1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Cristianas y feministas: una revolución desde dentro

Frente a quienes afirman que la religión es incompatible con la igualdad, ellas defienden el mensaje emancipador de la Biblia

Nerea Balinot 3/04/2019

<p>María Magdalena (Rooney Mara) en la película homónima de 2018.</p>

María Magdalena (Rooney Mara) en la película homónima de 2018.

UNIVERSAL SPAIN

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

¡Hola! El proceso al procés arranca en el Supremo y CTXT tira la casa through the window. El relator Guillem Martínez se desplaza tres meses a vivir a Madrid. ¿Nos ayudas a sufragar sus largas y merecidas noches de fiesta? Pincha ahí: agora.ctxt.es/donaciones

La primera gran provocación de las feministas norteamericanas fue leer la Biblia.

Susan B. Anthony y Elizabeth Cady Stanton, pioneras del sufragismo, ya habían denunciado la opresión de las mujeres en la Declaración de Seneca Falls (1848) y habían luchado por la abolición de la esclavitud. Incluso habían roto el consenso de este movimiento al rechazar aquellas enmiendas que, en sus principios de igualdad entre razas y derecho al voto para todos los ciudadanos, olvidaron a las mujeres. Sin embargo, nadie afirmó que el mismo demonio estaba entre ellas hasta que empezaron a leer, estudiar y comentar el libro sagrado.

El resultado de esta transgresión fue La Biblia de las mujeres, una obra formada por los comentarios de decenas de expertas que buscaron a las mujeres en los textos cristianos y cuestionaron las interpretaciones masculinas que se habían hecho hasta entonces. Según Silvia Martínez, presidenta de la Asociación de Teólogas Españolas, cuando comenzaron su estudio se dieron cuenta de que ‘‘la Biblia no es lo que les estaba contando el cura’’. Entonces, se plantearon: ¿si aquí dice que todos somos hijos de Dios, por qué se margina a las mujeres? 

la religión se ha utilizado para sostener el patriarcado; sin embargo, cada vez son más quienes luchan para demostrar que la discriminación no es ‘‘palabra de Dios’’

Durante siglos, la religión se ha utilizado para sostener el patriarcado; sin embargo, cada vez son más quienes luchan para demostrar que la discriminación no es ‘‘palabra de Dios’’. Entre ellas, la teóloga Silvia Martínez, quien afirma que el cristianismo es subversivo –pues apuesta por una comunidad de iguales– pero ‘‘la religión es machista porque está dominada por hombres’’ como el resto de instituciones. Esto provoca que no sigamos el mensaje de Jesús, añade, sino el de aquellos que lo interpretan desde sus criterios patriarcales. 

Para comprender qué significan los textos sagrados en su contexto y reivindicar el mensaje igualitario de las escrituras nació el cristianismo feminista, un movimiento entre fronteras que aún es observado con recelo por los dos grandes grupos que lo conforman. 

A él llegó Margarita Pintos –teóloga, cristiana y feminista– a través de un Congreso de la Teología de la Liberación celebrado en Ginebra. Por las noches, las mujeres que quedaban excluidas de la agenda oficial se reunían en un sótano para hacer teología siguiendo los paradigmas del feminismo y, por lo tanto, denunciando ‘‘la situación de sometimiento y exclusión de las mujeres en las tradiciones religiosas’’.

Su objetivo era deconstruir los discursos machistas que inundan las iglesias, una tarea pendiente para una religión sostenida por mujeres cuya voz aún no se escucha. Mientras los obispos sugieren ‘‘abordar el papel de las mujeres’’ en el próximo sínodo y el Papa Francisco lamenta que aún no exista una profunda teología de la mujer, Silvia Martínez denuncia la invisibilización que sufren y le reprocha: ‘‘Chico, lleva haciéndose 50 años, si no te has enterado…’’ 

Las ‘‘líneas moradas’’ de la Biblia 

Como teóloga feminista, Margarita Pintos trabaja para encontrar ‘‘la línea morada de las escrituras’’, es decir, esos textos de emancipación para las mujeres que el patriarcado ha ocultado. Más allá de ese eje existen otros pasajes misóginos que no pueden negarse, admite, pero que tampoco deben acatarse. Recuerda a San Pablo afirmando: ‘‘ella se salvará por su maternidad’’ y explica: ‘‘Eso ha marcado la historia de las mujeres. Tenemos que conocerlo para saber de dónde venimos’’. 

Su teología comienza por el principio: sexto día de la creación del mundo, primer capítulo del génesis, Dios crea al hombre y la mujer –como iguales– a su imagen y semejanza. La famosa historia de la costilla es un fragmento posterior y el hecho de que predomine en el imaginario colectivo es, para Margarita Pintos, la prueba de que se ha ignorado la visión igualitaria.

Entre las mujeres destaca a María, madre de Jesús, una figura ‘‘muy potente’’ que elige libremente tener al hijo de Dios. Siguiendo la tradición de las diosas mediterráneas, explica, es nombrada theotokos, título donde lo importante es la capacidad de la mujer para concebir lo divino o, en palabras de la filósofa Edith Stein, ‘‘una mujer era el ser humano que podía ayudar a fundar el nuevo reino de Dios’’. 

Silvia Martínez, por su parte, presenta la anunciación como el relato de una vocación similar a la de Moisés: ‘‘María está envuelta en un proyecto de liberación, es una mujer proactiva y empoderada que no piensa en el varón ni en las consecuencias sociales’’. Aunque matiza que el término empoderamiento es anacrónico, ayuda a sacarla de ese rol maternal y virginal en el que está envuelta.

El movimiento de Jesús de Nazaret, continua Pintos, es igualitario. Durante su vida, encontramos numerosas mujeres acompañándolo y ‘‘no hay una palabra de reproche para ellas, más bien para los hombres que las critican’’. Eran, además, mujeres económicamente independientes –capaces de ‘‘servir con sus bienes’’, dice el evangelio– y que no necesitaban a un hombre para sostenerlas. Ellas formaron parte de la primera comunidad cristiana, permanecieron junto a la cruz cuando todos salvo uno de los doce huyeron y son las primeras a quienes Jesús resucitado se aparece. 

nadie fue tan reconocida como María Magdalena nombrada ‘‘apóstol de apóstoles’’, la primera persona en presenciar y transmitir la noticia de la resurrección

Pintos afirma que cuando el evangelio dice ‘‘Jesús se apareció a’’, está diciendo ‘‘Jesús le dio poder a’’ y, en ese sentido, nadie fue tan reconocida como María Magdalena nombrada ‘‘apóstol de apóstoles’’, la primera persona en presenciar y transmitir la noticia de la resurrección. Ella es la gran figura del cristianismo para Margarita Pintos. También, ha sido una de las más insultadas por la Iglesia. Asociada erróneamente a la prostitución desde el siglo VI, la Magdalena es la prueba de que se puede transformar ‘‘una tradición de liderazgo en una de pecado’’ para volver a colocar a las mujeres en el lugar de sometimiento, explica Silvia Martínez. 

Junto a María Magdalena –y su misión evangelizadora en Oriente– desapareció el legado de otras mujeres pioneras. ‘‘Entre el libro de los Hechos y las Cartas de San Pablo hay veintitantas mujeres con nombre que lideran comunidades: Febe, Junia, el matrimonio de Prisca y Aquila…”, todas ellas, afirma Silvia, nos muestran un modelo cristiano alternativo al dominado por el varón célibe. 

Es a finales del siglo II, añade, cuando comienza a desaparecer la idea de una comunidad de iguales. La propia mentalidad de la época y la necesidad de adaptarse a las estructuras de una sociedad patriarcal provocan que, cuando las comunidades salen del ámbito doméstico, ‘‘aparezca la jerarquización y masculinización de la Iglesia’’, concluye Pintos. 

Hacia una Iglesia feminista 

Si la Iglesia católica hubiese respetado la tradición de las mujeres, ‘‘habría ayudado a acabar con el patriarcado’’, sostiene Margarita Pintos. Y sin duda, tendría posturas muy diferentes sobre anticoncepción, aborto, relaciones sexuales y cuidados, temas en los que su experiencia es fundamental, pero en los que no está siendo escuchada, añade Silvia Martínez.

Más de medio millón de monjas unidas en la Unión Internacional de Superioras Generales han denunciado los abusos sexuales y laborales que sufren en la Iglesia

El aborto es, sin duda, una de las mayores confrontaciones entre la Iglesia y el movimiento feminista. Para estas teólogas, se trata ante todo de una decisión personal de las mujeres que no debe juzgarse. Es necesario que exista un marco legal que lo regule para que no arriesguen su vida en clínicas clandestinas, explica Martínez, aunque puntualiza: ‘‘Otra cosa es que tú, moralmente, estés de acuerdo con abortar o no hacerlo’’. Margarita Pintos, por su parte, va más allá y crítica que la condena al aborto no tiene fundamento en las palabras de Jesús: ‘‘Es una tradición eclesiástica y ni siquiera es antigua, aparece en el siglo XIX’’. Afirma que está relacionada con las guerras y con la necesidad de mantener a la población imponiendo a las mujeres que tengan hijos y advierte: ‘‘Dentro de poco va a pasar aquí’’.  Actualmente, el aborto está penado con la excomunión inmediata, la pena más grave que contempla el derecho canónico y que sin embargo no afecta a otros delitos como el de abusos sexuales. ‘‘Si a un pederasta no se le excomulga y a una mujer que aborta sí, el derecho canónigo pierde todo su valor para mí’’, afirma Pintos. 

A pesar de esto, las feministas cristianas siguen considerándose Iglesia y eligen quedarse para cambiar las cosas. ‘‘Queremos que se nos escuche. ¿Acaso la reflexión sobre Dios solo está en manos de los hombres?’’, cuestiona Martínez. Mientras sea así, añade, las mujeres estarán sometidas, excluidas del ámbito sagrado y relegadas a un espacio marginal. 

La teología no es, sin embargo, su único campo de batalla. Más de medio millón de monjas unidas en la Unión Internacional de Superioras Generales han denunciado los abusos sexuales y laborales que sufren en la Iglesia. La iniciativa Voices of Faith, por su parte, está luchando para consolidar un 30% de puestos de poder para las mujeres de la Iglesia católica en 2030. Y ya existen más de 100 mujeres sacerdotes y hasta 10 mujeres obispo en todo el mundo. Forman parte de la Asociación de Mujeres Sacerdotes Católico Romanas que, a pesar de haber sido excomulgadas, defienden la validez de su ministerio: las primeras fueron ordenadas por un obispo –respetando la sucesión apostólica– en el río Danubio, territorio que no pertenece a ninguna diócesis. 

Nadie quiere tomar postura en el tema de las mujeres, sostiene Silvia Martínez, porque ‘‘afecta a toda la estructura eclesial’’. En el momento en que cuestionas la lógica patriarcal de la institución, concuerda Margarita, todo se viene abajo: la lectura de los textos, el oficio de la eucaristía, la moral cristiana e incluso la misma idea de un Dios masculino. A partir de ahí, el trabajo de la teología feminista es construir un nuevo modelo de Iglesia –sin jerarquías– que debe ser el de ‘‘la comunidad que se preocupa por los demás’’.

El cristianismo feminista crece en la frontera, como una minoría que aún busca su propio espacio. Frente a quienes afirman que la religión es incompatible con la igualdad y quienes rechazan cualquier cambio que derribe sus privilegios, ellas se defienden: ‘‘Existen muchos puntos en común entre el cristianismo y el feminismo’’. Entre otros, el lenguaje, las reivindicaciones y las formas de protesta. Margarita Pinto propone una huelga para concienciar a las mujeres de que su lugar en la Iglesia católica está siendo ocupado y deben luchar por él. La igualdad llegará cuando las cristianas sean feministas, afirma, porque si la base cambia, no importa la jerarquía. Mientras tanto, a ellos les pide que las reconozcan como sujetos teológicos, morales y religiosos capaces de tomar sus propias decisiones, aunque no parece albergar muchas esperanzas. Hace tiempo que perdió su fe: ‘‘Lo tengo clarísimo: ni un minuto para ‘convertir’ a un obispo’’.

¡Hola! El proceso al procés arranca en el Supremo y CTXT tira la casa through the window. El relator Guillem Martínez se desplaza tres meses a vivir a Madrid. ¿Nos ayudas a sufragar sus largas y merecidas noches de...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Julio Loras

    Lo único en que como ateo las apoyaría es en lo que se dice al final: "Ni un minuto para convencer a un obispo". No entiendo cómo pueden mantenerse en la Iglesia católica, mejor les iría fundando otra, ya que siguen siendo creyentes. Por otra parte, ni la lectura católica oficial, ni la que hacen estas teólogas feministas es considerada solvente por los biblistas serios, empezando por la de la figura de Jesús, que, según ellos, no quiso fundar ninguna religión y habría considerado blasfemo que se le tuviera por hijo de Dios.

    Hace 3 años 8 meses

  2. Brad Pitt

    Pero hay que entender que el problema no está en la "palabra de Dios", está en la mera existencia de jerarquías eclesiales que funcionan como empresas patriarcales, por decirlo de alguna manera.

    Hace 3 años 8 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí