1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

Gracias por defender un periodismo de servicio público. Suscríbete a CTXT

POSTPROCESANDO

Si le gustó 2018, le gustará 2019

Ni el constitucionalismo ni el procesismo movieron un dedo por el Bienestar –la forma de democracia en Europa–, y abandonaron a la ciudadanía, primero a su suerte, y luego a su banderita

Guillem Martínez 27/12/2018

<p>Quim Torra y Pedro Sánchez, durante su encuentro en La Moncloa. Madrid, lunes 9 de julio de 2018. </p>

Quim Torra y Pedro Sánchez, durante su encuentro en La Moncloa. Madrid, lunes 9 de julio de 2018. 

Jose Maria Cuadrado Jimenez (Web de la Moncloa)

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT es un medio pequeño pero sus luchas son grandes. Necesitamos tu ayuda para seguir avanzando. Puedes suscribirte en agora.ctxt.es o hacer una donación aquí:

1. No solo es posible, sino factible y sencillo engañar a una sociedad. Quien lo dude, que imagine un escenario y, en él, un mago, que saca un conejo de una chistera ante nuestros ojos. Tachán.

2. ¿Es posible hacer aparecer un conejo donde no lo hay? Sí. Ustedes lo han visto miles de veces. Pero aún es más correcta esta alocución: es posible, y fácil, simular la aparición de un conejo. La palabra mágica y más acertada de todo esto que he descrito no es conejo, sino truco. Todo esto no es más que un truco, no un conejo.

3. Los trucos con conejos son trucos. Del sesgo. Sesgan. Es decir, acotan la realidad, de manera que, cuando miras, sólo ves el conejo, y no el truco. Un mago me ha dicho que el principal sesgo del que disponen los magos es la ayudante del mago. Por lo que sea, en un circo, los hombres y las mujeres –una sociedad, vamos–, si bien desean pillar al mago en bolas, no pueden dejar de mirar a la ayudante de un mago vestida de ayudante de un mago. Hasta que, de pronto, ven un conejo. La magia, en fin, consiste en mirar hacia otro sitio, más agradable. Como cualquier otra experiencia humana, me temo.

4.La realidad, en fin, son sesgos. Cognitivos. Es mirar hacia otro sitio mientras crees que miras la realidad. La realidad, por tanto, es un conejo. Es lo que queda después de aplicarle diversas toneladas de sesgos/ayudantes de mago, que modulan nuestra atención. Si no sabes eso, ves conejos donde sólo hay trucos. Algo dramático, por otra parte, si te quieres comer un conejo.

5. Para acabarlo de liar, todos avanzamos por la calle, si se fijan, con una ayudante de mago, que nadie ve. Todos, vamos, utilizamos sesgos. Son útiles o inútiles, funcionales o barrocos, operativos o inoperantes. En todo caso, no son opcionales. Son necesarios. El cerebro viene equipado de serie con ellos. Sin ellos nos volveríamos majaras. La realidad, en fin, es brutal. Y es necesario sesgar la brutalidad. La sesgamos continuamente, por ejemplo, para encarar el trabajo asalariado, o la pareja, dos puntos en los que suele aparecer brutalidad, sesgándolos con conejos chachis, no sea que los mires a la cara y te mueras del susto. Lo divertido es que, con ellos, con el uso de sesgos, no está claro, a su vez, que no nos volvamos majaras. Otro tipo de majaras.

6. La utilización cotidiana de sesgos en la emisión y recepción de política es a) normal y b) subnormal, dependiendo de la amplitud o cerrazón que modulen en la realidad. Dependiendo, vamos, de los infiernos que creen. Nos puede convertir en, lo dicho, majaras, si no sabemos corregir o ponderar los sesgos que nos ofrece la información, la política o nuestra propia percepción del mundo, por lo general muy colectiva. La propaganda, en fin, no difiere mucho de la magia. Se trata de imponer sesgos con cierto arte, para que veamos un conejo que, por lo común, tampoco existe. Es importante estar familiarizado con los sesgos, detectarlos, dialogar con ellos. Es necesaria, vamos, una educación sesgal. Y, como ocurre con la educación sexual, que luego de ella cada uno se busque la vida.

7. Este articulete pretende ser una aproximación a lo que nos espera en 2019 en el tema cat. No es fácil predecir el futuro. Es más, es imposible mas allá de la descripción que hizo Keynes –“a largo plazo”, snif, “todos estaremos muertos”–. Pero está relativamente tirado describir los sesgos que modulan su apreciación. La realidad, recuerden, no es lo real. Es su percepción, tras imprimirle un baño de sesgos. La realidad es el conejo cutre resultante de tanto sesgo.

8. Daniel Kahneman, lingüista cognitivo –esa disciplina nos está dotando de una libertad inusitada; permite ver la utilización del sesgo en la política y en la realidad; es decir, en tu propia casa; la política, en fin, también transcurre en tu casa, incluso, o sobre todo, en tu cerebro– le ha dado un tute a los sesgos. Ha descrito el pack de sesgos que más y mejor modulan la apreciación de la realidad. Kahneman, por otra parte, es un crack. Hasta el extremo de que Kahneman, lingüista/psicólogo, es, de hecho, Nobel de Economía, esa disciplina sesgada.

9. De los muchos sesgos a los que alude Kahneman, les voy a pasar tres para acotar lo que puede dar la cosa cat en el próximo periodo juliano. Será divertido/aquí hemos venido a jugar.

10. La cosa cat –hola, soy un inciso que se prolongará hasta el punto 11– es la cosa esp. Con lo que ya empezamos a hablar de sesgos. Cat, vamos, es un sesgo. Cat no solo modula la política en Cat, sino en Esp. Recordemos, en fin, que hay dos partidos nacionalistas esp fundados a partir de la cosa cat, y que pueden ser, glups, muy determinantes en el futuro: C's y Vox. El PP parece haberse refundado, tras ser pillado con el carrito del Frigo-Gürtel, a partir de la cosa cat, a falta de cualquier otra idea con garra en el mercado. Sólo emite en el mismo canal que C's y Vox, y sobre ese mismo tema. El PSOE, a su vez, está tensionado por el tema cat. Hay dos PSOE. Uno, que parece ser mayoritario en el aparato –por primera vez, en fin, hay un Gobierno PSOE sin buen rollete con el aparato; quien se mueve, por primera vez, puede salir en la foto–, apuesta por el mismo conejo y la misma chistera que C's, Vox y PP. El otro PSOE aún no se sabe por lo que apuesta. Cat, en fin, es una desproporción, un conejo del tamaño de un elefante, como el del chiste –muy bueno, pero muy largo; si hay demanda, lo cuelgo en mi canal de telegram–. Por lo mismo que, salvo en los chistes, no existen conejos del tamaño de un elefante, es sorprendente crear dos partidos estatales, y refundar otros dos, a partir de un conejo, ese animal de por sí canijo. En un circo, eso sólo pasaría después del mago y del conejo, en el número de los payasos Pompoff y Tedhy. 

11. Esp/Cat es, vamos, una cultura sesgada. Como todas. Y, como todas, con su acceso propio al yuyu. Desde 1978 la única divergencia y tema de discusión posible y aceptada, transcurre en el tema territorial. Si bien pone nervioso, es normal –y, por lo tanto, subnormal– que la crisis de régimen, por tanto, transcurra en ese tema –el único que la sociedad, medios y política esp y cat domina a la perfección y con virtuosismo de niño prodigio japonés, brrrrr–, y no en temas verdaderamente peliagudos y malquedas, como democracia, igualdad, bienestar, reparto de la riqueza, libertad, derechos, economía, corrupción, soberanía, monarquía, o disfuncionalidad, que son los que han modulado, de hecho, la crisis de régimen. Que viene fina, como ven por sus temas. Por aquí abajo, en fin, existe una ayudante de mago, vestida para matar, que hace que no observemos esos temas ni cuando nos golpean con ellos en el hocico. Esa ayudante de mago se llama Mari Territorialidad, o Mari Nacionalismos, y debe de ser voluptuosa y long-vehicle. O, al menos, mientras le miramos el canalillo, nos está dando non-stop conejo por liebre –rayos, me ha salido un juego de palabras cogido por los pelos, pero no podía parar–. 

12. Bueno, me he subido a la parra. ¿Por dónde iba? Ah, sí: a) ¿Qué va a pasar en el pack Esp/Cat?, b) Kahneman, c) tres sesgos. Al tajo. 

13. El Sesgo de Confirmación explica que cuando tenemos una convicción, los argumentos no importan. Puede parecer una exageración. Pero uno es del Osasuna por eso. Es mas, la vida privada es, básicamente, eso. El Sesgo de Confirmación aplicado a la política explica, empero, otras pesadillas. La principal: nadie cambia, de voto o de disco rayado, ante argumentos más válidos. En el año 2019 no es previsible, así, que nadie se baje del burro. El constitucionalismo y el procesismo no tendrá por qué cambiar de idea, de manera que podrán seguir defendiendo que cualquier negociación que no sea de máximos es un ataque a la esencia nacional de sus sendas naciones. Yupi. Es posible que el juicio a los presos políticos cat –el campo semántico juicio ocupará, si no hay elecciones, o si habiéndolas no se produce un gran cambio, hasta verano; es mucho; si se produce un gran cambio electoral, más–, sólo sirva, por tanto, para que cada trinchera se autoconfirme –más; esas trincheras son comunidades de autoconfirmación– que la democracia y la Justicia esp son el no va más del mundo mundial, o que el caso es un segundo caso Mandela. Dos conejos que no existen, pero que gozan de una salud extraordinaria.

14. El Sesgo de Familiaridad consiste en que si un concepto se repite mucho, acaba siendo percibido como una realidad/un conejo. Exemplum. En la vida cotidiana sucede con el concepto clase-media. Se repite tanto, incluso en nuestra cabeza, que creemos que aún existe y que formamos parte de ella. Para el caso que nos ocupa, supongo que se intensificará ese sesgo, pues no hay ganas, ni medios –de comunicación– capaces de apuntar otras familiaridades en ambas trincheras. Y porque, ambas trincheras, han apostado por ese sesgo desde el día D hora H. Ambas trincheras, en fin, lucharán por la democracia. A muerte –es un decir–, en tanto que, por Familiaridad, el procesismo y el constitucionalismo creen que están defendiendo La Democracia, así, con mayúsculas. Es posible pensar, no obstante, que defienden sendas democracias sesgadas, en las que prima lo territorial, lo esencial, sobre el pack democracia. La realidad, al menos, es que ni el constitucionalismo y ni el procesismo, cada uno a su escala, movieron un dedo por el Bienestar –la forma de democracia en Europa–, y abandonaron a la ciudadanía, primero a su suerte, y luego a su banderita. Que viene a ser lo mismo. El Sesgo de Familiaridad puede llegar a ser una pesadilla llamativa. Permite, por ejemplo –agárrense–, que si se repite mucho, la derecha y las izquierdas puedan compartir políticas con naturalidad, en tanto se repite que repercuten en la soberanía y en un aggiornamento democrático –caso italiano y cat–, o permiten que, repitiendo más que el ajo que se trata también de una revolución democrática, la extrema derecha y las derechas extremas –por ahora, sólo en Andalucía– hagan algo penalizado en el Occidene europeo: pactar, reconocerse, normalizarse.

15. Mi favorito, no obstante, y aunque sólo sea por su nombre, es el Sesgo de la Heurística de la Disponibilidad. Consiste en asumir que hacemos cálculos, valoraciones y suposiciones sobre el mundo basándonos en los datos que tenemos más disponibles en ese momento. Es decir, gracias a una selección de temas en cuya selección, comúnmente, no participamos. Exemplum: los medios y partidos conservadores suelen intensificar el tema de la inseguridad ciudadana un año antes del año de elecciones municipales, de manera que, en ese año, se percibe una mayor inseguridad ciudadana, fundamentalmente en los municipios de izquierda, que suelen ser los más focalizados. Eso invita a los individuos a hacer cálculos electorales a tenor de ese conejo/realidad acuciante. Aplicado al caso que nos ocupa, es preciso señalar que el tema cat es el gran sesgo informativo y político, tanto en Cat como en Esp. Es más, es el sesgo-madre, a partir del cual se introducen otros sesgos que intensifican cosmovisiones reaccionarias –recuerden, glups, punto 14, o cómo el Sesgo de Familiaridad facilita el encuentro, siempre en el campo de la derecha, de derechas e izquierdas, y derechas y extremas derechas–, con las que las dos trincheras se nutren. No es previsible, vamos, un cambio, en tanto no lo reclama ninguna gran comunidad de sentido, ni el grueso de grupos de comunicación está por ello. En tanto que un grueso de la política y sociedad deciden adquirir su realidad en el mercado de conejos propuestos. Las decisiones, parece ser, se seguirán tomando a partir de ese tema informativo acuciante, es decir, a través de ese conejo acuciante –rayos, repito acuciante y me tomo otro chupito–. Por lo que, gracias a los otros dos sesgos aludidos, la inmovilidad en ese tema tiene más posibilidades que el movimiento.

16. Sí, los sesgos son móviles. Y, además, van cambiando de sentido, que no de función. Pero es difícil un terremoto de sesgos. Eso sólo sucede con lentitud, o ante una suerte de traumatismo, de confirmación espectacular de que lo del conejo es un truco. No suele pasar. Fracasar, en fin –el procesismo ha fracasado, el constitucionalismo ha fracasado; hay ciertas garantías de que no aportarán ninguna idea o acción para paliar sus fracasos–, no supone la muerte de una creencia que, ya lo hemos visto, no precisa ser confirmada. Salvo en tu cerebro, ese tramposo, ese devorador de conejos.

17. Vamos, que si les gustó 2018, les gustará 2019. 

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

4 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. cayetano

    Desde el enfoque de dinámicas, podríamos decir que la confrontación de ultranacionalismos ha dejado de ser simbiótica, por el cambio de referentes internacionales para las derechas populistas, ultras y preultras, así como por su intensidad. Cambios que en España afectan discursivamente a todas las derechas sin distinción, abocándolas a un cambio sustancial sobre la significación de la Democracia, deconstruyéndola hacia el autoritarismo que justifica las posiciones prefascistas. Es decir, la intensidad o presión ejercida ha acabado en metamorfosis que acelera procesos internacionales pre y protofascistas, así ha dado como resultado el nacimiento real de Vox -lo que años fue una entelequia- más allá de los resultados andaluces; y que al tiempo aumentan la gravitación proactivo-competitiva entre el PP y C,s en esa dirección. De forma que si bien dichos resultados se podían intuir en 2018, en 2019 son ya evidentes, no encontrándonos con el mismo fenómeno de confrontación que percibiamos en 2018 y otros, pues la naturaleza política de dicha dinámica por su propia cinética y presión ha sido transformada metamórficamente. Queda por averiguar si el independentismo se ha percatado del cambio sustancial de la dinámica y obran en consecuencia o no; queda también por averiguar si desde el gobierno y las fuerzas no independentistas que lo apoyan, dan también la trascendencia que tiene para el conjunto del Estado de dicha dinámica proultraderechización, que ha tenido y tiene a la confrontación entre ultranacionalismos como motor y maquina del tren, de todas sus aspiraciones bañadas por un proceso de desdemocratización. Queda por ver si son capaces de construir mayorías sociales pro diálogo en Cataluña y España, y si después son capaces de culminar dichos procesos material y propositivamente. Queda saber, si más allá de la cuestión territorial, son capaces de plantear un modelo productivo, energético, infraestructural y ecológico para l@s esapañoles-as, en convivencia con los sentimientos de pertenencia nacional, que aune entorno suyo a mayorías sociales esperanzadas e ilusionadas, que no atemorizadas y peleando con sus iguales un panorama de escasez, esa maldita escasez que -asfixiados de basura- pregonan quienes nadan en la abundancia y sus voceros, economistas o no. Romper este círculo vicioso para España y virtuoso para las posiciones ultraderechistas, pasa por traer a la agenda setting y al debate público, no sólo la elección entre confrontación o diálogo respecto de la estructura del Estado o la independencia de Cataluña. También pasa por traer al debate público el estado del bienestar, y la reversión de los recortes por inversión. Pero fundamentalmente pasa por traer al debate público la apuesta energética en un país dependiente de la energia fósil y lo que supondría en nuevas infraestructuras de la comunicación y producción, sobre un nuevo modelo productivo que sostenga otro modelo redistributivo, educativo y laboral, que permita vivir con esperanza en el futuro, superando la ley de la selva en escasez. Un cordial saludo.

    Hace 2 años 3 meses

  2. Jack

    Pocas veces he visto a alguien escribir de forma más o menos graciosa sobre sesgos para describir sus propios sesgos allí donde cree estar describiendo los de "los otros"

    Hace 2 años 3 meses

  3. Mesetario follacabras

    Menudo lío tas armao con Kahneman, muchacho

    Hace 2 años 3 meses

  4. Uno

    ¿El procesismo ha fracasado? Si se asume que tenía por objetivo que Convergència mudara la piel y siguiera siendo hegemónica sin que nada cambiara, entonces sí, ha fracasado. ¿Y el constitucionalismo? Si damos por hecho que su objetivo era crear una sociedad reaccionaria, fascista, intolerante, analfabeta, maleducada, vulgar, aznarizada, brutal, en definitiva: invivible, entonces puede afirmarse que ha triunfado al 999999%. Aznar puede estar satisfecho. La España del siglo XXI es la suya y que cada palo aguante su vela.

    Hace 2 años 3 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí