1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

ESTEBAN HERNÁNDEZ / PERIODISTA

“Creer que las mujeres van a salvar al progresismo es como pensar que los obreros votan siempre a la izquierda”

Guillermo Fernández Vázquez 26/12/2018

<p>Esteban Hernández.</p>

Esteban Hernández.

Salomé Sagüillo

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT es un medio pequeño pero sus luchas son grandes. Necesitamos tu ayuda para seguir avanzando. Puedes suscribirte en agora.ctxt.es o hacer una donación aquí:

Esteban Hernández (Madrid, 1965) se está convirtiendo en uno de los periodistas más leídos por la izquierda española. No sólo por sus columnas diarias en el blog de post-política de El Confidencial, sino también por haber escrito varios ensayos que han agotado las primeras ediciones y suscitado el aplauso de la crítica. Esta vez le preguntamos por su último libro, El tiempo pervertido. Derecha e izquierda en el siglo XXI en el que realiza un sugerente análisis de nuestra sociedad tras cuatro oleadas conservadoras. El texto reviste singular interés no sólo por adoptar una visión histórica y geopolítica de conjunto, sino también por proporcionar pequeños análisis concretos de movimientos poco conocidos en nuestro país. Es el caso, por ejemplo, del movimiento del People’s Party estadounidense, de cuyo contexto y trayectoria Esteban Hernández extrae interesantes lecciones para el presente. Todo el ensayo es una invitación a forjar categorías para pensar nuestra sociedad. El periodista responde a las preguntas de CTXT por correo electrónico. *

El libro que publicas, que ya va por la segunda edición, se titula El tiempo pervertido. Derecha e izquierda en el siglo XXI. Figuras tan dispares como Emmanuel Macron, Marine Le Pen o Klaus Schwab dicen que la derecha y la izquierda ya no existen: ¿tú qué piensas?

Desde mi perspectiva, la izquierda y la derecha siguen existiendo, como remarco en el subtítulo del libro. Hay variaciones, pero continúan vivas. Los partidos de derecha e izquierda sistémica están perdiendo influencia o desapareciendo, emergen nuevas fuerzas y el eje izquierda/ derecha está siendo sustituido por el de global/nacional. No hay más que ver el mapa europeo para constatarlo. En ese terreno la izquierda tradicional está perdiendo, ya que, o se ha hecho liberal, y por lo tanto es muy frágil frente a la derecha, o es culturalista, y ahí ganan los socialdemócratas ahora reconvertidos en globalistas.

Mi perspectiva es otra: la derecha lleva 40 años ganando, desde la llegada de Thatcher y Reagan al poder, hasta el punto de que sus postulados han sido asumidos como necesarios para el sistema. En estas cuatro décadas, lo que hemos visto es cómo una pequeña parte de la pirámide social, la superior, ha estado acumulando poder y recursos, que ha quitado al 80% restante. Esa es la derecha. La izquierda tiene que apostar por que la mayoría de la sociedad consiga esos recursos y ese poder que están siéndole hurtados. Sin este elemento, lo demás es distracción, porque el capitalismo contemporáneo funciona así; puede que invoque asuntos culturales o de civilización, pero el único resultado real es que nos está quitando poder y recursos a los demás. Pero lo mismo estoy equivocado, y la derecha y la izquierda no existen, como dicen Macron y Schwab, o ser de izquierdas consiste en atacar a Soto Ivars en Twitter.

El tiempo es otra de las cuestiones centrales de tu libro. De hecho, en el prólogo confiesas que desde hace muchos años experimentas la sensación de carecer de él y de que la vida está siempre en otro sitio: lejos y fuera. ¿El sentimiento de que la vida se nos va tiene traducción política en el mundo actual?

El tiempo es tuyo cuando dispones de él, y cada vez tenemos menos tiempo propio. El tiempo, como los recursos, tiene una traducción política innegable, otra cosa es que alguien se la haya encontrado y lo haya articulado con tino electoral. Parece que nuestras vidas importan una mierda, y eso se nota tanto en la pauperización, como en la pérdida de opciones vitales, como en el tiempo disponible que tenemos. Todo está pensado para que enfoquemos nuestra vida hacia la mejora de nosotros mismos, una especie de auto-exigencia que nos empuja a tener cuerpos más fibrosos, más conocimientos que sirvan para el mercado laboral, más competencias relacionales, más bienes distintivos, más amantes, más éxito. A mí lo que me importa es tener tiempo para hacer lo que me gusta, una categoría que va desde estar con mi familia o con los amigos hasta escribir, y eso es justo lo que no tengo, ni he tenido prácticamente nunca. Porque para eso necesitas recursos, que es de lo que no dispones, y una mentalidad que te permita sustraerte de las exigencias sociales, lo que también lleva tiempo construir.

Reprochas a la izquierda una cierta ingenuidad por pensar en las mujeres como un sujeto histórico de cambio que necesariamente va a beneficiarla políticamente. Y ves en el origen de esta ingenuidad un cierto automatismo en el traslado de la “lucha de clases” a la “lucha de sexos”. No sé si sabías que este argumento lo repite mucho Marion Maréchal Le Pen…

Reconociendo que la derecha populista hace algunas críticas punzantes a la izquierda, precisamente porque parte de  su éxito radica en que las críticas a la izquierda sean atinadas, lo que digo es algo más sencillo. Hay una perniciosa inercia, instigada desde los demócratas estadounidenses y que ha impregnado a las fuerzas progresistas occidentales, que tiende a creer que las mujeres serán la fuerza electoral del futuro, que con ellas se frenará el fascismo y que son quienes se pueden oponer a los Trump y los Bolsonaro de este mundo. Hay que pelear por muchos asuntos que defiende el feminismo, pero por una cuestión de justicia, no por estrategia. Creer que las mujeres salvarán al progresismo es lo mismo que creer que las clases obreras votarán de forma automática a los partidos de izquierda. Llevamos muchos años viendo que no es así. Y con las mujeres igual. El voto a la Lega o el de Bolsonaro no han sido mayoritariamente masculinos ni de lejos. Lo que ocurre es que a parte de esta izquierda le conviene apoyarse en esta clase de temas porque así no se ve impelida a enfrentarse a las dinámicas capitalistas, lo cual es siempre es más complicado. Plantar cara al poder tiene mucho coste, y hay que tener valor para hacerlo.

En el libro atacas duramente el optimismo progresista de autores como Steven Pinker: ¿por qué es tan peligroso?

Es ridículo, más que otra cosa. Es la negación de los males del presente a través de su comparación con un mundo irreal. Sí, ahora hay problemas, pero peor vivíamos en la prehistoria, esa clase de razonamientos estúpidos. Son del tipo, “Eh, negro, no te quejes, que peor vivías cuando eras esclavo”. Es como ir al entierro de una persona de 40 años que ha sido atropellada por un conductor borracho y decirles a los familiares que al fin y al cabo, la esperanza de vida antes era de 28 años y que deben sentirse afortunados. En fin, cuanto más sacan a relucir las diferencias con el pasado, más demuestran la imposibilidad de convencer mediante los logros presentes.

Y cuando no es el pasado, es Asia: “Alegraos, clases medias y obreras occidentales, porque vosotros sois más pobres y lo seréis aún más en el futuro, pero ahora hay más clases medias asiáticas y menos pobres allí”. Sin duda, es motivo de celebración: se llevan los trabajos donde sale mucho más barato para que los grandes accionistas consigan aún más beneficios. La paradoja es que lo que han ganado en la guerra de clases interna lo están perdiendo en la geopolítica: el auge chino es el resultado de esta estupidez de las élites occidentales.

En el libro detallas algunos aspectos muy interesantes del populismo norteamericano del People’s Party a finales  del siglo XIX. ¿Qué hay de común entre aquel populismo y la defensa del “normal guy” y de una especie de “capitalismo para todos” que hace Stephen Bannon en sus discursos?

Nada. Fue justo lo contrario, y eso lo describía bien  Thomas Frank en Qué pasa con Kansas. El populismo estadounidense de finales del XIX fue anticapitalista a fuer de ser capitalista. Creían en el sistema, en la constitución americana, en los límites a los poderosos y en la defensa de la gente común frente a los ricos. Y eso les hizo peligrosos en el contexto del capitalismo de los Robber Barons, muy similar al contemporáneo. Ellos querían devolver el poder que había sido usurpado a la gente común, Bannon quiere que las élites estadounidenses tengan más poder; los populistas querían cambiar el sistema económico, Bannon quiere seguir haciendo lo mismo, sólo que beneficiando a los ricos de EEUU. No son lo mismo ni de lejos.  

Subrayas mucho la potencia política que tiene usar las armas ideológicas del adversario para dirigirlas contra sí mismo. ¿La meritocracia forma parte de esas ideas que pueden volvérsele en contra a lo que en el libro denominas la “cuarta oleada conservadora”?

La meritocracia forma parte de ello, pero no es más que un aspecto. Nuestro sistema traslada continuamente la idea de que quienes tienen éxito acumulan méritos para ello, que si ocupan una posición privilegiada es porque cuentan con talento. En realidad hay un conjunto de factores que influyen en el éxito, y el principal es el origen social, que es el que proporciona el capital, los contactos y la formación.

Pero, además de esto, nuestro sistema no premia el talento y el mérito, lo combate radicalmente. Su idea central es la obtención de la máxima rentabilidad, y eso no puede lograrse sin el control taylorista de los procesos laborales. Eso genera una notable contradicción entre las lógicas propias de la realización del trabajo y lo que se exige. Así que quien lo hace bien y tiene talento suele salir perdiendo. Del mismo modo, el CEO de una empresa que toma decisiones mirando al largo plazo suele ser despedido rápidamente. Es curioso que la ideología neoliberal hable tanto de liberar las trabas burocráticas cuando lo que ha hecho en la práctica es intensificarlas.

En uno de los capítulos sostienes que la llamada “psicología positiva” nos culpabiliza y disciplina casi tanto como la vieja ética protestante. ¿Por eso triunfan los llamamientos a la libertad y a la exaltación de lo políticamente incorrecto que hacen las nuevas derechas identitarias?

Sí, en gran medida. Dado que el pensamiento positivo, el enfoque proactivo y flexible, la adaptación a las exigencias de bienestar, cuidado del cuerpo, atractivo físico y predisposición laboral se convierte en el lugar común de nuestra época, en que el “si quieres, puedes” es tan habitual, el dextropopulismo tiene un campo muy amplio en el que operar. Vete a un bar de un barrio de clase obrera o a uno rural a decirles a los parroquianos que no beban cerveza o cubatas, que tomen quinoa en lugar de comidas con grasaza, que salgan a hacer running y que adopten la actitud adecuada y así triunfarán en la vida. Te sacan de allí a hostias.

Pero el problema va más allá, porque este tipo de discursos también generan culpa y vergüenza en otros estratos de la población. No tener el cuerpo adecuado, no saber idiomas, tener titulaciones de poco prestigio (o ninguna), utilizar bienes deteriorados, como el coche o la ropa, o tantas otras cosas, hace que la gente se sienta inferior e interiorice, aunque sea en una pequeña medida, que son menos que los demás y que, en el fondo, si no han triunfado es porque no han estado a la altura. De modo que al final estamos auto-examinándonos con demasiada frecuencia, fijándonos en los aspectos personales mucho más que en los estructurales, que son esenciales. El populismo de derechas rompe ese círculo mediante el orgullo de la nación o la insistencia en un mal externo, como Bruselas, Madrid o los inmigrantes y, al hacerlo, desculpabiliza.

La cuestión de las identidades va a ser probablemente una cuestión central en los próximos diez años. ¿Están las fuerzas progresistas preparadas para encararla sin caer en los tics esencializantes de la derecha radical conservadora?

La identidad es una forma de recomponer lo roto, de unir a gente separada por un individualismo feroz, de conceder autoestima y orgullo a poblaciones que tienden a carecer de ella. Esa es la oferta populista, y a ella ha opuesto la izquierda otro tipo de identidades, las culturales. Combatir en el marco de la identidad, desde esa perspectiva, es pelear en el terreno de juego en el que vas a perder. Para tomar en serio la identidad, debemos conocer mucho mejor nuestra sociedad, cuáles son sus deseos y aspiraciones, sus temores y sus necesidades, y a partir de ahí se puede construir una opción real.

Si tuvieras que jugarte dinero: ¿apostarías por el fin de la UE a corto plazo o por su supervivencia con leves modificaciones?

A corto plazo, no; a medio, sí. Tiene grandes debilidades, como una escasa cohesión entre territorios, ya que está pensada para favorecer a Alemania y a otros países del norte; no tiene ejército propio; cada país piensa en sus intereses sin visión de conjunto; cuenta con una fractura social interna, en términos de clases sociales, de dimensiones sustanciales; tiene enemigos poderosos, como EEUU, que la quieren plenamente subordinada; y para rematar carece de líderes, no ya brillantes, sino siquiera sensatos. Que tengamos allí a Juncker es alucinante, como antes Schauble, o el holandés ese que decía que los del sur teníamos que devolver el dinero que nos habíamos gastado en fiestas y mujeres. Con esa gente al frente, no podemos ir muy lejos, la verdad. No pinta nada bien.

La UE podría ser una buena idea en un entorno geopolítico en el que el tamaño importa, y en el que tener un espacio propio supone disponer de capacidad disuasoria y de poder para negociar con EEUU y China. Pero son sus propios defensores quienes se la están cargando a marchas aceleradas.

Por último: ¿qué tres cosas consideras que debería aprender la izquierda española del populismo norteamericano del siglo XIX?

La primera y más importante, una posición estratégica: golpeó donde más dolía. Su resistencia era real, porque estaba bien planteada e iba al núcleo del asunto. Podrían haberse perdido en cuestiones culturales, no en vano eran gente que venía de entornos religiosos, pero las utilizaron para enfrentarse al poder económicamente duro que les estaba arruinando, y fueron atrevidos en ese punto, proponiendo medidas necesarias y muy interesantes todavía hoy. En segundo lugar, la visión de clase que contenía, en la que equiparaba a todos los que salían perdiendo con el capitalismo de su época, lo que les permitía utilizar todas las armas discursivas a su disposición. En este aspecto, como en otros, la situación a la que los populistas del siglo XIX se enfrentaron es similar a la actual: grandes capitales convertidos en especulación financiera que construyen monopolios y oligopolios a partir de los cuales abaratar el trabajo, subir los precios y extraer rentas, y que se apoyaban en la corrupción política.

En un contexto como aquel, y como este, hay que saber leer bien la estructura de clases para organizar la resistencia, porque ahí reside una de las claves, la capacidad que tiene el poder para enfrentar a quienes poseen en realidad intereses comunes. El populismo del siglo XIX estuvo muy muy cerca de que su candidato fuese nombrado presidente de los EE.UU., y le faltó ese punto que podía haberle dado la simpatía que no tuvo de las clases obreras industriales del norte de Estados Unidos. Y este es un problema muy actual: somos muchos los damnificados, pero las tensiones entre clases que comparten intereses es mayor que las afinidades. Un poder que beneficia sólo a una pequeña parte de la sociedad únicamente puede mantenerse fragmentando y oponiendo las distintas resistencias.

-----------------------

En la versión inicial de esta entrevista, se decía que la conversación fue presencial. 

CTXT es un medio pequeño pero sus luchas son grandes. Necesitamos tu ayuda para seguir avanzando. Puedes suscribirte en agora.ctxt.es o hacer una donación...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillermo Fernández Vázquez

Investigador en la facultad de Ciencias Políticas de la UCM. Especialista en política francesa, derecha identitaria, relato y comunicación.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Aviso de un precario

    Desgraciadamente Podemos valdría de ejemplo de lo que es esa "izquierda culturalista" que cita el autor. O cambia de rumbo y pone en primer lugar y con total prioridad y claridad la cuestión material de vida o seguirá chorreando votos como en Andalucía. Renta Básica Incondicional y Universal YA!!

    Hace 2 años 9 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí