1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Una demanda por discriminación de género institucionalizada

Las jugadoras de fútbol de EE.UU. reclaman daños y perjuicios a su Federación tras sufrir discriminación salarial y peores condiciones de trabajo que sus homólogos masculinos pese a obtener mejores resultados y generar importantes ingresos económicos

Ricardo Uribarri 3/04/2019

<p>Selección femenina de fútbol de EE.UU.</p>

Selección femenina de fútbol de EE.UU.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

¡Hola! El proceso al procés arranca en el Supremo y CTXT tira la casa through the window. El relator Guillem Martínez se desplaza tres meses a vivir a Madrid. ¿Nos ayudas a sufragar sus largas y merecidas noches de fiesta? Pincha ahí: agora.ctxt.es/donaciones

“Siempre cree en ti mismo. Lucha por lo que vales. Y nunca aceptes menos. Nunca”. La frase, pronunciada por Megan Rapinoe, una de las mejores futbolistas estadounidenses, puede resumir el espíritu de la lucha emprendida por las componentes de la selección femenina de ese país, que han presentado una denuncia contra su Federación por “discriminación de género institucionalizada”. Un dato sería suficiente para justificar su iniciativa. Ellas, que tienen el triple de títulos que sus homónimos masculinos, ganan tres veces menos. Pero siendo importante esa cuestión, no se trata sólo de un problema económico. Hay mucho más detrás.

La reclamación contra la Federación de Fútbol de EE. UU. está basada en dos causas: violación de la Ley sobre igualdad de retribución y violación del Título VII de la Ley de Derechos Civiles de 1964: discriminación por razón de sexo

Las 28 jugadoras que firman la demanda decidieron presentarla ante un Tribunal Federal de Los Ángeles el 8 de marzo, el Día Internacional de la Mujer Trabajadora, como gesto simbólico de su reivindicación. Es el paso que han decidido dar después de que la queja presentada por cinco de ellas hace tres años ante la Comisión de Igualdad de Oportunidades en el Trabajo (una agencia federal que vela por la no discriminación laboral) no haya tenido una resolución a día de hoy. Una vía que ahora queda anulada al recurrir a la senda judicial. La reclamación contra la Federación de Fútbol de Estados Unidos (USSF) está basada en dos causas: violación de la Ley sobre igualdad de retribución (conocida como Equal Pay Act) y violación del Título VII de la Ley de Derechos Civiles de 1964: discriminación por razón de sexo. Las demandantes han solicitado un estatus de acción de clase para poder representar a cualquier jugadora que forme o haya formado parte de la selección desde el 4 de febrero de 2015. Reclaman una compensación por daños y perjuicios que en caso de una sentencia favorable podría ser de varios millones de dólares.

Cuando algún colectivo femenino vinculado al deporte protagoniza una reclamación para mejorar sus condiciones laborales siempre aparecen los mismos argumentos en contra: “las mujeres no tienen nivel; ofrecen menos espectáculo; tienen menos audiencias; generan menos dinero…”. Unas justificaciones que no se cumplen en este caso. ¿Menos nivel? Las estadounidenses pueden presumir de haber ganado tres veces el Mundial y cuatro veces los Juegos Olímpicos. El resultado más destacado en esos torneos de la selección masculina estadounidense es un tercer puesto en el Mundial de 1930. ¿Audiencias? La final del Mundial de 2015 que disputó y ganó la selección femenina fue el partido de fútbol más visto en la historia de Estados Unidos, con una audiencia de 23 millones. ¿Menos dinero? La Federación aduce que “las realidades del mercado son tales que las mujeres no merecen ser pagadas por igual que los hombres”. Sin embargo, las jugadoras explican que ni siquiera en los momentos en los que ellas han generado más dinero del previsto se ha corregido la enorme desigualdad. Y ponen como ejemplo que en 2016 excedieron hasta en 16 millones de dólares la previsión de ganancias de la Selección.

EN EL MEJOR DE LOS CASOS, ELLAS GANARÁN 99.000 DÓLARES, QUE SERÍA EL 38% DE LA MEDIA QUE INGRESAN LOS HOMBRES

El enfado de las internacionales estadounidenses se entiende mejor al comprobar que la USSF pagó a los componentes de la Selección masculina 5.375.000 dólares tras ser eliminados en octavos del Mundial de 2014 mientras que un año después abonó 1.725.000 dólares a las mujeres que ganaron el Mundial. Los dirigentes se defienden diciendo que los premios provienen de lo que paga la FIFA a las federaciones. Una cantidad mucho mayor en el torneo masculino, 400 millones de dólares, que en el femenino, apenas 30 millones de dólares. Pero las peticiones de las jugadoras se centran también en las condiciones de base que tienen estipuladas unas y otros a la hora de disputar partidos. Las jugadoras reciben la cantidad de 72.000 dólares al año por jugar un mínimo de 20 partidos amistosos y aparte tienen un bono de 1.350 dólares por victoria siempre y cuando sea a una de las 10 primeras selecciones del ranking. Es decir, pueden ingresar, como máximo, 99.000 dólares en el caso de que ganen todo. Por su parte, los hombres no tienen un salario fijo pero reciben una cifra que va de los 5.000 a los 17.000 dólares dependiendo del rival y sin que se tenga en cuenta el resultado. Con lo cual pueden lograr un mínimo de 100.000 dólares aunque pierdan todos los encuentros. La media real de sus ingresos es de 263.000 dólares. De esa forma las jugadoras sólo lograrán, en un supuesto optimista, el 38% en relación a lo que ganen ellos.

Las internacionales también hacen hincapié en otros aspectos importantes en los que, a su juicio, notan un trato desigual al que reciben los jugadores. En la demanda señalan que “la Federación no ha logrado promover la igualdad de género, se ha negado obstinadamente a tratar a sus empleadas que son miembros del equipo nacional por igual que a sus empleados que son miembros de la Selección masculina”. Ellas reclaman una mayor promoción de su actividad, mejor programación de partidos, mejoras en tratamientos médicos y desplazamientos y no tener que volver a disputar partidos en campos de césped artificial, donde se corre más riesgo de lesiones. En los últimos años han jugado hasta un 21% de sus encuentros en esa superficie por tan sólo un 2% de los hombres. La Federación afirma haber corregido ese aspecto ya que desde 2018 la Selección femenina no ha vuelto a disputar un partido en césped artificial.

El sindicato que representa a las jugadoras no ha formado parte de la demanda pero ha mostrado su total apoyo a las futbolistas, lo mismo que ha hecho el sindicato de jugadores masculinos, que ha señalado que “esperamos que el fútbol estadounidense responda a las demandas de asociaciones de jugadores para poder avanzar con una compensación justa y equitativa para todos los jugadores de Estados Unidos”.

Ya en mayo de 2016 el Senado de Estados Unidos aprobó una resolución no vinculante en la que instaba a la Federación  “a eliminar inmediatamente la desigualdad salarial de género y tratar a todos los deportistas con el mismo respeto y dignidad”. La institución deportiva contestó alegando que la selección masculina puede recibir en ocasiones mayor compensación económica por su trabajo en virtud de que generan más dinero, pero que cualquier diferencia de salario no estaría nunca motivada por discriminación de género.

Tras la presentación de la demanda, la USSF ha explicado también que en la dura negociación llevada a cabo en 2017 para firmar un nuevo convenio colectivo, se llegó a un acuerdo por el cual las jugadoras cedían en su pretensión de obtener una remuneración absolutamente igual a cambio de una mejora en los salarios y en las condiciones de trabajo, así como la concesión de buscar oportunidades comerciales a través de su sindicato. Un pacto que, sin embargo, dos años después ya no satisface a las jugadoras porque entienden que muchas de esas medidas no se han cumplido de la manera correcta y que las disparidades con sus homólogos masculinos siguen siendo importantes.

La final del Mundial de 2015 que disputó y ganó la selección femenina fue el partido de fútbol más visto en la historia de Estados Unidos, con una audiencia de 23 millones

Una desigualdad que choca con lo marcado en el Título IX de las Enmiendas de Educación de 1972, una Ley federal que dice que “ninguna persona en los Estados Unidos debe, con base en el sexo, ser excluida de la participación en, que se le nieguen los beneficios de, o ser sujeto a discriminación bajo cualquier programa o actividad educativa que reciba asistencia financiera federal”. La norma obliga a las escuelas a proporcionar a los deportistas de ambos sexos las mismas oportunidades de participar en deportes. También tiene que tratar de manera igualitaria a los equipos masculinos y femeninos en lo que se refiere al acceso a entrenadores, instalaciones y otros recursos. Gracias a esa legislación, muchas mujeres han podido competir al más alto nivel en su disciplina en Estados Unidos, incluidas varias de las que integran la selección de fútbol. Una filosofía que, sin embargo, se rompe en casos como este.

En 1972 Billie Jean King creó la Asociación de Mujeres Tenistas para reivindicar sueldos dignos para las jugadoras, llegando a boicotear el Abierto de Estados Unidos y creando un torneo paralelo. Las saltadoras de esquí libraron una batalla legal de un año para poder competir en los Juegos Olímpicos de Invierno a partir de 2014. El equipo de hockey femenino llegó a amenazar a su federación con no acudir al Mundial de 2017 para lograr unos salarios justos. Ahora le llega el turno al fútbol femenino. Jugadoras como Carli Lloyd, Megan Rapinoe, Alex Morgan o Crystal Dunn, que son referentes y han apoyado la lucha por los derechos LGBT o la igualdad racial, entienden que es el momento de perseverar en una lucha que sirva de ejemplo para el futuro. Morgan lo dejó claro en una entrevista en el Wall Street Journal. “Cada una de nosotras está extremadamente orgullosa de vestir la equipación de Estados Unidos y nos tomamos seriamente la responsabilidad que eso conlleva. Creemos que la lucha por la igualdad de género en el deporte es parte de esa responsabilidad".

¡Hola! El proceso al procés arranca en el Supremo y CTXT tira la casa through the window. El relator Guillem Martínez se desplaza tres meses a vivir a Madrid. ¿Nos ayudas a sufragar sus largas y merecidas noches de...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ricardo Uribarri

Periodista. Empezó a cubrir la información del Atleti hace más de 20 años y ha pasado por medios como Claro, Radio 16, Época, Vía Digital, Marca y Bez. Actualmente colabora con XL Semanal y se quita el mono de micrófono en Onda Madrid.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí