1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

REPORTAJE

La infelicidad de las niñas

Las preadolescentes se declaran menos felices que los niños y se autolesionan más. ¿A qué se debe esta diferencia?

Cristina Vallejo 19/12/2018

<p>Niña bailando. Paul Klee.</p>

Niña bailando. Paul Klee.

2018 Artists Rights Society (ARS), New York / VG Bild-Kunst, Bonn

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT es un medio pequeño pero sus luchas son grandes. Necesitamos tu ayuda para seguir avanzando. Puedes suscribirte en agora.ctxt.es o hacer una donación aquí:

The Economist se hacía eco a finales del pasado agosto de un informe de la Children's Society que indica que las niñas se sienten cada vez más infelices, en contraste con los niños, para los cuales su sensación de bienestar (o de descontento) se ha mantenido prácticamente estable entre 2010 y 2016. Ello implica que se está abriendo una brecha de género en el estado anímico de la infancia –el informe hace referencia a niños y adolescentes de entre once y quince años– que tiene su manifestación más dramática en el dato siguiente: el 22% de las niñas británicas de catorce años declaran haberse autolesionado, frente al 9% de sus iguales masculinos.

Victoria Aurora Ferrer Pérez, catedrática de Psicología Social de Género de la Universidad de las Islas Baleares, afirma que estos datos podrían ser extrapolables a España o al conjunto de Occidente, aunque posiblemente no a otras latitudes con las que existen diferencias culturales y materiales más importantes. Esta psicóloga dice que a la hora de hablar de felicidad –o de bienestar– hay que diferenciar entre sus dos componentes: el objetivo o material, es decir, contar, o no, con las necesidades básicas cubiertas; y el subjetivo, que cobra más importancia cuando el primero está satisfecho. Ante unas mismas condiciones materiales, la percepción de los niños sobre su bienestar es mejor que la de las niñas. ¿A qué se debe esta diferencia? De acuerdo con la catedrática de la Universidad de las Islas Baleares, a las distintas exigencias y valoraciones sociales a las que se enfrentan y a cómo se distribuyen las condiciones materiales.

Puede resultar sorprendente que cuando supuestamente se está educando a varones y mujeres en igualdad y en familias teóricamente más igualitarias que las de generaciones anteriores, las niñas se declaren menos felices que los niños. Y ello coincidiendo con un momento de eclosión del feminismo. Pero de acuerdo con Ferrer Pérez, los condicionantes de género y sus limitaciones continúan presentes. Lo que ha cambiado, según declara la catedrática, es su cariz: “Hemos pasado del patriarcado castigador al seductor". Según desarrolla Ferrer Pérez, antes un componente importante de la educación de las niñas estaba ligado a la prohibición, a lo que por su género no podían hacer; en cambio ahora los mensajes que se les transmiten es que es más bonito que sean influencers, que estén delgadas, que sean guapas...”. En esto mismo insiste la socióloga Marina Subirats: “La de antes era una educación de limitaciones: por ser niña, esto no lo puedes hacer, de esto no sabes... Ahora, el mensaje es que si quieres triunfar tienes que mostrarte feliz, glamurosa y guapa”.

La persistencia de los roles tradicionales

Ferrer Pérez explica que las expectativas y las fuentes de presión en niñas y en niños son diferentes y obedecen en gran medida a los roles tradicionales de género. Por ejemplo, el físico es la herramienta que se considera que la mujer utiliza para conseguir pareja. Mientras que en el caso de los varones se pone el foco más en sus logros.

Pese a que ahora parece que el escrutinio sobre el físico se ha democratizado y se ejerce tanto sobre los hombres como sobre las mujeres, Ferrer Pérez cree que sigue pesando más sobre las mujeres. Así, si cualquiera construye su autoestima a través de la opinión del espectador, a partir de los ojos de los demás, en el caso de la niña se basa en que el otro le diga lo buena y lo guapa que es. Mientras que en los niños, el reconocimiento está ligado a sus logros reales en los deportes, en los estudios, en tener novia... Ello pone de manifiesto, según esta psicóloga, que los roles siguen siendo los mismos ahora que hace cuarenta años, y que solo se les ha dado un nuevo barniz. Además, afirma: “Continúa habiendo territorios muy oscuros”. Y señala a internet como uno de ellos: las influencers están contribuyendo a afianzar los modelos de feminidad más tradicional. “La presión que sufren los chicos no es tanto por su imagen, por su belleza, como por lo que hacen y por su actitud: se tienen que mostrar fuertes, arriesgados, conquistadores, vencedores”. De acuerdo con la información de The Economist, si las redes sociales están provocando que las niñas hayan deteriorado la percepción que tienen de su cuerpo, en el caso de los niños ha ocurrido justo lo contrario.

Marina Subirats añade: “Asumir el papel masculino no es demasiado difícil. Los hombres cuentan con prerrogativas que no tienen que ganarse. Antes se tenían que enfrentar a peligros reales para construirse. Ahora siguen teniendo que demostrar que son valientes, pero pueden medir hasta dónde se arriesgan. El suyo es un rol más cómodo, pero también es verdad que les puede llevar a morir prematuramente, en accidentes, por ejemplo”. Respecto al papel femenino Subirats explica: “Es un modelo más abierto, ofrece más posibilidades, pero la competencia entre las mujeres ahora se acelera respecto a la belleza y se ve sometida a las redes sociales: a ver lo que me han dicho, a ver los likes que tengo... Es una situación que genera angustia entre las niñas. Antes el mandato que tenían era ser recatadas y les requería menos esfuerzo. El rol femenino ahora es más exigente: consiste en ser una buena profesional, cuidar y gustar”. Todo ello acrecentado por los medios: “los anuncios publicitarios siguen transmitiendo el modelo tradicional de mujer disfrazado de modernidad”. Y añade: “No hay que obviar la influencia de la misoginia, que lleva a criticarlo todo de las mujeres, lo que deriva en una generalizada insatisfacción con el propio cuerpo: ninguna está satisfecha con su físico. Esto ahora es más duro porque los modelos son más rígidos y la presión es mayor. Se ha retrocedido en la libertad de las mujeres. Antes se era consciente de que Liz Taylor solo había una; pero ahora existe la cirugía estética y se llega al límite de una operación quirúrgica”. Y esto último, señala Ferrer Pérez, no ya para parecerse a una estrella de cine o a una modelo, sino para salir bien en los selfies.

Además, en un contexto en el que, como dice Marina Subirats, la sexualización de las niñas empieza cada vez antes, a los cinco años, y pone el ejemplo de locales para celebrar los cumpleaños infantiles en que a las pequeñas se las viste, se las peina, se las maquilla...

No hay diferencias generalizadas, solo en los motivos de infelicidad

Ferran Casas, profesor de Psicología Social de la Universitat de Girona, trabaja en el análisis del bienestar subjetivo en la infancia, concepto que define como compuesto con dimensiones afectivas (como la felicidad) y cognitivas (como la satisfacción con la vida). Casas cree que el resultado del estudio que recoge The Economist es muy británico y poco “extrapolable”. Según este profesor, el bienestar subjetivo decrece constantemente de los diez a los 16 años, como mínimo, en los 18 países de los que tenemos datos. Aunque “entre las chicas se observa un descenso más fuerte de los afectos positivos y un ascenso más intenso de los afectos negativos. Entre las causas hay factores socioculturales: en todos los países industrializados el descenso entre los chicos está muy relacionado con el descenso de la satisfacción con la escuela, mientras que entre las chicas lo que desciende es la satisfacción con el propio cuerpo, la propia imagen y la actividad o el ejercicio físico realizado”.

Carmen Velamazán, del equipo de GPyF (Gestalt Psicoterapia y Formación), señala que le parece peligroso hablar de que los niños son más felices que las niñas. Velamazán señala que para la felicidad o el bienestar de unas y de otros “lo más importante es una familia-sistema en la que sean reconocidas sus emociones y sensaciones y que sirva de apoyo para salir al mundo”. Así, en su opinión, en edades hasta los diez o los once años, las principales diferencias se pueden atribuir a las características del sistema familiar, a los modelos parentales y a las vivencias en entornos escolares. “Es obvio que hay algunos de estos ambientes en los que las diferencias de género se hacen más patentes que en otros. Hay familias en las que los roles están más diferenciados y son más tradicionales, así como colegios, y otras en las que la realidad va flexibilizando lo binario”, añade.

A partir de los once o los doce años, continúa Velamazán, es frecuente que los niños busquen su fuente de bienestar en los videojuegos o el deporte, bien solos o en compañía, mientras que las niñas lo buscan en lo vincular, en las relaciones sociales. “Parece que aquí la estructura ya ha actuado en ellas y en ellos”, afirma Velamazán. Y, por esa razón, la percepción de su bienestar estaría relacionada con cuestiones diferentes según el género. Sara Malo Cerrato y Mònica González Carrasco, ambas profesoras de la Universitat de Girona, tampoco observan diferencias en la felicidad de niños y niñas. Sí señalan que los niños se muestran más satisfechos con las actividades físicas, mientras que las niñas lo están menos con su propio cuerpo. Y también destacan que en la adolescencia se registra un patrón diferente en cómo evoluciona su bienestar: si bien en ambos a partir de los diez o los once años desciende su percepción de bienestar, en el caso de ellas esa caída se produce de una manera más abrupta. Y lanzan, para explicarlo, una hipótesis que tendría una raíz biológica pero a la que se superpondrían cuestiones culturales, aunque no estaría confirmada: las niñas entran en la adolescencia antes que los niños, su maduración física es más precoz, lo que puede llevar a que las exigencias que se les hacen sean también más tempranas.

El sello familiar

Otra cosa que el profesor Casas ha detectado con sus investigaciones es que existe una correlación entre el bienestar subjetivo de las niñas y sus padres, mientras que no ocurre lo mismo con los hijos varones. “Parece que las niñas están más ligadas a lo que pasa en la familia, mientras que los chicos parecen desvincularse más”, dice Casas, quien atribuye estas diferencias posiblemente al patrón de género: a las niñas les influye más la familia y a los niños, el grupo de amigos.

El sello familiar también puede analizarse de otra manera. Antes se apuntaba que la asignación de roles no es ahora tan diferente a la del pasado. Pero Velamazán sí ha detectado cambios que tienen importancia en la felicidad y en la libertad de los niños. Según él cada vez hay más familias que no se asustan si su hija pide por reyes 'cosas de chicos' y sus hijos 'juegos de chicas'. A la par, en las actividades extraescolares, las diferencias de género están más difusas, sobre todo en la infancia. “Hasta los seis o siete años, todo esto es fácil y la sociedad parece haberse hecho cargo de esa etapa del infante en la que cree que 'puede serlo todo'. A partir de los ocho años, la visión de género de la familia y del colegio es de suma importancia para que se pueda seguir siendo todo y fantaseando con ello, y así contribuir a una visión más igualitaria en la que prime la opción personal de cada quien” por encima de los roles tradicionales, explica Velamazán.

¿Qué pasa con las redes sociales?

Malo Cerrato y González Carrasco expresan algunas diferencias respecto al uso que chicas y chicos hacen de las redes sociales. Dicen que ambos tienen una presencia parecida en ellas, pero también indican que quizás las chicas las usen de una manera algo más “excesiva”, lo que tendría sentido, afirman, si tenemos en cuenta el rol tradicional femenino, siempre más asociado al contacto con los demás. Las dos profesoras han observado además que a mayor uso de las redes sociales, especialmente cuando éste es considerado muy elevado, puede haber niveles más bajos de bienestar. También declaran que todavía no se conoce con exactitud dicha relación: si es la insatisfacción la que provoca que se suplan las relaciones personales por las redes sociales o si son estas últimas las que ocasionan el malestar.

Velamazán no ha observado diferencias de género en esta cuestión: “A los 12-13-14 años, todo lo relativo a la imagen adquiere una dimensión muy importante y las redes sociales juegan un papel decisivo en ello. De manera precoz incorporan la importancia de la evaluación y la valoración de la imagen que proyectan en el afuera y esta continua valoración, reflejada en los 'me gusta', contribuye a que la/el preadolescente se sienta excluido, más o menos, según el número. Antes, al no tener una 'imagen pública', la preocupación por la imagen, por las marcas, quedaba circunscrita a tu círculo. Ahora es 'todo el mundo' el que te ve y se ha incrementado exponencialmente la preocupación por la imagen”.

Velamazán además, observa una diferencia de género fundamental: “Gracias a las redes sociales y a los móviles es muy fácil saber la ubicación de las personas y ello favorece que se construyan relaciones de control, vínculos en los que el dominio/sumisión sigue muy presente. Aquí la reproducción de roles es muy clara: ellos controlan y ellas son las controladas”.

En este texto conviven dos perspectivas: la que detecta que efectivamente las niñas sufren una mayor presión y, por tanto, muestran una mayor insatisfacción; y la que no ve diferencias globales en el bienestar subjetivo de niños y niñas, pero sí observa que en la autopercepción de unos y de otras pueden incidir cuestiones distintas porque, por su socialización, dan importancia a cosas diferentes. La magia de las ciencias sociales es precisamente ésta: nunca se puede dar un tema por zanjado, las preguntas nunca tienen una respuesta definitiva. Hay que continuar observando y analizando. Y más cuando se trata del bienestar de las niñas y de los niños.

Autora >

Cristina Vallejo

Cristina Vallejo, periodista especializada en finanzas y socióloga.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. c

    Podria ser pqe las menores ahora se dan cuenta de la discriminacion que sufren y antes no.

    Hace 2 años 7 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí