1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Radiografía del nuevo salario mínimo

El SMI ha mejorado los ingresos de los trabajadores que sufrieron los peores efectos de la crisis y que llevaban años perdiendo poder adquisitivo

Carlos Vacas Soriano 3/04/2019

<p>Salario mínimo.</p>

Salario mínimo.

J. R. Mora

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

¡Hola! El proceso al Procès arranca en el Supremo y CTXT tira la casa through the window. El relator Guillem Martínez se desplaza tres meses a vivir a Madrid. ¿Nos ayudas a sufragar sus largas y merecidas noches de fiesta? Pincha ahí: agora.ctxt.es/donaciones

El nuevo salario mínimo interprofesional (SMI) entró en vigor el 1 de enero de 2019, pasando de catorce pagas de 735,9 euros a 900 euros para un trabajo a jornada completa. Esto supuso una subida del 22%, la mayor en más de cuatro décadas, muy por encima de las adoptadas en 2018 (4%) y 2017 (8%), tras haber permanecido el salario mínimo prácticamente estable entre 2009 (624 euros) y 2016 (655,2 euros).

Notables caídas salariales como consecuencia de la crisis

La crisis de la pasada década tuvo un impacto muy fuerte en España, cuya actividad económica sólo empezó a crecer de nuevo en 2015 y recuperó sus niveles anteriores a la crisis en 2017. El impacto sobre el mercado de trabajo ha sido incluso más intenso y prolongado, como demuestran las todavía altas tasas de paro (14% en enero de 2019) y la evolución de los salarios, mostrada en el gráfico 1.

El gráfico muestra la evolución de los salarios reales (que solo progresan si los salarios nominales crecen por encima de la inflación) entre 2004 y 2016 (el índice tiene un valor de 100 en el año 2004, que se usa como base). Los trabajadores por cuenta ajena se ordenan en función de los salarios que reciben y se dividen en 5 grupos de igual tamaño (cada uno incluyendo al 20% de ellos), desde el grupo de menores salarios (grupo 1) al de mayores salarios (grupo 5).

Los salarios reales progresaron entre los años 2004 y 2009, pero mucho más entre los trabajadores con salarios más altos. Luego llegó la crisis y los salarios cayeron entre todos los grupos de trabajadores entre 2009 y 2016, pero muy especialmente entre los de menores salarios (una caída del 15% entre el 20% de los trabajadores con los salarios más bajos).

La pérdida de poder adquisitivo entre los trabajadores peor pagados ha sido notable y prolongada

La pérdida de poder adquisitivo entre los trabajadores peor pagados ha sido notable y además prolongada. Mientras que los salarios reales empezaron a crecer de nuevo tímidamente en 2013 entre los tres grupos de trabajadores mejor pagados, han continuado deteriorándose entre los dos grupos de trabajadores con peores salarios (al menos hasta el hasta el año 2016, el último año para el que existen datos salariales de fuentes estadísticas europeas, por lo que no sabemos aún si este deterioro ha continuado hasta ahora).

Ante esta situación, parece evidente que las recientes subidas del salario mínimo van dirigidas a mejorar los salarios de aquellos trabajadores que han sufrido las peores consecuencias de la crisis económica. Si bien las subidas del SMI en 2017 y 2018 ya fueron superiores a las de años anteriores, el SMI de 2019 es una apuesta mucho más decidida en este sentido.

Gráfico 1. Evolución (índice) de los salarios reales medios por quintiles salariales. Fuente: EU-SILC.

Gráfico 1. Evolución (índice) de los salarios reales medios por quintiles salariales. Fuente: EU-SILC.

El SMI en el contexto europeo

¿Es alto el salario mínimo español? No lo parece, incluso en el caso del nuevo SMI, como se deduce de la Tabla 1 que compara su nivel con el de los otros países europeos. España aparece en la posición octava entre los 22 países europeos que también tienen un salario mínimo interprofesional (primera columna, salarios mínimos mensuales prorrateados en 12 pagas). El nuevo SMI (1050 euros) se halla por encima de los países del este europeo y también de otros vecinos del Mediterráneo (Eslovenia, Malta, Portugal y Grecia), pero muy alejado del grupo de los países europeos con mayores salarios mínimos, alrededor y por encima de los 1500 euros (Luxemburgo, Irlanda, Holanda, Bélgica, Alemania, Francia y Reino Unido). Además, hay que tener en cuenta que España se encontraría en una posición más retrasada si se incluyeran también Dinamarca, Finlandia, Suecia, Italia y Austria (que no se incluyen por no tener un único salario mínimo interprofesional, sino varios suelos salariales negociados por los agentes sociales en diferentes sectores a niveles relativamente altos).

¿Podría ser que la posición de España sea mejor si tenemos en cuenta que el coste de la vida es más barato que en los países europeos con mayores salarios mínimos? No. Las diferencias en los salarios mínimos entre los diferentes países se suavizan cuando se tienen en cuenta sus diferencias en el coste de la vida, pero España seguiría ocupando el mismo puesto (segunda columna de la tabla).  

Existe un indicador que nos da una mejor idea sobre el nivel del salario mínimo en relación a la situación del mercado de trabajo en cada país: el porcentaje que el salario mínimo representa sobre el salario medio que ganan los trabajadores (tercera columna de la tabla). Los últimos datos oficiales disponibles son del año 2017 y muestran a España a la cola de los países europeos (solo por delante de Grecia), pues el salario mínimo representaba entonces menos del 34% del salario medio español, lejísimos de casi el 50% en el caso francés. Este indicador será en 2019 mayor gracias al nuevo SMI, pero ciertamente no pondrá a España entre los países europeos que están a la cabeza, más teniendo en cuenta que otros países también han subido su salario mínimo en los últimos años.

Existen varias razones para explicar por qué el porcentaje que el salario mínimo representa sobre el salario medio es tan bajo en el caso de España. Por un lado, el nivel del SMI no parece elevado cuando se compara con los países de nuestro entorno. Por otro lado, España es uno de los países europeos donde menos trabajadores reciben salarios alrededor del nivel del SMI, ya que los sindicatos y la patronal acuerdan mediante negociación colectiva suelos salariales en diversos sectores de la economía por encima de los establecidos por el SMI.

Esto significa que la reciente subida del SMI permite reducir su distancia respecto al nivel de los salarios mínimos en los países más desarrollados de Europa y, en la práctica, no es una medida que vaya a afectar a una proporción muy grande de los trabajadores españoles, como vemos ahora.

Tabla 1. Nivel del salario mínimo en los países europeos. Fuente: Eurostat y OCDE.

Tabla 1. Nivel del salario mínimo en los países europeos. Fuente: Eurostat y OCDE.

Una estimación del impacto del nuevo SMI

Todavía no existen datos para conocer el impacto del nuevo SMI sobre los salarios de los diferentes tipos de trabajadores, pero podemos intentar estimar de forma aproximada sus principales efectos basándonos en los últimos datos disponibles en las fuentes estadísticas europeas (la encuesta EU-SILC para 2017, que se refiere a los salarios de 2016). 

¿Podemos esperar que el nuevo SMI afecte a muchos trabajadores españoles? No. De entre todos los países europeos, España es uno de los que tiene menos trabajadores ganando salarios cercanos a los niveles del SMI. Por ejemplo, menos del 5% de los asalariados españoles tenían en 2016 salarios alrededor del nivel del salario mínimo de aquel entonces, muy lejos de la mayoría de los países europeos (con proporciones mayores del 10% en países como Portugal, Polonia, Hungría, Chipre o Luxemburgo).

Según esta misma fuente, un 7% de los trabajadores por cuenta ajena españoles recibía salarios que se encontraban entre los niveles del SMI de 2018 y el de 2019. Como España tenía casi 16 millones de asalariados, esto quiere decir que aproximadamente 1,13 millones de entre ellos se verían directamente afectados por la reciente subida del salario mínimo. Esta estimación es bastante cercana a la de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), que usando fuentes estadísticas nacionales más recientes calculaba un impacto sobre el 8% de los asalariados, aproximadamente 1,2 millones.

Hay que tener también en cuenta que existen trabajadores que reciben salarios por debajo del marcado por el SMI. Por ejemplo, según las fuentes usadas aquí para el año 2016, un 9% de los trabajadores por cuenta ajena recibían salarios por debajo de los establecidos en el SMI de aquel momento. Ello puede deberse a diferentes razones, como a errores en la recogida de los datos de la encuesta, a que el SMI no afecta a ciertos colectivos (como jóvenes en prácticas) o bien a la presencia de economía sumergida fuera de las normas laborales y donde la precariedad es mayor (y que una encuesta realizada directamente a los hogares sí puede capturar, al contrario de lo que ocurre con los datos de afiliación a la seguridad social o los facilitados por las empresas).

Si sumamos ambos grupos, podríamos decir que un 15-20% de los asalariados españoles estaban en 2016 por debajo del nivel marcado por el SMI de 2019. Sin embargo, no parece que tenga sentido incluir a los trabajadores a los que no parece aplicar el salario mínimo cuando se pretende estimar el impacto del nuevo SMI, incluso aunque algunos de sus integrantes pudieran beneficiarse de él. Por ello, una estimación prudente permitiría afirmar que la reciente subida del SMI afectará a menos del 10% de los asalariados españoles, según se desprende de este análisis y de otros disponibles.

Impacto desigual entre los diferentes grupos de trabajadores

El nuevo SMI va a tener un impacto desigual sobre la fuerza de trabajo, pues ciertos tipos de trabajadores suelen tener salarios más bajos. El gráfico 2 muestra las características de los asalariados que se encuentran por debajo del nivel marcado por el SMI de 2019 y que van a ser por ello los más beneficiados por los aumentos salariales resultantes de su reciente introducción. Según la estimación efectuada aquí, entre estos asalariados hay:

– Más mujeres (casi el 60%) que hombres.

– Una gran mayoría de trabajadores sin educación universitaria (72%).

– Casi tantos con contratos temporales (44%) como indefinidos.  

– Una presencia muy significativa de jóvenes entre 15 y 29 años (25%) a pesar de que no son tan numerosos en el mercado de trabajo debido a los largos años de estudio.

– Casi la mitad trabajan en empresas pequeñas de hasta diez trabajadores.

– La mayoría trabajan en sectores como el comercio, hostelería, servicios comerciales y otras actividades de servicios.

– La mayoría pertenecen a las categorías profesionales de trabajadores de los servicios y vendedores de comercios y mercados, profesiones elementales, oficiales, operarios y artesanos de artes mecánicas y de otros oficios y personal de apoyo administrativo.

– Una mayoría de trabajadores de Andalucía, Cataluña, Comunidad de Madrid y Comunidad Valenciana.

Gráfico 2. Distribución de asalariados por debajo del SMI según sus características. Fuente: EU-SILC 2017.

Gráfico 2. Distribución de asalariados por debajo del SMI según sus características. Fuente: EU-SILC 2017.

¿Contraindicaciones del SMI?

Esta importante subida del SMI mejoraría los salarios de aquellos trabajadores que más lo necesitan y reduciría los relativamente altos niveles de desigualdad salarial en España, que se situaban en la posición novena entre los 28 países de la UE en 2016. Además, existen otros argumentos en favor de esta medida: su efecto positivo sobre el consumo y la demanda agregada que puede empujar el crecimiento económico; el incentivo que suponen para aumentar la productividad de los trabajos peor pagados (para que sean rentables en respuesta al salario más alto) y ayudar a la creación de más actividades de mayor valor añadido.

Alemania y el Reino Unido han adoptado recientemente subidas de sus salarios mínimos que no parecen haber tenido los temibles efectos que muchos pronosticaban

¿Por qué han emergido entonces tantas voces criticando la subida del SMI? El motivo es la posibilidad de que se pierdan puestos de trabajo. La teoría económica clásica advierte que si los salarios mínimos se fijan a niveles demasiado elevados (por encima de la productividad marginal del trabajador), no sería rentable para los empresarios contratar a los trabajadores menos cualificados y productivos, precisamente aquellos a los que en principio el salario mínimo intenta ayudar. En la práctica, la existencia o no de posibles efectos negativos de los salarios mínimos sobre el empleo es uno de los temas académicos más polémicos y estudiados y sobre el que se considera que no hay evidencia concluyente. Sin embargo, los estudios empíricos más recientes coinciden en que las subidas de salarios mínimos no han provocado caídas en los niveles generales de empleo de la economía, si bien algunos estudios han identificado algunos efectos negativos sobre las perspectivas laborales de ciertos trabajadores como los menos cualificados o los más jóvenes.

¿Qué sabemos sobre los casos más recientes en países de nuestro entorno? Alemania y el Reino Unido han adoptado recientemente importantes subidas de sus salarios mínimos que no parecen haber tenido los temibles efectos que muchos también anunciaban en esos países. En 2015, el gobierno alemán llevó a cabo una política muy atrevida consistente en introducir un salario mínimo interprofesional por primera vez en su historia y sus tasas de desempleo han seguido reduciéndose. El Reino Unido viene aumentando su salario mínimo desde el año 2016 de una forma mucho más notable que anteriormente y esto tampoco parece haber resultado en desempleo.

¿Cabe esperar un impacto negativo del SMI sobre los niveles de empleo en España? Sería difícil imaginar un efecto muy significativo en nuestro país, por la sencilla razón de que la proporción de trabajadores que se van a ver afectados por esta medida es pequeña, como hemos visto. Algunas voces ya culparon al nuevo SMI por la caída de afiliación a la seguridad social en el mes de enero, pero la realidad es que este es históricamente un mal mes para el empleo en nuestro país y la caída de afiliación que se produjo en enero de 2019 con respecto a diciembre de 2018 (-1,1%) no fue muy diferente a la que se produjo en años anteriores (-1% en enero de 2018 y 2017; -1,2% en enero de 2016 y 2015), y después los niveles de afiliación crecieron de nuevo en febrero y marzo. Sí que se aprecia una ligeramente menor creación de empleo en todos los meses de 2019 en términos interanuales (comparando la afiliación en un mes de 2019 con el mismo mes de 2018, la afiliación creció un 2,9% en enero, febrero y marzo de 2019, comparado con un 3,4%, 3,5% y 3,3% en los mismos meses de 2018, respectivamente).

En cualquier caso, estos son datos muy generales cuya evolución depende de muchos factores y coinciden con un momento en que la actividad económica está desacelerándose en Europa de forma general. Hay que ser cautos y esperar un tiempo que nos ofrezca mayor perspectiva y datos más detallados de empleo con los que poder hacer evaluaciones más sólidas sobre el efecto del nuevo SMI sobre el empleo y, muy especialmente, sobre las perspectivas de empleo de ciertos grupos de trabajadores como los más jóvenes o menos cualificados. De momento, el nuevo SMI ya ha mejorado desde enero de 2019 los ingresos de los trabajadores con los salarios más bajos que sufrieron los peores efectos de la crisis y que llevaban años perdiendo poder adquisitivo.

----------------------------

Carlos Vacas Soriano es investigador de la Fundación europea para la mejora de las condiciones de vida y trabajo (Eurofound) y doctorado en economía aplicada por la Universidad de Salamanca.

 

¡Hola! El proceso al Procès arranca en el Supremo y CTXT tira la casa through the window. El relator Guillem Martínez se desplaza tres meses a vivir a Madrid. ¿Nos ayudas a sufragar sus largas y merecidas noches de...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Carlos Vacas Soriano

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. c

    basta ! suben precios, bajan salarios, destruyen mercado y consumo=destruyen empleo y lo precarizan esclavizandonos, son ls unoicos qe pueden medrar asi, no pagan H extras, no hacen nada pa evitarlas, no pagan impuestos ni al nivel d la UE , falsos autonomos, se qedan con ciuentos d pisos desp d crear crisis y especulan cn el precio, se les facilita el despido y la explotacion, se les amnistia si evaden si se les descubre, evaden y encima qieren qe te pagues tu la sanidad la pension la educacion la justicia, etc = Vota Unidas podemos

    Hace 2 años 7 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí