1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

EL MENTIDERO

Pensar como taxistas

Bienvenido sea el cuento chino de la economía colaborativa donde unos pocos se forran el riñón con la miseria de la inmensa mayoría

Jonathan Martínez 25/01/2019

<p>Conductor de Cabify abriéndole la puerta a una clienta. </p>

Conductor de Cabify abriéndole la puerta a una clienta. 

Manolo Finish

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Ha vuelto a suceder. Los taxistas de Madrid y Barcelona se han puesto una vez más en pie de guerra contra las multinacionales de VTC y la prensa seria, de tradición lacaya y esquirola, ha sacado la brocha gorda de difamar a los trabajadores. Los mismos que doran la píldora al monarca, al banquero o al millonario quieren hacernos creer que doblar el lomo en un puerto o en un supermercado o en una obra es un exquisito privilegio. Que los estibadores son un gremio proclive a la pereza y al follón gratuito. Que los mineros, carne de silicosis, solo saben quejarse de vicio. Que los profesores forman una cofradía de zánganos y vividores adictos a las vacaciones. Que los funcionarios, ya se sabe, no pegan un sello y se pasan el día de cháchara en el descansillo. Y así en un largo etcétera de profesionales que nunca ocupan las primeras planas hasta que a alguno de ellos le da por protestar. Y por ahí, señoras y señores, la prensa seria no pasa.

Así que estalla la huelga y los intrépidos reporteros de la prensa seria, algunos entusiastas y otros más bien mandados, acuden a los hospitales a buscar las declaraciones de alguna pobre anciana que por culpa de los taxistas –¡ay!– no ha podido recibir la visita de su nieto pequeño, el notario, que es muy buena gente y siempre le trae bombones de esos de la caja roja. Estalla la huelga y los comentaristas de la crónica de sucesos, como recién salidos del humo de Lluvia de estrellas –¡tachán!–, aparecen reconvertidos en reporteros de guerra porque todo el mundo sabe cómo se las gastan los taxistas, que lo mismo te conducen un vehículo que te disparan un misil o te degüellan un niño. Y ahí los tienes, retransmitiendo en directo desde el corazón de la batalla, en mitad del apocalipsis zombi, esto es insoportable, Ana Rosa, vamos a morir todos, cortamos la conexión, Susanna, gracias por el escalofriante testimonio.

Al otro lado también tenemos al opinador progresista, todavía resentido porque una vez un taxista le puso el programa de Jiménez Losantos en la radio y dijo muy bien, así se habla. Hay quien se la tiene jurada al taxi porque tiene un primo que tiene un vecino que tiene un amigo que es taxista y vota a Ciudadanos. O porque los taxistas no han leído a Marx o a Lenin o a Bakunin. O porque en los taxis no te ofrecen una botella de agua y no te dejan elegir la música ni los conductores parecen mayordomos ni te hablan de usted. A quién no le gusta sentirse un marqués o un negrero de algodonal durante diez tristes minutos. También hay quien dice que los taxistas iban de listos cuando se endeudaron para comprar licencias y que les está bien empleado si ahora les hacen competencia desleal. Lo mismo dijeron de quienes se hipotecaron para comprar un piso y terminaron desahuciados entre comitivas judiciales y pancartas de la PAH.

No es nuestra misión explicar aquí lo obvio, que las huelgas acarrean imprevistos e inconvenientes o que las luchas laborales, cuando se enquistan, arrastran episodios desagradables y desperfectos materiales. Que las conquistas obreras han costado legiones de piquetes y cortes de vías y carreteras y paros en la producción. Que un like en Facebook o una firma indignada en change.org tal vez nos reconforta pero lo más probable es que su eficacia sea cercana a cero. No es nuestra tarea repetir lo más básico, que en todos los sectores hay trabajadores sin conciencia de clase, que en todos los pucheros cuecen habas y en todas las fábricas se encuentran empleados que votan contra su propio tejado. Que muchos huelguistas no toman conciencia hasta que se ven enzarzados en un conflicto de intereses. Pero es que en la defensa del pan hay una dignidad tan elemental que no debería alimentar ninguna duda.

Hay otra tarea, sin embargo, que sí nos corresponde: colocar la lupa sobre el mercado de VTC. En mayo del año pasado, El Confidencial explicaba que alrededor de 10.000 licencias VTC están en manos de veintiséis empresarios españoles. Un nutritivo pastel de 450 millones de euros. Entre ellos, figuran nombres tan ilustres como el banquero vizcaíno Jaime Castellanos, cuñado de Emilio Botín e inversor del grupo de prensa Vocento, que ha presidido Moove Cars con la contribución del fondo buitre King Street. Por ahí aparece el empresario Juan María Riberas, decimonoveno hombre más rico de España según Forbes. En la empresa de VTC Cibeles vemos la mano de Bernardo Hernández, fundador de Idealista, accionista de Glovo y espadachín de la gestación subrogada. En Vector Ronda tenemos a Rosauro Varo –pareja de la actriz Amaia Salamanca– y en Auro New Transport Concept tenemos a los cerebros de Tuenti.

De Uber podríamos decir que su fundador, Travis Kalanick, es uno de los hombres más ricos de Estados Unidos y que su fortuna está valorada en 5.900 millones de dólares. En 2017, Kalanick tuvo que abandonar la presidencia de la empresa entre escándalos mediáticos y denuncias de sus trabajadores. El caso más sonoro fue el de la ingeniera y empleada de la compañía Susan Fowler, que denunció el acoso sexual de su jefe ante la pasividad de los directivos. De Uber también podemos decir que sus servicios han sido declarados ilegales en Bruselas. Que Londres llegó a revocarles la licencia por “falta de responsabilidad corporativa”. Que la justicia francesa les impuso una multa de 1,2 millones de euros por incumplir la ley. Que la justicia holandesa les impuso una multa de 600.000 euros por ocultar un robo de datos. Y así en un extenso currículum de desencuentros con tribunales y gobiernos de todo el mundo.

De Cabify, que tampoco se queda atrás, podríamos contar que ha engordado gracias a la inversión de Beatriz González, hija del presidente de honor del BBVA Francisco González. El fondo de capital riesgo de la hija del banquero se llama Seaya Ventures y también está abonado al negocio esclavista de Glovo. Durante la última huelga de taxis del pasado verano, Cabify estuvo envuelta en una polémica porque trascendió que su sede se encontraba en Delaware, Estados Unidos. Las ventajas tributarias de este pequeño estado de la costa este son tan conocidas por los emprendedores de todo el mundo que en una extensión de terreno similar a La Rioja se acumula un ratio de una empresa por cada cuatro habitantes. 

Podemos mirar hacia otro lado y pretender que la pelea del taxi no va con nosotros. Sintonizar la prensa seria y creer a pies juntillas la salmodia cotidiana de trolas catódicas. Bienvenido sea el cuento chino de la economía colaborativa donde unos pocos se forran el riñón con la miseria de la inmensa mayoría. Ovación cerrada para el curro uberizado de doce horas a cambio de un salario de mendigo. Conductores uberizados. Repartidores uberizados. Camareros uberizados. Viva el mal y viva el capital. Aunque también podríamos, Dios nos libre, pensar por nuestra cuenta. Sospechar del gato por liebre y preguntarnos por qué la prensa seria increpa a los estibadores y a los profesores y a los mineros y a los taxistas. Por qué les disgustan las huelgas y las pancartas y los gritos alborotados de quien no está dispuesto a perderlo todo. Algo habrá, vete tú a saber, para que nos hagan pensar como consumidores y no como currelas. Algo habrá, digo yo, para que les preocupe tanto que  algún día, de la noche a la mañana, salgamos a la calle a defender el pan con nuestras propias manos y dejemos de pensar como pasajeros para empezar a pensar como taxistas.

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

10 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Aspirino

    Es curioso que taxistas asalariados se pasen a la VTC hartos de estar 14 horas al volante..Es curioso que desde 1980 no se emitan licencias de taxi y se revendan por 135.000 €

    Hace 2 años 4 meses

  2. PESETOR

    @UNO, estoy de acuerdo en que ambos productos deberían morir o cambiar muy mucho para cumplir con unos mínimos aceptables. El taxi por obsoleto y desagradable, Uber/Cabify debe tributar limpiamente y no explotar a sus trabajadores.

    Hace 2 años 4 meses

  3. manuel

    Y no faltado los comentarios que explicabas en tu papel. Seguro que vale mas luchar contra los pequeños que en contra de los ladrones que nos roban nuestras vidas y las de los que vienen. La izquierda pierde cada vez por no saber ver le 90% en contra los 10% de mala gente.

    Hace 2 años 4 meses

  4. D

    No entiendo que diga ud. que las televisiones y los medios digan que no están de parte (o eso entiendo de su artículo) de los taxistas cuando 5 de 6 generalistas han sacado un titular de "taxista atropellado por un VTC" cuando solo muestran medio vídeo, y en el completo se ve que es el supuesto taxista el que se lanza contra un coche en el que no se ve ninguna pegatina de VTC. Además, este caballero transitaba por una calzada donde está totalmente prohibido caminar, tal y como indica el código de circulación, por lo tanto no es calificable de atropello. Por último, tampoco entiendo que justifique, o al menos se escude en eso, que un gremio que realiza sus propios exámenes de acceso no quiera que sus licencias, -que realmente o idealmente son del ayuntamiento competente, no del taxista- sean un producto con el que se pueda especular. Me parece algo totalmente inverosímil en un mundo globalizado donde lo que se debería premiar es la calidad. Algo que tampoco aparece mencionado en este artículo.

    Hace 2 años 4 meses

  5. Tsiar Ardak

    Entonces los trabajadores de Uber o Cabify somos trabajadores o somos ya parte del malvado capital? Y los que trabajan en las flotas? Deberíamos seguir votando izquierda o ya no somos dignos de su protección? Este conflicto se presenta siempre desde la izquierda como los esforzados taxistas, convertidos ahora en el baluarte de la clase trabajadora, contra los malvados hombres con maletín y sin rostro que minan el estado de bienestar.

    Hace 2 años 4 meses

  6. salva

    razón no le falta, salvo que llama huelga de taxistas a cierre patronal y manifestación ilegal (a otros por lo mismo los procesan por rebelión). Lo que no quita para que quede claro que lo de las VTC roza el esclavismo por la parte de fuera.

    Hace 2 años 4 meses

  7. Vicente

    Estoy un poco perdido, la izquierda defendiendo a un colectivo mayoritariamente de extrema derecha, entre los que se encuentran, entre otros pluriempleados las fuerzas de seguridad del estado, privilegiado, que se puede permititir el lujo de vender sus licencias en negro y que explota a sus empleados, pero que por una extraña razón goza del beneplacito de Podemos y de I.U., mientras que los trabajadores de las VTC, en su mayoría parados mayores de 45 años son apestados, pues parece que los dueños de esas empresas no son del gusto de estos partidos. Pablo, Garzón, Echenique, seguid así, sois pateticos. Os vais a llevar una ostia que vais a flipar.

    Hace 2 años 4 meses

  8. pepin

    viendo los comentarios... parece que le tengais un poco de rabia a los taxistas, os habeis leido la noticia? habla de los derechos de la mayoria vivimos en una democracia se supone y la mayoria somos pobres currantes y deberiamos ayudarnos pq si no acabaremos todos peor.

    Hace 2 años 4 meses

  9. Candemor

    Gracias Uno por contarnos que los taxistas son unos mafiosos, privilegiados y especuladores violentos. Aiss se me olvidaba que también son votantes de vos y ciudadanos....eres el rey del humor...

    Hace 2 años 4 meses

  10. Uno

    Sin duda. Muy de acuerdo. Únicamente se ha olvidado mencionar a los taxistas, en número absolutamente no insignificante, que tienen varias licencias y las realquilan. O los que tienen sólo una y la realquilan en negro. A pringados. En condiciones uberizadas. O la bella práctica de venderla por un dineral. O el hecho incontrovertido que a este colectivo votante de Vox/PP/C's se le permite cosas que al resto de mortales están terminante prohibidas. No sé, prueben a cerrar al tráfico la Gran Vía y el Paseo de Gràcia con sus vehículos para reinvidicar, qué se yo, mejores condiciones laborales para los profesores, o sueldos más altos para los reponedores de Mercadona. De verdad. Verán lo que tarda en llegar la Brimo a molerlos a palos. En esta lucha entre Alien y Predator, el único resultado aceptable es que mueran los dos. Con las tripas fuera.

    Hace 2 años 4 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí