1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Alternativas al traumático y largo declive del planeta

Reseña crítica desde la complicidad y la admiración de ‘En la espiral de la energía’

Emilio Santiago Muiño 23/01/2019

<p>El humo de las chimeneas de varias fábricas. </p>

El humo de las chimeneas de varias fábricas. 

PIXABAY

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Hay libros que uno los agarra y siente, desde las primeras páginas, el pálpito de tener en las manos una obra de referencia todavía ignorada. Libros en los que es lícito regodearse en un íntimo orgullo de lector pionero. En la espiral de la energía, por desgracia, es uno de ellos. Digo por desgracia porque en un país sensato, reflejo de una sociedad madura, un libro como En la espiral de la energía sería parada obligatoria en los planes de estudio de la educación secundaria, tendría un puesto asegurado en la bibliografía de cualquier trabajo universitario decente y formaría parte de comisiones de debate tanto de movimientos sociales como en las cámaras de representación política. Estamos lejos de ese punto óptimo de sensatez colectiva. Pero poco a poco vamos avanzando: que ya haya conocido una segunda edición, ampliada y revisada, es una buenísima noticia.

En la espiral de la energía es el libro más importante del pensador y activista ecologista Ramón Fernández Durán, que nos ha llegado como obra póstuma porque Ramón se fue mucho antes de lo que él, sus allegados, y este país se merecía. Su amigo y compañero de lucha Luis González Reyes tuvo la misión de acompañarlo durante la aventura, concluir el libro, llevarlo a buen puerto y hacerse cargo de la necesaria actualización de esta nueva edición. La tarea no era ni mucho menos fácil, pero Luis González Reyes ha cumplido con solvencia.

Hace unos años se puso de moda el concepto de novela río (roman-fleuve). En la espiral de la energía, tiene algo de “ensayo río”: como afluentes en una gran cuenca fluvial, al curso principal del argumento contribuyen cientos de referencias bibliográficas, con datos específicos del mayor interés, muchos de los cuales nos remiten a los últimos estudios empíricos en la materia. Además el caudal del texto a veces insinúa desvíos hacia otros parajes, que si bien no son explorados de modo sistemático, abren campos de reflexión fundamentales con su correspondiente guía de buenas lecturas (un ejemplo entre cientos, una nota a pie de página sorprendente que explica que solo el 2% de los insectos son sociales, pero estos representan más de la mitad de la biomasa de insectos). 

La tesis central del libro la resume el título del capítulo 9: “El doloroso Largo Declive alumbrará sociedades radicalmente distintas”

Solo este espíritu enciclopédico, de compilación de las referencias claves con amplitud de miradas, justifican el inmenso valor del libro. Que también gana mucho por algo que quizá asuste inicialmente a quien se acerque a sus dos gruesos volúmenes (que en esta edición han perdido sus llamativas portadas de color naranja y azul por otras dos mucho más bonitas, aunque menos icónicas): su tamaño y densidad. En una época presidida por una aceleración maldita es toda una declaración de principios, y una bocanada de aire,  acercarse a un libro extenso sobre el que se han depositado años y años de lecturas y reflexiones, tanto teóricas como prácticas, y en la que éstas han terminado conformando un tapiz urdido con inteligencia y un profundo amor y compromiso por la causa que motivó su escritura. Quizá por este tamaño y densidad En la espiral de la energía es un libro para vacaciones, poco compatible con nuestro frenético día a día. No lo duden y veraneen un mes de agosto en sus páginas: este libro les cambiará la vida.

La tesis central del libro la resume el título del capítulo 9: “El doloroso Largo Declive alumbrará sociedades radicalmente distintas”. Con una civilización que es un castillo en el aire sostenido por una burbuja energética de combustibles fósiles a punto de estallar, y extralimitados ecológicamente desde hace varias décadas, el siglo XXI será un siglo marcado por una dinámica ecosocial desgarradora: un descenso obligatorio de nuestra capacidad de producir y consumir, que contradecirá todos los imperativos, los intereses y las inercias capitalistas que empujan a producir y consumir cada vez más. Y que además debe ajustarse a una biosfera esquilmada. Todo apunta a que este Largo Declive será traumático. Y por supuesto dará a luz a órdenes sociales completamente diferentes a los actuales. El objetivo de En la espiral de la energía es realizar un análisis anticipatorio para intervenir políticamente y que el desenlace sea lo más emancipador posible. Voy a ser rotundo: toda  la información necesaria para hacerlo está contenida en sus páginas. Por cierto, Ramón Fernández Durán fue pionero en nuestro país en realizar ese giro pesimista dentro del ecologismo social que dio por obsoleto el horizonte del desarrollo sostenible, quizá todavía posible en la época de Río 92, y planteó que la verdad de nuestro tiempo se codificaba en un nuevo dilema: cómo revertir, convertir en oportunidad de liberación o minimizar el daño asociado al colapso de las sociedades industriales.

Uno de los puntos teóricos fuertes del libro es que el examen de esta encrucijada se aborda desde una perspectiva de Gran Antropología y Gran Historia de signo materialista, capaz de retrotraerse hasta las sociedades cazadoras recolectoras y la evolución posterior de las estrategias humanas de captación de energía, combinado con un manejo solvente de la crítica de la economía política marxiana a las formas específicamente capitalistas de socialización.  En ocasiones el ecologismo peca de premarxismo, y no comprende las dinámicas históricamente excepcionales que introduce la sociedad burguesa en el modo en que nos relacionamos entre humanos y con la naturaleza. El marxismo tiende a errar por lo contrario: reduce al conflicto capital-trabajo la complejidad del presente. Así niega la existencia a otros patrones civilizatorios al menos tan importantes como el conflicto de clases para pensar sociedades libres (y además mucho más antiguos). Por ejemplo el patriarcado. O el hecho, y es uno de los puntos centrales del libro, de que nuestras sociedades funcionen, termodinámicamente hablando, como estructuras disipativas que generan orden y complejidad bajo una pauta de rendimientos decrecientes que suele llevar al colapso.  En la espiral de la energía se mueve cómodamente entre lo mejor de los dos enfoques: el ecologista basado en la (termo)dinámica de sistemas y el del marxismo.

En la espiral de la energía se mueve entre lo mejor de los dos enfoques: el ecologista basado en la (termo)dinámica de sistemas y el del marxismo

Otro punto fuerte a nivel teórico es su voluntad de escapar del determinismo energético en el que en ocasiones incurren los análisis peakoileros. Y que se parece mucho a una especie de inversión de algunos dogmas marxistas ya refutados: el determinismo económico y la existencia de una especie de argumento cósmico ascendente codificado en el mito del progreso. Como si le hubiéramos dado la vuelta a un calcetín, algunos enfoques ecologistas parecen defender que en última instancia la energía mueve la historia en una dirección necesariamente desastrosa. No es la intención de este libro. El subtítulo del primer volumen, especialmente su paréntesis aclaratorio final,  dice mucho al respecto: “historia de la humanidad desde el papel de la energía (pero no solo)”. Prueba de ello es que Ramón y Luis nos ofrecen una muy buena metáfora del declive de nuestras sociedades en las décadas venideras: más parecido a una piedra que rueda por una pendiente irregular que a una que se desploma en el vacío. Mientras quienes fían su análisis a una traducción literal de energía neta y complejidad social van a estar más tentados a usar imágenes del shock y del desplome súbito, a medida que introducimos capas de complejidad social entre la disponibilidad energética y su uso final, la cosa se vuelve más gradual.

Sin embargo, en algunos momentos importantes esta buena intención teórica no termina de cuajar, especialmente en el ejercicio prospectivo que cierra el libro. Aquí cambio ligeramente el tono elogioso por otro más crítico que en ningún caso pone en cuestión el hecho de que se trata de una obra magistral. Y lo hago desde la única posición que tiene sentido: el debate estratégico y cómplice entre compañeros implicados en la transición ecosocial hacia sociedades sostenibles. Por cierto, estas recaídas en una suerte de criptodeterminismo energético tienen algo de tic colectivo. Yo mismo podría hacer autocrítica de textos míos en términos parecidos a los que voy a exponer. La razón es que las personas comprometidas con el ecologismo social todavía nos movemos en un marco teórico deficiente a la hora de abordar la enorme complejidad de las interacciones sociedad-ecosistemas. Clarificar cómo la energía influye en lo social y viceversa es  una tarea intelectual a medio hacer.

El capítulo 9, que es casi un libro en sí mismo, realiza un interesantísimo ejercicio de política ficción sobre cómo puede darse ese largo y doloroso declive y cuáles son las opciones emancipadoras. Tras una iniciación en la teoría del colapso de los sistemas complejos de Tainter, y una proyección sobre cómo sería a grandes rasgos un metabolismo postfosilista (sociedades mucho más sencillas, economías ancladas en lo local, desurbanización, predominancia agraria), el capítulo se lanza a especular sobre las sucesivas etapas del hundimiento del capitalismo global y los diferentes escenarios políticos que se irían abriendo. Esto además se hace de un modo sofisticado, teniendo en cuenta tanto la interacción de la energía con la economía (ritmos de inversión, niveles de precios) como la importante diversidad geopolítica del presente: no puede ser lo mismo el declive en un país con recursos energéticos propios, grandes consumos y patrón urbano extensivo (EE.UU, Canadá, Australia) que para grandes extractores (Rusia, Arabia Saudí) o regiones sin recursos e intensivas en el uso del petróleo (Japón, UE).

Sin embargo este complejo juego entre análisis socioeconómico, político y termodinámico a veces se desequilibra en afirmaciones generalistas un tanto aventuradas. Como cuando se dice que no hay elección a una reducción drástica de población. O que el conocimiento digital se perderá. Sin duda son dos escenarios probables. Pero convendría filtrarlos con un poco de incertidumbre, ya que su gestión social puede modularlos de muchas formas. Y lo mismo sucede con el punto más problemático del libro para pensar en intervenciones emancipadoras: la hipótesis de la inoperatividad creciente del Estado.

Ramón y Luis plantean, con acierto, que en la primera fase del largo declive lo más probable es el auge de respuestas autoritarias. Podríamos convenir en llamarlas “ecofacistas” de un modo muy genérico, entendiéndolas no como un autoritarismo ecológicamente fundamentado, sino como el retorno del “asunto Hitler”. Cuyo programa, como nos recuerda Carl Amery, fue la competencia militarmente excluyente por el espacio vital. Hoy podríamos traducir, por la capacidad ecológica de carga.

Sin embargo, después el libro realiza una apuesta osada y a mi juicio políticamente problemática, aunque mucho más matizada en esta segunda edición que en la primera, (supongo que fruto de los debates que ésta ya generó y que esta reseña continua de algún modo). En la primera edición se decía que la “dictadura de la energía neta” y el avance real hacia la sostenibilidad requeriría de la disolución de las grandes estructuras del Estado-nación fosilista. En la segunda ya no se afirma algo tan tajante, aunque se sigue hablando de la crisis terminal del Estado-nación y la aparición de procesos como nuevos feudalismos, descentralización en entidades territoriales menores…En ambas ediciones los autores defienden también que la estrategia militar no será efectiva, más que a corto plazo, por limitaciones termodinámicas a la guerra moderna. Y que tras unas décadas oscuras de ecofascismo, será posible la emergencia de movimientos ecocomunitarios. Que por supuesto no están asegurados y dependen de la trayectoria política previa de una sociedad y sus conflictos. Pero de algún modo parece sugerirse en todo el argumento que el desmoronamiento termodinámico de las grandes estructuras de poder de la modernidad soplaría como un viento de cola a favor de su surgimiento.

Se trata, en definitiva, de un enfoque libertario en el viejo debate que divorció la I Internacional entre la toma del Estado o la dispersión del poder. Pero lo interesante de En la espiral de la energía, y es una posición muy común dentro del ecologismo mejor informado sobre la crisis ecológica, es que los argumentos libertarios parecen rejuvenecer bajo una justificación ecológica y termodinámica. Es decir, no se critica al Estado solo por sus implicaciones éticamente reprobables como estructura de dominación. También y con mayor énfasis por su hipotética ineficacia en un contexto de colapso ecológico. Lo que hace que la toma del Estado sea problemática es que este se va a volver energéticamente disfuncional. Por lo que resulta mucho más razonable volcar los esfuerzos en la construcción de contrapoder desde los márgenes y en las grietas (eso que llaman, en palabras de Santiago López Petit, política nocturna, que se parece mucho a la idea de éxodo de André Gorz).

Este es un resumen burdo de un argumento que Ramón y Luis construyen de modo mucho más fino. Pero sirve para detectar en él un punto débil teórico: la necesidad de una correlación muy fuerte, casi determinista, entre descenso de la energía neta y la creciente disfuncionalidad política del Estado.  Que se combina necesariamente con otra hipótesis problemática que también acompaña todo el capítulo, que es muy propia de los movimientos sociales: la sobredimensión de la capacidad que se atribuyen a sí mismos los movimientos sociales para ser sujeto histórico.

Sobre la primera hipótesis del argumento: el Estado seguirá siendo una institución absolutamente central en la definición de nuestro paisaje social aunque descienda la energía neta. Porque sigue teniendo el monopolio de la administración de la vida y la muerte. Porque los golpes de Estado, y habrá golpes de Estado, los ganan los ejércitos, y necesitamos urgentemente facciones democráticas y ecologistas dentro de los mismos. Porque además el Estado atesora una inmensa capacidad logística y profesional para la gestión de crisis. Porque el Estado, con todas sus erosiones y crecientes disfuncionalidades, seguirá teniendo las herramientas de la legislación, de la política pública, de unos presupuestos que organizan por término medio en el marco de la UE la mitad de la riqueza nacional, porque tiene la educación pública y medios de comunicación.

la movilización permanente que preconizan los movimientos sociales como alternativa no puede ser jamás ni mayoritaria ni cotidiana

Curiosamente, siempre se pone el caso de Cuba como ejemplo de una sociedad que se adapta bien al descenso energético desde una lectura libertaria que refuerza estos planteamientos. Pero no es cierto. El Periodo especial, etapa que conozco bien porque hice mi tesis doctoral sobre él con un trabajo de campo de ocho meses incluido, fue un “éxito” (desde el punto de vista del ecologismo occidental, los cubanos tienen otra visión) porque combinó de modo brillante “autogestión popular” y política pública en un Estado fuerte, con un gobierno débil pero socialmente comprometido. No nos podemos quedar solo con la parte de la autogestión popular y del gobierno débil, porque si no se articula con los otros dos ingredientes (Estado fuerte, gobierno socialmente comprometido) no entenderemos nada de lo que pasó en Cuba. 

Además la alternativa de la autogestión popular al vacío de poder es un mito increíble en la escala de las tareas que requiere una transición civilizatoria. Lo que ocupará los huecos del Estado no son las ZAD o los caracoles zapatistas, sino la mafia. Como ya ocurre en el 99% del territorio del planeta donde el Estado se repliega. Esto nos conecta con la segunda hipótesis errónea del argumento de Ramón y Luis. Algo que alguna vez llamé “lavapiescentrismo”. Y es la increíble capacidad de los movimientos sociales de confundir sus burbujas socioculturales con la realidad social. Que nace de una aproximación muy poco materialista a las condiciones sociales de la militancia y su continuidad en el tiempo. Salvo para extremas minorías, la vida en cualquier sociedad imaginable será siempre y de por sí demasiado complicada con la fatiga del día a día, las enfermedades, el amor, o la muerte de los seres queridos como para además buscarse problemas extra comprometiéndose con lo colectivo de modo antropológicamente desmesurado. La gente se compromete en movilizaciones puntuales (unas elecciones, una huelga, una revuelta incluso) pero la movilización permanente que preconizan los movimientos sociales como alternativa no puede ser jamás ni mayoritaria ni cotidiana. Si a eso le sumas un orden neoliberal donde prima la precariedad económica, la crisis de cuidados y la atomización social, el resultado son movimientos sociales que exageran en unos cuantos órdenes de magnitud su propia capacidad de hacerse cargo de los asuntos públicos (quizá este autoengaño es necesario para que su función imprescindible se haga bien, pero esta es otra cuestión).   

Quiero insistir en que los movimientos sociales son fundamentales. No solo por su faceta de lucha y denuncia. También como bien indica En la espiral de la energía, por su capacidad de construir alternativas. Los espacios de contrapoder, de un centro social a un territorio parcialmente liberado, son laboratorios extremadamente valiosos donde nacen y se experimentan las mutaciones antropológicas y socioeconómicas que luego pueden convertirse en la nueva hegemonía de sociedades sostenibles. Pero son eso, laboratorios y no puntas de lanza de algo que crecerá hasta ocupar la función del Estado. Uno puede ir de Chiapas a Rojava pasado por el Alto en la Paz, el 23 de Enero en Caracas, no ver más allá y sentir que hay un mundo nuevo naciendo en los resquicios del viejo. Pero el mundo no es eso. Y para que ese mundo nuevo tenga un efecto transformador, de cara al 99% de la población es mucho más efectiva una política pública (inspirada en parte en los experimentos de los movimientos sociales) que pretender que la gente autoorganice el cambio por sus propios medios y además dispersando el poder.

No es verdad que podamos esperar que tras una etapa inicial ecofascista el colapso haga emerger soluciones ecocomunitarias

Seguramente en este punto lo más ajustado a la verdad sería igualar la vara de medir con cierta humildad. Reconocer que los gobiernos del cambio gestionan “migajas” (que son imprescindibles) y que los movimientos sociales hacen “cositas” (que son también imprescindibles). Lo que no es honesto es despreciar el aumento del presupuesto de escuelas infantiles públicas en una ciudad como un gesto de reformismo socialdemócrata y celebrar como el germen de la revolución pedagógica por venir que 30 familias, con condiciones socioculturales muy concretas, autogestionen grupos de crianza. O que se rechacen las sin duda insuficientes medidas de control del tráfico en la almendra central de Madrid mientras se elogie un huerto urbano okupado, con una producción de comida testimonial, como una semilla de soberanía alimentaria reconquistada.  En la espiral de la energía no entra en estas caricaturas que son más propias de la pobreza del debate político en Twitter. Pero hay algo en su argumento que trasluce este enfoque cuando se afirma una tesis tan profundamente problemática como que si los movimientos sociales toman el Estado su esfuerzo debe ir destinado a desmantelar el Estado.

Mi hijo nació en el año 2014. Si tiene suerte, y la esperanza de vida actual se mantuviera intacta (cosa difícil pero no imposible por muchas vías, algunas mejores que otras), quizá podrá llegar a ver nacer a sus nietas o bisnietos en el año 2100. Sin duda estos hipotéticos descendientes míos nacerán en una Península Ibérica no solo bajo un clima mucho más extremo, sino en una sociedad mucho más rural. Pero que esta sociedad ruralizada esté organizada en comunas ecosocialistas o en grandes plantaciones donde esclavos cultivan biocombusitibles para una dictadura ecológica (como prefigura la novela El salario del gigante, de José Ardillo) es algo que se decidirá en el mientras tanto. Y en ese mientras tanto, si hay una institución que va a influir en el desarrollo de los acontecimientos, es el Estado. No es verdad que el juego militar que hoy se cuece alrededor de las reservas fósiles que quedan no vaya a repartir la baraja de la energía neta de un modo determinante por mucho tiempo. No es verdad que podamos esperar que tras una etapa inicial ecofascista el colapso haga emerger soluciones ecocomunitarias. Porque el fascismo en curso lo que va a dejar tras de sí es un genocidio. Y por tanto una tierra culturalmente quemada por el miedo y el terror político, esterilizada forzosamente hasta ser incapaz de cultivar en ella emancipación.

Esto no quita que la política institucional no adolezca de un número infinito de contradicciones, debilidades y por qué no decirlo, miserias y asuntos feos, que Ramón Fernández Durán y Luis González Reyes destripan bien. Pero en ambas estrategias, institución y calle por decirlo de modo tonto (porque esa dicotomía embarra más que clarifica), hay un camino inmenso que todavía tenemos que inventar. En resumen, si la propuesta de En la espiral de la energía tuviera un fallo, sería no darle al trabajo institucional la importancia capital que tiene para que, en una complementariedad que no será ni armónica ni coordinada ni sencilla con otras formas de acción política, la transición civilizatoria en marcha se decante por el ecosocialismo feminista frente a la barbarie ecofascista. Por lo demás, se trata de un libro inmenso, que tiene detrás un trabajo de una seriedad y un esfuerzo que produce admiración.

-----------------

Emilio Santiago Muiño es doctor en Antropología Social y máster en Antropología de Orientación Pública.

Hay libros que uno los agarra y siente, desde las primeras páginas, el pálpito de tener en las manos una obra de referencia todavía ignorada. Libros en los que es lícito regodearse en un íntimo orgullo de lector pionero. En la espiral de la energía, por desgracia, es uno de ellos. Digo por...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Emilio Santiago Muiño

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

4 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Sonia

    Esta es la cosa más maravillosa que he experimentado, y necesito compartir este gran testimonio, solo quiero agradecerle al Dr. Ota por tomarme el tiempo para ayudarme a lanzar el hechizo que trajo a mi ex esposo, mi nombre es RICHARD MORRISION DESDE EE.UU., quiero compartir mi testimonio y mi felicidad con ustedes en este sitio. El año pasado, mi esposo me dejó por otra mujer en su lugar de trabajo y él me abandonó a mí ya mis dos (2) hijos, todo fue muy difícil para mí. y los niños porque lo amo tanto, así que vi los testimonios de DR OTA, sobre cómo ha estado ayudando a las damas a recuperar a su esposo, así que me puse en contacto con él y me ayudó a lanzar un hechizo de retorno para mi esposo y el próximo El día en que mi esposo se fue de la otra mujer, volvió a pedirme perdón con tanto amor y cariño. Nunca olvidaré esta ayuda que el DR OTA me dio a mí ya mis hijos. Si estás aquí necesitas ayuda para recuperar a tu amante, puedes contactarlo a través de este correo electrónico otaosespellhome@gmail.com También puedes Whatsapp en el +393512961233 Soy un testimonio vivo de su poder.

    Hace 2 años 8 meses

  2. c

    sequia la UE dl PP+aliados=PP$:e uPPN PPNv Vx C$ CIU CC etc ( a favor de multinacionales, no quieren hacr na pqe ls franceses (que mandan mas quieren plantar naranjas en el sur y ls de mas al norte gastar menos en calefaccion y aprovechar recirsos qe aparezcan cn el deshielo http://www.agroinformacion.com/cambio-climatico-influye-la-incidencia-severidad-las-enfermedades-los-cultivos/ https://www.ecoticias.com/cambio-climatico/191419/El-cambio-climatico-es-letal-para-el-agua-subterranea . https://www.ecoticias.com/medio-ambiente/190397/consecuencias-medioambientales-sociales-desertizacion-rural https://www.ecoticias.com/naturaleza/191135/Termitas-aliadas-selvas-tropicales-ante-sequia Pa balsas d granjas cn cañas=chupan reserva d agua en octubre – otoño, desp de la luna llena (pque la menguante tira pa abajo ls plantas ) con un neopreno d surf-buceo y arrancarlas . En otoño es cuando mas sequia hay . Mas tarde haria demasiado frio pa estar en l agua 1 abuelo d Aragon dijo q en el S 19º hubo gran sequia gente s lavaba cn vino vinagre y trapo https://ecoinventos.com/yacouba-sawadogo/ https://www.publico.es/sociedad/finde-redes-urbanas-pierden-ano-billon-litros-fugas-averias.html https://www.ecoticias.com/sostenibilidad/190087/Agua-potable-extraida-aire-desierto-barato-hidrogel http://www.ipsnoticias.net/2018/11/diversificar-los-cultivos-ayuda-superar-las-sequias-brasil/ REDUCIR FUGAS D AGUA ENTERRANDOLA https://blogs.publico.es/kaostica/2018/09/14/deepdrop/ https://www.youtube.com/watch?v=4xAob-OnRL0 arcilla pa plantar en el desierto : https://ecoinventos.com/liquid-nanoclay/ https://www.ecoticias.com/energias-renovables/187402/Granjas-eolicas-solares-solucion-llueva-Sahara http://www.publico.es/sociedad/medio-ambiente-detecta-7000-riegos-clandestinos.html Cn el PP la mayoria d ayudas hn ido a mejorar regadio en regiones donde gana Privatizacion http://www.publico.es/sociedad/agua-cuatro-claves-entender-estafa-sequia-levante.html http://diario16.com/podemos-la-privatizacion-del-agua/?utm_source=newsletter&utm_medium=email&utm_term=http%3A%2F%2Fdiario16.com%2Fpodemos-la-privatizacion-del-agua%2F&utm_content&utm_campaign=Novedades+en+Diario16 https://www.meneame.net/story/recolectores-niebla-hacen-aparecer-agua-niebla-marroqui-eng https://www.infolibre.es/noticias/politica/2018/04/06/greenpeace_asegura_las_administraciones_ocultan_recursos_cuenca_del_segura_para_justificar_trasvase_tajo_segura_81434_1012.html https://www.meneame.net/m/mnm/vetiver-planta-descontaminante-no-invasiva-puede-ayudar-contra Ls cloudbusters funcionan En California cubren pantanos cn bolasblancas= n´evapore En españa siquiera hay plan recoger agua d gota fria https://ecoinventos.com/sistema-de-captacion-de-agua-de-lluvia-para-usar-como-agua-potable/ La cocacola s apropia d agua d tods la ensucia pa revenderla envenenada , si sus trabajadores no aceptan la explotación de sus fabricas les quiere despedir o se larga del pais a pesar de habewr recibido ayudas estatales y a través de un entramado de redes institucionales y financieras, ha promovido el mensaje de que el ejercicio físico es más importante que la reducción de azúcar en la dieta. : https://www.publico.es/ciencias/salud-estudio-desvela-coca-cola-marcado-politicas-obesidad-china.html Desd siglos t´esta controlado x ls mismos q s quedan cn lo d todos https://www.elciudadano.cl/tecnologia-2/pekin-lanza-proyecto-que-generara-lluvia-artificial/04/08/ Es una insensatez lavar el arroz gastando tanta agua para encima quitarle fibra-etc . Las ayudas al regadio que solo beneficia a las regiones que votan al partido del gobierno : https://www.eldiario.es/economia/Bruselas-presenta-Presupuesto-UE-migracion_0_767123673.html

    Hace 2 años 9 meses

  3. cambo

    NO haran nada por el cambio clima pqe qieren explotar recirsos, plantar naranjas en sur de Francia y gastra menos en calefac https://elasombrario.com/dia-mundial-de-la-educacion-ambiental-20-pistas-para-un-reencuentro-con-el-planeta/ . Un informe de la prestigiosa revista médic The Lancet concluye que se necesita un cambio radical de la dieta para alimentar a 10.000 millones de personas en 2050 de forma saludable Para salvar el planeta y comer sano hay que reducir un 50% el consumo de carne roja y azúcar : https://www.eldiario.es/ballenablanca/365_dias/medio_ambiente-salud-alimentacion-carne-azucar_0_857765230.html https://www.telesurtv.net/news/evidencias-cambio-climatico--20181129-0033.html?utm_source=planisys&utm_medium=NewsletterEspa%C3%B1ol&utm_campaign=NewsletterEspa%C3%B1ol&utm_content=18 Cuanto ha subido la temperatura en tu region desde que nacistes : https://www.nytimes.com/interactive/2018/08/30/climate/how-much-hotter-is-your-hometown.html?smid=pl-share https://www.ecoticias.com/cambio-climatico/187502/Aumenta-hambre-mundo-debido-factores-cambio-climatico https://www.eldiario.es/ultima-llamada/desmontar-argumentos-negacionistas-litigacion-climatica_6_813028709.html La Universidad de Oxford y Agroscope publican un amplio estudio sobre el impacto medioambiental de los alimentos. La ciencia busca reducir la huella ecológica desde el supermercado. http://www.publico.es/sociedad/ciencia-ensena-proteger-planeta-llenas.html. http://www.publico.es/sociedad/ciencia-ensena-proteger-planeta-llenas.html http://blogs.publico.es/espejos-extranos/2018/05/17/de-la-isla-de-mare-a-otro-mundo-posible/ http://www.lecturalia.com/blog/2018/05/15/el-cambio-climatico-amenaza-bibliotecas-y-archivos/ http://www.nuevatribuna.es/articulo/sostenibilidad/neoliberalismo-perjudica-salud-ambiental/20180131120806147976.html - http://www.agroinformacion.com/cambio-climatico-influye-la-incidencia-severidad-las-enfermedades-los-cultivos/ - . http://ctxt.es/es/20180418/Politica/19060/miguel-altieri-agroecologia-hambre-monsanto-agricultura.htm Y tambien recomiendo los videos en yutube donde sale Miguel Altieri - http://blogs.publico.es/malas-hierbas/2018/04/22/dia-de-la-tierra-10-propuestas-para-frenar-el-deterioro-ecologico-de-espana/ - https://www.eldiario.es/sociedad/solo-enferma-planeta_0_756974763.html La presión social sobre los políticos por el cambio climático es nula porque se percibe como un problema lejano. Pero medio ambiente y salud suelen formar un binomio. Y sus efectos llegarán al ser humano Olas de frío y calor, eventos extremos, sequía, caída de la producción alimenticia o aumento del polen son algunas de las consecuencias del cambio climático sobre la salud. La deforestación y el cambio climático provocan la aparición repentina de nuevos ríos en Argentina Fiyi avisa de que ya lucha por su supervivencia por culpa del cambio climático Convertir España a la energía limpia cuesta menos que la indemnización por el almacén Castor www.eldiario.es/sociedad/Convertir-Espana-energia-indemnizacion-Castor alimentos de KM 0 . https://www.eldiario.es/consumoclaro/por_derecho/Norovirus-conviene-productos-proximidad-temporada_0_772373753.html decreimiento no envases alimentos no manufacturados integrales y ecologicos reciclaje abolir la obsolescencia programada

    Hace 2 años 9 meses

  4. jose

    Este marxismo. Menos mal que hemos acabado con él. Ya solo en capitalismo ecológico. https://www.diariosur.es/v/20120705/malaga/doble-voto-bendodo-20120705.html flexipolítico

    Hace 2 años 9 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí