1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

¿Por qué el feminismo es un valor en alza?

Fragmento de 'El feminismo lo cambia todo: Un relato sobre la lucha contra el patriarcado'

Sílvia Claveria 2/01/2019

<p>Imagen de portada del libro <em>El feminismo lo cambia Todo: Un relato sobre la lucha contra el patriarcado. </em></p>

Imagen de portada del libro El feminismo lo cambia Todo: Un relato sobre la lucha contra el patriarcado. 

Paídos

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT es un medio pequeño pero sus luchas son grandes. Necesitamos tu ayuda para seguir avanzando. Puedes suscribirte en agora.ctxt.es o hacer una donación aquí:

Allá, por el 2010, impartía un seminario en la universidad donde el alumnado tenía que comentar un texto sobre la desigualdad de género. Cuando les preguntaba si creían que esas diferencias aún existían en su generación, me miraban con cara extraña. Las alumnas consideraban que las desigualdades de género eran cosas del pasado. Ellas se estimaban tan válidas como ellos y me decían que tanto en sus familias, como en la escuela o en la universidad, se las habían tratado igual que a sus compañeros. Muchas pensaban que el feminismo era una reivindicación de otro tiempo, pues consideraban que la igualdad de género ya se había alcanzado. 

Sin embargo, esta percepción de la realidad ha cambiado mucho en estos últimos años. Ahora también imparto cursos de ciencia política en la universidad y, aunque no doy ninguna asignatura centrada exclusivamente en desigualdad de género, todas mis alumnas se han sentido reflejadas cuando explico algún ejemplo de desigualdad o discriminación de género. Además, muchas han mostrado un gran interés por este tema en las clases y multitud de ellas escogen estudiar este tema en los trabajos de temática libre que tienen que entregarme. 

Esta anécdota refleja solo mi experiencia personal, pero no hace más que confirmar una tendencia general. Aunque en España no existen datos longitudinales fiables para observar cómo ha evolucionado esta tendencia, solo tenemos que comparar las cifras de las manifestantes del 8 de marzo de apenas hace cinco años, las cuales eran muy minoritarias, con las que hemos vivido en los dos últimos años. La afluencia multitudinaria a las concentraciones del 8 de marzo de 2017 ya hizo presagiar que el feminismo iba ganando músculo. Y ese músculo se manifestó el Día de la Mujer de 2018, cuando se organizó la primera huelga feminista, un tipo de acto reivindicativo jamás visto en España. Además, a diferencia de años anteriores, contó con la participación de una masa de mujeres muy jóvenes. Esto no ha sido un acto puntual que haya salido de la nada, sino que viene precedido por diferentes actos y movilizaciones como la concentración del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia de Género (25 de noviembre de 2017), las manifestaciones en contra de la sentencia de la Manada (abril del 2018) o el éxito del hashtag #cuéntalo que animaba a las mujeres a compartir los testimonios de los acosos sexuales sufridos y que fue trending topic durante tres días.

Beyoncé, que en el 2013 había dicho que era feminista, pero con ciertos matices –sostenía que era una palabra muy extrema–, en 2016 se declaraba plenamente feminista. Incluso incluyó la definición de feminismo en una de sus canciones, "Flawless"

Todos los hechos relatados son un termómetro para ver que las reivindicaciones de género cada vez son más populares y seguidas por una parte mayor de la población, en especial por la gente joven. Este cambio en las actitudes hacia el feminismo se ha percibido, por ejemplo, en cómo las personas con visibilidad pública han ido cambiando sus posiciones y discursos al respecto. Si al principio del libro lamentábamos que ciertas personas con visibilidad o relevancia social no se consideraran feministas, también es de justicia decir que, en los últimos meses, muchas actrices y celebridades se han implicado en esta causa y han realizado reivindicaciones en este sentido. Beyoncé, que en el 2013 había dicho que era feminista, pero con ciertos matices –sostenía que era una palabra muy extrema–, en 2016 se declaraba plenamente feminista. Incluso incluyó la definición de feminismo en una de sus canciones, "Flawless". No solo eso, sino que en su actuación incluyó citas de la charla TED We Should All Be Feminists de la novelista nigeriana Chimamanda Ngozi Adichie, y terminó con un letrero luminoso gigante que reproducía en mayúsculas la palabra "FEMINIST". 

Y no solo ella. Hay infinidad de casos que han reivindicado estas ideas. Pensemos, por ejemplo, en los discursos feministas de Michelle Obama, quien fuera primera dama de Estados Unidos, en la campaña electoral de 2016; o en la campaña He for She que lanzó la actriz Emma Watson en la Organización de las Naciones Unidas (ONU); también vimos a la cantante Madonna lamentando públicamente que las opiniones de las mujeres no se valorasen como las de los hombres; o a la actriz Robin Wright denunciando que su sueldo no era igual al de su compañero coprotagonista en la serie House of Cards. Estos gestos, además de mostrar que la situación ha cambiado, pueden producir, a la vez, que las mujeres pierdan el miedo a hacer reivindicaciones feministas.  

¿Por qué se ha producido este cambio? Tendemos a pensar que los cambios o las mejoras en la igualdad de género son lineales y sostenidos en el tiempo, pero responden a momentos claves u oleadas. Entonces, ¿qué acelerantes o factores han producido esta nueva oleada? Seguramente no hay un único factor, sino muchos, que además se entremezclan. Sin embargo, podemos pensar que al menos en España hubo tres claves para que el feminismo sea un valor en alza y se haya colado tanto en la agenda social como en la política: la crisis económica, la crisis de expectativas y los nuevos medios de comunicación y/o redes sociales. 

La Gran Recesión de 2008 (rastreable ya el año anterior) coincidió con la entrada en el Gobierno de un partido conservador. La crisis incentivó que los poderes públicos recortaran de una forma salvaje los presupuestos e instituciones dedicadas a promover la igualdad. Las partidas presupuestarias que estaban destinadas a mejorar las condiciones de vida, en especial de las mujeres, sufrieron un retroceso sustantivo, como bien explican Lombardo y León1. Esto provocó que la crisis recayera aún más sobre sus espaldas. Por ejemplo, a pesar de las limitaciones presupuestarias que ya tenía la Ley de Dependencia en su origen, con la crisis se vieron ostensiblemente recortadas. Esta ley, cuyo objetivo era fomentar que la responsabilidad de los cuidados de personas dependientes recayera sobre el Estado y las administraciones, con los recortes, vio su propósito truncado, y fueron las mujeres las que tuvieron que continuar asumiendo esa tarea. Las mujeres también sufrieron un retroceso al ver la partida dedicada a proteger a las víctimas de violencia de género menguada, lo que provocó una mayor vulnerabilidad de las víctimas de estas agresiones. Además, con la aprobación de la reforma laboral en 2012 por parte del Partido Popular, se produjo un cambio en la legislación que dificultaba, especialmente a las mujeres, conciliar trabajo y familia. Esto provocó que muchas, ante la imposibilidad de compatibilizar los dos ámbitos de su vida, tuvieran que abandonar el mercado de trabajo y quedarse relegadas al mundo doméstico. Esto son solo unas pequeñas pinceladas, pero no las únicas, de cómo la recesión económica provocó un perjuicio en la igualdad de género. Las mujeres han sido conscientes de ello y han asumido que tienen que luchar por sus derechos. 

El segundo factor que ha provocado que el feminismo tenga muchos más adeptos es la crisis de expectativas. La recesión económica conllevó que una parte importante de la población viera truncadas sus metas vitales. En 2011 surge el 15-M, un movimiento que expresa e intenta canalizar la indignación por las injusticias del sistema, mucho más evidentes con la crisis económica. En el marco del 15-M empiezan a brotar comisiones de feminismo en cada acampada, las cuales incorporan al debate temáticas hasta entonces ignoradas por la gran mayoría. Muchos «indignados» que, tal vez, nunca se habían planteado cuestiones como las relaciones de dominación entre el hombre y la mujer, la brecha salarial, la poca participación de las mujeres en política o la situación de vulnerabilidad de esta en el espacio público, empezaron a tomar conciencia de ello, un mensaje reforzado por la consigna coreada al unísono en cada asamblea: «La revolución será feminista o no será». Además, el grupo feminista del 15-M denunció y concienció al resto de indignados de que en las propias asambleas se daban actitudes sexistas reflejadas en las infinitas interrupciones a los discursos que hacían las mujeres, o la menor valoración sus intervenciones. Todo ello propició que los y las jóvenes que se socializaron políticamente en las plazas se percataran de esta problemática.    

La sombra del 15-M es larga, y este movimiento también fue uno de los gérmenes que explica el auge del feminismo actual. Del 15-M salió la Comisión de Feminismos, que entre otros movimientos se adhirió a la convocatoria de la manifestación contra la reforma de la ley del aborto en 2014. Esa manifestación aglutinó decenas de miles de mujeres para protestar contra la reforma que pretendía llevar a cabo el entonces ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, para derogar la ley de plazos del aborto aprobada en 2010, y aprobar otra mucho más restrictiva. Fue la primera vez en décadas que las mujeres se manifestaban en una marcha multitudinaria, que entonces (en el 2015) se consideró la mayor manifestación feminista de la historia de España. Tanto el 15-M como esta movilización contra el aborto reunieron a una nueva masa de mujeres jóvenes, hasta entonces alejadas del movimiento feminista. Sin la inclusión de las feministas jóvenes y la reactivación del tema, nunca estaríamos donde estamos. Además, la dimisión de Alberto Ruiz-Gallardón y la retirada de la ley como consecuencia de las protestas dio fuerza e impulso al movimiento, al ver que las movilizaciones y sus acciones tenían un impacto real. 

Las redes sociales y los nuevos medios de comunicación son el tercer componente que puede explicar la popularización del feminismo.  Despentes explicaba que hace unos años si querías leer sobre feminismo necesitabas fotocopiar fanzines o manifiestos, como si de una subcultura marginal se tratara. En cambio, ahora puedes tener infinidad de textos feministas a la distancia de un clic. Además, a través de las redes sociales, estos artículos o ideas pueden viajar muy fácilmente de continente a continente, como ha pasado entre Europa, Estados Unidos y América Latina. Gracias a internet y las redes sociales, multitud de ideas o textos han podido llegar a pequeños pueblos alejados de los grandes centros de pensamiento o activismo. Asimismo, estas redes sociales –blogs, Twitter, Facebook, la red Médium…– no tienen gatekeepers. Dicho de otra manera, en estas redes sociales se pueden publicar y promocionar textos fácilmente sin que el editor de un libro, de un periódico o de una revista le dé el visto bueno. La divulgación de ideas, por tanto, se ha democratizado.

Que las redes sociales produzcan canales de denuncia también facilita la concienciación de personas que no han estado expuestas al feminismo

Que las redes sociales produzcan canales de denuncia también facilita la concienciación de personas que no han estado expuestas al feminismo. Por ejemplo, en Twitter se ha denunciado y se ha viralizado la poca presencia de mujeres en los medios de comunicación, en órganos de decisión o en conferencias. Además, ha habido quejas sobre cómo el lenguaje se emplea de una forma sexista (por ejemplo, utilizando la expresión ha muerto en vez de han asesinado en noticias sobre violencia de género). Tampoco disponemos de datos para ver quién ha cambiado de actitud, o cómo ha cambiado la intensidad de esa reivindicación, pero sí observamos que estas denuncias han tenido un impacto en la concienciación, como mínimo, de los usuarios de la red. Me contaba un amigo que él nunca había pensado en estos temas hasta que por Twitter había visto que alguien reprendía un comentario machista o denunciaba situaciones sexistas. 

Los nuevos medios digitales también han jugado un papel importante en la concienciación. A medida que se ha producido una inundación de periodistas feministas en las redacciones, las cuales analizan con perspectiva de género muchas de las noticias tratadas, se ha podido cambiar, poco a poco, la perspectiva hacia el feminismo que tenía buena parte de la población. Sin embargo, a los medios de comunicación aún les queda mucho trabajo por hacer en términos feministas, desde la selección de las noticias que tratan, hasta el enfoque proporcionado o la elección de las imágenes que las acompañan. 

¿Es bueno o malo que el feminismo se haya «puesto de moda»?

Que el feminismo esté "de moda" no está exento de críticas. La industria de la moda se ha subido al carro para sacar beneficios a través de la comercialización de camisetas y otro tipo de merchandising con lemas como The future is female ("El futuro es femenino"), Girls just wanna have FUNdamental rights ("Las chicas solo quieren tener derechos FUNdamentales", un juego de palabras derivado de la canción «Girls Just Wanna Have Fun", de Cindy Lauper), "We should all be feminists" ("Todos debemos ser feministas") o Girls can do anything ("Las chicas pueden hacer cualquier cosa"). Además, como comentábamos anteriormente, se ha acusado a muchas mujeres y hombres famosos de sacar provecho mejorando su imagen, al convertirse, de la noche a la mañana, en "embajadores" de las ideas del feminismo. 

Desde una parte del feminismo se ha criticado la posición utilitarista tanto de las empresas como de algunos personajes populares. Tampoco se ha visto con buenos ojos que ciertas mujeres conocidas que defienden ideas feministas acaten, a su vez, una estética femenina determinada o la hipersexualización de sus cuerpos impuesta por el mundo masculino. 

Ante estas críticas, se pueden proponer dos posibles niveles de debate: el individual y el sistémico. La crítica a nivel individual se centra en la falta de coherencia entre el discurso y los actos de las mujeres. Esta crítica es rebatible desde el momento en que en nuestra vida diaria caemos en más de una contradicción que tenemos que asumir, y no por ello dejamos de luchar por nuestros ideales. Ante estas contradicciones, Angela Davis decía: "Soy una feminista, así que conozco las contradicciones que existen. Creo en hacer las contradicciones productivas, no en tener que elegir un lado u otro. A diferencia de elegir uno u otro, elegiré ambos". Al fin y al cabo, muchas de nosotras hemos sido socializadas y "construidas" en un entorno patriarcal, así que esos valores siguen arraigados en nuestro cuerpo, nuestra mente o nuestras creencias. Es muy difícil cambiar aquello que nos han inculcado desde pequeñas: aquello que era bueno, aquello que era bello, bonito o deseable. Sin embargo, es importante tener una mirada crítica de todo ello e intentar educar a las generaciones posteriores con valores más equitativos en todos esos campos para subvertir esas prácticas. 

El capitalismo y las celebrities se han aprovechado del feminismo. Pero el feminismo se tiene que aprovechar de ese altavoz y elevar el suelo desde donde actúa

Luego existe un debate a nivel sistémico, es decir, nos tenemos que plantear si para el movimiento feminista es positivo o negativo estar de moda. Existen dos respuestas a esta pregunta en función de si se prefiere el pragmatismo o el idealismo. Se puede preferir un movimiento feminista pragmático que priorice ganar adeptos a mantener unos ideales estrictos o puros. Por el contrario, podemos optar por un movimiento feminista idealista, que priorice mantener unos principios puros y estrictos más que engrosar sus defensores. 

Tener un movimiento feminista transversal y con músculo ha impulsado diferentes cambios y ha puesto sobre la mesa política debates que hasta hace poco no entraban en la agenda. Por ejemplo, se está revisando en el Código Penal el concepto de consentimiento, se ha presionado para que algunas instituciones tengan perspectiva de género o para que incorporen mujeres en decisiones del poder. Sabemos que es fundamental incluir a las mujeres que, por su momento vital o sus cargas de trabajo, tienen difícil militar u organizarse, pero cuya participación es esencial para presionar y para que las dinámicas sociales cambien de verdad. 

Por otra parte, es necesario reconocer que el feminismo, al convertirse en un movimiento tan transversal, un paraguas bajo el cual se agrupan personas tan diferentes, debe abordar diferentes retos. Es importante que las demandas del movimiento no se centren solo en empoderar a las mujeres de forma individual para que puedan llegar o escoger lo que ellas decidan, sino también en reconocer que, aparte de las estructuras de género, también existen estructuras económicas y culturales que afectan o moldean nuestras vidas. El reto consistirá en mantener un movimiento feminista transversal y a la vez no solo apelar o dirigirse a las mujeres blancas de clase media. Es necesario que el feminismo pueda representar a todas las mujeres y no deje atrás sobre todo a aquellas de clase trabajadora, racializadas, trans o lesbianas, a las que les cuesta más hacerse oír. Nancy Fraser2, teórica feminista, sostiene que para que realmente exista justicia e igualdad se tienen que cumplir dos condiciones que están relacionadas entre ellas: que haya un reconocimiento de la diferencia y una redistribución económica. En otras palabras, para que haya igualdad es necesario aceptar que las normas culturales dominantes no han sido iguales para hombres y mujeres, sino que para las mujeres han sido mucho más severas y desiguales. Por tanto, es esencial revalorizar las identidades devaluadas para que puedan dejar de estar en una posición de subordinación. Pero, además, para llegar a la igualdad es necesario que haya una redistribución económica, ya que por estar en esa posición de inferioridad y con un menor reconocimiento se producen daños económicos.  

Por ahora, el capitalismo y las celebrities se han aprovechado del feminismo. Pero el feminismo se tiene que aprovechar de ese altavoz y elevar el suelo desde donde actúa y lucha para que cada vez se haga más imposible el retroceso.

---------------

Notas: 

Emanuela Lombardo y Margarita León, "Políticas de igualdad de género y sociales en España: origen, desarrollo y desmantelamiento en un contexto de crisis económica", en Investigaciones Feministas: Papeles de Estudios de Mujeres, Feministas y de Género, 5, 2014, págs. 13-35.

Nancy Fraser “Redistribución y reconocimiento: hacia una visión integrada de justicia del género”.  Revista Internacional de Filosofía Política, 8, 1996, págs. 18-40

---------------

Sílvia Claveria (@Claveria) es specialista en género y editora de Politikon.

CTXT es un medio pequeño pero sus luchas son grandes. Necesitamos tu ayuda para seguir avanzando. Puedes suscribirte en agora.ctxt.es o hacer una donación...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Sílvia Claveria

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. zyxwvut

    El gran bolo de humo muy útil para desviar la atención del crecimiento acelerado de las desigualdades sociales. No es de extrañar el boom propagandístico que rodea al nuevo feminismo. Se preparan toneladas de bla, bla, bla, con un contenido mínimo.

    Hace 2 años 9 meses

  2. c

    es un valor seguro pqe mejora la convivencia de las personas dos buenos sueldos hacen falta para sacar dlte una familia y ls votantes de derecha atacanb la igualdad salarial que def el feminismo... no tienen hijos ya ni ellos pero encima atacan el abortar,,,y votan partids qe apoyan guerras otra cosa es el hembrismo que es como el machismo d elas mujeres Igualdad es lo que defiende el derecho feminista...si se busca la igualdad el feminismo e slo que se apoya

    Hace 2 años 9 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí