1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Ser feminazi hoy

De cuando el feminismo molaba

Anita Botwin 6/02/2019

<p>Modelo en la pasarela Dior Spring Summer 2017.</p>

Modelo en la pasarela Dior Spring Summer 2017.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Da la sensación de que las feministas molábamos hasta que empezamos a ser peligrosas. Eso ocurrió cuando empezamos a cuestionar los privilegios de los que muchos no quieren deshacerse. Ser feministas pasa por conquistar la igualdad entre hombres y mujeres y, para ello, los hombres deben renunciar a su situación de poder para que nosotras podamos llegar a nuestro propósito. Y esto, por el momento, no parece que vaya a ocurrir.

Hubo un momento en el que el feminismo vendía camisetas en Zara y hasta aparecía en las pasarelas de Gucci. Entonces parecíamos caballo ganador. Ana Rosa hacía huelga (empujada, parece ser por razones que poco tenían que ver con el feminismo). Albert Rivera se denominaba feminista, porque entonces serlo le daba votos.

De un tiempo a esta parte, en el que el feminismo plantea cuestiones más radicales (en cuanto a ir a la raíz de las cosas) como es la abolición de la prostitución y la prohibición de la gestación subrogada de la que Ciudadanos es tan partidario, comienzan a saltar voces contrarias al feminismo simpático que conocían. El feminismo de pasarela poco incómodo para el poder. Contra este radicalismo que muchas defendemos, casualmente surgen las voces que defienden un postura neoliberal con el discurso: “las mujeres lo hacen porque quieren o por altruismo”. Esa idea liberal y capitalista sólo quiere mercantilizar nuestros cuerpos y trata de convencer a muchas mujeres para que lo vean del mismo modo.

El feminismo molaba también cuando muchas aún no denunciábamos públicamente acoso y lo manteníamos en silencio. Entonces empezamos a ser peligrosas. Las voces feministas de este país no recibíamos insultos y amenazas a diario como sí ocurre a día de hoy. Somos el enemigo para muchos de ellos, especialmente votantes de Vox, Ciudadanos, PP y demás derecha, pero ojo, también dentro de la izquierda. Por desgracia, esa especie del machista-leninista sigue existiendo, está en nuestras filas, camuflado de aliado feminista, mientras su compañera sigue soportando todo tipo de actitudes machistas en silencio.

Desde que dejamos de estar en silencio, y empezamos a denunciar actos por muy pequeños que fueran (micromachismos), muchos comenzaron a tacharnos de locas y otros directamente de enemigas.

Al principio de esta cuarta ola parecía que casi todos estaban con nosotras. Pero, según iban transcurriendo los meses, y nuestras quejas y denuncias iban siendo cada vez mayores, cada vez más duras y avanzadas, voces masculinas cuchicheaban a nuestras espaldas que quizá se nos estaba yendo de las manos eso del feminismo molón. Que había estado bien eso de pedir la igualdad salarial y que matar está mal, pero que esto no es una guerra ni la violencia machista es terrorismo. Que cada una llevara puesto lo que quisiera hasta ir desnuda en unas campanadas, pero cuidado con ser lactante en público. Una tiene la sensación de que nos dejaron llegar hasta un límite, como ha pasado con la izquierda. Nos dejan llegar hasta donde somos productivas para el sistema y sus intereses.

Nos dieron la voz y los medios cuando interesó, pero ahora, aunque somos más que nunca, y nuestra fuerza ya es imparable, pareciera que hemos pasado a un segundo plano.  

La ultraderecha de este país puede permitirse el lujo de lanzar discursos machistas y violentos, que están calando por desgracia en muchos ciudadanos. Ningún canal de televisión debiera dar voz a semejantes discursos de odio. ¿Dónde están ahora los altavoces mediáticos de las feministas o de la comunidad LGTBI y las migrantes? ¿Saben que estamos preparando un nuevo 8M que será histórico de nuevo?

Hemos retrocedido también porque la justicia patriarcal nos ha puesto palos en las ruedas como con el caso de La Manada. Tras la sentencia en la que no consideraban que había existido violación, los jueces mandaron un mensaje a la ciudadanía: no pasa nada si violas. Y desde entonces, no hay más que ver que se han repetido varios casos de varias manadas.  

En los últimos tiempos han aparecido más voces ofensivas activas contra el machismo, voces necesarias en una sociedad en la que se sufre violencia por el hecho de nacer mujer. Todo movimiento revolucionario conlleva una reacción; en este caso una reacción conservadora a lo que llaman “ideología de género”. Es ahora, como hemos podido comprobar en Andalucía, cuando los líderes políticos de la extrema derecha rancia cuestionan derechos y logros que habíamos conquistado. Ponen en tela de juicio leyes tan básicas como la ley de violencia de género, aprobada en julio del año pasado. 

Para ellos somos peligrosas porque somos muchas y ya no vamos a volver donde ellos quisieran: a sus cuevas, a alimentar a “sus hijos” para que ellos puedan ir de caza con sus amiguetes unga unga. Somos peligrosas porque hemos puesto en jaque mate su ideario cavernícola, retrógrada, machista, franquista, que nos quiere con las faldas bajo las rodillas y rezando el rosario, mientras ellos tienen vía libre para hacer todo lo que quieren con nosotras.

Más allá de Atapuerca, entiendo que el feminismo dé miedo a los hombres, porque como dice Octavio Salazar, autor de El hombre que (no) deberíamos ser, los hombres tienen miedo al feminismo porque revela cosas de ellos que no les gustan. El hecho de que haya cientos de miles de mujeres señalando lo que han hecho los hombres durante siglos, debe de ser doloroso, pero, al mismo tiempo, ese dolor se puede transformar en una liberación que forme parte de un movimiento que ya es imparable.

Autora >

Anita Botwin

Gracias a miles de años de machismo, sé hacer pucheros de Estrella Michelin. No me dan la Estrella porque los premios son cosa de hombres. Y yo soy mujer, de izquierdas y del Atleti. Abierta a nuevas minorías. Teclear como forma de vida.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

6 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Tximo6

    ¿Ya le ha dado su señor permiso para escribir sus rebuznos en las redes doña Lola?

    Hace 2 años 4 meses

  2. anti feminista

    El feminismo molaba cuando nos creímos eso de que buscaba la igualdad y la libertad para la mujer. Cuando nos dimos cuenta de que buscaba una especie de revancha, represalia y continuo privilegio para las feministas y fomenta del odio del hombre. Y de que las mujeres ya no podían ejercer su merecida libertad sino obedecer las órdenes de las marxistas feministas, ya no solo no molaba sino que empezó a dar bastante tirria.

    Hace 2 años 4 meses

  3. juan

    Lástima Lola, ahora ella y sus trolls se te echarán encima. No puede permitir que les fastidies su negocio. Ahora Anita recurrirá a su argumento más elaborado. Que la atacas por ser discapacitada y mujer, su victimismo, y que eres un machirulo (ah, no, que tú también eres mujer ... ja ja ja). Pues entonces que eres mujer facha, ya está. Anita que estuvo la primera en el 15M, y en Mayo del 68, y corriendo delante de los grises, ... ja ja

    Hace 2 años 4 meses

  4. juan

    chapó, lola

    Hace 2 años 4 meses

  5. Lola

    Como siempre tu mensaje del odio basado en falsedades. Nadie puede pensar diferente que tú y ser mujer, no le das permiso. Pues yo pienso que tú sólo representas al odio del enfrentamiento de tu ideología de extrema izquierda que quiere destruir la sociedad para ... ¿cómo qué sociedad? - En nuestra sociedad española no se persigue la lactancia. Es en la de los (in)migrantes musulmanes que tanto te gustan donde se hace. En Granada, un grupo de aliados feministas magrebies agredió a una mujer española por dar de lactar a su niño (seguro que era mujer blanca y facha) - Deja ya tu victimismo, que es siempre tu argumento. Los medios, continuamente, dan altavoz a feministas y gente como tú, masivamente Somos los que no opinamos como tú los que no sale el mensaje en los medios. Y tú, simplemente, quieres prohibir que las ideas que no sean las tuyas se expresen: totalitaria. Los totalitarios de derechas hacen golpes de estado, los totalitarios de izquierdas, hacéis revoluciones. Ambos matáis, torturáis y quitáis libertades - En tu pobre ideología comunista, quieres enfrentamiento. Se os "jodió" la lucha de clases porque no quedan proletarios y a nadie le gusta serlo, y ahora es hombres contra mujeres. Pues no, no sé en que cueva vives pero ni los hombres piensan eso, ni las mujeres se creen lo que tú dices. Y oye, criminales hay hombres y mujeres; y no nos matan por ser mujeres. Algún asesino mata a alguna víctima, y son mujeres u hombres. Por cierto el 68% de los asesinados son hombres, oye - No, no hay cientos de miles de mujeres como tú. La mayoría no somos odiadoras que vivimos del enfrentamiento y de esta guerra que os habéis inventado las feministas de partido e ideología para hacer de esto una forma de vida.

    Hace 2 años 4 meses

  6. Lola

    No, Anita, no. Sois unas pocas las que queréis el odio, el enfrentamiento, la locura. Por eso ya no moláis, poco vuestro odio y deseo de destruir la sociedad no lo quiere la gran mayoría de mujeres. Vuestra agenda de enfrentamiento no vale para nada, vuestra bilis, no lo quiere nadie. Se os ha ido la cabeza, vuestra visión denigrante de la sociedad. No sabéis ya como justificar quitarnos la libertad a todas para imponer vuestra dictadura del odio

    Hace 2 años 4 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí