1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Lo que nos jugamos el 28A

Encrucijadas para el cuatrimestre: entre ofensivas conservadoras, apropiaciones falaces, y la manipulación de la memoria

María García Yeregui 13/03/2019

<p>Imagen de <em>La Desbandá,</em> febrero de 1937.</p>

Imagen de La Desbandá, febrero de 1937.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

¡Hola! El proceso al procés arranca en el Supremo y CTXT tira la casa through the window. El relator Guillem Martínez se desplaza tres meses a vivir a Madrid. ¿Nos ayudas a sufragar sus largas y merecidas noches de fiesta? Pincha ahí: agora.ctxt.es/donaciones

El pasado 8 de febrero, hizo 82 años de la Desbandá, el desplazamiento masivo de población de la ciudad de Málaga ante la entrada del Ejército franquista. Entre 150.000 y 300.000 personas en éxodo por la carretera de Almería fueron masacradas; las víctimas asesinadas se calculan entre 3.000 y 5.000. La sangre corrió también en la represión de la ciudad, 8.000 fusilados. 

Esta masacre administrada tuvo lugar a un mes de que se cumplieran 19 años de la quema de 129 mujeres en huelga, trabajadoras de la Cotton Textil Factory de Nueva York, encerradas, por su propietario, en la fábrica donde trabajaban. El patrón fabril repetía el mismo modelo represivo que ya habían aplicado, junto al resto de los empresarios de la industria textil, contra las trabajadoras de la gran huelga de 1857, y que reproducía también, como macabra muestra de impunidad sistémica, la forma de morir que sufrieron las 123 trabajadoras y los 23 trabajadores del incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist de la misma ciudad, tres años después de aquel 8 de marzo de 1908. Como símbolo, en su memoria, intrincada en nuestra lucha colectiva contra el patriarcado, las mujeres del movimiento feminista hemos seguido organizando la movilización cada 8M, hasta las huelgas de esta imparable e internacionalista ola que vivimos. 

Siempre sobrecogen los números de las matanzas. En el caso de la represión sistemática del avance del ejército franquista en Málaga, nos dan frío testimonio de la guerra de conquista colonial contra la población civil en la retaguardia que llevó a cabo el ejército sublevado africanista (colonialista español del norte de África). 

Se lo había dicho Franco al periodista Jay Allen, en la conocida entrevista de julio del 36, después del fracaso parcial del golpe de estado militar que dio lugar a la guerra civil, ante su pregunta: “¿Ninguna tregua, ningún acuerdo es posible?”. “No, no, decididamente, no. Nosotros luchamos por España. Ellos luchan contra España. Seguiremos cueste lo que cueste”, contestó el militar golpista contra la Constitución republicana de 1931. “Tendrán que fusilar a media España”, le dijo entonces el periodista. A lo que el genocida contestó, “sonriendo y mirando fijamente”: “He dicho cueste lo que cueste”. 

El tridente de las derechas

Tengamos presente que fue dos días después de este aniversario –a menos de un mes de los 80 años del comienzo de la dictadura franquista en todo el territorio nacional y del exilio masivo de cerca de medio millón de personas– cuando, en la plaza Colón de Madrid, el tridente de las derechas hizo su concentración “españolista”, pinchando en cuanto a expectativas, con un manifiesto explícitamente mentiroso contra el gobierno “sociata” y por la “unidad de España”. 

Lo hicieron reproduciendo la matriz de apropiación de España que el pasado imperialista del reino enraizó en un franquismo heredero directo del pacto de sangre: primero del ejército colonial en Marruecos y, después, de la Guerra Civil. Una idea de España que impregnó “estructuras históricas” del país a través del ejercicio de su victoria durante 40 años. 

El tripartito reaccionario y neoliberal se ha podido apropiar en el discurso mediático de otros dos conceptos, después de que la crisis de régimen pasara a tener como eje lo nacional y dejara como contradicción secundaria, consciente, lo social y sistémico, a partir de la fase del procés que arrancó en septiembre de 2017. Se están apropiando descaradamente del significante de la “Constitución” vigente,como señaló la exministra de Hacienda en el debate de Presupuestos, y del término “democracia”, ya raptada por otros con anterioridad, en coyunturas históricas tanto de disputa como de ejercicio de hegemonía. Pero tiene su peliaguda particularidad que estos raptores sean reaccionarios neoliberales en un ciclo avanzado de la crisis de régimen político que venimos atravesando, abierta a partir de la crisis estructural de esta fase tardía del sistema-mundo en el que vivimos. 

Peligrosa especificidad coyuntural por tanto, la de esta apropiación del significante “democracia” por las tres derechas. Combinada con la ofensiva frente al movimiento feminista, con estrategias bien distintas, aunque reaccionarias por igual si atendemos a su papel dentro de la reproducción estructural del orden de poder. Ciudadanos es la pata del trío cuya estrategia se centra, una vez más, en la apropiación. En este caso es un intento de distorsionar lo que han sido y lo que son los feminismos, en estos tiempos de viejas mentiras, “moderna” propaganda de masas y, sobretodo, posverdad tardo-capitalista. 

La triple apropiación

Pues bien, desde la triple apropiación –España, Constitución, Democracia-, las tres cabezas del tridente de derechas adjetivaron a Sánchez como presidente ilegítimo, traidor, golpista, y lo que sería traducido en Latinoamérica como “vendepatrias”, aunque, claro, no al imperialismo estadounidense o los intereses de los lobbies europeos y globales -eso en sus mentes discursivas es “atraer capitales, modernidad y futuro”- sino a los “golpistas que quieren liquidar España”. El autoerigido como “bloque constitucionalista” no ceja en denominar, con cinismo histórico, al “proceso” independentista centrado en el ilegalizado referéndum del 1 de octubre, como “golpe de Estado” y “golpe a la democracia”. 

Recapitulando: el día del aniversario de la masacre de la Desbandá, los neofranquistas de Vox se hacían cargo, por acuerdo de gobierno con el PP, y por ende, con Ciudadanos, de la comisión de cultura y patrimonio para acabar con la ley de Memoria Histórica autonómica. Mientras no parábamos de oír, con aval de los grandes medios de comunicación, una suerte de banalización del mal discursiva en el uso del término golpe de Estado. En el mismo país en el que una guerra de exterminio y las posteriores prácticas sociales genocidas fueron perpetradas a partir de un golpe de Estado. 

El reino de este idealismo neoliberal, que pretende ser un proyecto civilizatorio e implica una fetichización de la construcción de subjetividades, no significa la cancelación ni de la materialidad ni de los estratos históricos en las identidades e imaginarios. 

Así que, como es bien sabido, la apropiación del „constitucionalismo‟ actual por las derechas resulta evidentemente falsaria: la Constitución se asienta en un modelo de “Estado autonómico” y quien lo ataca hoy, como hacen Ciudadanos, el PP de Casado y Vox, simplemente no es constitucionalista. Son otra cosa: una “contrarreforma” en relación con el régimen de poder reformulado en la transición “lampedusiana”; ya que, efectivamente, defienden la función estructural que articuló para el orden social la Constitución, siguiendo el proceso de reforma política (“de la ley a la ley”). 

La intocable e inmutable Constitución, hasta tiempos recientes en la práctica (aplicación del 135) y hasta hoy mismo en el discurso (simbólico 40 aniversario), diseñó un Estado no centralista, aunque ya estamos viendo en el Tribunal Supremo lo lejos que estuvimos y estamos del federalismo, pese a las tácticas y logros de los regionalismos. Un modelo que, en efecto, deja fuera de foco las diferencias centro-periferia del desarrollo capitalista del territorio nacional. Tal y como nos muestra el estudio de dicha lógica dentro del desarrollo nacional italiano por parte de Gramsci o el análisis de cómo la banca aseguró el desarrollo de unas zonas, financiándolas a costa del llamado subdesarrollo de las latifundistas –territorios que sufrieron las masivas emigraciones del desarrollismo tardofranquista, primero, y la sentencia para el medio rural de la modernización socialista neoliberal a partir de los 80s, tal y como testimonia el cancionero–. 

Así, el modelo de la llamada “transición pactada” –aquella correlación de debilidades, según Montalbán– dejaba fuera el sueño ideológico de la historia del imperialismo español, que ahora pretende un revival en el ordenamiento territorial del país; mientras se aseguraba, entre otras cosas, de cancelar la España republicana, en una consagración monárquica: enésima “restauración” borbónica. 

Pues bien, hablando de correlación de fuerzas, o de debilidades, el nacionalismo catalán nos dejó atónitos a aquellos que jamás pensamos, antes de octubre del 2017, que el pulso independentista era un farol con cartas en blanco. Un “idealismo naif posmo” que se reducía a su imaginario autorreferencial: a su propia construcción de la idea de España, de ellos mismos como catalanes, y de Europa, frente al poder de un Estado moderno y sus monopolios de la fuerza y la violencia. Alucinante con lo que ha llovido en el mundo: esos monstruos de la “razón moderna” y, ya a estas alturas, posmoderna. 

De hecho, el independentismo continúa igual en las primeras semanas del histórico juicio, acusados vergonzosamente de sedición y rebelión, además de por desobediencia y malversación. Por dicha continuidad, lógica por otro lado, ni escuchamos diferenciar entre los dos presos políticos y los otros diez presos de conciencia por hechos de naturaleza política, sentados en el banquillo; ni aprobaron los presupuestos del gobierno Sánchez, negociados (peleados) en mínimos por Unidos Podemos. 

Las fatigas del PSOE

Y llegamos a este intento discursivo del PSOE por cerrar una doble crisis: la del Régimen del 78 y la de la socialdemocracia, en tiempos de hegemonía neoliberal poscrisis económica 2008. Eso han sido estos meses en el ejecutivo, la “restauración” de la centralidad del régimen político con loas, aunque acomplejadas y vacías, al diálogo. Un diálogo sacralizado en el relato del imaginario transicional y que ahora criminalizan los supuestos “constitucionalistas” de las derechas, por ser, en este caso, con los independentistas catalanes. El diálogo fue el justo para que el rechazo de los catalanistas a los presupuestos de la “recuperación de las políticas de ajuste y austeridad” quede patente de cara a las elecciones generales: la encrucijada del 28 de abril. 

Este intento de resucitar la socialdemocracia, modernizada con “meritocracia de notables” y tecnócratas new style, frente a las tres derechas explícitamente neoliberales –anomalía de los neofranquistas respecto al resto de Europa, cosa fundamental para el análisis–, pretende restringir la democracia a la ley: el conservadurismo constante del PSOE que nació en la transición. En este espíritu de la “transición reloaded”, la reducción de la democracia a la ley se convierte en un renovado fetiche del “fin de la historia‟ neoliberal de Fukuyama, como lo pretendió ser el relato ideológico sobre el Estado del bienestar y la “modernización Maastricht” de una España periférica dentro de la UE, a cargo de González. La ministra de Hacienda, en el debate de presupuestos, el mismo martes que comenzaba el juicio al procés, decía: “No hay democracia fuera de la ley”. En la Sexta, hasta en “El Intermedio” afirmaban que “saltarse la ley es saltarse la democracia”. 

Pero lo cierto es que la historia del empuje popular a lo sancionado por el ordenamiento jurídico no se detiene –más allá del reduccionismo naif del “procesismo”–, excepto, claro, coyunturalmente en un marco de estados de excepción permanentes. Y si no que se lo digan al movimiento negro, tan duramente reprimido, al de los derechos civiles, a los pueblos originarios, a la historia del movimiento obrero, al histórico movimiento de mujeres a lo largo de los siglos, que se lo digan al feminismo en cada lucha. Quien crea que la democracia se reduce a la ley no ve el trasfondo de las huelgas del 8M. 

Unas huelgas que se inscriben, no obstante, como todas, en una coyuntura. En este caso, de relaciones de fuerza, sistemas de poder y micropoder, de estructura y superestructura, de penetraciones de largo aliento y extremada porosidad, en la que el mismo mes que se cumplen 80 años de la victoria del franquismo en todo el territorio, con Franco todavía en Cuelgamuros, tenemos unas elecciones generales en las que nos jugamos que puedan cerrar el ciclo de crisis en el sistema política por arriba con ofensiva neoliberal reaccionaria, en un punto de inflexión decisivo de la crisis estructural del sistema- mundo, como apunta Wallerstein. Ahí es nada.

¡Hola! El proceso al procés arranca en el Supremo y CTXT tira la casa through the window. El relator Guillem Martínez se desplaza tres meses a vivir a Madrid. ¿Nos ayudas a sufragar sus largas y merecidas noches de...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

María García Yeregui

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. María García Yeregui

    Fernando, aclaro, no soy ‘excelentísima’ ni ‘señora’. Independientemente del trabajo de los editores de poner un título corto, que atraiga al lector y refiera al final del texto, combinado con una foto de ‘la Desbandá’, masacre con la que arranco el artículo como un ejercicio de memoria centrada en las estelas de las represiones (con el poso de W. Benjamin) y sus aniversarios, las fechas; concluyo por tu comentario que no tienes mucha idea sobre lo que es la memoria colectiva, como vestigios para las luchas hoy y el poso traumático para los colectivos represaliados, lo cual lamento. Tampoco parece que te interese adentrante sobre los llamados conflictos sobre la memoria social, la construcción de imaginarios e identidades colectivas a lo largo de la historia ni sobre la construcción de significantes en las relaciones sociales. Todo esto en caso de que te hayas ojeado el artículo (siendo generosa). Ahora bien, en caso de que te lo hayas leído, debo decirte que tienes problemas de calado con la comprensión lectora. Atentamente.

    Hace 2 años 8 meses

  2. María García Yeregui

    Fernando, aclaro, ni soy ‘excelentísima’ ni ‘señora’. Independientemente del trabajo de los editores de poner un título corto y que atraiga al lector, combinado con una foto de ‘la Desbandá’, masacre con la que arranco el artículo como la intención de hacer un ejercicio de memoria centrada en las estelas de las represiones y sus aniversarios, las fechas, concluyo por tu comentario que no mucha idea sobre lo que es la memoria colectiva y sus conflictos, tampoco de la construcción de imaginarios e identidades colectivas a lo largo de la historia, ni de la construcción de significantes. Todo esto en caso de que te hayas hojeado u ojeado el artículo (siendo generosa). Ahora bien, en caso de que te lo hayas leído, debo decirte que tienes problemas de calado con la comprensión lectora. Atentamente.

    Hace 2 años 8 meses

  3. Fernando

    Excelentísima Sra. María García Yeregui, Pero qué tipo de ensayo o relato es este? Me imagino que sabe que vivimos en el siglo XXI en una democracia consolidada. Hablar de un pasado como el que se refiere no es justo para la gran mayoría de españoles que quiere vivir en paz. For Christ sake! Escriban algo mas sério!

    Hace 2 años 8 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí