

Antonio se muestra satisfecho con las políticas educativas de la Junta. “En una escala de cero a diez, te diría un ocho. Siempre hay margen de mejora”, afirma. Asegura que desde el Gobierno autonómico se realizan consultas periódicas a los docentes y que sus opiniones se tienen en cuenta. “Este año, por ejemplo, se ha eliminado el francés de primero y segundo de Primaria tras el voto mayoritario de los maestros”, comenta. Aún con todo, para Antonio hacen falta más incentivos por parte de los Ayuntamientos y la propia Junta que permitan que tanto la vida educativa como la social se puedan seguir desarrollando con normalidad en la Alpujarra. “Las personas tenemos que vivir tomándonos una lechuga y un tomate, y eso no se cultiva en la Gran Vía de Granada o de Madrid”, ironiza. “Hace falta que cualquier pueblo, por muy pequeño que sea, tenga una buena red pública de internet, buenas comunicaciones y buenos parques y ludotecas. Y hay que incentivar que quien lo pasa mal económicamente en las ciudades pueda venir a los pueblos”, concluye. 

En Soportújar, hasta las brujas votan al PSOE 

Antes de llegar a Soportújar, que queda a diez kilómetros –unos veinte minutos subiendo en coche– de Órgiva, está Carataunas, otro pueblo de la Alpujarra. La particularidad política de Carataunas es que, en 2007, la alcaldía del pueblo se decidió tirando una moneda al aire. Los 132 vecinos repartieron sus votos a partes iguales entre PSOE y PP, lo que llevó a aplicar el artículo 184 de la Ley de Régimen Electoral General; un artículo en el que alguien ya había previsto esta situación para los municipios con menos de 250 habitantes. “Los casos de empate se resolverán por sorteo”, reza el artículo. 

La anécdota de Carataunas es representativa de un voto –el de pueblo– que va a parar a unos y a otros en función de la sensibilidad personal hacia un candidato concreto, a veces incluso de una manera tan azarosa que acaba en empate. Excepto, claro, si hablamos de Soportújar. En las elecciones autonómicas de 2015 –en las que participó un censo de 174 personas, si bien su población ronda las 250–, el PSOE ganó con más de un 64% de los votos, 112 papeletas. La segunda fuerza fue Podemos, con casi un 17%; 29 votos, 14 para el PP, 10 para Izquierda Unida. En las municipales, también de 2015, el resultado fue arrollador: 188 votos y siete concejales para el PSOE, 9 votos y cero concejales para el PP.

Soportújar ha creado el turismo de la nada. Su anterior alcalde, el socialista José Antonio Martí –que dejó su cargo tras ser nombrado el año pasado delegado territorial de Fomento y Vivienda en la provincia–, propició un proyecto para el pueblo basado en la tradición antropológica de las brujas de la zona. Así, el apodo de brujos y las historias y leyendas que los vecinos de Soportújar difundieron durante años, se han convertido ahora en un pequeño parque temático en consonancia “identitaria” con otras localidades embrujadas como la navarra Zugarramurdi o la norteamericana Salem. La Fuente del Embrujo, la Cueva del Ojo de la Bruja o el Puente Encantado son solo algunos de los puntos de interés que el pueblo ha puesto en el mapa. En agosto, el municipio multiplica por cien y doscientos su población durante la Feria del Embrujo, que cuenta con su particular Noche de las brujas.

Manuel Romero, alcalde del PSOE de Soportújar. M. G.

En Soportújar solo hay publicidad del PSOE. “Los demás partidos no han querido venir a poner la suya”, dice Manuel Romero, actual alcalde. La mayoría de la gente del pueblo está en Órgiva aprovechando que es día de mercado. Por la mañana se suben a un autobús que pone una empresa y vuelven sobre las dos. Por eso mismo, el bar del pueblo está cerrado. En la calle solo está Manuel, que habla con un operario. “El municipio tiene un problema de estabilización, la capa freática tiene una serie de láminas de agua que hacen que se deslice. El pueblo está atravesado por tres barrancos, y el casco urbano tiende a desplazarse”, cuenta. En las últimas horas han tenido un desprendimiento que ha afectado al abastecimiento de agua municipal. “La Junta de Andalucía, con una inversión de más de 200.000 euros, ha contribuido de forma inmediata a crear una serie de muros de contención y de micropilotaje para que se pare el deslizamiento”, anuncia.

En su despacho, abierto de par en par, Manuel habla del mapa nacional de pueblos en peligro de extinción. “En Castilla y León se están cerrando pueblos. En Andalucía no se ha cerrado ningún pueblo, y eso es porque las administraciones, de cualquier signo político, han logrado que no se cierren”, dice. Para el alcalde de Soportújar es necesario un programa estratégico y concreto para cada pueblo, algo que tiene que venir tanto de “la Junta de Andalucía, como del Estado y la Unión Europea, si es verdad que quieren que los pueblos no desaparezcan”.

¿Cómo se explica que el PSOE consiga unos resultados tan buenos en la comarca? “A mí me cabrea cuando se dice en los medios que llevamos cuarenta años votando al PSOE; yo no considero que los andaluces sean tontos y tengan un problema. Ha habido errores, claro que ha habido errores. Sería de necios negarlo. Pero ha habido un gran progreso en la región, más teniendo en cuenta que nosotros no partíamos en las mismas condiciones de las que partían muchas comunidades. Y aún así, nos hemos puesto casi a su mismo nivel”, explica Manuel.

El socialista confiesa que cuesta mucho trabajo conseguir financiación extra. “Hace falta moverse mucho para que se hagan esas inversiones que hacen que tu pueblo se dé la vuelta”, dice. “Aquí, de pasar de tener dos bares que estaban a punto de cerrar, ahora están contratando gente hasta de Granada. No teníamos ninguna tienda en el pueblo, y ahora hay dos, y otras dos más tramitando la licencia de apertura. Eso es fijar población al terreno, eso es luchar contra la despoblación”, comenta. “Antes no entraba nadie, y ahora todos los días hay turistas. Mi madre lo dice, antes escuchabas ruido por la calle y te asomabas para ver quién era. Y ahora sale ella a controlar cómo va la cola del selfie en la Fuente del Dragón”.

Despoblación, turismo de alta montaña y vuelta a Lanjarón

No me voy a detener demasiado en explicar qué lleva un plato alpujarreño, el plato típico de la Alpujarra. A estas alturas, debería ser de sobra conocido que se compone –como mínimo– de patatas a lo pobre, huevo, chorizo, morcilla, jamón y lomo. En Capileira, el último pueblo y el más alto en este tramo de la Alpujarra granadina, las carnes a la brasa y los platos alpujarreños se cuentan a pares. Es la hora de comer. Visitantes de la provincia y extranjeros completan hoy un pueblo que en los últimos cincuenta años ha reducido su población a un tercio. Ahora, el turismo rural es el gran motor.

En Bubión, a menos de dos kilómetros por debajo de Capileira, la situación es parecida: ambos, junto a Pampaneira, completan esa estampa tan fotografiable de la Alpujarra de pueblos blanquecinos escarpados en la montaña. Sus calles, casi desiertas en plena tarde, apenas acogen a unos pocos locales. “Estamos todos muy descontentos”, dice una mujer del pueblo. “Ellos solo trincan, da igual el partido. No se escapa ni uno, ni los nuevos. Pero en los pueblos igual, ¿eh? Lo que pueden trincar, lo trincan”. ¿Aquí también? “En todos”. “Un asco”, exclama otra mujer. “Es vergonzoso lo que está pasando”, añade.

La publicidad electoral brilla por su ausencia en Bubión a excepción de un panfleto de Adelante Andalucía que descansa en el suelo. Igual que en Capileira, la acción política parece no tener presencia en estos pueblos perdidos en la montaña en los que las licencias de alquiler rural de casas copan las calles. ¿Tiene sentido hacer campaña en un pueblo con un censo de 163 personas? Las cuestas de Bubión nos llevan hasta Pepe, que cuida de su huerto. Él fue concejal del PP durante “diecisiete o dieciocho años”. Cuando empezó en política, “las gallinas estaban casi todavía en la calle”, dice riendo. “Aquí en Bubión el alcalde da lo mismo, no hay quien quiera serlo. El que quiere ser, no debería ser; el que puede ser, no quiere”, se lamenta. “Son muy embusteros”, intervienen sus dos compañeros de fatigas. “Ya nos da igual la política”. ¿No van a votar, entonces? “Sí hombre, sí. Habrá que ir a votar”.

Vista de la Alpujarra, con Sierra Nevada al fondo. M. G.

Apenas son las seis de la tarde, pero ya ha empezado a anochecer. Un autobús ralentiza la bajada por la carretera. Es imposible adelantarlo. Es como el PSOE andaluz. Una fortaleza infranqueable que no deja ver y a la que, si te acercas demasiado, corres el riesgo de despeñarte. Y no queremos despeñarnos en plena Alpujarra.

El autobús nos acompaña hasta Lanjarón. La primera y la última parada de nuestro viaje. Un político del PSOE ha reconocido, durante el día, que el PP “lo está haciendo bien” en Lanjarón. La política municipal es extraña entre PP y PSOE. Uno diría, casi, que se quieren más de lo que se odian. “En los municipios pequeños se vota muchas veces a la persona o grupo de personas, independientemente de las siglas políticas. Intentamos estar con todos y que la ideología se quede fuera: los problemas son los que hay, y seas del partido que seas, los estás viendo”, dice Eric Escobedo, alcalde de Lanjarón.

“La política en los pueblos rurales está muy desmejorada”, apunta Escobedo. Para él, el principal problema de la Alpujarra es la despoblación: “los jóvenes emigran porque no hay oportunidades y los mayores van falleciendo, con lo que la mayor parte de las casas se van quedando vacías”. Según el alcalde popular, es necesario dar “más oportunidades a los jóvenes” y “potenciar el turismo”. Aunque “poco a poco va aumentando la industria gracias al producto local”, es “muy difícil exportar porque las empresas de transporte no quieren venir por el estado de las carreteras”. Además, “la mayor parte de los municipios no tienen médico, o no tienen médico veinticuatro horas, y no hay nada que los centralice; si un vecino de Trevélez se pone malo, la ambulancia tarda como mínimo hora y cuarto en llegar”. ¿Se puede revertir la situación? “Tengo esperanza de que esto cambie, pero es difícil”, dice. “Como municipio que está más cerca de Granada, lo sufrimos menos. Pero de Órgiva para arriba se van a ver cada vez peor”.

Los vecinos de la Alpujarra cenan y se preparan para acostarse. Disfrutan de sus vidas sin esperar grandes cambios. Si alguna vez tuvieron alguna ilusión por la política, hoy parecen haberla perdido. Mientras, sus representantes, los políticos rurales, se resisten a tirar la toalla y aseguran seguir luchando por cada servicio, cada ayuda, cada edificio y cada promesa que no llega. Resultan de más carne y hueso que quienes aparecen en los carteles de sus partidos, pero, ¿acaso basta? 

Las luces del Nevada Shopping se ven a lo lejos. El árbol de Navidad más grande de Europa brilla imponente, indiferente ante la realidad que se cierne solo unos kilómetros más atrás. Mañana será otro día.

CTXT es un medio pequeño pero sus luchas son grandes. Necesitamos tu ayuda para seguir avanzando. Puedes suscribirte en agora.ctxt.es o hacer una donación...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Luis López

    "Aparte de la represión brutal, violación de los derechos humanos y los mayores crímenes contra la humanidad de la historia. Basta informarse un poco para tenerlo claro." De hecho esto es lo que comparte la "extrema izquierda" con el capitalismo. Tú mismo lo has dicho, hombre. Jajajajajaja.

    Hace 5 años 7 meses

  2. CeX

    El problema de la extrema izquierda es que es muy bonita sobre el papel, pero no funciona. El mayor error del comunismo es pensar que el ser humano tiene las virtudes necesarias para llevarlo a cabo. Simplemente porque va contra la naturaleza humana. Es antinatura. Han arruinado todos y cada uno de los países en que se ha implantado. No hay ni una sola excepción. Aparte de la represión brutal, violación de los derechos humanos y los mayores crímenes contra la humanidad de la historia. Basta informarse un poco para tenerlo claro. El pueblo que olvida su historia está condenado a repetirla. Esperemos que no suceda esta vez. La solución se encuentra también en la historia: capitalismo con pinceladas comunistas, que es lo que llamamos estado del bienestar (educación, sanidad, pensiones, etc).

    Hace 5 años 7 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí