1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

El primer sindicato de inquilinos y la segunda huelga de alquileres

Los alquileres siguen en manos de las dinámicas y sujetos creados por los gobiernos, y han modulado una crisis de vivienda sin precedentes recientes, pero con unos beneficios de peli de Scorsese

Guillem Martínez Barcelona , 15/01/2019

<p>Pancartas</p>

Pancartas

Vdevivienda

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Una huelga barcelonesa. La primera y –hasta este 2019– única huelga de alquileres, se inició en 1931 y duró hasta 1932. Fue una huelga bestia, dentro del canon barcelonés de huelgas bestias. Una veintena de muertos, presos detenidos en barcos/piolines anclados en el puerto, ausencia de diálogo por parte de la patronal, y alta participación en el lío de la policía, a su vez en modo huelga japonesa. Participaron, se calcula, hasta 100.000 inquilinos. Sin duda fue una huelga histórica e importante. No pasó a la historia porque en aquellos años la historia iba a toda leche y no le dio tiempo. La cosa partió de los Comités de Defensa Económica, a su vez relacionados con el sindicato de la construcción de la CNT. El 40% de los trabajadores del sector estaban en paro, y la situación habitacional estaba calentita. Alquileres altos, hacinamiento, crisis absoluta de la vivienda, hasta el punto de que la ciudad vio nacer extraños negocios, como las casas de dormir, habitaciones en las que pendía una cuerda en diagonal y en las que, pagando, podías dormir, apoyando ambos sobacos en la cuerda. En la huelga participaron inquilinos. Es decir, hombres, mujeres, niños, ancianos, vecinos, barrios. Se paralizaron desahucios y se dio para el pelo de manera formidable a los desahuciados. Los operarios que por la mañana iban a un domicilio a cortar las suministros, por la tarde volvían, como miembros de la CNT, a devolverlos. Los muebles sacados de un piso eran devueltos a la casilla de salida por los vecinos, o rotos por la policía, para impedir esa vuelta. A pesar de los desahucios oficiales, forzados y reales, las familias permanecían en sus pisos. Manel Aisa ha descrito aquel momento en La huelga de alquileres y el Comité de Defensa Económica (El Lokal, 2015). Nunca más hubo otra huelga de alquileres. Hasta este año. Puede ser que se inicie en febrero. Y la convoca el Sindicat de Llogaters / Sindicato de Inquilinos de BCN. El sindicat, ese comité de defensa económica creado hace menos de dos años ante la crisis de la vivienda en el área de BCN, ese estado de ánimo que supone más del 50% de la población cat, está cambiado la percepción sobre el alquiler y sus derechos.

La ayudita mutua. Hola. Estoy en una asamblea del sindicat. Comparten local con una asociación de mujeres inmigrantes, en el Eixample. Pero estas asambleas, en domingo, las hacen en un centro público, más grande. Son, en este momento en el que les visito, un centenar de personas. De todas las edades. Muchas con lacito amarillo. Es decir, de clase media. Los participantes en la reunión aportan tonos e información que van desde el desánimo hasta la seguridad, incluso la autoconfianza, incluso el optimismo. Los participantes novatos explican situaciones desesperadas. Los menos novatos aportan su experiencia y soluciones. Frente a una subida en el alquiler desmesurada, por lo que veo, el sindicat aporta una dinámica. Seguir pagando la cantidad anterior, dialogar, negociar, facilitar información a los medios y, posteriormente, presionar vía protesta. Funciona. Diversas personas que llegaron a estar al borde del desahucio explican a otras cómo se solucionó su problema, con renovaciones ventajosas. El sindicat, de hecho, está participando, gracias a la presión, en la regulación de precios de un sector desregularizado, precisamente, por el Estado. Lo que es un algo muy importante, que habla de la importancia y los futuribles del sindicat. El carácter ejecutivo, dinámico, de esta reunión contrasta con la primera a la que asistí, hace más de dos años. Se trataba de la reunión fundacional. Muchas cosas han cambiado desde entonces. En aquella primera asamblea se presentaba el proyecto. Diversas personas llevaban carteles, con un título que aludía a un problema habitacional concreto relacionado con el alquiler. Los asistentes se reunían en torno al título que les parecía más próximo a su vivencia. Eran personas, mayormente, desesperadas, poseedores de problemas que no existían en los medios o en las conversaciones habituales. Habían hecho los deberes. Habían estudiado o trabajado. Habían respetado las reglas. Y, ahora, se les expulsaba de la clase media, mediante algo que iba más allá de la expulsión de la estabilidad salarial, como es la expulsión de sus casas. Empezaban a llegar cartas con subidas del 30% o, incluso, del 50% o más en el precio del alquiler. La PAH calculaba que llegaba una cada diez minutos en todo el Estado. Había cambiado algo, algo importante, sobre lo que no había diagnóstico ni descripción.

Una descripción. “En el mercado de la vivienda de alquiler no se aplica la ley de la oferta y la demanda. A mayor oferta, sube el precio. Y todo ello gracias al papel del Estado en todo esto”. Les habla Jaume Palomera, el rostro público del sindicat y, sin duda, una de las personas que saben más sobre las dinámicas del sector del alquiler en España. “En BCN, el 40% de la población opta por el alquiler” –300.000 familias, 1 millón de personas–. “No es, por tanto, una ciudad de propietarios. Se trata de un sector importante de la sociedad que, al contrario de lo que ocurre en Europa, no está organizada frente al alquiler, y ello porque, en cierta manera, existía una suerte de vergüenza ante el hecho de no ser propietario. La razón: España es el lugar en el que el proyecto de propiedad ha ido más lejos, y el hecho de no ser propietario se puede llegar a leer como un fracaso vital”. Palomera explica la poética de ese mercado y de esa dinámica. “La vivienda es un mercado determinado por el Estado, a través de la Ley del suelo, hipotecaria y de alquiler, a través de la fiscalidad y de la intermediación, esto es, los agentes inmobiliarios. Todo empezó en los años ochenta. Hasta entonces, había un solo banco hipotecario”. El paisaje cambia con los procesos de privatización y de concentración financiera, acompañados, paulatinamente, del aumento de la promoción de la propiedad, iniciada ya en los sesenta, vía medidas fiscales y nuevos productos financieros, que acabaron posibilitando deudas de más del 100% del importe de la vivienda. Entre 1997 y 2007 se produce un récord en la disciplina no olímpica de la construcción. Se trata de una década en la que, por aquí abajo, se construye un tercio del total de lo construido en Europa. Una desmesura y un aumento de la oferta que, según la ley de la oferta y la demanda, debería haber repercutido en el precio. Pero el mercado de la vivienda no se rige por la oferta y la demanda. Todo estalla con la crisis de 2007. Se produce una primera crisis habitacional, la de la vivienda en propiedad, que da paso a un auge del alquiler entre 2007 y 2013. En ese periodo se intuye que la burbuja inmobiliaria, sustentada en la propiedad y la deuda, puede ser sustituida, hasta que vuelva, con una burbuja en el alquiler. El Gobierno ZP pone la primera piedra al respecto, en 2009, con la creación del trade-mark SOCIMI –sociedades anónimas cotizadas de inversión inmobiliaria–, una suerte de SICAVs orientadas a la adquisición y promoción de activos urbanos para su posterior arrendamiento. De esa forma y con la entrada de fondos de inversión como Blackstone y Lone Star en la cosa alquileres se reactiva la burbuja. En 2012, el Gobierno Rajoy le da entidad a ese vehículo de especulación denominado ‘Socimi’. Cambia su sistema tributario. Dejan de pagar impuesto de sociedades. Por otra parte, se reduce a tres años la duración del contrato de alquiler a particulares. Lo que no es una anécdota, pues esa es la duración legal de las socimis. Las socimis, por acuerdo del Estado, pasan a modular el mercado inmobiliario. Así como suena. ¿Qué podía salir mal?

La mano invisible y sus bofetadas. “El sistema inmobiliario, lo dicho, no funciona por la oferta y la demanda, sino por expectativas”, Palomera me explica el funcionamiento de esas expectativas. “Las socimis han aumentado. No dejan de aparecer. Son fondos buitre, que deben de ofrecer un 6% de rentabilidad a sus accionistas, de manera rápida. Son un gran negocio. Se calcula que el 30% del capital financiero transita por el sector inmobiliario. Se trata de inversiones que superaran en beneficio a las que puede ofrecer la Bolsa. La dinámica especulativa afecta a núcleos urbanos de toda Europa, con ciuda*des enteras que están perdiendo el control público y la capacidad de planificación sobre sus núcleos históricos. Palomera me explica un caso radical, en el barrio de Sant Antoni, BCN. Blackstone se ha hecho con diversos inmuebles. Ha sometido sus propiedades a subidas superiores a la media del barrio. Pueden permitirse mantener pisos vacíos durante cierto tiempo, sacándolos del mercado, hasta que imponen sus precios-referencia. “Sin la actuación del Estado, el capital financiero invertido en inmobiliaria, no funciona. El resultado es una nueva forma de capitalismo sin precedentes”. Con beneficios sustentados, glups, no tanto en el consumo de productos, como en la subsistencia. Palomera me enumera otros factores que confluyen para crear una tormenta perfecta en la vivienda de alquiler, también modulados por el Estado, como la oferta de alquiler turístico, que extrae de los barrios un número importante de viviendas, que pasan a tener otra función, no habitacional, rompen el tejido y crean beneficios fabulosos sustentando en la afuncionalidad de cada vez más viviendas. “Me constan propietarios de pisos durmiendo en un sofá de la entrada, para poder alquilar el resto de habitaciones al completo”. El nuevo rol del agente inmobiliario, también desregularizado por ley, ha provocado la aparición de un nuevo factor. “En los últimos siete años se ha triplicado su número en BCN. Tienen un mercado cautivo e impiden la relación del inquilino con el propietario, dos sujetos que, si llegan a tener contacto, pueden establecer una relación mutua satisfactoria. Los agentes dominan todo el mercado”. Y, simplemente, por una cuestión de mayor beneficio personal, que no de beneficio para el propietario, pueden expulsar al inquilino.

Regulación de la desregulación. Prosigue la asamblea del sindicat. Aparecen palabras como Blackstone y Goldman Sachs. Hablan personas con tercer aviso de desahucio. Llegados a ese punto del viacrucis del arrendatario del siglo XXI, los desahucios se denominan desahucios abiertos, una facilidad del desahucio ofrecida por el Estado, que no facilita al afectado la hora de ejecución, de manera que ello dificulta los actos de resistencia. Se habla de una empresa, Finques Amat, catalogada como ética por la administración. El 70% de sus viviendas pertenece a fondos buitre, que han notificado a sus inquilinos subidas del 56%. Se valoran varias acciones para presionarla ante problemas humanos y concretos. Parece ser que se opta por iniciar una campaña gráfica. Diversos inquilinos explican sus casos, y cuentan cómo han dado ya el primer paso para la solución de sus conflictos: conocer el nombre del propietario de su piso, en ocasiones un fondo, en ocasiones pequeños propietarios. Una mujer de Sant Antoni explica que le han notificado un aumento del 47%. Hala. Otra mujer le explica e informa que no haga contraoferta, que eso dificultará la negociación del sindicato. Una mujer de Sants explica su caso. Se le notificó aumento del 55%. No negoció. Negoció en todo momento el sindicat. Consiguió prolongar el contrato por otro año. Después, ya veremos, porque el sindicat volverá a negociar. Aplausos. Un hombre del Raval explica que ha cursado demandas al propietario de su piso por acoso y por agresiones. Desde el sindicat se le remite a los talleres que hacen al respecto.

Próximamente en esta sala, ¿huelga de alquileres? Palomera. “En 2018 iniciamos la campaña Ens Quedem –Nos Quedamos–, una especie de Stop Desahucios que inició la PAH en su momento, aplicada a los alquileres inasumibles. Ha sido una campaña exitosa. Vamos, que mucha gente decidió no irse, no resignarse. No había precedentes de ello. Y eso supone un gran cambio en la realidad. El resultado es que hemos participado en negociaciones, y, de facto, hemos regulado precios. Pero el Gobierno tiene que apostar por la regularación”. De hecho, el Gobierno parece ser la instancia. Los ayuntamientos tienen pocas herramientas. El de BCN, en esta legislatura y pese a ello, ha adquirido más de 20 inmuebles afectados por especulación radical, y ha legislado la posibilidad, aún no efectiva, de que el 30% de la vivienda nueva construida en la ciudad sea canalizada hacia la vivienda social. Esto es importante y, según me dice una concejala, puede provocar un cambio efectivo en 20 años en la situación del acceso a la vivienda. Lo que explica, a su vez, la orfandad de los ayuntamientos al respecto. El de la autonomía tampoco es una bicoca. La Generalitat, en la etapa Puigdemont, apuntó que haría una Llei d'Arrendaments Urbans/Ley de Alquileres Urbanos que, en opinión de Palomera, “no es posible, por ausencia de competencias. Parece que la voluntad era hacer algo testimonial, que fueran desmontado por el TC. Que la competencia del sector sea estatal no quita exigir a las CC.AA., y a los ayuntamientos que hagan un frente común pro-regularización”. Para 2019, el sindicat se propone un cambio cualitativo y de intensidad, focalizando, en ese sentido, la responsabilidad del Estado en el estado de la cuestión. Todo empezó en 2018 con el problema habitual de aumento desmesurado del alquiler en varios inmuebles concretos, pertenecientes a una misma titularidad, relacionada con diversas empresas, detrás de las cuales está Goldman Sachs. Se trata de varios edificios en BCN, Sant Joan Despí, Santa Perpètua y Rubí. “El 31 de diciembre finalizaron los contratos, que debían dar paso a un aumento abusivo en el precio. Pero hemos pagado hasta el 31 de enero. Siempre, en ese sentido, hemos velado por pagar, por seguir pagando el precio antiguo hasta encontrar una solución. En el caso de estos edificios, si para finales de febrero no la encontramos, haremos nuestro primer impago organizado: una huelga de alquileres, lo que supondría para la empresa unas pérdidas de 100.000 euros mensuales. Así se lo comunicamos al Gobierno en nuestra reciente primera reunión con el Ministerio de Fomento: si en un mes no vemos medidas, planificaciones, agendas que indiquen que trabajan por el control del precio del alquiler, se producirá la primera huelga de alquileres, y focalizaremos la responsabilidad gubernamental en la crisis de los alquileres”. Cómo fue la reunión, le pregunto, ya puestos. “Tensa. Dos horas”. Me explica que Podemos, Comuns, ERC y PDeCAT les han asegurado que están a favor de la regulación, y que el PSOE está creando un decreto que puede dar pie a ello, si bien, tal y como está la correlación de fuerzas, C's y PP pueden eternizar la cuestión, vía interposición de enmiendas. “Es preciso asegurar el objetivo de la regulación y hay mecanismos para ello. Queremos contratos estables, control de precios y eliminación de beneficios fiscales a las empresas especuladoras. Queremos un modelo más próximo al francés, y alejado del modelo británico y norteamericano, en el que estamos”.

El negocio de la regulación de la desregulación. El Gobierno actual ha ampliado la duración de los contratos de alquiler de tres a cinco años. Lo que supone un problema burocrático para las socimis. Y, en cierta manera, un toque, un aviso de que la gran sintonía anterior ha desaparecido. O, al menos, ha dejado de ser tan explícita, como demuestra también la sentencia contra Ana Botella y su equipo. No obstante, el Gobierno ha declarado, por mediación del ministro de Fomento, que no prevé ir más allá en la regulación de alquileres, que siguen en manos de las dinámicas y sujetos creados, vía ley, por los gobiernos desde 2009, y que han modulado una crisis de la vivienda de alquiler sin precedentes recientes, si bien con unos beneficios de peli de Scorsese. La desregulación es una suerte de regulación. Es entregar de forma profunda y continuada la sociedad a empresas con expectativas de beneficio en modo  financiero. Algo muy propio de un Estado que ha unido su destino al del IBEX, esa extraña institución, que sólo se ha producido en su formalidad y determinación en España y en Corea del Sur. En España, el IBEX 35 integra a empresas en su gran mayoría reguladas. Banca, energía, combustibles... Un indicio de que el Estado, el sujeto que regula, es una parte del negocio de todos estos beneficios fundamentados. Que la elaboración de leyes es más importante en la consecución de beneficios que la competitividad, o que alguna suerte de inteligencia para los negocios. El beneficio, un beneficio colosal y desmesurado de los sectores regulados parece centrarse cada vez más en las necesidad básicas. Tan básicas como dormir bajo un techo. Es normal dentro de esa dinámica el nacimiento de sindicatos no laborales, sustentados en el consumo, como el Sindicat de Llogaters –que, por cierto, no puede ser registrado como sindicato–. Es normal, y tendremos que acostumbrarnos a su cotidianidad, la vuelta de las huelgas de consumo. Lo veremos en breve, una huelga de alquileres puede ser una herramienta social sensible de quedarse entre nosotros por un tiempo.

Una huelga barcelonesa. La primera y –hasta este 2019– única huelga de alquileres, se inició en 1931 y duró hasta 1932. Fue una huelga bestia, dentro del canon barcelonés de huelgas bestias. Una veintena de muertos, presos detenidos en barcos/piolines anclados en el puerto, ausencia de diálogo...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección. Su último libro es 'Los Domingos', una selección de sus artículos dominicales (Anagrama).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

6 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Gomer

    Muy interesante. Puntualización: la huelga la convocó primeramente el Sindicato de Inquilinas de Gran Canaria junto a otros colectivos libertarios catalanes. Y se han sumado otros sindicatos de inquilinos. Es importante ir a fuentes originales.

    Hace 1 año 6 meses

  2. jep

    Por una vez y sin que sirva de precedente, comparto buena parte de lo que cuenta Martínez. Efectivamente, el capitalismo dominante en España es un capitalismo de estado cuyos beneficios dependen de las regulaciones de éste y/o del saqueo de los recursos públicos. La oligarquía catalana, ha abandonado, en buena parte, su vocación industrial. No hay más que ver las inversiones de La Caixa. Esta oligarquía extractivista, que no ha hecho ninguna concesión en la política económica que está devastando la sociedad, tampoco las hará en el conflicto territorial; porque una solución auténticamente federal, por ejemplo, supone renunciar ni que sea parcialmente al control de los recursos y de la capacidad de regulación que son la base de su negocio y la causa inmediata de la enorme corrupción de las élites funcionariales y políticas. Lo tienen clarísimo, cualquiera que amenace este tinglado (Podemos, los independentistas, los federalistas, los movimientos sociales) es el enemigo a batir.

    Hace 2 años 9 meses

  3. Anosma

    He leído su artículo y, con temor a equivocarme si el ámbito territorial al que se refiere es tan sólo Barcelona, le indico que, si el ámbito territorial es el Estado español, no fue la única huelga de alquileres la habida en Barcelona, pues en Santa Cruz de Tenerife hubo una en 1933 promovida por el Sindicato de Inquilinos, afín o próximo a la Confederación Nacional del Trabajo (CNT). Aquí les dejo el enlace con la portada del ABC: http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/madrid/abc/1933/07/13/001.html

    Hace 2 años 9 meses

  4. Javier Marquez

    Una precisión. Hubo también huelgas de inquilinos en el Pais Vasco (1905); en Sevilla (1919) y en Barcelona y Tenerife en 1930 y 1933. La recuperación reciente de los sindicatos de inquilinos comenzó en Gran Canaria en enero de 2017. Saludos

    Hace 2 años 9 meses

  5. c

    ...ESPPECULACION Esto afecta incluso a la natalidad pero los neoliberales no quieren natalidad por que quieren robotizar y privatizar https://www.publico.es/tremending/2019/01/14/idealista-en-facebook-se-vende-chale-por-350-000-euros-con-orden-de-derribo-gran-oportunidad/ + https://www.publico.es/economia/pasaria-liberalizase-suelo-pide-extrema-derecha.html + El PP engañando con ayuda de C$ , lo normal…por poner un ej : www.elconfidencial.com/vivienda/2018-03-12/ayudas-alquiler-precio-arre + www.publico.es/politica/urbanismo-pp-madrid-cambia-vez-ley-suelo-sorte + . Estamos viviendo una burbuja inmobiliaria. Los precios de los alquileres se disparan, pero la economía de las familias y del país sigue sin recuperarse. Lo más llamativo no es que estemos ante un nuevo ciclo de especulación inmobiliaria, sino que haya sido el propio Gobierno quien haya creado la burbuja a través de mecanismos legislativos. La reformas del sector inmobiliario lo han convertido en objetivo principal del capital financiero internacional, que ha invertido de forma masiva dando paso a un nuevo ciclo de especulación financiero-inmobiliario a partir del 2014 . El neoliberalismo actual , la comida la casa y no pasar frio es un lujo ya y en españa mismo hay menores que solo comen una vez por dia y el PP con C$ no hace nada, pero para taparlo sacan lo de Venezuela, eta etc etc Y para arreglar la especulacion y la economia, solo se les ocurre volver a empèzar : construir mas para luego dar creditos facilmente y otra burbuja con apoyo de C$ Aznar-PP creó la crisis bajando derechos y sueldos y subiendo precos y dando hipotecas que por lo anterior no s epodrían pagar, para que bancos se quedaran casas creditos rescate etc echando a miles que ni siquiera pueden votar por no tener padrón . Ahora su hijo compra pisos a la banca o dirge Blackstone en España (y su mujer vendió VPO a mafias : La nueva socimi del fondo buitre Blackstone en España está controlada a través de una sociedad en las Islas Caimán en eldiario.es) . El caso es que habiendose privatizado tanta VPO hay que construir mas y esto les interesa en su juego. Pero la banca debería pagar su rescate con los pisos que tiene y estos pisos ser socializados. http://ctxt.es/es/20180620/Politica/20294/Burbuja-inmobiliaria-capital-financiero-especulacion.htm En Madrid especula hasta la oposicion de Venezuela ! LA ONU Y LA UE CONTRA LAS POLITICAS DE VIVIENDA DE ESPAÑA La relatora de la ONU para la Vivienda : www.eldiario.es/cv/Raquel-Rolnik-Gobierno-provocado-financiarizacion_0 www.publico.es/sociedad/apoyo-onu-caso-ocupas-abre-via-frenar-desahuci FONDOS BUITRE : La PAH lleva a Blackstone ante los tribunales: https://www.elboletin.com/noticia/170126/Timadora Sominci especuladora : https://www.eldiario.es/economia/historiasdelalquiler/electrodomestico-ridiculo-parezca-ganarles-partida_6_856074409.html + https://www.publico.es/pages/guia-defendiendo-hogar.html + https://blogs.publico.es/vicenc-navarro/2018/08/06/el-excesivo-poder-del-estado-central-dificulta-la-resolucion-del-problema-de-la-vivienda-y-el-transporte/ + Las VPO que vendio Botella a fondos buitrre se han revalorizado en pocos meses mas del 200%...Ahora apoyan a Cs y Vox + El Ppa$.e ‘perdonará’ a las socimi 239 millones en impuestos, un 20% más. Tampoco regula precios de alquileres. Se le ve Ppatita d esPPeculador = https://www.elboletin.com/noticia/170615/ ...PISOS TURISTICOS http://diario16.com/pisos-turisticos-foco-fraude-abusos-descontrol/?utm_source=newsletter&utm_medium=email&utm_term=http%3A%2F%2Fdiario16.com%2Fpisos-turisticos-foco-fraude-abusos-descontrol%2F&utm_content&utm_campaign=Novedades+en+Diario16+%282%29 Saber al comprar vivienda usada : https://www.elboletin.com/noticia/170452/ ...LA VIVIENDA ES UN DERECHO A nivel de stres la mudanza esta catalogada como una defuncion . Las políticas de vivienda son parte de un negocio multimillonario sin respeto a su función social http://diario16.com/la-especulacion-los-fondos-buitre-atenta-los-derechos-humanos/?utm_source=newsletter&utm_medium=email&utm_term=http%3A%2F%2Fdiario16.com%2Fla-especulacion-los-fondos-buitre-atenta-los-derechos-humanos%2F&utm_content&utm_campaign=Novedades+en+Diario16+%282%29 + http://diario16.com/irph-la-vivienda-publica-abuso-regulado-decreto/?utm_source=newsletter&utm_medium=email&utm_term=http%3A%2F%2Fdiario16.com%2Firph-la-vivienda-publica-abuso-regulado-decreto%2F&utm_content&utm_campaign=Novedades+en+Diario16+%282%29 ALQUILERES A nivel de stres la mudanza esta catalogada como una defuncion . Ni siquiera el PP$.e quiere regular ls precios del alquiler = que M.rahoy . El Congreso rechaza, con votos de PP, Cs, PNV y CC, contener la subida del alquiler con contratos más largos, para que los caseros puedan subir el precio del alquielr al siguiente… luego nos cuentan que en españa no está arraigada la cultura del alquieler cuando los pisos son mas caros y las sueldos mas bajos www.teinteresa.es/dinero/construccion/Congreso-PP-Cs-PNV-CC_0_19954009 + https://www.eldiario.es/economia/Remunicipalizar-vivienda-Berlin-alquileres-excesivos_0_856015339.html + https://www.publico.es/economia/mercado-inmobiliario-comprar-alquilar-vivienda-vuelve-privilegiados.html + Medidas antiespeculacion p´alquileres en Francia : https://www.marianne.net/societe/un-dispositif-d-encadrement-des-loyers-prolonge-dans-28-zones-de-france?_ope=eyJndWlkIjoiZWIzMmJmZDhjYjg1NDQ4MmQwN2JiYmEwMzQ2MmExMmQifQ== + Regular los alquileres abusivos en las ciudades. Lucía Martín. : https://www.youtube.com/watch?v=db93VXLzsNY + www.elsaltodiario.com/alquiler/las-seis-demandas-de-los-sindicatos-de- economistasfrentealacrisis.com/vivienda-alquileres-disparados-y-opacid + https://www.eldiario.es/economia/economia-explotacion-ambiente-empresas-Gobiernos_0_775172654.html + ctxt.es/es/20180425/Politica/19222/alquiler-desahucios-crisis-de-vivie + El PP engañando con ayuda de C$ , lo normal…por poner un ej : www.elconfidencial.com/vivienda/2018-03-12/ayudas-alquiler-precio-arre + www.elboletin.com/noticia/160857/nacional/opacidad-en-el-alquiler:-ide + back.ctxt.es/es/20180314/Politica/18333/Alquiler-precios-subida-espana ...... aznarPP creó la crisis a base de subir precios, bajar salarios y permiitr credito , que desde el B españa alguien dijo que crearia burbuja Asi ls bancos consiguieron , gracias a ZPP.P$-e : rescate pisos creditos ( y desahuciar a gente que ahora no puede votar por no tener padron gracias a la ley electoral de la “democratatransicion” ) , al PP no iban a votar… Ahora con la mafia controlando los pisos vacios y gracias al apoyo de C$ y PP$-e : – los bancos no devuelven el rescate aunque se nos dijo que lo harian – el hijo d aznar compra esos pisos de ganga a ls bancos por que m.rajoy no les pide pagar el rescate con ellos y para pagar las pensiones – la mujer de aznar ( la botella una ultracatooca ) vende VPO a mafias – m.rajoy no regula ls precios de alquiler – se basa la economia en turismo y asi no hay pisos para la gente de aca – ls mafias echan a la gente d ls barios a base d montar narcopisos para comprar barato y vender caro

    Hace 2 años 9 meses

  6. Roberto

    "Los operarios que por la mañana iban a un domicilio a cortar las suministros, por la tarde volvían, como miembros de la CNT, a devolverlos.", "Siempre, en ese sentido, hemos velado por pagar, por seguir pagando el precio antiguo hasta encontrar una solución. En el caso de estos edificios, si para finales de febrero no la encontramos, haremos nuestro primer impago organizado: una huelga de alquileres, lo que supondría para la empresa unas pérdidas de 100.000 euros mensuales." Éstas son las claves de la lucha. Y ésta, la lucha a librar: "La desregulación es una suerte de regulación. Es entregar de forma profunda y continuada la sociedad a empresas con expectativas de beneficio en modo financiero. Algo muy propio de un Estado que ha unido su destino al del IBEX, esa extraña institución, que sólo se ha producido en su formalidad y determinación en España y en Corea del Sur. En España, el IBEX 35 integra a empresas en su gran mayoría reguladas. Banca, energía, combustibles... Un indicio de que el Estado, el sujeto que regula, es una parte del negocio de todos estos beneficios fundamentados. Que la elaboración de leyes es más importante en la consecución de beneficios que la competitividad, o que alguna suerte de inteligencia para los negocios. El beneficio, un beneficio colosal y desmesurado de los sectores regulados parece centrarse cada vez más en las necesidad básicas. Tan básicas como dormir bajo un techo. Es normal dentro de esa dinámica el nacimiento de sindicatos no laborales, sustentados en el consumo, como el Sindicat de Llogaters –que, por cierto, no puede ser registrado como sindicato–. Es normal, y tendremos que acostumbrarnos a su cotidianidad, la vuelta de las huelgas de consumo. Lo veremos en breve, una huelga de alquileres puede ser una herramienta social sensible de quedarse entre nosotros por un tiempo."

    Hace 2 años 9 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí