1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Sobre el dolor: los sentidos informan, los dolores ordenan

La filosofía aborda problemas ‘intratables’ que se inmiscuyen constantemente en nuestras vidas. En El Ministerio queremos acercar a nuestros lectores el estado de la cuestión de algunos de estos asuntos difíciles y cotidianos. Empecemos por el dolor

Manolo Martínez 16/02/2019

<p>'La escuela de Atenas'.</p>

'La escuela de Atenas'.

RAFAEL

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

¡Hola! El proceso al Procès arranca en el Supremo y CTXT tira la casa through the window. El relator Guillem Martínez se desplaza tres meses a vivir a Madrid. ¿Nos ayudas a sufragar sus largas y merecidas noches de fiesta? Pincha ahí: agora.ctxt.es/donaciones

A menudo los problemas de los que nos ocupamos los filósofos son intratables, o están mal planteados, o las dos cosas. No es casualidad: es precisamente su carácter paradójico lo que acredita, en parte, a un problema como filosófico. Progresar en el tratamiento de problemas así quiere decir apenas mejorar su situación: sustituir los “problemas intratables” por otros más tratables, plantear mejor los mal planteados. No he hablado de soluciones: cuando los problemas están maduros, ya se encargará de ellos la ciencia. Según una manera popular, y plausible, de resumir la historia de las ideas, una disciplina se independiza de la matriz filosófica para constituirse en ciencia cuando los problemas de los que se ocupa dejan de ser intratables.

No todo problema mal planteado o intratable merece ser objeto de reflexión filosófica, claro. Hay chorradas y hay barbaridades con las que no es necesario perder el tiempo. Entonces, ¿qué características debe tener un problema, además de ser algo recalcitrante, para que los filósofos se ocupen de él? Son problemas en los que no podemos dejar de pensar. Sería mucho mejor un criterio que no dependiese de nuestros caprichos y obsesiones pero ahora mismo no lo tengo y, ojo, igual no lo hay.

¿una descarga de neurotransmisores es igual a sensación de mano sobre terciopelo? Pero, ¿de qué estás hablando?

Intratables, mal planteados, de acuerdo, no podemos dejar de pensar en ellos... hay muchos  problemas así: en qué consiste la justicia; cuál es la diferencia entre estar vivo y estar muerto; cuál es la relación entre sexo y género; qué es el paso del tiempo. Uno de los que me interesan a mí, el que quería discutir ahora, es el de la relación entre los sucesos mentales y los sucesos físicos. Ejemplos de sucesos mentales son la sensación característica de un escalofrío, un corte en el dedo, o ver una pared pintada enteramente de rojo (que difiere de ver una pared pintada enteramente de verde de una manera quizás evidente, pero difícil de expresar en palabras). Ejemplos de sucesos físicos son el derrumbe de un puente, la descarga de un neurotransmisor, que se estropee un bocata olvidado en la mochila o que una cierta población de neuronas oscile en el rango alfa de frecuencias.

¿Cuál es el problema filosófico? A estas alturas del desarrollo de la psicología y la neurociencia todo el mundo piensa que los sucesos mentales tienen que ser también sucesos físicos. Poca gente está ya dispuesta a aceptar que para ofrecer el catálogo completo de entidades primitivas de lo real tenga que empezarse con la física de partículas, enumerando fermiones y bosones y luego seguir, hasta llegar a lo que se siente al pasar la mano sobre terciopelo, o al aburrirse una tarde de domingo. Lo mental no sería más que una provincia de lo físico, vaya. Pero, por el otro lado, es difícil pensar en cosas más distintas que un escalofrío y una oscilación neuronal en el rango alfa de frecuencias. Proponerlas siquiera como candidatas a ser la misma cosa tiene un aire de sinsentido, de taxonomía locuela, de realismo mágico de segunda regional. El problema mente-cuerpo, que es como se le suele llamar, tiene todas las características de un problema filosófico. No podemos dejar de pensar en él, y parece ser insoluble, o estar mal planteado o algo pasa: “¿una descarga de neurotransmisores es igual a sensación de mano sobre terciopelo? Pero, ¿de qué estás hablando?”

Las inefables propiedades fenoménicas de la sensación no son, en realidad, inefables: son representaciones de los objetos de la sensación

Hay una propuesta para tratar el problema mente-cuerpo que es probablemente a la que se adhieren más filósofos. Pensad otra vez en la sensación de pasar la mano sobre terciopelo. Esa sensación no flota aislada del mundo, no está hecha de propiedades mentales, irreduciblemente fenoménicas, como llaman los filósofos a estos notares intrínsecos e inefables. La propuesta representacionalista, que así se llama, sugiere que tenemos que darle la vuelta a la forma en que pensamos en el problema mente-cuerpo: la sensación de pasar la mano sobre terciopelo es, ante todo, una manera de obtener información sobre cómo es el terciopelo, y cómo afecta a nuestra mano. Las inefables propiedades fenoménicas de la sensación no son, en realidad, inefables: son representaciones de los objetos de la sensación. Usando una metáfora un poco cursi, las sensaciones están “hechas de mundo”. Quizá no se entienda bien cómo es posible que descargas de neurotransmisores sean notares; pero se entiende mejor que puedan representar lo que sucede en el mundo; que nos informen sobre propiedades de las superficies que tocamos o que vemos, sonidos, nuestra propia posición en el espacio, cosas así; entidades públicas, nada intrínsecas y nada inefables, y que están hechas de lo que quiera que está hecho todo lo real: fermiones y bosones, o lo que sea.

Para que esta propuesta funcione hay que asegurarse de que la relación de representación puede darse sin volver a postular entidades exóticas (significados, esta vez). No digo que este problema esté completamente resuelto, pero aunque sigue siendo difícil, se puede tratar con él. Resumo cómo se las suele ver la literatura filosófica con el problema de la representación. Tenemos una noción de información que entendemos razonablemente bien: cierta variable (el estado de una población de neuronas, por ejemplo), lleva información acerca de otra variable (la fisionomía de una cara); si el estado de las neuronas en cuestión tiende a cambiar cuando cambia la fisonomía de las caras (algo parecido a lo que la estadística llama ‘covarianza’) se puede utilizar aquel estado como indicador de esta fisonomía: en lo tocante a caras, el cerebro se deja llevar por los estados de poblaciones de neuronas que le transmiten información sobre caras. A la hora de explicar los fenómenos mentales, tenemos que fijarnos en una propiedad de las neuronas, sí, pero en una que está por completo abocada al mundo y cuya comprensión en términos no-mentales no reviste dificultad: la de llevar información sobre sucesos extramentales.

Si le cambian un dolor por una representación, el perplejo va a pensar que le dan gato por liebre, y no le va a faltar razón

¿Ya está? No, qué va a estar. En filosofía nunca “está”. La solución representacionalista es una muy buena idea cuando se trata de sucesos mentales relacionados con la actividad sensorial: vista, oído, tacto, propiocepción... Es razonable pensar en el carácter de nuestras experiencias, en su naturaleza aparentemente huidiza, en términos de información, de cómo nos aboca al mundo o cómo nos lo acerca. Pero lo mental no se agota ahí. En los ejemplos de actividad mental que di al comienzo hay uno particularmente importante: el dolor. Pinchazos, cortes, cefaleas… no aceptan tan de buen grado un tratamiento representacional. Os doy dos razones por las que esto es así (pero hay más): la primera es que la idea de representación es inseparable de la de corrección, en el sentido de que, si algo representa la presencia o la ausencia de otra cosa, es en principio posible que la represente incorrectamente, que se equivoque: la existencia de una representación cuyo contenido es que está lloviendo es compatible con que haga sol, la de una representación cuyo contenido es que mi hija está durmiendo es compatible con que esté despierta y así siempre y para todo.

Esto cuadra bien con nuestra experiencia sensorial, donde ilusiones y alucinaciones son posibles, pero no cuadra para nada con nuestra experiencia del dolor. Al menos en apariencia, el carácter peculiarmente desagradable del dolor no es el tipo de cosa sobre la que se pueden padecer alucinaciones: si a un recién amputado le duele su miembro fantasma (como ocurre en la mayoría de los casos, por cierto) le duele y punto. Decirle “tranquilícese, no le duele a usted; tan solo padece una alucinación en la que le parece que le duele algo” además de insensible e inepto, sería falso. Si parece que duele, duele.

La segunda razón es más difícil de exponer de forma satisfactoria, pero es más importante: la solución representacionalista requiere que la persona perpleja ante el problema mente-cuerpo y la filósofa representacionalista se encuentren a mitad de camino. La filósofa propone sustituir la aparente inefabilidad de las sensaciones por la función informacional de las representaciones, y esto es aceptable porque el perplejo puede entender cómo representación y sensación están relacionadas en los casos sensoriales. Sin embargo, en el caso del dolor la filósofa representacionalista no cumple su parte del trato. La noción de representación no “conecta” de la misma manera con las sensaciones de dolor que con las sensoriales. Dicho de otro modo: no entendemos cómo el carácter peculiarmente desagradable del dolor podría representar algo, proporcionar información sobre el mundo. Si le cambian un dolor por una representación, el perplejo va a pensar que le dan gato por liebre, y no le va a faltar razón.

Podríamos dejar las cosas así: tenemos un tratamiento prometedor para los sucesos mentales sensoriales, y… nada para los afectivos (los notares desagradables o agradables, dolores, pero también ganas de orinar, orgasmos, escalofríos). Pero si nos detenemos aquí, además de dejar en el aire una parte importantísima de nuestra vida mental, se introduce una asimetría algo sospechosa en el tratamiento filosófico de la mente. Todas las experiencias tienen algo en común; todas se notan. Este notarse es lo que nuestra teoría filosófica tiene que explicar, y si no lo explica para el dolor parece sospechoso que lo esté explicando para el resto de sensaciones. Si así fuera, querría decir que hay dos tipos fundamentalmente distintos de experiencias, dos notares que no guardan relación alguna entre sí: uno que depende del contenido representacional, y otro que depende de a saber qué. Puestos a dedicar esfuerzos a explorar una u otra idea, esta no parece particularmente prometedora.

mandatos corporales como “¡soluciona el problema con tu pierna!” o “¡quita la mano de ahí!” sí parecen recuperar gran parte de lo que el dolor hace en nuestra vida mental

¿Qué hacemos entonces? Yo he dedicado algún tiempo a defender una solución concreta a este problema, una que recoge todos los hilos de la discusión que he resumido hasta aquí. Volvamos a pensar en el rol que ocupa la información que recibimos sobre el mundo en nuestra economía mental. Más arriba decía que el cerebro debe dejar guiar su comportamiento en lo tocante a caras por la información que recibe sobre caras. Por supuesto las cosas no son tan sencillas: ¿qué cuenta como comportamiento “en lo tocante a caras”? Pues un montón de cosas, y nada en concreto. Parece más bien que la información sobre caras puede ser importante para un sinfín de comportamientos, en un sinfín de contextos. Si vemos a nuestro hijo le damos un beso (a menos que estemos haciéndonos los enfadados); si vemos a nuestra jefa, y es sábado, cruzamos disimuladamente de acera, o nos acercamos a saludar, según nos caiga. Las representaciones susceptibles de ser verdaderas o falsas (que podríamos llamar ‘indicativas’) son típicamente así: no hay límite en principio a la naturaleza o el número de acciones a las que pueden contribuir.

Pues bien, los filósofos han reconocido a menudo la existencia de un conjunto de representaciones con características complementarias a las indicativas: para estas representaciones, llamadas ‘imperativas’, lo que está fijado es el estado del mundo que se pretende conseguir, y lo que está abierto es qué estados del mundo las pueden causar, o en cuales serán adecuadas. Pensad en un imperativo como “¡Apártate de ahí!”. Puede ser adecuado en un sinfín de circunstancias (por ejemplo, que estés debajo de un piano de cola que se balancea peligrosamente de una cuerda, o que estés cerca de un banco recién pintado), pero recomienda un único curso de acción (que te apartes de ahí). Un indicativo como “está lloviendo”, en cambio, representa solo una cosa (que está lloviendo), pero puede participar en un sinfín de acciones diversas (agarrar un paraguas, o cancelar un picnic). Una propuesta para solucionar el problema que el enfoque representacionalista tiene sobre el dolor pasaría por apelar a representaciones imperativas, no indicativas. Las experiencias sensoriales dicen “llueve”, las afectivas, como el dolor, dicen “¡sal de ahí!”.

¿Cómo soluciona esta distinción los problemas señalados más arriba? Respecto a las alucinaciones de dolor: nadie espera que las representaciones imperativas puedan producirlas. “¡Aparta de ahí!”, o “¡Cierra la puerta!” no son ni verdaderas ni falsas. De la misma manera, “¡haz que esa herida desaparezca!”, que podría ser una manera (imperfecta siempre) de verter en castellano el imperativo que constituye cierto tipo de dolor, no puede ser ni verdadero ni falso. No puede tampoco ser tampoco alucinatorio o ilusorio.

También ayuda a resolver el segundo punto, del que ya dije más arriba que es más importante pero también más escurridizo: el compromiso tácito entre perplejos y filósofas (tú aceptas que las sensaciones son relevantemente como representaciones, y yo te explico cómo estas pueden habitar en cerebros como los nuestros) se rompía en el caso del dolor. Pues bien, al menos de manera provisional, parece que el compromiso tácito se puede restablecer si las representaciones en cuestión tienen carácter imperativo: mandatos corporales como “¡soluciona el problema con tu pierna!” o “¡quita la mano de ahí!” sí parecen recuperar gran parte de lo que el dolor hace en nuestra vida mental.

La distinción entre representaciones indicativas e imperativas nos presenta a la mente como una criatura bifronte, que dirían los Mecano: por un lado mira hacia el mundo para aprender sobre él (es lo que hace nuestra experiencia sensorial). Por el otro mira hacia el mundo para cambiarlo (esto es lo que hace nuestra experiencia afectiva).

----------------------

Manolo Martínez es doctor en filosofía e investigador del Ramón y Cajal en la Universitat de Barcelona. Es especialista en filosofía de las ciencias cognitivas y filosofía de la biología.

 

PARA SABER MÁS

Sobre el problema mente cuerpo: la entrada de la enciclopedia de la SEFA sobre este problema.

Sobre la solución representacionalista al problema mente-cuerpo: Tracking Representationalism, de David Bourget y Angela Mendelovici, en Andrew Bailey (ed.), Philosophy of Mind: The Key Thinkers. Continuum. pp. 209-235 (2014).

Sobre las dificultades del dolor para un tratamiento representacionalista: la entrada sobre dolor de la Stanford Encyclopedia of Philosophy, sobre todo la sección 4. Sobre el tratamiento imperativista de estas dificultades: mi 'Imperative Content and the Painfulness of Pain', 2011, Phenomenology and the Cognitive Sciences 10 (1):67-90.

 

¡Hola! El proceso al Procès arranca en el Supremo y CTXT tira la casa through the window. El relator Guillem Martínez se desplaza tres meses a vivir a Madrid. ¿Nos ayudas a sufragar sus largas y merecidas noches de...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Manolo Martínez

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

4 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. cambo

    FELICIDAD tenemos velos mentales que no dejan que veamos lo bueno y arreglos la mente-miente, el camino es el corazon el odio trae odio, nadie tiene toda la razon ni toda la culpa todo vuelve, bueno y malo, hay que dejar puertas abiertas y tender puentes en lo que se pueda "para el dolor visualizar disco lunar en el corazon" ASI QUE ES MEJOR LA MESURA EN TODO . aceptar karma con tranquilidad , fluir o ser pelele del rencor y puyas ( siempre se puede mejorar y lavar ) . poder hacer el phowa al morir y renacer en nirvana + aun asi reencarnarme y poder mostrar el dharma . respeto para mi como respete yo ( + autocritica diplomacia dialogo respeto comunicacion ). . no enfadarme , para razonar, etc . saber - hacer empatia y asertividad . estar en el aqui-ahora para ver evidencias y contradicciones . poder usarlo para pedagogia tbn . salud : no necesitar medicos-etc, aikido o taichi , shiatsu y dieta cerealista . buen sexo , hetero, taoista – tantra . un tajo que me guste, honrado bien pagado no toxico . dinero suficiente sin lujos ni excesos . tiempo para meditar , deporte, salud, pasear por la natura , amar y algo de ocio-social . una pareja . solidaridad . arte. Segun el director d teatro Stanislavski, belleza-arte, es aquello que hacemos sin esperar nada, sin añadir nada por vanidad-soberbia, sin quitar nada por timidez etc y por esto la gente la reconoce https://www.yorokobu.es/cosas-breves-y-felicidad/?utm_source=GDPR+Approved&utm_campaign=6a89c25cd9-EMAIL_CAMPAIGN_2019_01_24_08_31&utm_medium=email&utm_term=0_b2bd6b9b72-6a89c25cd9-225708949&goal=0_b2bd6b9b72-6a89c25cd9-225708949&mc_cid=6a89c25cd9&mc_eid=c92da54102 https://www.yorokobu.es/inteligencia-emocional/?utm_source=GDPR+Approved&utm_campaign=a8febdef29-EMAIL_CAMPAIGN_2018_10_09_05_51&utm_medium=email&utm_term=0_b2bd6b9b72-a8febdef29-225708949&goal=0_b2bd6b9b72-a8febdef29-225708949&mc_cid=a8febdef29&mc_eid=c92da54102 asertivida es hablar sin reproches : en vez de decir "tu me cabreas" decir " , si haces eso me siento cabreado" y asi se alienta la empatia en el otro..si le importa y si no puerta https://www.eldiario.es/nidos/obsesiona-felicidad-hijos_0_867914137.html

    Hace 3 años 9 meses

  2. c

    DOLOR EMOCIONAL . visualizar un disco lunar en el corazon alivia ( segun budismo-tibet ) . segun la medicina oriental, la comida nutre la sangre, la sangre el ki y por alquimia interna cn zazen y taichi-qi gong, se crea el shen y dirige el pensamiento que controla las emociones, el deseo, etc ..la mente miente...nos engañamos...lo exageramos Cn zazen se vuelve al aqui ahora d la mente original . Se crea prespectiva mental. Tbn ecuanimidad y pedagogia ya que se ven las evidencias en la realidad asi como el espejo refleja fuego y agua sin que,marse ni mojarse asi como el diuamnate no deja d serlo a pesar d adoptar color dl paño dnd se posa asi como el agua fluye se arrastra pero arrastra DOLOR MUSCULAR curcuma oliva oregano huesos : harpagofito fresno dientes : clavo - Daños del ibuprofeno y alternativas para el dolor muscular https://nutritionfacts.org/es/video/el-jengibre-en-polvo-reduce-el-dolor-muscular/?utm_source=NutritionFacts.org&utm_campaign=83df799172-RSS_VIDEO_DAILY_SPANISH&utm_medium=email&utm_term=0_40f9e497d1-83df799172-25635601&mc_cid=83df799172&mc_eid=ea2b71e8d3 en internet hay muchisima info cientifica sobre los daños del ibuprofeno

    Hace 3 años 9 meses

  3. cambo

    segun el budismo tibetano si se visualiza un disco lunar en el corazon alivia el dolor

    Hace 3 años 9 meses

  4. c

    aprender a convivir cn la angustia ansia etc y no swer peleles suyos cn zazen se vuelve al aqui ahora , se ven evidencias objetivamente y se tiene esa prespectiva en que uno se da cuenta que la mente miente - bioenergetica oriental : la comida nutre la sangre ,la sangre el ki , el ki el shen y el shen por medio d la alquilia interna Taichi zazen etc dirige el ki etc - CURCUMA OLIVA OREGANO HUESOS : HARPAGOFITO FRESNO DIENTES : CLAVO - Daños del ibuprofeno y alternativas para el dolor muscular https://nutritionfacts.org/es/video/el-jengibre-en-polvo-reduce-el-dolor-muscular/?utm_source=NutritionFacts.org&utm_campaign=83df799172-RSS_VIDEO_DAILY_SPANISH&utm_medium=email&utm_term=0_40f9e497d1-83df799172-25635601&mc_cid=83df799172&mc_eid=ea2b71e8d3 en internet hay muchisima info cientifica sobre los daños del ibuprofeno

    Hace 3 años 9 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí