1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

La guerra republicana por el tesoro del Vita

Una investigación detalla la batalla desatada entre Indalecio Prieto y Juan Negrín por controlar el último contingente del patrimonio artístico nacional evacuado desde España a México a punto de concluir la Guerra Civil

Gorka Castillo Madrid , 13/02/2019

<p>El Vita</p>

El Vita

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

¡Hola! El proceso al Procès arranca en el Supremo y CTXT tira la casa through the window. El relator Guillem Martínez se desplaza tres meses a vivir a Madrid. ¿Nos ayudas a sufragar sus largas y merecidas noches de fiesta? Pincha ahí: agora.ctxt.es/donaciones

De la tragedia de la Guerra Civil, y de cuarenta años de dictadura, emergen todavía balas metafóricas que devanan los sesos de historiadores en busca de tramas que arrojen luz a un pasado de sombras. Y eso es lo que precisamente han logrado el catedrático de Prehistoria de la Universidad de Barcelona Francesc Gracia y la profesora Gloria Munilla, con el libro El tesoro del Vita. La protección y el expolio del patrimonio histórico-arqueológico durante la Guerra Civil (Edicions de la Universitat de Barcelona, 2014) tras años de rastrear datos y documentos. El Vita, un barco de 62 metros adquirido por el gobierno republicano a los británicos cuando la victoria fascista era inevitable, se convierte aquí en el protagonista circunstancial de la metódica reconstrucción que ambos académicos realizan de uno de los capítulos más polémicos de la guerra, el del traslado a México de los fondos artísticos nacionales con el fin de paliar el sufrimiento de miles de refugiados. “Esto es una investigación histórica que explica hechos y que ha sido realizada sin ningún tipo de apriorismo partidista ni intención ideológica”, recalca Francesc Gracia para zanjar cualquier lectura interesada de su libro. “Porque la herida de la Guerra Civil no está cerrada”, subraya.

La obra, un nuevo hilo histórico en revisión de casi 500 páginas, desenreda la lucha entre dos figuras republicanas marcadas por la guerra y sus excesos, Indalecio Prieto y Juan Negrín, a cuenta de un tesoro que terminó envenenando sus complejas relaciones personales. De aquella encarnizada pugna surgieron el Servicio de Evacuación de Refugiados Españoles (Sere), dependiente del presidente de la República; y la Junta de Auxilio a los Republicanos Españoles (Jare) dirigida por el ministro de Defensa, que rivalizaron fieramente hasta que uno de ellos logró hacerse con el control del cargamento. Es decir, Prieto y sus aliados. Se trataba de casi 200 maletas con oro y piezas valiosas procedentes de las catedrales de Toledo y Tortosa, del Palacio Real de Madrid, el Museo Arqueológico Nacional, la Casa de la Moneda, la Caja General de Reparaciones e, incluso, las últimas reservas de la Generalitat de Catalunya que Lluís Companys y Josep Tarradellas entregaron en custodia al presidente de la República días antes de emprender el exilio.

Para el derrotado, un científico de fama internacional y políglota, fue el fin. Con un liderazgo puesto en solfa desde el comienzo de la contienda civil por algunos sectores políticos, su cercanía a la URSS y algunas decisiones controvertidas acabaron invalidándole para trenzar alianzas que aplastaran los cañones de Franco. Expulsado del PSOE en 1946, y rehabilitado hace 11 años, Negrín terminó sus días en París llorado por un reducido grupo de seguidores. Sin embargo, como jefe del ejecutivo republicano fue el encargado de planificar el inventario y evacuación de importantes colecciones de arte y joyas arqueológicas de incalculable valor para alejarlas de las manos de Franco. El cargamento del Vita fue el último de ellos.

El botín se liquidó en 1942 por 5,3 millones de dólares, el equivalente a 79 millones de los actuales

El botín se liquidó en 1942 por 5,3 millones de dólares, el equivalente a 79 millones de los actuales dólares considerando la evolución de la inflación, el peso internacional de la divisa estadounidense y el coste de la vida, según cálculos de los investigadores. “Puede parecer hasta cierto punto exiguo si lo comparamos con el valor real de un conjunto histórico-artístico como era ese pero en aquel momento se trataba de una cantidad lo suficientemente elevada como para financiar a miles de personas que huyeron a México tras la guerra”, añade el catedrático Francesc Gracia, un hombre de palabra medida que hoy continúa sumergido hasta las cejas en un libro que ya vislumbra la tercera edición. La batalla por administrar aquella fortuna, donde no faltaron astutas maniobras del PNV pese a que nada de la codiciada carga procedía de Euskadi, abrió una brecha desgarradora en el exilio que no se cerró hasta la conclusión de la dictadura. Según los investigadores, la última minuta proporcionada por la subasta de sus valiosas piezas, aproximadamente 800.000 dólares, fue empleada en 1976 para financiar la campaña del PSOE histórico de Rodolfo Llopis en las primeras elecciones democráticas.

La suerte del resto del cargamento es un enigma que se diluye en la memoria, el tiempo y una codicia que hubiera hecho las delicias del Chaves Nogales más corrosivo: favoritismos a la hora de conceder ayudas, apropiaciones indebidas, repartos arbitrarios, compra de voluntades y una lucha encarnizada por dirigir un Estado en el exilio. “Al término de la II Guerra Mundial, el gobierno presidido por José Giral pidió a Prieto y Negrín que rindieran cuentas sobre los fondos del Vita, algo que ambos, fundamentalmente Prieto, se negaron a hacer si antes el ejecutivo no avalaba políticamente su gestión de los fondos. Al no facilitar las liquidaciones del botín nunca sabremos con precisión ni cuándo ni cómo ni en qué gastaron la mayor parte del dinero”, explica el historiador principal. Y añade una valoración personal: “La del Vita es una gran sombra en el comportamiento de los dirigentes republicanos asentados en México”.

Tras seguir durante años la pista de archivos, cartas y registros con fino olfato detectivesco, Gracia y Munilla lograron desentrañar una trama “planificada” que socorrió sólo a una parte exquisita de la élite exiliada. El análisis de la documentación proporcionada por la Fundación Indalecio Prieto y la correspondencia de los miembros de la Jare en México en poder del Archivo Nacional de Catalunya permitió a ambos historiadores comprender la dimensión de la digresión de fondos que se produjo para priorizar el despegue industrial y financiero de determinados cargos políticos. Para otros cientos de miles de refugiados no hubo subsidios monetarios ni sueldos vitalicios sino pequeñas cantidades que utilizaban para pagar un alquiler retrasado, comprar medicinas o arreglar unas gafas. “Uno de las casos más significativos es cuando empiezan a abrirse las valijas del Vita y deciden devolver las pertenencias aprehendidas a propietarios que formaban parte del entorno prietista”, afirma Francesc Gracia. Los comunistas y anarquistas quedaron excluidos del reparto.

En otro de los pasajes del libro se narra con detalle el sigilo que rodeó la compra de la embarcación a un magnate británico de la aviación. Para ocultarlo de los sabuesos de Franco, unos tipos de colmillo retorcido que a finales de 1938 ya escrutaban sin rubor las misiones republicanas en el exterior, Negrín planeó la creación de una empresa tapadera –la Mid Atlantic Shipping Company–que sirviera al embajador español en Londres para realizar la operación en secreto. Los encargados de ejecutarlo fueron un marino mercante fiel a la República, Mariano Manresa; y un armador de origen filipino y pasaporte estadounidense que militaba en el PNV, Marino Gamboa, “un personaje de tramoya a quien encargaron reclutar a una tripulación de confianza, casi todos vascos”, apunta el historiador. El propio capitán, José Ordorika, era de Lekeitio. Finalmente, el Vita soltó amarras el 4 de marzo de 1939 del puerto francés de Le Havre rumbo a México en una travesía que duró 42 días de tempestades y contubernios.

al tesoro del Vita le surgió un cuarto pujador imprevisto: el Gobierno vasco, que apelaba a la lealtad nacionalista del armador

Atrapado entre tres fuegos –el negrista, el prietista y el franquista– al tesoro del Vita le surgió un cuarto pujador imprevisto: el Gobierno vasco, que apelando a la lealtad nacionalista del armador, comenzó a espolearle para que les entregara el cargamento. Según consta en el libro, el entonces consejero vasco de Justicia en el exilio, Manuel de Irujo, ordenó que se las ingeniara para poner aquel barco “con todo su contenido y sin pérdida de tiempo a disposición directa del Gobierno vasco. Creo que la primera medida que debes adoptar, una vez en posesión del Vita, es extraer del mismo cuanto sea capaz de ser guardado en otra parte”, informó por carta. Días después, el Gobierno vasco emitió un radiograma aún más contundente, casi como una llamada a la rebelión a bordo: “Altos intereses vascos exigen a usted como patriota que vapor a su cargo no entre puerto alguno sin orden PNV, que actúa acuerdo Gobierno vasco. Salga alta mar radiándonos euzkera posición constante a Ziarruiz 11 Avenue Marceau, París. Gamboa tome precauciones para imposibilitar acción representantes Negrín. Apelamos patriotismo tripulación vasca entera. Vía Londres confirmamos este radio. Acúsenos recibo este radiograma”. Pero para Gamboa la misión resultó imposible. Prieto y Negrín ya se batían en un ajedrez insidioso mientras el Vita cruzaba el Atlántico con la expeditiva y temida Motorizada, la guardia de corps prietista, custodiando el botín y transmitiendo informaciones a tierra que finalmente resultarían decisivas para gloria de su padrino.

“Por eso el Vita se desvió al puerto de Tampico. Por eso se descargó en un pantalán de la PEMEX y por eso la valija se traslada al DF con escolta de la guardia presidencial mexicana”, sentencia Gracia. Ochenta años después de la conclusión de la devastadora Guerra Civil también desmontan por completo el papel altruista y humanitario que aparentó desempeñar el Gobierno mexicano con los más de 25.000 españoles que en 1939 llegaron horrorizados a sus costas. Buena parte de la carga se malvendió, muy por debajo de su valor patrimonial, fundido en lingotes o desmontado en pequeños pedazos. “Había diferentes sensibilidades. La primera y más importante es entre la propia colonia española en México que ya residía allí y el exilio antifranquista recién llegado. Luego, de los propios mexicanos que veían con reticencias la llegada de muchos emigrantes españoles con una alta preparación técnica e intelectual. Por lo tanto puede entenderse que el gobierno del presidente Lázaro Cárdenas intentara aprovechar la venta del patrimonio que trajo el Vita para aumentar sus propias reservas de oro ubicadas en el extranjero, en concreto, en EE.UU.”, afirma Gracia.

Los investigadores desmontan el papel altruista y humanitario que aparentó desempeñar el Gobierno mexicano con los más de 25.000 españoles que en 1939 llegaron horrorizados a sus costas

El libro, cuya segunda edición está casi agotada, huye de los juicios subjetivos excepto cuando los autores examinan hasta qué punto un gobierno legítimamente constituido, como el de la República, pudo conculcar sus propias leyes sobre el patrimonio artístico nacional. “El famoso artículo 45 de la Constitución de 1931 le impele a proteger esos bienes como parte del tesoro de la nación pero debido a las necesidades provocadas por un golpe fascista y sus consecuencias –una guerra y un exilio– el Gobierno decide destruirlo en parte para obtener recursos. Esa es la filosofía del libro”, asegura el catedrático. Una duda que él mismo se planteó durante la investigación y que extendió por archivos y bibliotecas con otros colegas. “Por ejemplo, ¿hubiera sido legal utilizar el patrimonio histórico artístico para solventar parte de los gravísimos problemas económicos que tuvo el país entre 2008 y 2014? Creo que es un gran dilema moral”, alega.

Respecto al destino del barco, decir que es uno de los grandes milagros de la historia. Años después de prestar sus servicios a la República, fue reclutado por las fuerzas aliadas que taladraban la resistencia alemana en las costas normandas. Se fajó contra la Kriegsmarine del III Reich con absoluta destreza. Y tras la contienda europea protagonizó otra intrépida odisea bajo el nombre de Ben Hecht –en honor del oscarizado guionista de Hollywood que recaudó fondos para fundar el Estado de Israel– al trasladar a Palestina a cientos de supervivientes judíos de los campos de exterminio nazis. El Vita, rebautizado definitivamente como Santa María del Mare, disfruta hoy de una merecida jubilación en el puerto de Nápoles, convertido en atracción turística de acaudalados personajes que ni conocen ni sospechan de su ajetreada cronología. “Este navío es tan protagonista como lo son los propios personajes políticos” que intervinieron en el traslado de un fabuloso botín procedente de los fondos patrimoniales del Estado y que fue el resultado de “un compendio de algunas de las mayores tragedias del siglo XX”, remacha uno de los autores del libro, el historiador Francesc Gracia.

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Jose

    Falta nombrar al oficil de manrresa Felix Apaolaza que despues llevo el Kefalos A ISRRAEL.

    Hace 1 año 7 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí