1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Ese territorio del que usted no me habla

Cantabria: ese sitio pequeñito donde nunca pasa nada

Miguel Ángel Revilla y su Partido Regionalista de Cantabria serán probablemente la fuerza más votada el 26M. Recoge, así, deméritos ajenos y el valor de haber sido la única formación sin disputas internas (al menos evidentes)

Marcos Pereda 20/03/2019

<p>El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla. </p>

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla. 

Nacho Romero

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

¡Hola! El proceso al procés arranca en el Supremo y CTXT tira la casa through the window. El relator Guillem Martínez se desplaza tres meses a vivir a Madrid. ¿Nos ayudas a sufragar sus largas y merecidas noches de fiesta? Pincha ahí: agora.ctxt.es/donaciones

Tenemos de todo, señoras y caballeros, niños y niñas. Tenemos saltadoras olímpicas que confunden perros y humanos, tenemos humoristas sin gracia y graciosos sin humor, tenemos cuitas en la izquierda y puñales en la derecha, tenemos un presidente que sale mucho en la tele y bebe leche cruda. Todo con su punto bizarro y misterioso, con mucha niebla y lluvia y aire que huele a sal. Sean bienvenidos los lectores de CTXT a este rinconcito del norte que llamamos Cantabria.

¿Podemos? ¿Cuál Podemos?

Empecemos con el Frente Popular de Judea, actual denominación de Podemos Cantabria. La legislatura comenzó de manera casi inmejorable con tres diputados en el Parlamento, pero la alegría duró poco, porque la izquierda tiene esa tendencia autodestructiva tan jugosa para el cronista y tan nefasta para sus intereses.

Solo por centrarnos en los últimos tiempos (antes ya habían quedado por el camino varios rostros reconocibles) lo más grave fue, sin duda, la denuncia que tres afiliadas (entre ellas Verónica Ordoñez, diputada en el Parlamento) hicieron contra José Ramón Blanco (otro de los diputados). Por acoso laboral, nada menos. Cosa seria que, como no puede ser menos, salpicó a toda la organización.

Empezando por las primarias para ser cabeza de lista en estas autonómicas de 2019. A ellas iba a concurrir Rosana Alonso, diputada en Madrid y, por decirlo suavemente, crítica con la dirección nacional. Solo que al final fueron suspendidas cautelarmente por el Juzgado de Primera Instancia número 6 de Santander. ¿Razones? “Madrid” expulsó a Rosana Alonso considerando que tuvo conocimiento del acoso laboral que señalamos antes y no actuó en consecuencia. Alonso acudió a la vía judicial. De haberse celebrado las primarias su gran rival iba a ser Verónica Ordóñez, una de las denunciantes del supuesto acoso. Un juego de tronos (por usar referencias afines a los líderes de la formación) realmente desagradable.

Volvamos a esa denuncia. La misma no llegó a ser concretada en un primer momento porque José Ramón Blanco cogió una baja laboral que le llevó a estar dos meses sin aparecer por el Parlamento. Van siguiendo el desbarajuste, ¿no? Cuando retornó a su escaño, Ordoñez solicitó a la Cámara sentarse en la bancada regionalista, porque no quería hacerlo “junto a un maltratador”. Por cierto, estaba ya de esas suspendida cautelarmente de su militancia en Podemos Cantabria por resolución del Consejo de Coordinación Regional del Partido. Un lío.

A principios del año 2019 dos de los tres diputados de Podemos (a saber, el citado Blanco y Alberto Bolado) deciden desvincular la marca cántabra de la dirección nacional de Podemos. Lo hacen tras una reunión a la que no es invitada Verónica Ordoñez, quien es acusada de maniobrar para que desde Madrid se dé un “golpe de timón” en Cantabria. Golpe que efectivamente llega vía gestora, que es como parece se intentan arreglar siempre estas cosas. Ordoñez opta por separarse del grupo parlamentario porque el mismo, según sus propias palabras, “no representa a Podemos”. Si añadimos a esto que Blanco y Bolado están suspendidos de militancia (por “denigrar la imagen del partido con sus actos particulares”) es posible afirmar que Podemos no tiene, hoy, representación en el Parlamento de Cantabria. Problemas sí…problemas tienen un montón.…

Previsión: “El mineralismo va a llegar”. Fernando Arrabal.

Pablo Casado quiere medallas olímpicas

También hay mar gruesa en el Partido Popular. Y eso sorprende más, porque si la izquierda siempre ha sido mucho de sacarse los ojos por un quítame allá esos Trotskis los conservadores (liberales centristas, dicen ahora) se han caracterizado por asumir el caudillaje sin mayores problemas. Pero estos tiempos están locos, y hay mucho político millennial que quiere cambiarlo todo (lampedusianamente, a poder ser).

En marzo de 2017 el PP de Cantabria se enfrentaba a un desgarrador proceso de primarias (ese invento de rojos y masones). Concurrían Ignacio Diego, antiguo presidente de la Comunidad Autónoma y representante (sintetizando el asunto, ¿eh?) del ala “tradicional”, y María José Sáenz de Buruaga, antaño mano derecha (valga la redundancia) del anterior y ahora precursora de una “renovación tranquila”. A nadie se le escapaba que la segunda era la candidata de Íñigo de la Serna, entonces ministro de Fomento, y por extensión del ala “Sorayista” de los populares. Ya ven, Falcon Crest. El caso es que Diego ganó entre los afiliados pero los compromisarios confiaron, oh sorpresa, en la aspirante Saénz de Buruaga (por cuatro votos, y entre gritos, algo tímidos, de “tongo, tongo”). Cuentan que esos días se rumiaron todo tipo de deserciones, fundaciones de nuevos partidos y, en general, formas de hacer la puñeta a los nuevos.

Al final, nada de nada. Esperar vientos mejores, que nuestra realidad es mutable. E irónica. Apenas un añito más tarde el PP se vio abocado a una sucesión por primarias (las carga el diablo, háganme caso), y allí las cosas fueron igual, pero al revés. Sáenz de Santamaría sacó más votos de los afiliados pero palmó entre los compromisarios frente a un fofisano de provincias con sonrisa lobuna y verbo de la Restauración. En Génova mandaban quienes perdieron en Cantabria, y eso nunca trae buenos augurios. A principios de este 2019 nuestro palentino predilecto saltaba por encima (ojo al chiste) de lo decidido meses antes y nombraba candidata a Ruth Beitia. Atleta de fama, campeona olímpica nada menos. Llevaba desde 2011 en el Parlamento de Cantabria. En ocho años hizo cuatro preguntas orales y ganó once medallas en competiciones de tipo internacional. De sus cualidades como deportista habló Casado para justificar su elección. Mal síntoma.

Duró poco Beitia. Pero, eso sí, aprovechó el tiempo. Una primera intervención leyendo fichas que se obstinaban, las muy sinvergüenzas, en no pasar (con el consiguiente misterio sobre si el discurso había acabado o no), una desafortunada entrevista con Carlos Alsina en la que comparó la violencia de género con la violencia contra los animales porque “todos son seres humanos” y, en general, varios cuchillos volando en su propia sede la hicieron desistir. Doce días después de que Casado utilizase su plenipotenciario dedo para señalarla, Beitia dimitió. En su lugar el PP presentará a María José Sáenz de Buruaga…sí, sí, esa que ganó las primarias y a la que luego relegaron. “A veces el segundo plato es el más esperado de un banquete”, dijo al volver. Ya ven. Aguas mansas y tranquilas. Cantabria es feudo tradicionalmente conservador y tienen en Santander una de sus plazas fuertes, pero…

Previsión: “Qué hostia, coño, qué hostia”. Rita Barberá. 

Las mil dudas del PSOE

El PSOE llega a estas elecciones de la misma forma que viene llegando el PSOE a todas las elecciones los últimos años: en un mar de dudas y con cien facciones internas enfrentadas entre sí.

La cosa es que en mitad de legislatura se celebraron primarias en Cantabria, un poco al calor de los vaivenes que el partido sufría a nivel nacional. Y aquí se impuso la opción, llamémoslo así, “sanchista”. Solo que en Cantabria el PSOE estaba en el gobierno, y precisamente eran los “perdedores” quienes ostentaban cargos de importancia. En otras palabras, que hasta en un lugar aparentemente tranquilo para sus intereses logró el partido salir en los papeles (dimisión de consejero incluida, que nunca viene mal para animar a los “haters”). El candidato será, definitivamente, Pablo Zuloaga, quien ha multiplicado su presencia mediática en los últimos tiempos y hasta se ha comprado un puesto de Delegado del Gobierno. También han salpicado al partido algunos escándalos, no se crean. A Pedro Casares, candidato a la alcaldía de Santander, por ejemplo. La causa está hoy archivada, pero no duden que algunos sacarán a pasear los megáfonos en época electoral por aquello del “difama, que algo queda”.

Previsión: Estancamiento o incluso ligera subida electoral. Pérdida de poder. Desconcierto general. 

¿Humorista? ¿Qué humorista?

Ciudadanos también tiene lo suyo, no se crean, aunque como la formación es más joven (de años, no hablo de espíritu) pues no da para relato histórico de risas e ignominias. En fin, que los naranjas sacaron un par de diputados en las anteriores elecciones y si ustedes van ahora a la página del Parlamento de Cantabria verán que solamente uno consta con esas siglas. El otro se perdió por el camino. Vamos, que es un tránsfuga. Una excepción. En el ayuntamiento de Santander hubo también otro par de excepciones. Las mismas que concejales de Ciudadanos, por cierto. En fin, fruslerías. Bueno, también en el ayuntamiento de Piélagos los dos ediles de Ciudadanos se dieron a eso del transfuguismo. En el Parlamento, en el municipio más poblado de Cantabria, y en el quinto en censo. Sin representación en los situados en segundo, tercer y cuarto lugar. Pleno.

Pero bueno, que ya ha dicho Félix Álvarez que eso han sido pequeños errores que se van a reconducir en el futuro. Félix Álvarez (o “Felisuco”) es un antiguo (dicen) cómico que será número uno por Ciudadanos al Parlamento de Cantabria. A la hora de escribir esto no se han celebrado primarias, pero a “Felisuco” lo miman en Madrid como un padre mima a su hijo futbolista, y no se prevé sorpresa alguna (ya ha sido diputado nacional merced a un dedazo de los gordos).

Ciudadanos parece tener prietas las filas. Que su candidato no tenga demasiada labia y estudios escasos parece importar poco al electorado naranja, que busca mimetizar en Cantabria la aparente subida que va a tener en otros lugares.

Previsión: subida apreciable e incomprensible. Veletismo ideológico. Posible toque de poder vía pactos de gobierno.

El Partido de Revilla  

Y, por último, nos queda el Partido Regionalista de Cantabria. El PRC. O el de Revilla, si vive usted al sur de Valderredible. Revilla, Miguel Ángel Revilla, Revilluca, es ese señor mayor con bigote que sale tanto en la tele. ¿Sí? ¿Ya le van situando?

Pues bien, Revilla se presenta a estas elecciones con el PRC. No con El Hormiguero, ni con La Sexta Noche, ni con la editorial que publica sus libros, ni nada de eso. Allí no hay contestación interna, porque el rostro de su presidente es el rostro (prácticamente único) del partido. Con todo lo bueno y lo malo que ello representa, por cierto. Aguas tranquilas en una casa donde Revilla (el de la tele, el de las anchoas) ha sido cabeza de lista en todas las elecciones autonómicas que se han llevado a cabo en Cantabria. De 1983 en adelante varias generaciones de votantes regionalistas han visto su mostacho en los carteles.

Da resultado, no se crean. Si se cumplen los pronósticos es posible que alcance la posición de fuerza política más votada en las autonómicas, algo impensable hace unos años. Recoge, así, deméritos ajenos y el valor de haber sido la única formación sin disputas internas (al menos evidentes) desde que los dinosaurios dominaban la Tierra. Solo hay una persona, una imagen perfectamente reconocible a través de la tele. Se comenta que la renuncia de la candidata popular frustró uno de los mayores espectáculos catódicos de los últimos tiempos: un debate con Revilla, Felisuco y Ruth Beitia de contendientes.

Pena eterna por tal pérdida.

Previsión: alcanza la posición de fuerza más votada. Repite en el Gobierno de la Comunidad Autónoma, con unos u otros.

Visiten Cantabria, amigos. Es un sitio muy bonito. Y, a veces, bastante tranquilo. Aunque en política parezca lo contrario. 

Autor >

Marcos Pereda

Marcos Pereda (Torrelavega, 1981), profesor y escritor, ha publicado obras sobre Derecho, Historia, Filosofía y Deporte. Le gustan los relatos donde nada es lo que parece, los maillots de los años 70 y la literatura francesa. Si tienes que buscarlo seguro que lo encuentras entre las páginas de un libro. Es autor de Arriva Italia. Gloria y Miseria de la Nación que soñó ciclismo y de "Periquismo: crónica de una pasión" (Punto de Vista).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí