1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

ANÁLISIS

El último (y trágico) ‘bunga bunga’ de Berlusconi

La muerte por supuesto envenenamiento de Imane Fadil, una modelo de origen marroquí, de 34 años, considerada la testigo clave en el proceso Ruby, resucita las peligrosas relaciones del exprimer ministro

Steven Forti 19/03/2019

<p>Silvio Berlusconi</p>

Silvio Berlusconi

Luis Grañena

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

¡Hola! El proceso al procés arranca en el Supremo y CTXT tira la casa through the window. El relator Guillem Martínez se desplaza tres meses a vivir a Madrid. ¿Nos ayudas a sufragar sus largas y merecidas noches de fiesta? Pincha ahí: agora.ctxt.es/donaciones

Si no han visto Silvio (y los otros) deberían verla. Permítanme empezar el artículo con esta sugerencia cinematográfica porque la última película de Paolo Sorrentino, dedicada a Silvio Berlusconi y sus fiestas repletas de escorts de lujo, es la mejor banda visual de la historia que les voy a contar. Una historia, dicho en passant, que no necesita de ningún añadido picante ni exageración porque ya de por sí es una mezcla entre una peli porno, un culebrón latinoamericano y una de espías. No falta ningún elemento. Más bien sobran. Hay personajes o acontecimientos que un buen guionista eliminaría de un filme por parecer demasiado forzados: unas jóvenes chicas que se prestan a juegos sexuales a cambio de dinero y de regalos en las villas de un primer ministro; testigos sobornados durante el juicio; condenas y absoluciones inesperadas; la aparición de sectas satánicas; el suicidio asistido de un abogado que deja un testamento-confesión; la muerte súbita de una testigo clave, la intervención de un supuesto agente secreto sirio... La realidad supera a la ficción, sobre todo cuando se trata de Italia.

Empecemos por el final. El pasado 15 de marzo se hizo pública la noticia de la muerte de Imane Fadil, una modelo de origen marroquí de 34 años, considerada la testigo clave en el proceso Ruby ter (el tercer proceso de la serie Ruby Robacorazones), en el que está acusado, una vez más, Silvio Berlusconi por las fiestas conocidas mundialmente como bunga bunga.

Fadil había ingresado en el hospital Humanitas de Rozzano, cerca de Milán, el 29 de enero: tras un mes de agonía, falleció el 1 de marzo. Los médicos descartaron todas las patologías. También los análisis sobre un posible envenenamiento dieron resultado negativo, aunque mostraron unos niveles muy altos en la sangre de metales como cadmio, antimonio, cromo y molibdeno. Queda, pues, la sospecha de que la muerte de Fadil se deba a “una mezcla de sustancias radiactivas difícilmente localizable en el mercado”, como apuntaba La Stampa. Para más inri, cuando ya estaba ingresada, la joven declaró a su abogado que estaba convencida de que la habían envenenado. La Fiscalía de Milán ha abierto una investigación por homicidio voluntario.

Hasta aquí los hechos, lo demás son suposiciones o fantasías. Todo el mundo está a la espera de la autopsia, que debería conocerse esta misma semana y que podría aclarar más las cosas. Quizás fue profético el director de este periódico, Miguel Mora, por entonces corresponsal en Italia de El País, cuando, en una rueda de prensa celebrada el 11 de septiembre de 2009 en Cerdeña, sugirió a Berlusconi que echara veneno en el café de los periodistas, recordando sus malas relaciones con la prensa progresista. 

¿Quién era Imane Fadil? 

Fadil había participado allá por 2010 en media docena de “cenas elegantes”, en la villa de Arcore propiedad de Berlusconi, por aquel entonces presidente del Consejo (primer ministro) de la tercera economía de la Unión Europea. Además, en aquellos meses, afirmó haber visto al excavaliere en otras dos ocasiones, y fue la primera que habló en público del bunga bunga. A Arcore la llevaron el “cazatalentos” (sic) Lele Mora y el ex director de Rete 4 Emilio Fede, históricos amigos del líder de Forza Italia y organizadores/participantes de las fiestas. Fadil contó que había bailado la danza del vientre y recibido un anillo, además de unos 5.000 euros, con la esperanza de poder tener un futuro como periodista deportiva en la televisión. Según aseguró más tarde, Fadil jamás se acostó con Berlusconi y se marchó asqueada de aquellos encuentros que describió como “fiestecillas” con muchachas desnudas, stripteases y manoseos.

"> Captura de pantalla del artículo en La Stampa.

Captura de pantalla del artículo en La Stampa. "Encuentran metales 100 veces más peligrosos que la media en la sangre de Imane. La fiscalía de Milán confirma la hipótesis del envenenamiento. La autopsia se realizará con escafrandras". 

La modelo Chiara Danese, otra de las chicas arrepentidas por haber participado en las fiestas, declaró en 2012 ante el juez que Berlusconi pedía a las muchachas que hiciesen sexo oral con el pene de una pequeña estatua, mientras él las tocaba y se hacía llamar “Papi”. Según otros testimonios, como el de la modelo Marysthell García Polanco, en las fiestas, en las que participaban políticos, empresarios y periodistas, las chicas se disfrazaban de monjas, policías o incluso de Barak Obama o de Ilda Bocassini, la fiscal que investigaba a Berlusconi, para divertir al entonces premier italiano de 74 años. Un papel protagonista jugaba Nicole Minetti, una ex showgirl elegida diputada regional en Lombardía por Forza Italia. No se olviden de este nombre.

Junto a Danese y otra joven llamada Ambra Battilana, Fadil se constituyó como parte civil en el juicio contra el Cavaliere y otra veintena de personas porque se consideró perjudicada por el clamor mediático negativo de toda la historia. En los años siguientes, según ella misma declaró, rechazó todo tipo de intentos de corrupción por parte de Berlusconi y su entorno para que cambiara su testimonio durante el juicio. En la última entrevista que concedió, el pasado enero, afirmó que siempre había dicho la verdad, al contrario de otras de las chicas que participaron en las fiestas, y que estaba pagando por ello. Fadil estaba escribiendo un libro, cuyo título debía ser Encontré al diablo, donde describía el ambiente de los bunga bunga, llegando a afirmar que Berlusconi era parte de “una secta que invocaba al demonio”, según relata el periodista de Il Fatto Quotidiano Luca Sommi, que ha podido leer una parte del manuscrito, que ha sido secuestrado por la policía tras el fallecimiento de la joven.

Ruby Robacorazones y otras chicas del montón

Hagamos un poco de historia. Todo empezó la noche del 27 de mayo de 2010. En Italia gobernaba desde un par de años antes el centro-derecha liderado por Silvio Berlusconi. La crisis de la deuda soberana acababa de estallar en Europa: a principios de aquel mes, Grecia había sido “rescatada” por la Troika, y Zapatero había aplicado las primeras medidas de austeridad. El euro se tambaleaba, las primas de riesgo de los países mediterráneos comenzaban a dispararse.

En la comisaría de Milán apareció Karima El Mahroug, de nombre artístico Ruby Robacorazones, una joven marroquí de 17 años de edad: la policía la llevó a declarar porque su entonces compañera de piso la había acusado de haberle robado unas joyas y algunos millares de euros. Unas horas más tarde, avisado por la escort brasileña Michelle Conceição, el Cavaliere, que se encontraba en París por una reunión de la OCDE, llamó por teléfono al jefe de gabinete de la comisaría, Pietro Ostuni, para pedirle que se entregase a Ruby a Nicole Minetti. Ruby se volvió a casa con la entonces diputada regional. Problema resuelto, aparentemente. 

Sin embargo, a finales de octubre de 2010 explotó el Rubygate: la Fiscalía empezó a investigar a Berlusconi por concusión por haber abusado de su rol institucional para pedir la liberación de Ruby con el objetivo de cubrir un delito de prostitución de menores. ¡Boom! La defensa sostuvo que el inefable premier italiano había dicho a la policía que Ruby era la sobrina del entonces presidente egipcio, Hosni Mubarak, para evitar una crisis diplomática. Vaya por delante que Ruby es marroquí y no egipcia. Gianfranco Fini, entonces presidente de la Cámara y cada vez más alejado de su aliado, definió la situación como “embarazosa” para el país.

No era la primera vez que Berlusconi acababa bajo los focos de la justicia por escándalos eróticos-festivos: en 2009, la modelo pullesa Patrizia D’Addario le había acusado de alojar coca-parties (fiestas con cocaína) y de haberla invitado al lettone di Putin (una cama enorme regalada por Putin) en el romano Palacio Grazioli, durante unos festejos organizados por el empresario Gianpaolo Tarantini (posteriormente condenado). Y en la primera página de El País (y luego de medio mundo) se habían publicado las fotografías del entonces primer ministro checo Mirek Topolanek retozando en pelotas junto a varias chicas desnudas en la piscina de Villa Certosa, la casa de veraneo de Berlusconi en Cerdeña.

En 2011 empezó el primer proceso del Rubygate. El otoño siguiente, Berlusconi tuvo que dimitir por la dramática situación financiera italiana y las repetidas crisis en su mayoría de gobierno. Bruselas impulsó el Ejecutivo técnico de Mario Monti, y en la primavera de 2013, tras unas elecciones con resultado incierto que catapultaron en el Parlamento al Movimiento Cinco Estrellas, se formó el Gobierno de gran coalición de Enrico Letta. En junio, el Tribunal de Milán condenó a Berlusconi a siete años de cárcel por los delitos de prostitución de menores y concusión, además de inhabilitarlo de por vida. La carrera política del fundador de Fininvest parecía haber llegado a su fin. Sin embargo, el año siguiente la magistratura cambiaba de parecer y absolvía in toto a Berlusconi porque “el hecho no constituía delito”; si bien no se negaba que hubo prostitución, se concluía que el investigado “no conocía la edad de la muchacha”, en referencia a Ruby. La Casación confirmó esa sentencia en marzo de 2015. Berlusconi estaba otra vez políticamente vivo, en síntesis, aunque el fiscal Eduardo Scardaccione declarase que el episodio era “digno de una película de Mel Brooks, por el cual fuimos el hazmerreír del mundo entero”. No cabe duda de ello.

Más mambo: soborno a testigos

No obstante, el affaire no acabó ahí. La magistratura abrió otras investigaciones judiciales: en el Ruby bis, Lele Mora, Emilio Fede y Nicole Minetti fueron finalmente condenados a penas de entre dos y seis años por favorecimiento de la prostitución. Mientras que en el Ruby ter se investigan –aún no ha habido ninguna sentencia, ni del tribunal de primera instancia– las supuestas corrupciones de testigos: Berlusconi habría pagado a las chicas involucradas para que declararan en el primer juicio que los bunga bunga no eran nada más que “cenas elegantes”. Y es aquí donde estaba jugando un rol nada desdeñable Imane Fadil que, junto a Danese y Battilana, explicó a los magistrados que el ex Cavaliere habría pagado, tras el estallido del Rubygate, unos diez millones de euros para que las chicas que vivían en la famosa via Olgettina se callasen: sobres con dinero, alquiler pagado, coches, joyas y un largo etcétera. Las demás lo niegan, empezando por la mismísima Ruby, que se alegró mucho de la absolución de Berlusconi en 2014.

Como suele pasar Alpes abajo, el juicio Ruby ter se estaba alargando entre aplazamiento y aplazamiento por una razón u otra, incluida la actividad política de un redivivo Berlusconi que a sus 82 años ha decidido presentarse como candidato a las próximas elecciones europeas, vendiéndose como una especie de muralla contra la deriva nacional-populista de la Liga de Salvini (con la cual, por cierto, sigue aliándose a nivel local y regional). Sin embargo, a principios de enero de este año estalló la primera bomba, metafóricamente hablando: se hicieron públicas las declaraciones que hizo poco antes de morir uno de los exabogados de Ruby, Egidio Verzini. En una especie de testamento, Verzini, que había decidido un mes antes suicidarse en Suiza para evitar la agonía de un cáncer que le habían diagnosticado, afirmaba que Berlusconi había dado cinco millones de euros a Ruby, para que la chica callase, mediante una transferencia realizada a través de un banco en Antigua. Según Verzini, que explicó también el papel clave jugado por Niccolò Ghedini, histórico abogado y colaborador del expremier, Karima El Mahroug se habría embolsado tres millones de euros, mientras que los dos restantes se los habría quedado el entonces compañero de la marroquí, Luca Risso.

Y el supuesto espía sirio

Unas semanas después Fadil ingresa en el hospital. Estalla la segunda bomba. También porque los magistrados vuelven a dar importancia a unas declaraciones hechas por la fallecida hace unos años, en las que explicaba que en la primavera de 2011 fue contactada por un supuesto intermediario sirio, Saed Ghanaymi. Fadil quedó con el hombre, que le dijo llamarse Marco y ser amigo de Berlusconi, en el aeropuerto milanés de Linate. Ghanaymi le dió un teléfono para que pudiera hablar sin ser interceptada: “Me decía de coger un taxi e ir a Arcore para que me dieran dinero. Creo que era un hombre de los servicios secretos”, declaró Fadil. Antes su negativa, el hombre la habría amenazado y le habría “aconsejado” quedarse callada. La fiscalía lo encontró y lo interrogó, pero Ghanaymi lo negó todo y dijo “no recordar” si pertenecía a los servicios.

Tras la muerte de Fadil, Berlusconi ha negado públicamente haberla conocido, mientras Emilio Fede, condenado en el juicio Ruby bis, ha declarado que sí, que él la conocía: “La quería mucho. Era una buena chica con problemas económicos, su familia era pobre. Un par de veces le pagué el taxi”, afirmó. Según el director de Il Fatto Quotidiano e histórico anti-berlusconiano, Marco Travaglio, la muerte de Fadil no puede ser una buena noticia para el líder de Forza Italia, que lo último que quería en este momento era un nuevo escándalo en la primera página de los periódicos. Travaglio apunta a posibles “excesos de entusiasmo, favores no pedidos o mensajes chantajistas” por parte de los distintos “ambientes criminales, italianos e internacionales, que se mueven alrededor” de Berlusconi, haciendo referencia a las muchas, demasiadas, “coincidencias” que se han dado en los últimos treinta años en los asuntos judiciales que han visto involucrado al Cavaliere.

¿Fantasías? ¿Teorías conspirativas? ¿Simples coincidencias? Quién sabe. Ojalá un día se sepa la verdad, aunque parece más probable que este se sume a los muchos misterios que salpican la historia italiana. De una cosa no cabe duda: parece que el tiempo se haya parado y hayamos vuelto diez años atrás. Con los enanos y las bailarinas tomando farlopa en pelotas en la villa del capo dei capi. Sin embargo, las cosas han cambiado. Italia está aún más hundida que cuando los bunga bunga, y en vez del incombustible Silvio tenemos al pequeño Duce Salvini vistiendo el uniforme de la policía, cerrando los puertos y subiendo fotos de spaghetti al ragù a Instagram. Las dos cosas van de la mano, no os engañéis.

--------------------------------- 

Steven Forti es profesor asociado en Historia Contemporánea en la Universitat Autònoma de Barcelona e investigador del Instituto de Historia Contemporánea de la Universidade Nova de Lisboa.

Autor >

Steven Forti

Profesor asociado en Historia Contemporánea en la Universitat Autònoma de Barcelona e investigador del Instituto de Historia Contemporánea de la Universidade Nova de Lisboa.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Anónimo

    Sono una persona anonima che arriverò al punto in questo caso e non sarà così prenderli uno per uno, tenerlo sicuro perché non hanno perdono

    Hace 1 año 7 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí