1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

EL MENTIDERO

Cuando los mineros eran “filoetarras de extrema izquierda”

@PabloMM 1/02/2019

<p>Manifestación de mineros llegando a la plaza del Sol (Madrid), julio de 2012.</p>

Manifestación de mineros llegando a la plaza del Sol (Madrid), julio de 2012.

Marta Trejo

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Charles Tatum, interpretado por Kirk Douglas, es un periodista sin escrúpulos que sobrevive a duras penas debido a sus problemas con el alcohol. Su deriva profesional le obliga a trabajar en un humilde periódico de Nuevo México, donde se encuentra con una historia que no parece tener mayor trascendencia: un minero ha quedado atrapado en un túnel. Es entonces cuando Tatum, en connivencia con el sheriff local, decide retrasar deliberadamente el rescate hasta convertirlo en un espectáculo mediático con el que pretende reflotar su carrera. 

El gran carnaval, rodada en 1951 por el genial Billy Wilder, es el retrato más lúcido que el cine haya hecho jamás de ese sector de la prensa que trocea carnaza como el más eficaz de los matarifes, y de ese sector del público que ansía aderezar el café de las mañanas con una buena ración de sangre e higadillos. Como dice el saber popular, la realidad siempre supera a la ficción y 68 años después, el minero de Wilder se hizo carne en un niño de 2 años y el túnel, en un pozo ilegal de 70 metros ubicado en una desconocida localidad de Málaga. 

Han pasado 8 días desde que los equipos de salvamento hallaron el cuerpo sin vida de Julen, poniendo fin al primer gran carnaval del 2019. Durante 13 interminables jornadas, los medios de comunicación han radiado, como si de un partido de fútbol se tratase, el minuto a minuto de un angustioso rescate que les ha reportado dobles dígitos de audiencia y cifras millonarias en publicidad. 

Durante 13 interminables jornadas, los medios de comunicación han radiado, como si de un partido de fútbol se tratase, el minuto a minuto de un angustioso rescate que les ha reportado dobles dígitos de audiencia

Ana Rosa Quintana y Susanna Griso han liderado la avanzadilla de buitres sedientos de unos kilos de carroña con la que animar el tedio de la franja matinal, y nosotros, los que estamos al otro lado de la pantalla, como el conductor que aminora la marcha para ver mejor las consecuencias de un accidente, hemos sido los comensales que se han zampado a dos carrillos la tragedia de un crío y el sufrimiento de su familia. Tan fuerte ha sido el afán, de unos por vender y de otros por consumir, que la Guardia Civil se vio obligada a proyectar un láser sobre las cámaras de televisión para evitar que grabasen el momento en el que el cuerpo sin vida de Julen era sacado del pozo. 

En medio del espectáculo mediático, al que todavía le queda por deglutir los minutos de la moviola, surgió la integridad de un grupo de ocho mineros asturianos que se trasladó a la zona con el riesgo de poner su vida en juego y sin mayor recompensa que el cumplimiento del deber. 

El equipo de salvamento minero, sin buscarlo ni pretenderlo, regresó a sus casas convertido en los súper-héroes que derrotaron la tiranía de las entrañas de la tierra, pero no hace mucho, la capa raída que ahora resulta motivo de culto y devoción era el manto con el que se envolvían los privilegios de un gremio tildado de mafioso y camorrista. 

Suele suceder que la clase trabajadora es motivo de admiración, siempre y cuando camine ordenadamente por el redil marcado por el pastor, pero la historia de los mineros está plagada de ovejas descarriadas desde tiempos de la II República, cuando el todavía leal general Franco comandó la represión contra la revolución de 1934, hasta los años 60, cuando Manuel Fraga, por entonces ministro de Información y Turismo, puso en marcha la maquinaria del régimen para intentar acallar a las mujeres mineras que habían sido rapadas como reprimenda antes las protestas del sector. 

En el año 2012, las ovejas volvieron a salirse del redil. La minería estaba abocada a la desaparición, y con ello, decenas de pueblos de Asturias y León veían asomar el fantasma de la ruina y la despoblación. Las decenas de miles de millones de euros que iban a ser destinadas a la reconversión industrial de la zona acabaron esfumándose, entre el sumidero de la corrupción y la construcción de infraestructuras inútiles que no han logrado revitalizar el entorno de la cuenca minera. 

Mineros en el polideportivo de Villalba, 2012.

A los trabajadores no les dejaron otra opción que volver a tomar las calles, pero en esta ocasión solo estaba en juego el porvenir de miles de personas o, mejor dicho, de miles de personas de clase obrera. No había ningún niño atrapado en un pozo, la prensa no tenía carnaza de la que sacar partido, así que decidieron colgarle el cartel de privilegiados a un gremio acostumbrado a cavar tumbas para hombres de 40 años.

Es una estrategia habitual; el privilegio de los profesores de tener que lidiar con clases de 50 alumnos y un nuevo programa educativo cada cuatro años; el privilegio de los estibadores, que también han visto morir a más de un compañero, de mover toneladas de carga en plena madrugada; el privilegio de los taxistas de trabajar 10 horas diarias en competencia con unas multinacionales que han hecho acopio de miles de licencias VTC con las que trafican en un mercado especulativo, y el privilegio de los mineros que son devorados por la silicosis. El afilado anzuelo del último contra el penúltimo, que tan bien le funciona al capital, para enfrentar a una clase obrera frustrada en sus ansias aspiracionales. 

“Ayer tuvo lugar en Madrid una ceremonia grotesca protagonizada por los mineros; la aristocracia de la subvención”, decía Jiménez Losantos en referencia a la llamada ‘marcha negra’, la última etapa de las protestas de 2012 que culminaron en una peregrinación de los trabajadores hacia la capital. El locutor de Libertad Digital, grupo de comunicación cuyas cuentas ya habían sido generosamente regadas por el dinero de la caja b del Partido Popular, prosigue: “No piden el pan de sus hijos, no. Estos filoetarras de extrema izquierda que disparaban proyectiles a los helicópteros de la Guardia Civil piden conservar sus prejubilaciones de oro”, y remata: “Espero que cierren todas las minas porque son pozos de corrupción”. 

El diario ABC, que hace tan solo unos días alabó en un artículo el coraje y la pericia de los rescatadores de Julen, disparaba en la misma dirección: “Los mineros, dispuestos a todo para conservar sus privilegios”, reza un texto fechado el 25 de junio del 2012. Las demandas de los mineros “han venido acompañadas de barricadas, enfrentamientos con la policía y una radicalización creciente con el lanzamiento de cohetes, rodamientos y todo tipo de objetos contundentes”, escribe un redactor que responde a las iniciales de J. G. M. 

A pesar de que la ‘marcha negra’ fue recibida en Madrid con gran aceptación por varios centenares de personas, la prensa centró sus críticas en los perjuicios que los huelguistas ocasionaban a los ciudadanos que acudían cada mañana a sus puestos de trabajo, ordenadamente y dentro de los márgenes del redil. “Los trabajadores quieren mantener sus privilegios a toda costa, aunque suponga dificultar la vida diaria de los ciudadanos, que empiezan a distanciarse del sector minero”, publicaba la agencia EFE. 

Durante semanas, los medios nacionales desdibujaron las reivindicaciones de los mineros con portadas enardecidas con las llamas y el humo de las barricadas. “Los antisistema revientan la marcha minera”; “Intolerable”; “Una niña herida en la guerra minera”.

El 16 de junio de 2012, el diario La Razón resumió los 20 días consecutivos de huelga minera con el siguiente titular: “El manual del terrorismo callejero guía a los mineros”

El 16 de junio de 2012, el diario La Razón resumió los 20 días consecutivos de huelga minera con el siguiente titular: “El manual del terrorismo callejero guía a los mineros”. Un artículo que venía acompañado de etiquetas como “inseguridad ciudadana”, “disturbios” o “asedio al congreso”, y donde el diario del grupo Planeta contabilizaba cuatro policías y tres periodistas heridos durante las protestas que se sucedieron en la localidad asturiana de El Entrego. “Ante los crecientes choques y los perjuicios para las comarcas asturianas más castigadas por la huelga, Manos Limpias denunció ante el delegado del Gobierno de Asturias a los secretarios generales de las secciones mineras de los sindicatos CC.OO. y UGT”, concluye. 

“El tiempo es el mejor autor, siempre encuentra el final perfecto”, decía Chaplin, y el tiempo y la justicia solicitan ahora para Luis Bernard, ex secretario general de Manos Limpias, una pena de 24 años y 10 meses de cárcel por presuntos delitos de extorsión, organización criminal, fraude contra la hacienda pública, falsedad documental y fraude en subvenciones. 

Aunque las acusaciones de Bernard no tenían más finalidad que lustrarse los bolsillos, los sindicatos también han jugado un papel fundamental en el desmantelamiento de la minería. Aquellos que estaban llamados a defender los intereses de los trabajadores hicieron valer de su posición de privilegio para saquear los llamados fondos mineros, y al frente de la banda de corsarios, reluce con especial relevancia el nombre de José Ángel Fernández Villa. 

El antiguo líder de SOMA-UGT levantaba el puño izquierdo en las reuniones anuales de Rediezmo, mientras con la otra mano devoraba su trozo del pastel cada vez que el dinero público asomaba por el Negrón. Lo hizo en 2009, cuando se repartió, junto a otros gerifaltes del sindicalismo, los 2,7 millones de euros que el Ministerio de Industria había autorizado para la construcción de un geriátrico, y lo hizo durante sus casi dos décadas de ordena y mando al frente de los trabajadores. En septiembre de 2018, la Audiencia Provincial de Asturias le condenó a una pena de tres años de prisión por un delito de apropiación indebida, tras destaparse que había ocultado 1,4 millones de euros a la hacienda pública que intentó regularizar aprovechando la amnistía fiscal del año 2012.

Mientras Fernández Villa intentaba colarse por la espita que Montoro hacía cincelado para los evasores fiscales, la ‘marcha negra’ del año 2012 concluyó sin éxito para los huelguistas. Los mineros regresaron a casa, para rascarle a la tierra los últimos gramos de carbón y allí, en la oscuridad de una galería, la tierra volvió a cobrarse venganza. En octubre de 2013, seis mineros que faenaban en el Pozo Emilio del Valle de León fallecieron por un escape de gas grisú, en la mayor tragedia de la minería española de los últimos 18 años. 

Entonces, como ahora, la misma prensa que meses atrás había vertido toneladas de infamia sobre los trabajadores, amanecía consternada por el destino de unos hombres “que ponen su vida en riesgo cada vez que bajan a la mina”, escribían en el ABC. Los minutos de televisión se sucedían con el sonido más habitual de las minas; el llanto desconsolado de las viudas, y las reinas de las mañanas, con los ojos humedecidos, hacían uso de su nutrido repertorio de artes escénicas para hacer suyo el gesto de la tragedia. 

Son las 11 de la mañana del jueves 31 de enero. Mientras termino de escribir estas líneas escucho a Ana Rosa Quintana solicitar con vehemencia la concesión del premio Princesa de Asturias a los ocho miembros de la brigada de Salvamento Minero que lograron sacar del pozo el cuerpo sin vida del pequeño Julen. Y estoy de acuerdo.

Aunque resulte indignante que haya tenido que morir un niño para que la prensa reconozca la encomiable labor de este grupo de trabajadores, bienvenidos sean los incrédulos a la viña del señor. 

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Flor

    Yo soy hija, hermana y nieta de mineros y mi madre una de las presas de las famosas huelgas del 62. Muy orgullosa de mi familia.

    Hace 2 años 3 meses

  2. jota5

    hay que estar en la mina para saber lo que es,lo demas son especulaciones sin sentido salud

    Hace 2 años 3 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí