1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

TRIBUNA

Defendamos la Ley Orgánica de Violencia de Género sin dejar de criticarla

El contexto de ataque de la ultraderecha no puede hacernos olvidar que la Ley 1/2004 puede mejorarse, por ejemplo para combatir con más herramientas las violencias sexuales

Bárbara Tardón 20/02/2019

<p>Cartel contra la violencia machista.</p>

Cartel contra la violencia machista.

Paul Lowry

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

¡Hola! El proceso al procés arranca en el Supremo y CTXT tira la casa through the window. El relator Guillem Martínez se desplaza tres meses a vivir a Madrid. ¿Nos ayudas a sufragar sus largas y merecidas noches de fiesta? Pincha ahí: agora.ctxt.es/donaciones

Parece mentira que sienta remordimiento mientras me expreso en estas líneas. Lo cierto es que, en este momento de contraofensiva ultraderechista patriarcal, escribir sobre los vacíos que aún persisten en nuestra LO 1/2004 puede parecer una decisión un poco arriesgada.

Hace unos días, cenando con mis amigas, les trasladé lo difícil que estaba siendo para mí seguir hablando sobre lo que se podría mejorar de esta norma y su aplicación deficiente. Junto con mis compañeras, llevo años denunciando los obstáculos a los que se enfrentan las mujeres víctimas y supervivientes de violencia machista en el entorno de la pareja y expareja, en su derecho innegociable hacia la reparación integral (a pesar de la existencia de la LO 1/2004). Aun así, es la primera vez en mucho tiempo que he dudado sobre si hablar o no de la ley. Sin embargo, una vez más, la sabiduría feminista y las conversaciones entre amigas me hicieron cambiar de opinión. Una colega me dijo: “Yo no tengo ganas de hablar de ellos, ni sobre lo que ellos hablan. Quiero desertar, seguir con lo nuestro, construyendo mundo”.

Así que pensé que debía seguir defendiendo la LO 1/2004, sin dejar de criticarla, con el principal objetivo de conseguir que el espíritu de una norma de estas características siga presente en nuestras vidas para mejorarlas. Pero, sobre todo, para que otras mujeres víctimas y supervivientes de violencia machista no incluidas en esta ley –como las víctimas de violencia sexual– puedan beneficiarse en la práctica de las medidas y derechos que contempla, sin discriminación, y con idénticas garantías.

Siempre decimos –y lo seguiremos diciendo– que la LO 1/2004 de Medidas de Protección para la Violencia de Género fue un hito histórico para las mujeres de este país. Yo también creo que para las mujeres del mundo entero las políticas públicas feministas, como el movimiento feminista, son irremediablemente internacionalistas. Los logros nos alcanzan de manera individual pero, especialmente, de forma global. Por eso, la ultraderecha –machista, racista y misógina– concibe estrategias para desmantelar y desprestigiar todas aquellas normas dirigidas a proteger y garantizar nuestros derechos. Su intención será siempre asediar todo lo que haga peligrar la ideología patriarcal. Si lo consiguen en un lugar del planeta, fácilmente lo pueden conseguir en otro. De hecho, eso es lo que estamos viendo en Brasil, EE.UU., Argentina, Polonia, Bulgaria, etc. Y desde una posición bien contraria: si las mujeres irlandesas conquistan su derecho al aborto libre, gratuito y seguro, todas nos sentimos un poco más tranquilas y satisfechas.

En este sentido, me asusta bastante que tengamos que ponernos a justificar la existencia de leyes como esta, y no es precisamente por el debate maniqueo y mentiroso que manipula la ultraderecha acerca de determinadas conceptualizaciones, con las mismas estrategias que utilizan los maltratadores machistas. Ya sabéis, esa violencia tan sádica que todas conocemos: hacerle creer a la víctima que la realidad objetiva no es cierta, que imagina cosas, que nunca lleva la razón, que se inventa la realidad, que no merece atención, que si ella ve negro, es su imaginación, porque es todo blanco, que... Temo, de nuevo, que puedan desaparecer del debate político feminista y de la agenda política otras demandas transcendentales, pendientes aún de ser abordadas con la seriedad que se merecen. Como es el hecho de que esta norma siga sin alcanzar a otras víctimas, o contemplar otras violencias machistas fuera del entorno de la pareja o expareja.

No hay que olvidar que aún, a día de hoy, a pesar de las incesantes demandas protagonizadas por el movimiento feminista, las chicas y mujeres víctimas o supervivientes de violencia sexual en este país siguen sin tener la menor idea de qué pueden hacer para ser reparadas integralmente tras haber sufrido una agresión sexual en casa, en el trabajo, en la universidad, en un bar, en la calle... “¿Denuncio?, ¿Se lo cuento a alguien? ¿Acudo a la comisaría, o debo ir antes al hospital? ¿A quién llamo? ¿Podré contar este secreto y que me crean?” Más grave es todavía que las instituciones que deben acompañarlas y protegerlas tampoco tengan nada claro cómo actuar. O peor aún: que sigan desconfiando del relato del infierno, dudando sobre si existe consentimiento y deseo, cuando el resto solo vemos violencia y coacción.

 

También me parece muy poco ético que desde el movimiento político feminista se siga aún sin demandar medidas, con la contundencia que se merecen, que permitan a las mujeres migrantes agredidas sexualmente –y que se encuentra en una situación administrativa irregular– denunciar a sus empleadores o a sus agresores sexuales sin el miedo latente a poder ser expulsadas, como consecuencia de una Ley de Extranjería que sigue sin ser modificada para evitar este supuesto. Como denunciamos en Amnistía Internacional en el informe “Ya es hora de que me creas. Un sistema que desprotege a las víctimas de violencia sexual”, las empleadas domésticas siguen expuestas a un continuum normalizado de violencia sexual, para poder salir adelante. Sus empleadores gozan de la impunidad propia de cualquier agresor sexual, con el añadido de que, a diferencia de otros delitos en los que se han cometido graves vulneraciones de derechos humanos, si la víctima denuncia, puede ser castigada. Suena un poco a película de terror, a distopía, ¿verdad? Pues es lo que sucede a diario en este país.

Todas estas preocupaciones tienen que ver con un pequeño descubrimiento de hace unos años: mientras escribía mi tesis doctoral, caí en la cuenta de que el movimiento feminista había centrado tanto sus esfuerzos en conseguir una ley integral como la LO 1/2004, que la lucha contra las violencias sexuales había pasado a segundo plano. Las víctimas de violencia sexual habían sido ciertamente abandonadas en la teoría y en la práctica. De hecho, casi toda la bibliografía que utilicé para mi tesis (salvo algunas excepciones de grandes teóricas feministas españolas) era anglosajona o de América Latina. Solo escasas organizaciones feministas siguieron acompañando a las víctimas y supervivientes de violencia sexual. 

Afortunadamente, hace unos cuatro años que el movimiento feminista de nuevo volvió a ser el primero y único que retomó, como sucedió en los años 70, la lucha contra las violencias sexuales. Contra esa violencia que busca el control de nuestros cuerpos y de nuestra libertad sexual. Combatirla es, una vez más, prioritario en la agenda feminista. No está, sin embargo, en la agenda política.

A pesar de todos estos esfuerzos, la realidad es que aún el Estado español, sus políticas públicas, las medidas y acciones que se incorporan en estas, las decisiones judiciales, las actitudes de algunos profesionales y la constante duda patriarcal que sobrevuela todas las ideologías –acerca de cómo nos comportamos las mujeres cuando intentamos ejercer nuestra libertad sexual y nuestros derechos sexuales– sigue evidenciando un panorama en el que las violencias sexuales son todavía cuestionadas, invisibilizadas y normalizadas.

Desgraciadamente, en este país las mujeres agredidas sexualmente representan aún “aquellas vidas que no se clasifican como vidas que valgan la pena”, como dice Butler. Cuando comenzó a implementarse esta ley en el 2005 quería revertir el derecho patriarcal pensado en su origen desde lo masculino. Hoy, arrastradas por el neofascismo español y por la ultraderecha radical, no debemos ni podemos perder de vista esa larga lista de demandas y derechos humanos que aún necesitan ser conquistados.

Sigamos defendiendo la Ley Integral. Pero, por favor, insisto, no dejemos de criticarla. Para mejorarla, para convertirla en una aliada que nos haga sentirnos más seguras. Pero, sobre todo, para demostrar que una norma es capaz de cambiar la vida de millones de mujeres en este país, y en el planeta entero, con el único objetivo de que podamos ser plenamente libres hoy, y dentro de quinientos años.

----------------------

Bárbara Tardón es doctora en estudios interdisciplinares de género e investigadora de Amnistía Internacional.

¡Hola! El proceso al procés arranca en el Supremo y CTXT tira la casa through the window. El relator Guillem Martínez se desplaza tres meses a vivir a Madrid. ¿Nos ayudas a sufragar sus largas y merecidas noches de...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Bárbara Tardón

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Elbarruso

    Obligado..? Vaya reflexión de voto... Espero que no tengas hermanas , hijas o cualquier familiar que sea femenina porque lo que quieres arreglar por un lado les perjudicará por muchos otros... http://elbarruso.simplesite.com/

    Hace 2 años 8 meses

  2. Javi

    Yo estoy obligado a votar a VOX, estuve a punto de <b>perder a mis hijos para siempre y que me metieran al calabozo</b> por una denuncia falsa de mi mujer por supuesta violencia psicológica cuando nos estábamos separando porque me enteré que llevaba 2 años liada con un compañero de su trabajo.

    Hace 2 años 9 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí