1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

POSTPROCESANDO

Presupuestos y defensa

El juicio del próximo 6 de febrero está a punto de garantizar que los partidos cat no avalen las cuentas de Sánchez, ni un Gobierno progresista duradero que facilite el agrupamiento de presos tras la condena

Guillem Martínez Barcelona , 21/01/2019

<p>Oriol Junqueras llegando a la Audiencia Nacional el pasado 2 de noviembre de 2017.</p>

Oriol Junqueras llegando a la Audiencia Nacional el pasado 2 de noviembre de 2017.

Instagram ERC

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

1- La otra muerte es un cuento aparecido en El Aleph (1949), uno de los libros más mixed emotions de Borges. En él se cuenta la historia de Pedro Damián, que murió dos veces. Una en la Batalla de Masoller, 1904, durante la guerra civil uruguaya, y otra, en su cama, en 1946.

2- Hola. Este articulete pretende resumir la cosa cat de los últimos días, explicar por qué es improbable, esta mañana a primera hora, que el pack PDeCAT-ERC vote los presupuestos de Sánchez y, por el mismo precio, explicar la lógica de las defensas de los presos, que ya se van conociendo a la espera del juicio del próximo 6 de febrero. En lo que es una superproducción, pretendo unir ambas descripciones al cuento de Borges que les he endiñado en el punto 1, y que por ahora dejaremos dormido y con un chupete en la boca, como un bebé, ajeno a lo que el mundo trama con él. Deséenme suerte. Si me sale, me tomo un Cardhu fuera de horario. Vamos que nos vamos. 

3- Es poco probable que se voten los presupuestos, pues es poco probable que ERC los vote si no los vota también PDeCAT. 

4- Y no los votarán por culpa de nuestro viejo amigo, el Chicken Game, ese ir en un buga a toda leche contra un barranco, esperando que el otro frene antesEl Chicken Game, como la Ley de Fugas en los años 10's y 20's, como el cubo Rubik en los 80's, o como el wonderbra en los 90's, modulará, a este pasó, una década de la vida intelectual catalana.

5- El Chicken Game, quedó claro en octubre de 2017, no es una buena escuela de análisis ni de toma de decisiones. En el mejor de los casos, no sirve para nada. En el peor, para ir a la cárcel. Lo lógico sería jubilarlo. Pero ahí está la Escolástica, que no servía para nada, y que duró chorrocientos siglos en la cresta de la ola.

El procesismo está en modo Escolástica. Nada que aportar, pero un gran éxito de público

6- Es muy posible que el Chicken Game sea el sello del programa procesista después del 27O, lo único que queda de los glory days/los idus de octubre. Vamos, que no hay programa. Nadie, en el procesismo, ha tomado nota de lo que ha pasado –nada–, y de la factura de todo ello –altísima–. Cuando no hay quien tome notas, es que no ha quedado ni el apuntador. Y que el KO ha sido, por tanto, más descomunal de lo percibido. El procesismo, no obstante y paradójicamente, está en modo Escolástica. Nada que aportar, pero un gran éxito de público. Otro paralelismo: su reino –o república– no es de este mundo. Y otro: si no la abrazas, en tu pueblo te queman. Rayos no puedo parar. Vayan al punto 7, mientras me recompongo. 

7- ¿Es posible estar muerto y seguir vivo? Sí, ahí están los zombies. Y yo mismo, en la última semana de cada mes. Pero, por lo general, si un muerto no se corta, acaba oliendo mal. 

8- El procesismo no se corta/no medita en su futuro más allá de los juicios. Dispone de más del 40% de votos, y de una gran opción de ocio los fines de semana. Sorprende, por tanto, que no haya nadie vivo en su interior. Alguien vivo, definición: alguien que deje de hacer el mono, y trate la opción indepe como mayor de edad, poseedora de un programa no folclórico y más allá del propagandístico. Sorprende que no haya líderes que digan en público lo que dicen en privado, y que reconduzcan la situación hacia un lugar sexy o, al menos, con vida. 

9- El procesismo carece de prestigio internacional –él no tomó nota, pero los sujetos internacionales, sí; por un tubo–. Ha dilapidado fortunas –que no volverán–, como una sociedad que en su 80% quería un referéndum –no creo que exista ese vínculo ya; esas cosas pasan cuando sólo gobiernas para un 40%; algo dramático en un país pequeño; Pujol no tuvo güevos, por ejemplo, de calificar como poble al 40% de la sociedad, si bien es posible que para él el volks fuera, incluso, mucho menor–. Por lo que, en esa línea, el procesismo puede acceder, más pronto que tarde, a mayores caídas de prestigio locales.  

10- Y, parece ser, nadie va a salir de dentro del procesismo a romper la baraja y a repartir otra. El piloto automático-escolástico va solo. Se entretendrá con coreografías sin recorrido –la próxima, al parecer, consistirá en hacer ver que se quiere investir a Puigde como Presi–. Irá tirando hasta los juicios. Momento en el que repetirá coreografías. Es posible que sustituya su programa inexistente, incluso, por las condenas. Que viva, como comunidad de dolor –ese invento esp; lo inventó Aznar, en su segunda legislatura, cuando todo en la política esp era dolor ante los atentados, o estabas perdido–, durante años.  

11- Y aquí podría empezar a hablar de las defensas. Pero les voy a colar otras razones para no votar los presupuestos, menos importantes, pero que dibujan una época.

12- La primera es que no hay interlocutor cat para los presupuestos. Los presupuestos, así, serían, en condiciones normales, votables. Por dos razones. A) O no inquietante: no están mal. No acaban con la austeridad –vino a quedarse–, pero alivian. Y sí, existe el bien y el mal. Pero, como decía Leopardi, también lo mejor y lo peor. Lo que, además de ser un lío, es una zona importante de la política. Más aún desde que la política es una zona muy canija. La razón B) es más inquietante. Lo dicho: el procesismo carece de interlocutores para discutir unos presupuestos. Me explico. 

13- La inversión en infraestructuras en Cat se acerca a la señalada por el Estatut –no llega; sólo se llegó una vez, hace la tira; estas cosas explican lo acaecido en Cat, por otra parte–. El gremio de constructores cat ha mostrado su malestar por el hecho de que no caiga esa breva. En otros tiempos hubiera caído sí o sí. Es decir, hubiera habido una estructura de partidos sensible a esas partidas, y a su despiece en bloques de a 3 (%). Hoy en día ha desaparecido esa dinámica. Por una parte, de tanto usarla durante décadas. Y, por otra, de tan poco usarla en los últimos años de crisis. Por condena o por refundación a toda leche, ha desaparecido el oficio de señor o señora que arquea las cejas cuando ve un pastizal en estructuras. La corrupción hoy es de más bajo perfil. Contratillos para grapas, que no superan las cantidades suficientes como para ser convocadas vía concurso. Y, sobre todo, sueldos. Premios a personas incapaces políticamente, que no existirían en ningún otro punto del mercado laboral, y que sólo deben demostrar altos conocimientos de Chicken Game –esa disciplina, por otra parte, sencilla como un botijo–, y en Escolástica. Es decir, en no saber más que el Papa. Eso es, por otra parte, la selección negativa. La selección negativa es, vamos, corrupción. Como se percibe en una tertulia radiofónica o televisiva públicas, esos premios a quien no vio nada. 

Los chicos/as PDeCAT y, con la boca pequeña, ERC, aluden a los presupuestos de Sánchez bajo adjetivos como mezquinos o intolerables. Curiosamente, PP y C's –Vox, ni te digo– también

14- Otro rasgo de la época. Los chicos/as PDeCAT y, con la boca pequeña, ERC, aluden a los presupuestos de Sánchez bajo adjetivos como mezquinos o intolerables. Curiosamente, PP y C's –Vox, ni te digo– también. Esos adjetivos fueron introducidos en el biotopo local por Acebes –estuvo a un “mezquino” de acabar con el mundo, pues Dios, según la Cábala, acabará con el mundo el día en el que alguien diga “mezquino” un millón de veces–. El uso de esos adjetivos calderonianos explica, en fin, la política de las derechas del futuro, encerradas en marcos mentales, fuera de los cuales todo es mezquino e indialogable. O, para hacer un chiste con JV. Foix –me temo que es el primero de la historiaZzzzz– "tot és mesquí". Las políticas de marcos, vamos, impiden hablar. Y no solo de política, pues son autoreferenciales. En contrapartida, te permiten sufrir en torno a una idea de pueblo aplazado, sin derecho a la autodeterminación, o a los toros y la caza, y de una democracia que sería perfecta si no fuera por los mezquinos. A Leopardi le hubieran quemado en una plaza los escolásticos cat y esp. Y los italianos. Pobre. Con esa chepa y van lo queman. 

15- Es dramático que no se hable. Más allá incluso de los presupuestos. Y más si se piensa que los políticos nunca se han hablado. Antes tenían cierta cultura del teléfono rojo, de evitar que la sangre llegara al río, cierta idea común de lo que era una crisis. Tenían, frente al gran marrón, sus apaños, poco edificantes y por lo bajini. Ahora, ni eso. Desde 2012, al menos. 

16- Bueno. Las defensas. Ya están planteadas. Ahí va una primera descripción. Creo que haré docenas. CTXT va a seguir los juicios. Y, conociendo el percal, algo me dice que, visto lo visto en la cosa Procés, en el juicio no tiene por qué ocurrir lo anunciado. Ni mucho menos. Las defensas no tienen por qué coincidir con las comunicadas por el grueso de los medios, ahora o en el día a día del juicio, en Cat y en Esp.  

17- Es preciso señalar que las defensas no están unidas. Hay desuniones por partidos –PDeCAT y ERC–, por individuos –dentro de PDeCAT, Vila y Forn van un tanto por libre; dentro de ERC, Forcadell y Borràs, parece que también–, y por sexos –las mujeres han quedado un tanto relegadas en el culto a los presos, por lo que es posible que, en algún caso, intensifiquen ese ir por libre–. También asisten divididos territorialmente, existencialmente, o como se diga. Es decir, que sólo irán a juicio los acusados que no fueron informados por Puigde de que se piraba de manera indefinida, como han ido colando en alguna entrevista. Conviene recordar que, en contrapartida a todas esas formas diversas de desunión, fiscalía asistirá al juicio unidísima. Lo que no es una buena noticia para los presos, en todo caso. La acusación de Vox se puede entender como parte de esa unión. Vox, a través de una descripción del delito parecida a la de fiscalía, aporta petición de condenas de cuando las galeras. Vox no es tanto la extrema derecha de una sociedad como la extrema derecha de un Estado que sueña con verse atacado, que sueña con defenderse. Y que está llevando sus sueños a la realidad, como el estrangulador de Boston.

18- Sobre la desunión entre los acusados. Me dicen que no es propia de presos comunes, en los que hay cierta tradición de que a quien le pillan se lo come con patatas. Tampoco es propia de presos políticos. Suele ser habitual en delitos de cuello blanco. Exemplum: Nóos, donde los dos socios fueron a la greña. En ocasiones de forma muy próxima al Realismo sucio. 

19- Es preciso señalar que las líneas de defensa anunciadas por las defensas no son las que, necesariamente, acaben desarrollándose. La dinámica del juicio puede hacerlas cambiar. Además, en Cat, si estaban vivos y con uso de razón en 2017, ya sabrán que lo anunciado, incluso lo comunicado o lo descrito, no tiene por qué ser lo sucedido. Así, en la tele –en el siglo XXI la tele es la pera, mientras que lo digital es redundante, snif– se habla de la renuncia a la defensa de varios acusados. No es así. O, al menos, no lo parece. Por lo que veo pertinente que, antes de entrar en detalle, les cuente lo que varios abogados me han contado sobre las posibles líneas de defensa. 

20- En primer lugar estaría la defensa política. Consistiría en hacer lo que Fidel con lo del Moncada. No reconocer al tribunal. Y punto pelota. Por lo que se sabe, no va a suceder eso. Cuixart –Òmnium–, al parecer, es la persona que apuesta por una defensa más agresiva en ese sentido, si bien parece no situarse en una defensa política nítida, en ese punto de partida y llegada que es pasar del tribunal. La defensa política es eso. No reconocer al tribunal. El acusado está en su derecho. Y, éticamente, es una tradición con precedentes y robusta, en caso de que el acusado perciba persecución y arbitrio.

Por lo que veo y oigo en los medios, las defensas parecen construir propaganda. Al menos cuando exponen sus defensas a los medios. Vamos, se está construyendo propaganda nuevamente

21- Hay puntos de transición entre una defensa política y jurídica. Les presento dos. Una sería la defensa vasca. El acusado no reconoce al tribunal. Grita o canta. Se le expulsa de la sala –en ese trance, según sentencia del TDHE, en ocasiones se le daba para el pelo durante el recorrido hasta el calabozo; a por ellos, oé, etc.–. Y, posteriormente, el abogado asumía una defensa absolutamente jurídica. Por lo general, por otra parte, muy buena. Otra zona gris entre lo jurídico y político sería la defensa en modo Jacques Vergès. Un crack. Abogado del criminal nazi Klaus Barbie –una joya: más de 300 cargos, como el asesinato de más de 800 personas entre ellas, 41 niños–, aceptó su defensa –1987– a pesar de ser comunista. A Barbie, era un hecho, no le iba a sacar del trullo ni Roca, pero Vergès dio una buena defensa a su defendido, sustentada en la colaboración del Estado Francés en crímenes similares, antes, durante y después de la II Guerra Mundial. Su defensa, en cierta manera, cambió la percepción media sobre el Estado durante un periodo. Ya, snif, olvidado, me temo. No pinta que ninguna de esas defensas se lleve a la práctica. Para la primera se requiere experiencia, costumbre y un conocimiento dilatado en esa línea. Para la segunda la cosa podría parecer chupada –acusados y acusadores comparten la misma cultura política y la misma idea de democracia, fundamentada en mayorías nacionales y en poco respeto a las minorías, diría–. Pero no es posible, pues la cosa pasaría por asumir la culpabilidad del defendido, para poderse comparar a la del Estado acusador en su brutalidad y arbitrariedad.

22- Quedan las defensas jurídicas. Que, me señalan, serían tres poéticas. La a) consistiría en negar los hechos/esto no ha pasado. La b) consistiría en señalar que los hechos se han producido, si bien no son delito. La c) consistiría en defender que los hechos se produjeron, sí, pero que los acusados no participaron en ellos/yo soy el músico.

23- El drama de este juicio es que la defensa a) esto no pasó posiblemente sería la más ajustada a los hechos. Es francamente la pera que un Estado se esfuerce en demostrar un golpe de Estado donde sólo hubo golpes de agentes del Estado, propaganda irresponsable y engaño al votante –no son delito, como les constará en sus biografías–, así como un intento caótico por demostrar que no era caótico el intento caótico de negociar caóticamente un colín con el Estado. ¿Por qué el Estado apuesta por la vía de la rebelión? En última instancia, me temo que porque así se le dijo, supongo. Por interés político de una región del Estado, sensible a descripciones de la realidad cercanas a la derecha esp y a la necesidad de un enemigo interior solvente –el procesismo no lo es, pero deberá ponerse ese traje–. La apuesta por el cargo de rebelión y no por el de desobediencia, más ajustado a los hechos, es un indicio del carácter político del juicio. ¿Por qué los acusados no se apean del burro y explican lo que pasó, lo que planificaron, sus metas reducidas? Por Chicken Game. Una partida de Chicken Game salvaje, que puede costarles varios años. Parece que nadie explicará que lo apuntado no sucedió, que actuaron en la dirección contraria a lo defendido por los medios procesistas y fiscalía, que no hicieron nada en la dirección vociferada.  

24- Parece ser, por lo que leo, que el grueso de las defensas se ubicarán en la opción b) los hechos se produjeron, si bien no son delito. No de forma nítida, y con alguna querencia al punto c) los acusados no participaron. 

¿Por qué los acusados no se apean del burro y explican lo que pasó, lo que planificaron, sus metas reducidas? Por Chicken game.

25- Esa será la defensa de Sánchez, Rull y Turull –ANC/PDeCAT–, que al parecer hará hincapié en la violencia del 1O. Y esa será la defensa de Junqueras y Romeva, que al parecer expondrá el carácter pacifista y no violento de los acusados como prueba, si he entendido bien a la defensa. De manera más decantada al punto c) no participé en los hechos, están las defensas de Forn, Forcadell y, por ahora de manera más clara, Vila y Borràs. Supongo que los medios cat velarán para que todo ello se lea como defensa política, y no como una defensa jurídica no muy robusta. 

26- Mi impresión es que los presos, al menos por lo que veo y huelo por ahora, no van a tener defensa. Si se va en las opciones apuntadas –Forn, Forcadell, Vila y Borràs, pues menos–, las defensas parecen partir de la idea de que la condena –gorda, además– es irremediable, por lo que se apuesta por convertir el juicio en una campaña propagandística, sin resultado jurídico, y orientada más al consumo cat que al internacional. Algo, diría, éticamente cuestionable. Y con víctimas necesarias. Los presos.  

27- CTXT fue el primer medio en aludir al carácter político de las detenciones y del posterior juicio. Y, me temo, de los pocos en explicar que sufrir persecución política no te carga de validez, honestidad e itinerario político si no vas provista de todo ello anteriormente. A mi juicio, el juicio, sus cargos, las condenas solicitadas, son una desproporción que creará víctimas. Con todas las letras. Y más que los condenados. Como lo serán sus familias. Pero tan importante como señalar el abuso a las víctimas, es explicar lo que pasó, y lo que pasará en este juicio. Que ya iré describiendo. 

28- Se conoce algo de las defensas, pero no de fiscalía. Habrá que esperar sus argumentaciones. Y verificarlas. Algo me dice que habrá sorpresas, nuevos datos e informaciones. Que deberían ser contra-argumentadas por las defensas, y que parecen no estar en sus itinerarios. El día 20S, por ejemplo, uno de los meollos de la cuestión, hubo sucesos fuera de BCN que pueden ser traídos a colación por fiscalía. Las defensas, en ese trance, deberían estar al quite y con juego de piernas en la defensa jurídica. Los presos, en fin, una vez descartada la defensa política, necesitan la mejor defensa jurídica. 

29- Por lo que veo y oigo en los medios –ya veremos cómo orientan el juicio–, las defensas, estadísticamente, parecen construir propaganda. Al menos cuando exponen sus defensas a los medios. Vamos, se está construyendo propaganda nuevamente. Cosa peligrosa en una defensa penal. Al menos, varios abogados ya han hablado de que esto es un choque entre la democracia y su ausencia. Algo de difícil operatividad cuando no se opta por una defensa nítidamente política. Y algo alejado, también, de la realidad. Con desproporción –unos con armas y con Estado–, esto es un choque entre dos zonas del Estado, no entre ONGs. Ambas zonas poseen una misma idea restrictiva de democracia, en la que la mayoría parlamentaria se ve capacitada para ser ley. Socorro. 

30- En el cuento de Borges La otra muerte, Pedro Damián –un personaje, por cierto, con el nombre de un célebre teólogo escolástico– fue un cobarde en la batalla definitiva de la guerra civil del Uruguay, 1904. Pero en el momento de su muerte, 1946, en el delirio de la agonía, reproduce su participación heroica en esa batalla, de manera tan vehemente que cambia las leyes cósmicas, y todo el mundo pasa a recordarle, desde ese momento, como un héroe patriota, muerto en 1904. Esas cosas pasan, en fin, sólo en la teología. O en su prima sexy, la literatura. O, me temo, en su prima quinqui, la propaganda. Es posible que, en ausencia de otro plan, de otra realidad, de otra inteligencia, en el lecho de muerte el procesismo esté delirando con todas sus fuerzas, y que pueda cambiar algo sobre su pasado, sobre su percepción, poco épica y edificante, por otra parte. El juicio es insolventable. Como en el spot de esa tía que viene con lejía del futuro, el juicio es el regalo de Rajoy a las derechas esp del futuro. Y, me temo, a las derechas cat. Ese regalo está a punto de garantizar, de hecho, que no haya presupuestos, ni un Gobierno progresista duradero que pueda facilitar el agrupamiento de presos tras la condena, que pueda dificultar un 155 non-stop.

31- (EPILOGUE). Un detalle, volviendo al tema presupuestos. Sí, era difícil que se aprobaran. Pero han sucedido rarezas. Las rarezas/rajes habituales. El pack Torra-Puigde, que empezó pidiendo condiciones para el sí, tales como un referéndum, o una solución a los presos, hace pocos días pedía marcianadas menos inverosímiles. En eso se produjeron las detenciones de esta semana, sin orden judicial, en Girona. Para ir a declarar. Algo que usualmente se te notifica vía citación. El resultado fue algo no ilegal, pero aparatoso, desproporcionado, feo, y con coreografías centroamericanas. Con lo que se volvió a liar la cosa, y a recrudecerse los Chicken Games en contra de votar los presupuestos. Por lo que sea, hay una región del Estado que tampoco quiere que se voten los presupuestos. Por “mezquinos”, supongo. Dicen desde dentro, por otra parte, que en esta emisión Sánchez quería hablar en serio sobre cat. Llegar a algún acuerdo no previsto en la cultura gubernamental habitual. Nunca lo sabremos, tal vez.

 

 

1- La otra muerte es un cuento aparecido en El Aleph (1949), uno de los libros más mixed emotions de Borges. En él se cuenta la historia de Pedro Damián, que murió dos veces. Una en la Batalla de Masoller, 1904, durante la guerra civil uruguaya, y otra, en su cama, en 1946.

2-...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección. Su último libro es 'Los Domingos', una selección de sus artículos dominicales (Anagrama).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Jordi

    Qué placer poder leer a alguien que sigue escribiendo lo que le sale de los ... aún a sabiendas de que le pueda suponer abstinencia de Cardhu a partir del día 20 de cada mes.

    Hace 2 años 10 meses

  2. Fermi

    Estaría bien una pequeña radiografía de la sociedad catalana (indepe o no), y ver su posición respecto al Brexit. Yo he oído a los mismos defender en Catalunya "votemos, y cuando salga sí, ya pactaremos las condiciones", y ahora decir que la solución al Brexit es votar otra vez, porque antes no se sabía qué se estaba votando. ¡Con un par! Y es que "la democracia es votar". Ya... pero no solo.

    Hace 2 años 10 meses

  3. Raul

    El agrupamiento de los presos en cárceles cercanas a sus domicilios habituales no es una concesión política si no un obligación legal. Sugerir que si no se aguanta al PSOE no se cumplirá la ley es un chantaje barato y casa poco con la iglesia esta de la democracia es cumplir la ley. No entro obviamente, en la total falta de fundamento jurídico de los cargos, pero vamos cuando el TS condene, como me temo que hará, la ley dice que deben cumplir las penas en las cárceles más cercanas disponibles PUNTO.

    Hace 2 años 10 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí