1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Elecciones en Israel

¿Qué fue de la izquierda israelí?

La alianza ultranacionalista y el capitalismo salvaje auspiciados por Netanyahu han devastado al laborismo sionista y desactivado el activismo de los ‘kibutzim’

Jordi Sarrión i Carbonell 5/04/2019

<p>Benjamin Netanyahu y Donald J. Trump durante una Asamblea General de Naciones Unidas, el 2 de octubre de 2017.</p>

Benjamin Netanyahu y Donald J. Trump durante una Asamblea General de Naciones Unidas, el 2 de octubre de 2017.

The White House

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

¡Hola! El proceso al procés arranca en el Supremo y CTXT tira la casa through the window. El relator Guillem Martínez se desplaza tres meses a vivir a Madrid. ¿Nos ayudas a sufragar sus largas y merecidas noches de fiesta? Pincha ahí: agora.ctxt.es/donaciones

El martes 9 de abril se celebran elecciones legislativas en Israel. En un país donde la socialdemocracia construyó un potente Estado de Bienestar, la izquierda se encuentra más ausente que nunca, ante una coyuntura de radicalización del electorado hacia la derecha y del triunfo del modelo neoliberal, nacionalista y militarista del Likud. En un sistema pluripartidista proporcional como el israelí, las sucesivas coaliciones que Netanyahu lleva formando desde 2009 han incorporado a partidos de extrema derecha como La Casa Judía, Yisrael Beitenu o Nueva Derecha, que han puesto en riesgo la democracia en Israel. Uno de los ejemplos más claros ha sido el de la ministra de Justicia, Ayaled Shaked, quien recientemente sacó a la luz un vídeo ironizando sobre las acusaciones de “fascista” de las fuerzas progresistas: en el vídeo, que imitaba un anuncio de perfume, la candidata por Nueva Derecha afirmaba que a ella “le huele a democracia”, al tiempo que anunciaba, entre otros, una mayor persecución del activismo, restricciones en el Tribunal Superior de Justicia y el nombramiento de jueces.  

 

Ariel Kanievsky es un profesor de Historia Judía que vive en la ciudad israelí de Ashdod, y además es guía en Israel y en Polonia y militante del partido de izquierdas Meretz, única representación de la izquierda de Israel en el Parlamento (Knesset) junto a los laboristas de Avodá. El sionismo laborista (con distintos nombres) ha sido hegemónico en Israel desde que se celebrasen las primeras elecciones en 1948. ¿Qué ha pasado? Kanievsky cree que uno de los motivos por los que esta izquierda se siente aislada es el auge de las formaciones de extrema derecha: “Quienes nos atemorizan cada día con impunidad son las fuerzas ultraderechistas, ante cuyo discurso el Likud guarda silencio. (...) Estas fuerzas tienen candidatos jóvenes alejados de los patrones de la extrema derecha tradicional y no dan tanta importancia a la cuestión religiosa. Unidos al Likud han promovido un discurso de persecución a la izquierda y al activismo social en Israel”.

Videollamada con Afro Remenik. Vestido con el uniforme militar israelí, instruye a civiles árabes israelíes para prepararse ante los bombardeos de Hamás. Desde hace un mes, está recorriendo los distintos kibutzim moshabim –colonias agrícolas israelíes tradicionalmente de izquierdas, que constituyen una de las bases del Estado de Israel y del movimiento laborista–, al grito de“no tengamos miedo a ser de izquierda”. Según él, “el miedo se ha apoderado de los viejos militantes debido a la constante propaganda del Gobierno de Netanyahu, que señala a los izquierdistas como traidores a la patria”.

Remenik plantea que uno de los motivos por los que se ha llegado a esta situación es el hecho de que el Partido Laborista ha ido paulatinamente asumiendo la estrategia de Netanyahu, que se basa en no solucionar el conflicto con Palestina, sino en administrarlo para perpetuarse en el poder, de manera que no ha existido una alternativa real que abogase por una solución pactada. Ahora mismo, señala, “hay una guerra cultural que se juega incluso en los estadios de fútbol”. 

Darío Teitelbaum es uno de los que todavía viven en las comunas agrícolas de Israel. Tras una infancia dura en la Argentina de la dictadura y la inestabilidad –donde se educó en los principios del sionismo socialista– hizo la aliyá (ascenso) hacia uno de los 281 kibutzim que quedan en Israel, situado a 7 kilómetros de la Franja de Gaza. Para Teitelbaum, la clave que explica el retroceso del mundo kibutzim es que “es difícil ser una isla socialista de tendencias incluso anárquicas en un mundo globalizado y en una Israel donde el Likud (partido de Netanyahu) ha apostado por el capitalismo salvaje. Este espíritu individualista carcomió los valores iniciales de los kibutzim, que estaban muy ligados a los valores originarios en torno a los cuales se formó el Estado de Israel”.

El proceso de “derechización de Israel”, según explica Teitelbaum, ha sido lento y gradual, pero muy efectivo: “Al principio, la derecha era derecha en cuestiones militares y de seguridad, como la consolidación de los asentamientos en Judea y Samaria, pero mantenía prestaciones sociales”. Poco a poco, se fueron creando grandes conglomerados empresariales con ayuda del Gobierno del Likud: “Estos conglomerados se construyeron a lo largo de diez años y, cuando en los años ochenta se hicieron suficientemente grandes fueron asumiendo poco a poco las labores del Estado. También en ese momento la derecha nacionalista comienza a ser una derecha económica que inicia un período de capitalismo salvaje en Israel”, explica. Por otro lado, apunta que la cúpula eclesiástica del judaísmo y los partidos ultraortodoxos son otro de los pilares del nuevo régimen consolidado por Netanyahu. Para Teitelbaum, el papel de los kibutzim sigue siendo trascendental, ya que “en un contexto donde las desigualdades se han disparado en Israel, en los kibutzim que todavía existen hay impuestos progresivos y un sentimiento de comunidad y convivencia muy bonito”. 

La conexión VOX

Mientras en las avenidas de las grandes ciudades como Jerusalén o Tel-Aviv se ven carteles con una foto retocada de Netanyahu posando con Donald Trump y la frase “Netanyahu, en otra liga”; y mientras mandatarios como Jair Bolsonaro visitan a “Bibi” (así llaman a Netanyahu en Israel), la izquierda israelí se encuentra cerca de su desaparición ante la absoluta ignorancia de la izquierda occidental. Según explica Ariel Kanievsky, la derecha israelí instrumentaliza incluso a fuerzas extremistas de Occidente como Vox porque “creen que somos un muro de contención contra el Islam, al que odian. En la Guerra del Líbano defendí mi casa, no a Occidente. No somos escudos humanos y es necesario denunciar esta hipocresía”. De este modo, la derecha se legitima más cada día y la izquierda occidental olvida que “aquí existe una formación de izquierda que se llama Meretz que lucha por conseguir la paz y reivindica la autodeterminación para Palestina”. Kanievsky se muestra indignado con los boicots: “Cuando boicotean a Israel, por ejemplo, boicotean a miles de trabajadores. Si no me quieren escuchar a mí, que si fuese catalán votaría a las CUP, ¿qué interlocutor les queda?”.

Para el activista Afro Remenik, “es lógico que a causa de la política de asentamientos la izquierda occidental mire con cierto desprecio hacia Israel (...) La izquierda israelí está devastada y le está costando mucho reformular sus posturas”. Remenik, que también votará a la izquierda ecosocialista de Meretz, cree que la solución es “aunar todas las luchas en torno a un nexo común: la devastación que han sufrido todas las comunidades a causa de este modelo neoliberal con tintes autoritarios”.  

Lo que parece claro es que, mientras tenga un enemigo al que enfrentarse, la derecha nacionalista y sus aliados ultras seguirán apostando por la confrontación y la polarización y, para Remenik, “solo cuando salgamos del clóset y pasemos página seremos capaces de reaccionar (...) y esperemos que no sea demasiado tarde”. El enfrentamiento con Palestina ha dado a Netanyahu el enemigo común que necesitaba. Ahora, esta derecha nacionalista aprovecha la coyuntura para formar una extrema derecha populista hegemónica.

La esperanza de la izquierda israelí en estos tiempos tan convulsos tiene un nombre: Tamar Zandberg. La joven candidata a primera ministra por Meretz, que se entrevistó recientemente con la autoridad palestina Mahmud Abbás y apuesta por la “paz con mayúsculas” frente a otras opciones –en alusión al moderado Kajol-Labán, que pugna con Netanyahu en las encuestas por ser la primera fuerza– ha afirmado en Página 21 que la derechización de Israel ha llevado a los principales partidos a evitar las palabras “paz y democracia” y piensa que regalárselas a la extrema derecha “sería un error que la izquierda no podría permitirse”. 

En unas elecciones en las que “el racismo y el fascismo amenazan la democracia israelí” y en las que Meretz obtendrá entre cinco y diez escaños en las encuestas (de los ciento veinte existentes en la Knesset) parece que tendrán un papel fundamental “las mayorías de centro que en ocasiones callan cuando es necesario alzar la voz”, ha dicho Zandberg. El 9 de abril hablarán las urnas y el Rey Bibi no dudará en usar fake news vulnerar las reglas de la campaña con tal de perpetuarse en el poder. Mientras tanto… ¿dónde está la izquierda europea?

¡Hola! El proceso al procés arranca en el Supremo y CTXT tira la casa through the window. El relator Guillem Martínez se desplaza tres meses a vivir a Madrid. ¿Nos ayudas a sufragar sus largas y merecidas noches de...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Jordi Sarrión i Carbonell

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

4 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Patric

    La izquierda israelí desapareció hace décadas, incluyendo a Meretz, cuando decidió subirse al carro del apartheid, como bien indica el comentario 1. ¿Qué dónde está la izquierda europea? Hace falta cinismo viniendo de un autor que milita en Compromís y que escribe un artículo en el que no aparece ni una sola fuente palestina (20% de la población de Israel, amén de los millones de palestinos que viven en los Territorios Ocupados, sometidos a control israelí, y que ni tan siquiera pueden votar en las elecciones de mañana). Es como escribir sobre el apartheid sudaficano y no citar a ningún negro. El titular debía ser más bien "¿Qué fue de la izquierda judía israelí?". Este artículo es una pieza más de hasbará (propaganda pro israelí).

    Hace 2 años 6 meses

  2. invitado

    Ya lo han explicado los otros dos comentaristas. Un Estado-nación que es producto de la conquista, colonización, desposesión y limpieza étnica de la población nativa, además de jurídicamente y de hecho segregacionista y en contínua vulneración del Derecho Internacional Público, requiere necesariamente de un armazón ideológico supremacista, tendencialmente racista. Es razonable esperar que los ciudadanos de un Estado-nación con semejantes ingredientes fundamentales se vayan deslizando (a la fuerza ahorcan; o dicho de otra manera: la autoprotección, la salvaguarda de la propia identidad lo exige; y eso sin considerar los poderosos instrumentos de conformación de las visiones del mundo, vulgo lavados de cerebro) hacia un más o menos fascismo individual... (imaginemos por un momento las opiniones políticas, respecto del caracter de esos Otros inferiores, de la mayoría de los colonos y criollos de todas las arduas "labores civilizatorias" emprendidas por los poderes coloniales de todos los tiempos). En suma: la consecuencia lógica de creerse legitimado (ya sea por algún texto sagrado o algún sufrimiento histórico que convierte al grupo propio en especial) -es decir, la famosa trampa verbal sionista del "derecho a existir"- para ser los únicos verdaderos ciudadanos de una Nación definida en función de una identidad étnico-religiosa que ha de mantenerse en situación de mayoría en un territorio arrebatado a una población anterior. Muros cada vez más altos, armas cada vez más mortíferas, leyes cada vez más injustas, ideologías cada vez más fascistoides.

    Hace 2 años 6 meses

  3. Enrique

    Cito: “El proceso de “derechización de Israel”, según explica Teitelbaum, ha sido lento y gradual, pero muy efectivo”… De verdad? Lento y gradual …? Veamos. Meretz afirma ser un partido de izquierdas y aboga por la solución de dos estados. Bien, en principio. Ahora contextualizo con algunas claves de Wikipedia la pregunta retórica con la que termina el texto: “donde está la izquierda” respecto a Meretz? Wikipedia: “(…) el gobierno anterior de Rabin en que participó Meretz (…) acusaban a Meretz de no ser un hogar de izquierdas, amplio y multiclasista, sino más bien un club elitista y socioliberal de ricos pacifistas y "buenas almas" como fue peyorativamente apodado en Israel (…) Meretz dio su apoyó a la Guerra del Líbano de 2006 y también en el Conflicto de la Franja de Gaza de 2009 (…) al principio apoyó la operación (militar Plomo Fundido contra Hamas)…” Y en prensa, actualmente: “Labor MKs and the leaders of the far-left Meretz Party have been holding intense talks for several days now about establishing a new joint list ahead of the April 9 election”. Es decir, Meretz considera asociarse con el Partido Laborista - de nuevo. Conclusión: Sector político que valida, así sea tibia o dubitativamente, acciones de exterminio en el contexto de un régimen de Apartheid, no cabe dentro de una definición mínimamente coherente de izquierda, por mucha autoafirmación que contengan sus estatutos - y menos aún, por estar validada esa “afiliación” por la prensa de un estado basado en el sometimiento de una población entera. Así que la respuesta a la pregunta retórica es: frente. Meretz, y cualquier partido que contribuya con el apartheid sionista, la izquierda europea - la que lo es - está enfrente.

    Hace 2 años 6 meses

  4. Pedro Escobar

    No es ingenuidad, es cinismo. El sionismo es un nacionalismo que aúna el colonialismo con la exclusión de la población árabe. Decirse de izquierdas y hacer buena la tragedia del pueblo palestino, es un oxímoron. Y todos esos señores israelíes, que en su día dejaron Argentina y que ocupan Palestina, no son otra cosa que colonos. Meretz es un partido socialdemócrata que se reclama sionista. ¿Tan difícil es entender que el agua y el aceite no se pueden mezclar? La irrelevancia de la llamada "izquierda" israelí no significa gran cosa para los sufrimientos cotidianos de los palestinos. Sencillamente los sionistas nunca creyeron en una solución justa: un estado democrático en Palestina, un estado que trascendiera las diferencias entre comunidades. Como español no admito ninguna otra cosa para mi país, como judío recuerdo las sabias palabras del rabino Hillel: "No quieras para los otros lo que no deseas para tí".

    Hace 2 años 6 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí