1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

TRIBUNA

¿Quién quiere romper el movimiento feminista?

Los recientes conflictos en las asambleas del 8M de Madrid y Barcelona responden a un intento de despotenciar y controlar al movimiento por parte de intereses de partido

Nuria Alabao / Marisa Pérez Colina 6/02/2019

<p>Manifestación en protesta por la sentencia de La Manada, Madrid</p>

Manifestación en protesta por la sentencia de La Manada, Madrid

Manolo Finish

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Tanto la manifestación como las diferentes huelgas que el año pasado movilizaron a cientos de miles de mujeres durante el 8M –en 120 ciudades españolas– se están coordinando en asambleas locales abiertas. Así como en encuentros estatales donde participan mujeres de las distintas regiones. La dimensión de lo que se logró el año pasado da cuenta de la complejidad de ese trabajo de preparación de un evento de dimensión internacional. En esas asambleas se pueden llegar a encontrar cientos de mujeres para discutir, proponer, elaborar manifiestos, pensar acciones… Un ejercicio virtuoso de composición entre personas diferentes que muchas veces no comparten trayectorias previas de militancia; un eco del 15M que se ha materializado en el movimiento feminista actual.

Organizar simplemente una de las asambleas que mensualmente se celebran en Madrid conlleva mucho tiempo de trabajo invisible más necesario en tanto no operan aquí jerarquías y cadenas de mando. Las feministas hablamos de tareas de “reproducción”, en este caso, de las dinámicas asamblearias: pensar formas para incluir a las personas nuevas, generar espacios donde se puedan expresar la mayoría de voces, y posibilitar que se despliegue y se exprese esa pluralidad. Las asambleas a las que hemos podido asistir en Madrid han sido espacios en los que vislumbrar la potencia de lo colectivo, acogedoras, alegres y respetuosas, aunque también con tiempos para la discrepancia y el debate. Sin embargo, el pasado jueves en Madrid, un grupo de mujeres irrumpieron las dinámicas habituales mediante gritos e insultos. (Ya se había producido algo parecido en Barcelona el mes pasado y es probable que se de también en otros lugares.) Su única propuesta: introducir una autoproclamada comisión abolicionista saltándose los procedimientos habituales y consensuados de toma de decisiones. Hay que señalar que estas dinámicas que tratan de romper los espacios de coordinación del 8M no han sido espontáneas.

Consenso como forma de construir un sentido común

Las asambleas del 8M tratan de sumar a cuantas más mujeres en torno a contenidos compartidos para construir una movilización masiva y plural, por eso su andamiaje se construye sobre el consenso. Es decir, se asumen y se trabajan aquellos puntos que se van incorporando al sentido común de las participantes, y que en realidad provienen de las luchas vivas que alimentan el tejido del movimiento. Por eso el abolicionismo no es un punto del manifiesto del 8M, porque el movimiento feminista está muy dividido respecto a la cuestión de la prostitución. Por supuesto, en el manifiesto estatal sí está recogida expresamente la lucha contra la trata con fines de explotación sexual. (En Barcelona, sin embargo, el manifiesto del año pasado ya se posicionó recogiendo demandas de las trabajadoras sexuales porque sus luchas hace tiempo que han permeado el espacio de los movimientos sociales de la ciudad.) De hecho, en las asambleas del 8M hay personas que se consideran abolicionistas y otras que no, que llevan tiempo colaborando y que asumen en general que en esos espacios hay que dejar de lado un debate que ahora mismo es irresoluble.

Por otra parte, a la manifestación cada quien va con sus pancartas, sus lemas y sus cánticos. No le pide a nadie que renuncie a sus ideas. Pero las ideas propias no se pueden imponer tensando los espacios colectivos. Hay otros espacios del movimiento desde donde se pueden trabajar las posiciones abolicionistas.

¿Quién está intentando instrumentalizar el abolicionismo?

El debate sobre la prostitución lleva muchos años presente en el feminismo también en nuestro país. Sin embargo, últimamente está emergiendo con una virulencia especial. De hecho, hay muchas abolicionistas que no se sienten representadas en la polarización radical del debate o las formas poco amables con las que algunas están intentando conducir esta cuestión. El abolicionismo también es plural y también construye desde diferentes espacios feministas en colaboración con otras.

En realidad, lo que se está produciendo estos días no es un debate entre abolicionismo y posturas proderechos. De hecho, la manera en la que se trata de imponer esta posición en los espacios de coordinación del 8M no responde a la necesidad de abrir ese debate, sino que más bien se busca precisamente una confrontación de carácter irresoluble. Esta polarización –este conmigo o contra mí– puede ser funcional a determinadas personas o intereses: para agrupar y para acallar los matices de un debate muy complejo, donde se encontrarían por ejemplo abolicionistas que no están a favor de medidas que impliquen criminalizar, invisibilizar o expulsar a las prostitutas del espacio público o que empeoren sus condiciones de vida; y también con activistas proderechos cuyo horizonte último es acabar con la prostitución. Agrupar las propias fuerzas, tensionar el debate para excluir las complejidades y posicionar tu agenda. ¿Os suena esa estrategia comunicativa? Es la de la ultraderecha, y sí, es reaccionaria, porque intenta imponer por la fuerza una verdad moral sobre un sujeto que ahora mismo es plural, complejo y tiene un repertorio de luchas diverso.

El movimiento feminista se encuentra en una encrucijada: esta misma pluralidad lo convierte un campo de disputa sobre su sentido y también en una apetecible fuente de legitimidad política. Quien pueda definir qué es y hacia dónde va, dispondrá de una potente herramienta de intervención y de poder. En estos momentos: el movimiento autónomo y plural que se coordina en las asambleas del 8M impulsa un feminismo transformador, independiente del poder institucional e impugnador de la desigualdad social –un feminismo que sabe que cuanto más grande es esta desigualdad, más abajo estamos las mujeres–.

Pero hay otros feminismos vinculados a determinados intereses de partido, que se impulsan desde espacios institucionales por parte de mujeres a las que el feminismo les sirve para reforzar su posición de clase y su integración en el Estado: sobre este campo de conocimiento –el feminismo–, y esa legitimidad, también se construyen carreras. Para esas posiciones, la huelga es necesariamente una herramienta de lucha incontrolable, excesivamente radical y los contenidos que salen de las asambleas –la lucha contra los CIE, o por los derechos de las migrantes o de las trabajadoras domésticas, la derogación de las reformas laborales, etc.– van contra esos intereses de clase.

No son las feministas de derechas –como las de Cs– las que van a romper asambleas, el feminismo es un campo donde pesca la izquierda. Aquí, quienes se juegan su reproducción como clase –espacios de enunciación pública y posiciones institucionales– son fundamentalmente determinadas personas con posiciones de poder dentro del PSOE, no sus bases ni sus votantes. Así, muchas de las que fueron a romper la asamblea de la semana pasada en Madrid formaban parte del aparato madrileño de este partido –acompañadas de algunos grupúsculos de izquierda, funcionales a esta estrategia del feminismo institucional–. Desde que ocupó el gobierno, el PSOE lleva intentando utilizar la legitimidad de las posiciones abolicionistas para impulsar alguna ley espectacular que les permita apuntarse un tanto aprovechando la oleada feminista. Sin embargo, no les ha salido bien, porque no hay un consenso social sobre esta cuestión –de hecho las encuestas dicen que la mayoría de ciudadanos no apoya medidas abolicionistas–. Así, se ha frenado la aprobación de sendas ordenanzas municipales que presentaron en Madrid y Barcelona sobre la cuestión, y su ley andaluza ha recibido bastantes críticas por su carácter antidemocrático y punitivista. (Hay que recalcar que no solo existe el abolicionismo institucional del PSOE. Muchas abolicionistas están en las asambleas del 8M o construyendo espacios de movimiento y apoyan un feminismo de carácter transformador.)

Rompe y vencerás: nada nuevo bajo el sol

Además de esta cuestión, también hay otra de fondo para el PSOE: una huelga feminista, aunque lleve ese adjetivo, nunca conviene a un gobierno en el poder. Así que hay que disipar su potencia. Un viejo adagio de la política dice que si no puedes controlar algo, divídelo. Es una maniobra bien conocida. Muchas luchas masivas tienen que afrontar en determinado momento el intento de control o de desactivación del movimiento por parte de intereses de partidos. La instrumentalización de las posiciones abolicionistas y el intento de dividir la asamblea del 8M forma parte de esta estrategia; algo que además, les permite ganar presencia mediática. Si lo consiguen, podrían obtener un cierto control político del movimiento y durante el 8M y los meses previos la prensa hablará fundamentalmente de este conflicto y menos de otras temáticas.

De esta manera, se opacarán todo el resto de contenidos impugnadores que pueden molestar al feminismo institucional. Al fin y al cabo, para estas posiciones el abolicionismo es una cruzada moral en la que no se juegan nada, mientras que las luchas feministas que quieren una transformación social más profunda parten de las condiciones de vida propia –de trabajo, de escasez, por la reproducción de una vida en condiciones–, luchas que se entremezclan con los derechos de la mayoría. Así, no quieren que el feminismo hable de vivienda, de trabajo, de pobreza, de derechos de las migrantes sino de temas “de mujeres” que ellas puedan instrumentalizar para afianzar sus posiciones institucionales.

Así, en el fondo esto no va de prostitución o de la vida de las prostitutas. Aquí hay en juego dos formas de entender el feminismo. El PSOE ha dejado claro cuál es la suya proponiendo exenciones fiscales a las empresas que incorporen más mujeres a sus consejos de administración. Un dinero que se dejará de ingresar en un Estado del bienestar que hace aguas por todas partes. Un dinero público que debería ir a dependencia, a guarderías, a los sectores infrafinanciados de empleo público –muchos de ellos feminizados y con condiciones de trabajo deplorables– y que en cambio irá a aumentar la cuenta de resultados de estas empresas –y a los bolsillos de sus nuevas lideresas–.

Por tanto, con la preservación de la autonomía del movimiento lo que nos jugamos es algo importante: el propio sentido del feminismo y la capacidad del movimiento de ejercer de contrapoder institucional. Quieren romper el 8M para arrinconar al feminismo autónomo, para decirnos que es de minorías, cuando precisamente nuestras posiciones tienen más capacidad de interpelación que nunca, ya que conectan con un sentir social mayoritario y con las demandas sociales que laten en nuestro país; recordemos, uno de los más desiguales de Europa con problemas de vivienda, de pobreza infantil, de empobrecimiento generalizado… Nos quieren dejar en el gueto en un momento en el que tenemos la fuerza, las herramientas –la huelga– para disputar al feminismo institucional la potencia política del movimiento.

No está de más recordar que el verdadero enemigo no son las que piensan distinto de nosotras en cuestiones como la prostitución. El enemigo es Vox y la derechización social que impulsa y es a su antifeminismo al que es útil nuestra división. Para combatirlo, necesitamos estar más unidas que nunca, más fuertes que nunca para impulsar también medidas de transformación que taponen las posibilidades de crecimiento de la ultraderecha en las clases populares.

--------------------------

Marisa Pérez Colina es miembra de la Fundación de los Comunes. 

Autora >

Nuria Alabao

Es periodista y doctora en Antropología. Es miembro de la Fundación de los Comunes.

Autor >

Autora >

Marisa Pérez Colina

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

16 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Sandra

    Manda ovarios que hable esta de “intereses de partidos políticos” detrás de la Plataforma del 8M, pero vayamos al tema: Hay dos feminismos, y cada día se ve más claro: uno lucha contra la desigualdad de la mujer y lo hace defendiendo que todas las mujeres están igualmente oprimidas sólo por el hecho de ser mujer; y el otro pone el acento en la mujer que está verdaderamente oprimida: la de clase trabajadora. Según el primer feminismo da igual si eres rica o pobre, todas formamos parte de la misma lucha. Patricia Botín y las Kellys están en la misma barricada. Según el segundo estamos enfrente, y da igual que tengamos lo mismo entre las piernas. A las mujeres humildes no nos preocupa el “techo de cristal” que no nos deja ser ejecutivas, sino la precariedad de los trabajos que nos obligan a hacer (limpieza, servicio doméstico, hostelería… etc) y como nos han abandonado los sindicatos. Al feminismo transversal, al oficial, al que le gusta a los Comunes, Podemos o el PSOE le parece un problema menor el que se millones de mujeres se vean obligadas a prostituirse para vivir, así que en virtud de la “unidad” quiere que no se hable del tema. Así podemos seguir repartiendo florecitas los ocho de marzo como hace años y poniéndonos medallas. Defienden el derecho de las mujeres a ser prostitutas (como si eso se eligiese) y blanquean a los proxenetas. En el feminismo de verdad ha salido Libres y Combativas a defender esta línea y frente a esto algunas solo saben mentir y gritar mucho.

    Hace 2 años 4 meses

  2. Sandra

    Manda ovarios que hable esta de “intereses de partidos políticos” detrás de la Plataforma del 8M, pero vayamos al tema: Hay dos feminismos, y cada día se ve más claro: uno lucha contra la desigualdad de la mujer y lo hace defendiendo que todas las mujeres están igualmente oprimidas sólo por el hecho de ser mujer; y el otro pone el acento en la mujer que está verdaderamente oprimida: la de clase trabajadora. Según el primer feminismo da igual si eres rica o pobre, todas formamos parte de la misma lucha. Patricia Botín y las Kellys están en la misma barricada. Según el segundo estamos enfrente, y da igual que tengamos lo mismo entre las piernas. A las mujeres humildes no nos preocupa el “techo de cristal” que no nos deja ser ejecutivas, sino la precariedad de los trabajos que nos obligan a hacer (limpieza, servicio doméstico, hostelería… etc) y como nos han abandonado los sindicatos. Al feminismo transversal, al oficial, al que le gusta a los Comunes, Podemos o el PSOE le parece un problema menor el que se millones de mujeres se vean obligadas a prostituirse para vivir, así que en virtud de la “unidad” quiere que no se hable del tema. Así podemos seguir repartiendo florecitas los ocho de marzo como hace años y poniéndonos medallas. Defienden el derecho de las mujeres a ser prostitutas (como si eso se eligiese) y blanquean a los proxenetas. En el feminismo de verdad ha salido Libres y Combativas a defender esta línea y frente a esto algunas solo saben mentir y gritar mucho.

    Hace 2 años 4 meses

  3. Ana Muñoz

    Todo el artículo se sustenta sobre falacias. La primera es decir que las mujeres que defienden la prostitución son PRO-DERECHOS, qué es lo mismo que decir que las mujeres que estan por la abolición de la prostitución son ANTI-DERECHOS. La segunda falacia es decir que cómo el tema es complejo y no hay consenso se ha sacado de la agenda para no dividir, eso es FALSO. La Sra. Concha Borrell, portavoz del pseudosindicato OTRAS forma parte de las comisiones y nadie le quita el micro ni le quita la palabra. Es importante recordar que esta señora obtiene beneficios y se lucra de la prostitución de otras mujeres, ya sea mediante clases (clases para ser una buena puta) ya sea mediante la Web que alberga servicios de prostitución. Una persona que se lucra de la prostitución de otras mujeres es una proxeneta. Así que nos encontramos con que en las asambleas se da voz, espacio y legitimidad a una proxeneta mientras se tacha de anti-derechos a mujeres que piensan que la prostitución es el máximo simbolo del poder patriarcal y que degrada la dignidad de las mujeres, como el movimiento anarquista de Mujeres Libres, por cierto. No sólo eso, si no que se habla de "trabajadorasa sexuales" que es precisamente la principal reivindicación de las defensoras de la prostitución. Así que no sólo no hay consenso, sino que se disfraza de consenso lo que no es más que la imposición y asunción de las tesis prostitucionales. Al mismo tiempo se niega la palabra a las mujeres abolicionistas con el argumento de no romper un consenso que no existe. La última falacia y la más ridícula es pretender reducir a las mujeres abolicionistas dentro del PSOE o "grupúsculos de izquierda". Que alguien del En Comú Podem hable de grupúsculos de izquierda da para muchas risas si no resultase tan patético. En fin, que Nuria Alabao nos deleita una vez más con un artículo sectario, manipulador, falaz y en el que no podemos encontrar ni una gota de eso tan feminista llamado sororidad.

    Hace 2 años 4 meses

  4. Participante

    Por deformación profesional académica, cuando leo un texto, hago un esfuerzo por constatar especialmente aquellas afirmaciones que se asumen como ciertas y se dan por sentadas, constituyendo el anclaje de la organización lógica y retórica de su discurso. Suelen ser aquellas por la que se pasa de largo por su aparente evidencia y obviedad. En este caso, he querido constatar todo lo afirmado en el primer párrafo, que trata de establecer la apertura sin límites a una participación diversa e inclusiva en los debates y preparación de la próxima huelga feminista por parte de la organización. Ese párrafo sienta las bases de la idea principal del texto: nosotras – todas las mujeres sin discriminación - organizadas para construir consensos para la agenda y la lucha feminista frente a esas otras mujeres con intereses particulares de clase y poder político – aunque es básicamente el PSOE - que vienen a romper la voluntad común. Así pues, me he puesto a indagar en profundidad como se está canalizando, dando forma e invitando a la participación en ese todas del que me gustaría formar parte por parte de la organización de la huelga feminista. Un primer vínculo del texto remite a las asambleas locales. Pues bien, en la página www.hacialahuelgafeminista.org no aparece ningún lugar donde se informe de ellas ni sobre forma alguna en la que uno pueda participar en tales encuentros. Solo se habla de los encuentros estatales y regionales que ya han tenido lugar y sus resultados. Si fuera cierto que las asambleas locales son abiertas se informaría del lugar y la fecha, sin tramitaciones previas en las que una persona puede ser o no aceptada, seleccionada o elegida. En estos momentos, la única opción que he encontrado en la página ha sido un correo electrónico al que remitirme. Mi tema de especialización es la participación. Años de estudio y experiencia me han demostrado que en los casos en los que las organizaciones no quieren personalizarse en ningún nombre, en las que sus documentos y medios de comunicación como las páginas y redes sociales permanecen anónimas bajo el supuesto de no querer quitar voz a la asamblea y a la totalidad, suele haber un grupo con una agenda propia que en realidad controla poder pero que quiere permanecer oculto bajo ese aparente anonimato. Esa es mi impresión en este caso.

    Hace 2 años 4 meses

  5. Clara

    También hay que mencionar que en el grupo que boicotearon la asamblea además de las feministas del psoe estaban las del Sindicato de Estudiantes perteneciendes a su colectivo Libres y Combativas. Una vergüenza lo vendido que está el sindicato de estudiantes al psoe, que no tiene nada de sindicato ya y sólo sirve como una pata más del psoe. Auténtica vergüenza es lo que dan.

    Hace 2 años 4 meses

  6. salvador pastor blasco

    Estimades companyes. Els fets que van succeir el 20/1, a la reunió de preparació del 8M, són preocupants. Les virulentes confrontacions entre nosaltres no són, certament, acceptables, ni productives. Però cal entendre també que poden sorgir d'un rebuig obstinat de la discrepància i de la negació de debats incòmodes, però socialment indefugibles. Des de la nostra Plataforma pel Dret a No Ser Prostituïdes – ara ja fa deu anys -, venim denunciant la mercantilització del cos de les dones. Avui, aquest fenomen, multiforme, assoleix proporcions alarmants i necessita un debat profund en el si del feminisme, com en el conjunt de la societat. Les dificultat i recances a l'hora d'abordar-lo vénen de lluny. En les Jornades Feministes de Granada, l'any 2009, ja fórem censurades en nom d'un pretès “consens” que imposava silenci al pensament crític del feminisme abolicionista. Tanmateix, per la força de les coses, els debats sobre la prostitució, sobre les indústries del sexe o sobre els ventres de lloguer, es van obrint pas en l'opinió pública, està obertament plantejats i no té cap ni peus que un espai feminista que es vol obert, com Ca la Dona, hi giri l'esquena o els consideri resolts. A tall d'exemple d'aquesta inquietud social, més de 300 persones, activistes i professionals reconeguts de diferents àmbits, han firmat el Manifest LA PAU DE LES DONES, que planteja la necessitat d'una nova mirada sobre la realitat de la prostitució i demana canvis legislatius i polítiques públiques per combatre el tràfic i la demanda, des de la solidaritat amb les persones que són objecte d'explotació sexual. En aquestes circumstàncies, pensem que seria raonable i contribuiria a l'enfortiment del conjunt del moviment feminista, que Ca la Dona facilités a la nostra Plataforma, tal com ho fa amb molts altres grups i col•lectius feministes, un espai per poder reunir-nos i treballar, normalitzant així aquest debat i preservant efectivament la pluralitat d'aquest espai de trobada. Agraint d'antuvi la vostra resposta, rebeu una abraçada feminista. Sylviane -- Plataforma catalana pel dret a no ser prostituïdes http://acciofeminista26n.wordpress.com/ Facebook: Plataforma pel dret a no ser prostituïdes Twitter: @dretanoser

    Hace 2 años 4 meses

  7. Lola

    A las compañeras que intentaban sacar el tema por los cauces establecidos en Barcelona, en Ca la dona, se las acalló al canto de Visca, visca, la lluita feminista. Las que admitimos que pagar por follar es en realidad pagar por violar tenemos ya la piel muy dura de que nos llamen de todo. ¿Fascistas también? Fenomenal. Ahora, si vamos a hablar de los intereses de los partidos, no conviene olvidarse de Ciudadanos y su afinidad con el discurso del trabajo sexual, ni por cierto de España 2000, uno de cuyos más altos cargos (concejal de Alcalá de Henares) fue un destacado secretario de ANELA.

    Hace 2 años 4 meses

  8. Lola

    A las compañeras que intentaban sacar el tema por los cauces establecidos en Barcelona, en Ca la dona, se las acalló al canto de "Visca, visca, la lluita feminista". Las que admitimos que pagar por follar es en realidad pagar por violar, y que existe una continuidad entre la violencia sexual que sufrimos todas cada día y la prostitución/trata (es decir, la que sufren con especial crudeza, tb cada día, las que menos recursos tienen) tenemos ya la piel muy dura de que nos llamen de todo. ¿Fascistas también? Fenomenal. Un movimiento feminista que no se atreve a hablar de violencia sexual no sé si se puede llamar movimiento o debería llamarse más bien reunión masiva de mujeres. Por último, si vamos a hablar de los intereses de los partidos, no conviene olvidarse de Ciudadanos y su afinidad al discurso del trabajo sexual, ni por cierto de España 2000, uno de cuyos más altos cargos (concejal de Alcalá de Henares) fue un destacado secretario de ANELA.

    Hace 2 años 4 meses

  9. Lúzbel Guerrero

    El Feminismo no necesita quien lo rompa, para eso se vale solito, señora miembra.

    Hace 2 años 4 meses

  10. c

    basicamente es capitalismo : ls ricos 1º explotan a ls hombre spobres y luego cn ese beneficio extra se follan a ls mujeres pobres si no tbn a ellos ad+ PROSTITUCION Y ASIST SEXUAL Libro : "Retrato de intensos colores" de Ed Talasa Autobiografia, guiada por una antropóloga, de una putta italiana, de las que se dice q se meten a puta "porque quieren" : padre ausente-etc, novios violentos-infieles, libertad sexual años 70, pobreza, gran frustración existencial... pero hay momentos que paradógicamente todo lo que dice que le ha pasado no tiene que ver con que sea putta... Ls putas para no ser explotadas tiene derecho a sindicarse pero la prostitucion debe ser perseguida y abolida con medidas economicas . A nivel legal La prostitucion a nivel legal es un pifostio absurdo : estan prohibido usarla y s epersiue a ls puteros, se permite que se habran burdeles pero las puttas aunque no se les persigue no se pueden sindicar ni defender sus derechos lo que es una injusticia por que facilita su explotación laboral y el trato degradante : parece que alguien "importante" se financia con los burdeles como la eta hacia con tabernas. El debate de la legalización de la prostitución es falso y amañado : por un lado las putas pueden darse de alta en la Seg-social ( si no lo hacen es para trabajar en negro y ganar mas ) y por otro tienen sanidad universal, luego si protestan no es por sus derechos, sino por los puteros, para que no se le persiga y si defienden los derechos de los puteros 1º avalan el machismo 2º no les hace falta ya que trabajan y si quisieran cotizarian, (pero no lo hacen la inmensa mayoria), asi que son muy sospechosas de ser grupos pagados por grandes mafias del proxenetismo para decir que protegen sus derechos pero en realidad proteger al putero y 3º habría que preguntarse-les si cuando empezaron d putas tuvieron otra opción. Ademas las putas que trabajan por su cuenta para protegerse les tratan con asco-dureza-desprecio y las otras no por que están esclavizadas. Pero mientras haya quien tenga que recurrir a ello por que es pobre, por que en este mundo algunos pocos fabrican la pobreza de la mayoria, es de recibo que las puttas puedan reclamar derechos y sindicarse y prohibirlo es de fascistas https://www.eldiario.es/andalucia/Rosa-Hermoso-proxenetas-bendecidos-empresarios_0_811919220.html Si la prostitucion fuera una opcion economica deseable, como cualquier otra profesión, habría academias para aprender el oficio y estaría en la FP. Pero las personas que acaban d eputas lo hacen por que economicamente estan muy pilladas en uno o varios sentidos. Se llega quemad@ y quema mas. https://www.eldiario.es/andalucia/desdeelsur/puto-amo_6_811978802.html : - A nivel particular . Hoy en dia que hay tantos cafres, los feos y timidos a nada que sean amables y sensibles tienen muchas posibilidades. Pero tiene su contradiccion que ellos, los feos se quejen de que les rechazan cuando es el machismo que exige a la mujer unos canones de belleza estipulados . ¿ Las pputas salen mas baratas ? Eso lo dice alguien que no sabe que con amor las noches de sexo , los polvos y las mamadas son mas y mejores que con una ppilingui que muchos no pueden pagar mas de 20 min cada semana...Y tbn lo dice quien no sabe las ventajas de dormir cada noche con una mujer que te quiere por que la quieres y viceversa . Parece que algunos no son capaces de querer mas que al dinero : capitalismo.neoliberalista-sociológico. Para las puttas casi todos los hombres son babosos. Babosos que son tratados despreciativamente por las putas que trabajan libremente, también para protegrse-etc de ellos. Lo de los puteros es masoquismo mental-emocional : pagan sin que les queran y ademas les tratan bastante mal. https://www.publico.es/culturas/callan-putas.html https://www.eldiario.es/cv/alicante/congreso-internacional-Universidad-Miguel-Hernandez_0_823817807.html - A nivel politico-social etc . El feminismo es anticapitalista o no es posible, porque solo las pobres se pornifican y prostituyen. Nos lo quitan todo para revendernoslo cada vez mas caro despues d eexplotarnos y follarse a las pobres, Las suyas las reservan para cocineras y incubadoras a las que llaman "madres" a las que aveces pegan violan matan y llaman putas. Defender la prostitucion es alargar este problema. https://blogs.publico.es/otrasmiradas/14650/el-feminismo-de-ana-botin/ https://www.publico.es/tremending/2018/08/20/las-redes-critican-el-feminismo-capitalista-de-ana-botin-tras-su-articulo-en-linkedin/ https://blogs.publico.es/dominiopublico/26910/los-derechos-de-las-mujeres-y-ninas-prostitutas/ https://blogs.publico.es/lidia-falcon/2018/08/18/la-industria-del-sexo/ Los puteros van de putas para huir del "maltrato" feminista – hembrista...que provocan ellos. Siempre se prostituyen los pobres, las elites acaparan poder manipulando la riqueza para follarse a las mujeres familiares de quienes explotan : Son mucho ppatriota$ ademas de no empatia humana jeraquicos competitivos materialistas superficiales autoritarios Las feministas que avalan la prostitucion se pegan un tiro en el pie ya que dan alas al machismo : son topos La PProstitucion da alas al machista que carece de respeto y empatia hacia las mujeres es como una violacion pagando donde hay algo menos de violencia y la misma falta de respeto por la mujer El mercantilismo machista vende la prostitucion a las mujeres como una libertad por que le interesa pero luego de libertades para las mujeres hasta ahi y poco mas, siempre que no le interese al machismo mercantilista caPPitalista. La mayoria de las pputas son esclavizadas y forzadas-etc, por tanto ni aun legalizando habria pputas. Y las que estan voluntarias declaran que estan hartas de babosos aun ganando un paston que podrian ganar por su valia en un curro sin sexo explicito. ¿Y quien necesita prostitución cuando hoy en dia se tolera y practica el poliamor con prevencion-etc ? https://www.publico.es/sociedad/trata-mujeres-prostitucion-crimen-genero-organizado-mano-trata.html - La derecha se financia con prostitucion y el PP la ha metido en el Pib por algo ( "Volquetes de Pputas" dijo alguien del PP en la trama corruPPta de las tarjetas black ) putas y corrupcion : http://ctxt.es/es/20180509/Politica/19567/corrupcion-prostitucion-trata-de-mujeres-gil-punica-gurtel-cursach-nuria-alabao.htm https://www.elplural.com/politica/mas-de-140-000-euros-en-puticlubs-el-pp-lider-en-gasto-en-prostitucion_204828102 https://www.eldiario.es/politica/prostitucion-sumarios-corrupcion-politica_0_824167860.html https://www.publico.es/politica/villarejo-conto-delgado-creo-red-prostitucion-obtener-informacion-sensible-politicos.html https://www.publico.es/politica/caso-bandenia-conde-pumpido-jr-niega-relacion-delitos-blanqueo-clubes-alterne.html - Tienen las feminas de derechas la costumbre de desnudarse por dinero : hormigos, obregon, marta sanchez, chenoa, LA sobrina de aznar, lopez de C$, por ejemplo, etc y son Insolidarias ya que no apoyan el feminismo que a ellas tambien les dio derechos y por tanto apoyan la explotacion de mujeres al apoyar a partidos machistas - Si las putas fueran sus hermanas mujeres hijas ¿ ya les importaria a los pputeros ? Solo las pobres se prostituyen y la pobreza es creada por el capitalismo que convierte en lujo hasta la comida : antes todo era de todos y ahora nos explotan para revendernoslo cada vez mas caro. Es mentira que el capitalismo elimina pobreza, eso lo hace el marxismo en su fase productiva-distributiva, pero el capitalismo regala los benefios de producir a unos pocos . Hoy para sacar una familia dlte deben trabajar los dos...y el capitalismo-machista le permitea ella el tajo de puta . - A nivel sicologico al respecto a las trabajadoras del sexo : https://www.nuevatribuna.es/opinion/teresa-galeote/industria-prostitucion/20180905122144155384.html - Asistencia sexual : es una terapia, el feminismo no está contra por que : no hay explotación de pobres, no hay trata de blancas, no hay lucro para proxenetas, lo hacen personas licenciadas con formación muy específica bajo control estatal, es para una serie de personas muy concretas. Quienes andan en silla de ruedas podrian intentar ligar con quienes estan igual . En algunos paises de la UE y estados de USA ya existe la asistencia sexual hecha por sicolog@s . - Pero la prostitución es una aberración donde solo se prostituyen l@s pobres y que da alas al machismo . http://diario16.com/golpe-la-trata-seres-humanos-la-prostitucion/?utm_source=newsletter&utm_medium=email&utm_term=http%3A%2F%2Fdiario16.com%2Fgolpe-la-trata-seres-humanos-la-prostitucion%2F&utm_content&utm_campaign=Novedades+en+Diario16+%282%29 http://www.noticiasdegipuzkoa.eus/2017/01/22/sociedad/la-asistencia-sexual-busca-el-empoderamiento-erotico-de-las-personas http://www.noticiasdegipuzkoa.eus/2017/01/22/sociedad/cuando-las-palabras-no-son-suficientes https://www.eldiario.es/zonacritica/Interlocutoras_6_824227581.html Asi se crea la identidad digital de una mujer alienada con el machismo : http://blogs.publico.es/victor-sampedro/2018/03/09/la-pechotes-o-el-internet-de-las-chonis/ http://culturainquieta.com/es/foto/item/13131-la-vida-en-un-burdel-de-bangladesh-por-sandra-hoyn.html https://www.eldiario.es/andalucia/5porlaigualdad/fenomeno-creado-abastecer-prostitutas-industria_0_762573913.html . http://ctxt.es/es/20180815/Firmas/21260/Anita-Botwin-ser-feminazi-hoy-maltrato-violencia-machista-maternidad-justicia.htm . https://nuevarevolucion.es/que-tiene-el-putero-en-la-cabeza-para-consumir-mujeres-un-estudio-sobre-el-prostituidor/# . ¿No ha contribuido Hollywood acaso a normalizar como una actividad asumible lo que no deja de ser explotación? http://www.zeleb.es/tv/la-prostitucion-en-el-cine-7-peliculas-a-debate?utm_source=publico&utm_medium=home .

    Hace 2 años 4 meses

  11. cambo

    Por evidencias, l educacion moral catoloca crea agresivos-sadomaterialistas (generalmente inducida en hombres) o sumisos-misticomasoquistas. Esto luego da lugar a pajilleros, puteros o incluso a pederastas (por esto ls casos entre curas son tantos).

    Hace 2 años 4 meses

  12. cretin hop

    Me ha parecido un articulazo.

    Hace 2 años 4 meses

  13. Lola

    A las compañeras que intentaron sacar el tema en Ca la dona, en Barcelona, por los cauces establecidos, se las acallaba al grito de "Visca, visca, la lluita feminista". Las que admitimos que pagar por follar es en realidad pagar por violar y que existe una continuidad entre la violencia sexual que sufrimos todas las mujeres, todos los días, y la que sufren con especial crudeza las que menos recursos tienen (prostitutas), tenemos ya la piel muy dura de que nos llamen de todo. ¿FAscistas también? Fenomenal. Cabe preguntarse si se le puede llamar movimiento a una masa de mujeres incapaces de preguntarse y discutir acerca de la violencia sexual. Por último, si vamos a hablar de los intereses de los partidos, no nos olvidemos del interés de Ciudadanos en promover el discurso del trabajo sexual, ¡ni por cierto de España 2000! Uno de cuyos más altos cargos (concejal en Alcalá de Henares) fue un destacado secretario de ANELA.

    Hace 2 años 4 meses

  14. Lola

    A las compañeras que intentaban sacar el tema por los cauces establecidos en Barcelona, en Ca la dona, se las acalló al canto de "Visca, visca, la lluita feminista". Las que admitimos que pagar por follar es en realidad pagar por violar, y que existe una continuidad entre la violencia sexual que sufrimos cada día y la prostitución/trata tenemos ya la piel muy dura de que nos llamen de todo. ¿Fascistas también? Fenomenal. Un movimiento feminista que no se atreve a hablar de la violencia sexual que sufren con especial crudeza las que menos recursos tienen, personalmente no sé si se puede llamar movimiento. Por último, si vamos a hablar de los intereses de los partidos, no conviene perder de vista que a Ciudadanos (y a los que pagan sus campañas) les encanta el discurso del trabajo sexual. Y a España 2000, por cierto, uno de cuyos más altos cargos (concejal de Alcalá) fue un destacado secretario de la ANELA.

    Hace 2 años 4 meses

  15. salvador pastor blasco

    Estimades companyes. Els fets que van succeir el 20/1, a la reunió de preparació del 8M, són preocupants. Les virulentes confrontacions entre nosaltres no són, certament, acceptables, ni productives. Però cal entendre també que poden sorgir d'un rebuig obstinat de la discrepància i de la negació de debats incòmodes, però socialment indefugibles. Des de la nostra Plataforma pel Dret a No Ser Prostituïdes – ara ja fa deu anys -, venim denunciant la mercantilització del cos de les dones. Avui, aquest fenomen, multiforme, assoleix proporcions alarmants i necessita un debat profund en el si del feminisme, com en el conjunt de la societat. Les dificultat i recances a l'hora d'abordar-lo vénen de lluny. En les Jornades Feministes de Granada, l'any 2009, ja fórem censurades en nom d'un pretès “consens” que imposava silenci al pensament crític del feminisme abolicionista. Tanmateix, per la força de les coses, els debats sobre la prostitució, sobre les indústries del sexe o sobre els ventres de lloguer, es van obrint pas en l'opinió pública, està obertament plantejats i no té cap ni peus que un espai feminista que es vol obert, com Ca la Dona, hi giri l'esquena o els consideri resolts. A tall d'exemple d'aquesta inquietud social, més de 300 persones, activistes i professionals reconeguts de diferents àmbits, han firmat el Manifest LA PAU DE LES DONES, que planteja la necessitat d'una nova mirada sobre la realitat de la prostitució i demana canvis legislatius i polítiques públiques per combatre el tràfic i la demanda, des de la solidaritat amb les persones que són objecte d'explotació sexual. En aquestes circumstàncies, pensem que seria raonable i contribuiria a l'enfortiment del conjunt del moviment feminista, que Ca la Dona facilités a la nostra Plataforma, tal com ho fa amb molts altres grups i col•lectius feministes, un espai per poder reunir-nos i treballar, normalitzant així aquest debat i preservant efectivament la pluralitat d'aquest espai de trobada. Agraint d'antuvi la vostra resposta, rebeu una abraçada feminista. Sylviane -- Plataforma catalana pel dret a no ser prostituïdes http://acciofeminista26n.wordpress.com/ Facebook: Plataforma pel dret a no ser prostituïdes Twitter: @dretanoser

    Hace 2 años 4 meses

  16. Paca

    Amén

    Hace 2 años 4 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí