1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

La constitución cubana en el cruce de caminos: ¿continuidad o cambio?

La democracia debe ser junto a la república fraternal y de libertad, un fin y un medio hacia la consumación de una sociedad más justa

Julio Antonio Fernández Estrada 9/01/2019

<p>La Habana, Cuba.</p>

La Habana, Cuba.

Pedro Szekely

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT es un medio pequeño pero sus luchas son grandes. Necesitamos tu ayuda para seguir avanzando. Puedes suscribirte en agora.ctxt.es o hacer una donación aquí:

Después de 32 años sin que un presidente del Gobierno español visite de forma oficial a Cuba, Pedro Sánchez lo ha hecho hace unas semanas. En este contexto los lectores de España deben estar ávidos de noticias sobre la mayor isla del Caribe. Una de las comidillas nacionales es la reforma constitucional que nos ha puesto a discutir sobre el futuro del socialismo y sobre las formas de hacer viable el proyecto patrio de soberanía nacional e independencia. El futuro constitucional está a la vuelta de la esquina y estas reflexiones son para dialogar con el pueblo español, desde el cariño y respeto mutuos.

La nueva constitución es un hecho en Cuba. El proyecto de Constitución de la República de Cuba, que se consultó con la población desde agosto de 2018 está a punto de convertirse en Carta Magna, con las modificaciones que la Comisión Redactora ha considerado después del debate popular, y con la anuencia y recomendaciones de la Asamblea Nacional del Poder Popular –que deberá decir su última palabra en diciembre de 2018–, máximo órgano de poder del Estado y único constituyente y legislativo, del último reducto del socialismo real en el hemisferio occidental.

La constitución saliente estaba ya en peligro de extinción desde que cayeron las cortinas del socialismo soviético. Nuestra Constitución data de 1976 –recuerde el lector que entre 1959 y 1976 Cuba se rigió por la Ley Fundamental de 1959, que era una versión reformada de la Constitución de 1940, todos estos fueron años de provisionalidad estatal y constitucional, pero se produjeron las leyes más importantes para la transformación revolucionaria– y ha sufrido reformas parciales en los años 1978, 1992 y 2002. De ellas son llamativas las dos primeras: en 1992 los cambios buscaban hacer el proyecto socioeconómico y político cubano, viable en un mundo unipolar. Para esto se consagró en aquella oportunidad una nueva forma de propiedad: la de las empresas mixtas, y se declaró que el Partido Comunista de Cuba, además de marxista–leninista, sería también martiano (en alusión al ideario de José Martí, héroe nacional), en busca de ensanchar el molde ideológico de la única organización partidista cubana, para que en ella cupiera algo más que una única ideología.

En 2002, sobrevivientes de la peor época del llamado Período Especial, la Constitución declaró el carácter irreversible de los sistemas político, económico y social, socialistas.

La actual reforma es total, se propone ahora un nuevo texto, lo que, en cumplimiento de la vigente cláusula de reforma constitucional, obliga a una verificación popular de la nueva Carta Magna que resultare de la consulta, en referéndum. Este proceso debe terminar en febrero de 2019.

Qué constitución se despide

La ley de leyes cubana, vigente hasta que no se apruebe otra nueva por el pueblo, es hija de la relación de amor y angustia entre Cuba y el pensamiento y acción de los países del campo socialista.

La Constitución resultante es la última de inspiración socialista que mantiene el lenguaje de influencia soviética, sobre el comunismo, la explotación del hombre por el hombre, la propiedad estatal socialista de todo el pueblo, las relaciones con los países en construcción del socialismo, la unidad de poder, la legalidad socialista, la democracia socialista, todos ellos pilares del constitucionalismo histórico comunista.

La Carta Magna cubana no reconoce ni menciona a los derechos humanos ni a la sociedad civil, y apenas en la reforma de 1992 incluyó una mención al medio ambiente. La doctrina jurídica y política socialista real, bajo la que se construyó este texto constitucional, no aceptaba tampoco el reconocimiento de un régimen de defensa y garantías procesales para los derechos, ni la existencia de un órgano especializado en el control constitucional, ni una institución defensora del pueblo.

La tesis socialista sobre los derechos y su defensa se basaba en la idea equivocada históricamente de que los derechos individuales son obra del pensamiento burgués, –esta teoría considera que hay derechos burgueses cuando en realidad lo que ha habido son interpretaciones burguesas a derechos logrados después de siglos de lucha social– y con ellos los principios de supremacía constitucional y Estado de derecho.

La más importante garantía de los derechos fundamentales sería la evidencia material social de su realización, la que ha sido la forma en que hemos sostenido las bases de los servicios públicos del socialismo cubano durante décadas, pero que no ha resuelto la indefensión legal de la ciudadanía en casos de violación de derechos, sobre todo de carácter civil y político.

La Constitución de 1976 no definía un sistema de gobierno específico, tal vez porque es evidente que nuestra república no ha sido ni presidencialista ni parlamentaria, durante 42 años, pero el Estado se consideraba de los trabajadores y la soberanía solo popular. Así el Estado se organiza como Poder Popular y los más importantes órganos representativos, son electivos, colegiados, revocables y están obligados a rendir cuentas a los que los han nominado.

Una tensión sin solución, ni ahora ni en lo que se anuncia por el Proyecto, es la que se da entre Partido Comunista de Cuba, por un lado, único, fuerza dirigente de la sociedad y el Estado, y soberanía popular, en el otro polo, con algunas importantes formas de participación popular, en la constitución formal, como la rendición de cuentas de los delegados del Poder Popular y de todos los elegidos como miembros de órganos colegiados, o como la revocación de mandatos, pero que en la práctica política han sufrido el mal del ritualismo y la vulgarización. En resumen, es difícil saber hoy si la soberanía se encuentra en el Poder Popular o en el Partido Comunista de Cuba.

Breve caracterización del Proyecto Constitucional: avances y retrocesos

Las malas noticias primero: los retrocesos del Proyecto

El nuevo documento introduce, desde el Preámbulo, referencias a las ideas de Fidel Castro como inspiración, pero elimina el objetivo de la construcción de la sociedad comunista, lo que según mi visión puede ser una fortaleza y un abandono de posición ideológica al mismo tiempo.

Así mismo salen de la propuesta constitucional, las alusiones al internacionalismo proletario, la prohibición de la explotación del hombre por el hombre, y al trabajo voluntario, que tanto alentó el Che Guevara en sus años de dirigencia política en Cuba.

El Proyecto debilita, contra el mismo principio de progresividad que se ha introducido como novedad, derechos ya ampliamente protegidos, como el de educación y sanidad pública, gratuitas, al disminuir al mínimo los detalles que garantizaban estos servicios, según el texto constitucional vigente. Ejemplo de lo anterior es el marco de gratuidad que se concibe para la educación, por el Proyecto, ahora entre la enseñanza preescolar y los estudios de pregrado universitario, lo que deja fuera de los derechos ya conquistados los llamados Círculos Infantiles –de gran importancia para la consagración de la igualdad de la mujer en Cuba y para su empoderamiento en los últimos cuarenta años– y la enseñanza de postgrado, que ha garantizado la formación masiva de doctores y masters en nuestras universidades.

De la misma manera ha quedado reducido todo el derecho a la salud pública gratuita, a un pequeño artículo donde se describe el tipo de acciones de sanidad, que ahora serán de atención, protección y recuperación, cuando en la práctica social cubana, los indicadores más importantes de desarrollo y bienestar, relacionados con la salud, los hemos alcanzado por la actividad profiláctica, preventiva, de la medicina cubana, que no está contemplada en ninguno de los verbos que antes he mencionado.

También ha sufrido la actual regulación sobre igualdad. La Constitución de 1976 fue el punto culminante de un proceso que se ha dado en llamar institucionalización de la revolución cubana, que dio fin a diecisiete años de provisionalidad, y a la vigencia de la Ley Fundamental de 1959. Aquella institucionalización consagró, como pruebas de la igualdad, que todos los cubanos pueden usar, sin separación, todo tipo de transportes, todo tipo de servicios, que se pueden hospedar en hoteles, que pueden usar balnearios, playas, restaurantes. Lo anterior puede parecer una puerilidad, pero es el símbolo vivo de una revolución popular triunfante, que demuestra con palabras y hechos, que se han acabado las diferencias.

El Proyecto ha eliminado las anteriores consagraciones y deja un campo abierto a la confusión, a la duda sobre el futuro de las garantías sociales del modelo económico y político cubano.

Las buenas noticias: avances del Proyecto

Se reconocen, en cambio, en el Proyecto, la propiedad privada, la inversión extranjera garantizada por el Estado –no todos creen que esta es una buena noticia– y el derecho humano a usar, disfrutar y disponer de la propiedad. 

El Proyecto consagra, por primera vez en la historia del socialismo cubano, a los derechos humanos, al Estado de derecho, a la supremacía constitucional. Se declara en esta propuesta, que se interpretarán los temas relacionados con derechos humanos bajo la óptica de los instrumentos internacionales en vigor y que los tratados de todo tipo ratificados por Cuba formarán parte del ordenamiento jurídico cubano.

También es alentador el reconocimiento de algunos principios rectores sobre derechos humanos, como el de progresividad, indivisibilidad, interdependencia y su carácter irrenunciable.

El sistema político en el Proyecto

La propuesta constitucional llama por primera vez único al partido, que ahora es –además de marxista-leninista y martiano– fidelista, democrático y ha abandonado el fin del avance hacia el comunismo. 

Sigue viva la contradicción de la soberanía popular: el Estado es encabezado por la Asamblea Nacional y el Partido Comunista de Cuba, que los dirige a ambos, aunque su militancia es menor al diez por ciento de la población cubana. En la práctica esta tensión se evidencia en la composición de la Asamblea Nacional, compuesta por un 96 por ciento de militantes del partido, cuando este órgano debe representar la diversidad de la población cubana. 

El Partido Comunista de Cuba no es electoral porque no postula candidatos a las elecciones ni hace campaña política, pero al ser fuerza dirigente superior alcanza a influir sobre las Comisiones de Candidatura, que son estructuras electorales designadas, compuestas por representantes de parte de la sociedad civil reconocida por el Estado, y que postulan el cien por ciento de los candidatos a Delegados Provinciales y Diputados a la Asamblea Nacional. 

Ahora se incluyen en el Estado cubano a una Presidencia y Vicepresidencia de la República, no electas por el pueblo sino por los diputados a la Asamblea Nacional y un Primer Ministro que será jefe de gobierno, en este caso designado por la Asamblea a propuesta del Presidente de la República.

El Poder Popular local se ha modificado bastante por el Proyecto. Ahora se propone la eliminación de las Asambleas Provinciales del Poder Popular y en su lugar aparece un Consejo Provincial encabezado por un Gobernador y Vicegobernador, designados también.

Esperanzador es que se proponga en el Proyecto que los municipios sean autónomos, pero parecen en el diseño constitucional atrapados, todavía, por el nivel central y provincial de decisión.

Nuevos órganos aparecen en el sistema político. La Contraloría General de la República y el Consejo Electoral Nacional, encabezados ahora por funcionarios que no podrán desempeñarse, a la vez, en cargos representativos del Estado.

En el sistema político se siguen extrañando, un Tribunal Constitucional y la Defensoría del Pueblo, por citar dos que han sido solicitados por la población, en muchas de las asambleas de consulta del Proyecto, realizadas en todo el país.

Temas pendientes del Proyecto

Algunas lagunas son notables en esta propuesta. Se echa de menos un reconocimiento a la sociedad civil cubana y un marco legal de su relación con el sistema político. Tampoco se regula nada sobre Administración Pública, ni servicios públicos, por citar dos temas principales.

Conclusiones sin que nada haya concluido

El Proyecto de Constitución de la República de Cuba termina su período de consulta en el mes de noviembre de 2018. Los datos recogidos en miles de asambleas de barrios, centros de trabajo y estudio, han sido tabulados por el Partido Comunista de Cuba. La Comisión Redactora deberá analizar estos datos, pero no se conoce bajo qué reglas o procedimiento lo hará, y sí conocemos que el Glosario, que ha acompañado al tabloide que ha usado la población para las discusiones, declara que la Consulta Popular no tiene carácter vinculante.

El ambiente que hemos percibido durante meses de observación y conferencias, charlas, talleres, sobre el cambio constitucional en Cuba, se mueve entre la euforia política de algunos a el total escepticismo de muchos. Grandes cantidades de personas no asisten a las asambleas y otros cientos no proponen ni sostienen nada en ellas. Muchas de las reuniones de discusión del Proyecto se han concentrado en el debate sobre el art. 68, que define al matrimonio como la unión entre dos personas, lo que ha desatado una gran tensión entre los defensores del modelo familiar tradicional y los defensores de los derechos humanos.

Es notable, según mi criterio, que la sociedad cubana se ha colocado frente a este documento y proceso histórico, con tantas posturas como las que produjeron el mismo Proyecto, porque son visibles en él puntos de vista liberales, sociales, democráticos, socialistas, reformistas, utilitarios, pragmáticos, conservadores, revolucionarios, todos a la vez, lo que demuestra una polarización ideológica, teórica, política y económica que no es considerada fuera de Cuba, casi nunca.

Por primera vez se ha opinado y se ha hecho política, con campañas y promoción de ideas, desde zonas distantes, como las que han puesto en tensión a las iglesias cristianas en Cuba, y a los que, desde otro lugar, los enfrentan con ideas y argumentos. Los primeros han movilizado a millones de personas para el voto negativo al Proyecto, si se mantiene su consagración del matrimonio igualitario, y los segundos, desde el oficialismo y lejos de él, han luchado porque este derecho no salga de la propuesta constitucional.

Mientras, otros miles, creo ver, consideran que la discusión exacerbada, sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo, ha desviado la atención de millones de personas, hacia un tema no político del Proyecto y con esto se ha abandonado la discusión sobre el sistema político, el sistema económico, la defensa de la constitución y la democracia.

Cuba entrará en una nueva era de su historia política, gobernada por una generación que no participó en directo en el proceso de insurrección y triunfos revolucionarios. Ahora las legitimidades habrá que ganárselas con eficiencia administrativa y lealtad al pueblo que ha sostenido el sistema social y económico cubano, por sesenta años.

La democracia debe ser junto a la república fraternal y de libertad, un fin y un medio hacia la consumación de una sociedad más justa. Esta y no el ofuscamiento y el dogmatismo, debe ser la premisa para enfrentar bloqueos y aislamientos heredados de la guerra fría. 

Cuba está de moda: visitarla, contemplarla con ojos de comerciante y con ojos de inversionista. Algunos vienen a la isla como quien se asoma a un parque temático sobre la utopía y las izquierdas triunfantes. Todos nos piden resistir, unos por mantener de lejos el sueño de una sociedad alternativa y otros por la gracia de que el socialismo sobreviva apenas en un archipiélago exótico del Caribe.

Los que creemos en que el socialismo no debe ser solo su expresión histórica más conocida (llamada real) en los países de Europa del Este, apostamos por la legalidad, el Estado de derecho, la democracia, el pluralismo político, la justicia social, el empoderamiento de los trabajadores y trabajadoras, los derechos humanos, la soberanía popular. 

La opción que defiende que el Estado y sus funcionarios pueden ser nuestros representantes para siempre, sin que elijamos, sin que designemos, sin que revoquemos, sin que imaginemos el cambio y el futuro, nos parece tan inviable como la del capitalismo salvaje o la del subdesarrollo dependiente. Esperamos, en fin, que la nueva constitución, nos lleve por el camino del socialismo, con ley y libertad.

-----------------------------------

Julio Antonio Fernández Estrada es jurista e historiador cubano, profesor y ensayista sobre temas sociales, políticos y jurídicos. 

Autor >

Julio Antonio Fernández Estrada

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí