1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

RECAPITULANDO (VIII)

Cultura política y castigo

El procés, ese reaccionarismo, va adquiriendo formas de las nuevas extremas derechas europeas. Una es hablar todo el día de democracia, situar la democracia en un ideal alto y abstracto, y no cumplir el cotidiano

Guillem Martínez 6/04/2019

<p>Una imagen del pleno celebrado en el Parlament el 4 de abril.</p>

Una imagen del pleno celebrado en el Parlament el 4 de abril.

Parlament de Catalunya

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

¡Hola! El proceso al Procès arranca en el Supremo y CTXT tira la casa through the window. El relator Guillem Martínez se desplaza tres meses a vivir a Madrid. ¿Nos ayudas a sufragar sus largas y merecidas noches de fiesta? Pincha ahí: agora.ctxt.es/donaciones

LA CULTURA POLÍTICA. Sigo pensando que este juicio no tenía que tener lugar. A saber: los acusados, simplemente, transcurrieron a lo largo de la cultura política española. Es más, pensaban que estaban haciendo alta política cuando recurrían a posturas estilizadas de póker, periodismo de declaraciones y/o adquirido por medio de pago, y propaganda, los materiales con los que se forjan los sueños esp. Se decidió no concederles política, porque el Gobierno no se reconoció en esa política. Se observó ruptura en toda esta continuidad, simplemente porque en el discurso aparecían palabros como indepe o referéndum, sumamente prescindibles, como cualquier palabra imprescindible en la cultura política esp. En ese trance de incomprensión mutua, el Estado se expuso a un juicio político. Y los acusados, a los cargos que están bailando en este juicio. Son dos opciones fanáticas y suicidas. Y, ambas, poco democráticas. Responden, cada una de ellas, a una cultura en la que las élites explican hacia abajo lo que es democracia y, más aún, lo que no es democracia. No es democracia, en todo caso, el otro. Aún así fueron decisiones poco calculadas. El Estado, el sujeto que perderá menos, perderá mucho en el tiempo. Largo me lo fiáis, vamos. Los acusados, miembros de una clase que nunca se expuso a nada, hicieron lo que hacen las clases que nunca se exponen a nada: no calcular los riesgos de sus actitudes. Ni siquiera intuirlos. Practicaban, al fin y al cabo, la normalidad política esp. Por otra parte, como todos los condenados –PP, Casa Real, CDC...– en los últimos juicios por corrupción. Ejemplo de todo ello: en septiembre de 2017, un abogado presente hoy en el juicio impartió una conferencia a cargos medios/altos de JxS –en aquel momento, ERC y CDC–. A cada posible cargo penal en el que se podía incurrir, explicado por el abogado, el público se reía, ante la sorpresa del letrado. Unos se reían porque a) estaban convencidos de que hacían lo que querían sus superiores y sus medios de comunicación: un proceso imparable de una legalidad a otra –esa cosa tan esp; nunca ha sucedido salvo en el imaginario esp; siempre hay selva en medio–; y otros porque b) sabían que era una partida de póker, esa cosa en la que puedes perder pero, salvo en el far west, nunca puedes perder la vida. Van a perder la vida. Es decir, varios años de ella.

EL BAILE DE LOS CARGOS. Parece que rebelión sigue bajando. Quedan cada vez más nítidos el cargo de desobediencia y de malversación –unos añitos; muchos, si pensamos en la intención real de los actos y el éxito posible de todo ello–. Pero rebelión, esa desmesura, va cayendo. El testimonio de la cúpula de los Mossos –cohesionado, razonable, sólido– parece haberlo borrado. Queda la cosa sedición. Otra desmesura. Requiere tumulto. Creo que, en la lógica penal, se está dilucidando. Más, por ahora, en el día 20S que en el 1S. Posiblemente en algún tipo de grado de tentativa. Y queda un preciosismo, no calculado, que apareció en el auto de la AN/Lamela, no convocado por la Fiscalía en este juicio, pero traído a colación por la Acusación Popular: la asociación de malhechores. Me dicen que algún grado de tentativa en sedición podría traer de la mano este otro cargo. Un cargo que se intuye, pero no se aborda en su plenitud, con el PP, en la sentencia de Gürtel. Y que podría caer aquí de lleno. Tendría guasa que cayera, por primera vez, en un caso que habla más de mentira que de corrupción. Y no, pongamos, en el caso Palau. Pero en lo penal, uno no es lo que dice o hace o aquello de lo que se ríe, sino lo que le consiguen describir. Bueno, ya veremos. Es pronto. Esta semana, en todo caso, ha aparecido la figura del grupo criminal o asociación de malhechores, como quien no quiere la cosa y en la boca de un testigo. Hace un par de semanas, apareció, de la misma forma, la del tumulto, y mira, se ha ido dibujando penalmente, que es lo que importa en un juicio penal.

SOBRE LA MENTIRA. Sobre la erosión del Estado. Este juicio ha escuchado decir algo muy parecido a mentiras en la boca de Rajoy, Soraya SS. y Zoido. A la Sala, como a todo el mundo por aquí abajo, no le escandaliza un político mintiendo –no recordando, no precisando, no sabiendo–. Pero, y esto empieza a ser más llamativo, también ha visto mentir al staff policial en Cat para los idus de octubre. El GC Baena, por ejemplo, mintió, según lo publicado en Público, sobre su avatar en twitter. Algo importante, pues eso cuestiona su testimonio y sus atestados, determinantes para la cosa rebelión y sedición. El policía Quintela mintió, a su vez, en el segundo 1, al preguntarle si había tenido alguna causa penal, y no responder que fue juzgado en 1988 –dato aparecido en la prensa–, por hacer un disparo en un registro. Quintela, no obstante, y a pesar de la erosión sobre su credibilidad, aportó que los Mossos hicieron 271 geoloalizaciones de polis, y que hubo algo más que resistencia pasiva en algunos manifestantes, lo que vuelve a traer a colación la sedición. En todo caso, dos de dos altos oficiales de información mintiendo es mucho como para no pensar si el Estado tiene al día su Linkedin. Un lector me informa, por otra parte, del Linkedin del Estado, al decirme que Quintela es, a su vez, un Quintela, apellido importante en el franquismo unplugged. Tuvo que ver mucho con la cosa exterminio de maquis cat. En ese sentido, me envía un atestado del 4-XI-1949, en el que un comisario Quintela explica cómo matan a uno de la FAI y detienen a dos más. Esas luces sobre el paso de la legalidad a la legalidad, ese mito esp, es a lo que se expone, entre otras cosas, un Estado cuando opta por judicializar la política. No mola, pero es asumible. La selva no es un secreto de Estado. Un Estado, en fin, no reparte magdalenas.

EL CAREO. Pérez de los Cobos come aparte. El coordinador de la gran descoordinación del 1-O mantuvo un testimonio, hace semanas, que daba pie a rebelión by a tube. Es ese el testimonio que ha cuestionado la cúpula mossa esta semana. De manera muy efectiva, diría. Si Pérez de los Cobos ha mentido y se demuestra, se debería instruir causa por falso testimonio, en su grado más grave, que es cuando se emite en perjuicio de un acusado en una causa criminal. Si bien puede pasar que se decida que no se puede averiguar quién miente, si Pérez o los Mossos, por lo que, in dubio pro reo, el Tribunal debería acogerse a la versión más beneficiosa para los acusados. La de los Mossos. Es posible, por tanto, que la petición de Melero para realizar un careo –espectacular– entre el GC Pérez y el Mosso López no llegue a realizarse. Lo que sería, aún así, otro triunfo de Melero –con otro más ganaría un juego de sartenes–. La decisión del Tribunal sobre el careo es, ahora mismo, el gran morbo del juicioZzzzz. No obstante, el testimonio de Pérez de los Cobos está en entredicho. Mucho. Y con él, otra vez, el Estado. Lo que nos lleva a esta meditación, hermanos: la glorias de la lucha contra ETA deberían jubilarse, ahora que estamos en otros escenarios, por lo que debería haber cambiado el canon del héroe. Un héroe, tal y como está el patio, es aquel que dice la verdad en un final de Régimen en el que polis, periodistas y políticos están en entredicho.

PUIGDE Y SUS HECHOS. Ha sido importante el testimonio de los mossos López y Molinero, según el cual Puigde apuntó que podría aprovechar la violencia policial para proclamar la indepe. Es importante porque otorga credibilidad al resto de su testimonio, y porque ilumina verdad sobre el procés. A mí, explicar el comportamiento real del procesismo y del Estado es lo único que me interesa de este juicio. Y la frase de Puigde ilumina la ausencia absoluta de planes, que es a su vez el peor plan que puedes tener, incluso en una timba de póker. La pregunta es: ¿esa frase, que ilumina una cultura política endeble y propagandística, se puede inscribir en alguna categoría penal? Personas que considero me dicen que no, que es una boutade, una declaración de intenciones no confirmada por actos, y una dinámica propagandística de Puigde que nos fue acompañando durante semanas, sin indepe ni siquiera cuando se simuló proclamarla. Otras personas que también considero me explican que ahí puede encontrarse, si se busca, la génesis de algún grado de tentativa en la cosa sedición. La necesidad de provocar una situación, organizada por un grupo, si bien no protagonizada ni por ese grupo ni por su policía, que pasaba del boogy. Marchena, en ese sentido, interesado por la cosa sedición, se ha interesado por lo que se dice que dijo Puigde.  

LIBERTAD PROVISIONAL. Esta semana las defensas han pedido la libertad provisional para Turull, Rull y Sánchez, y luego para Junqueras y Romeva. Esto es, para los acusados que son candidatos en alguna lista. Se pide, vamos, para realizar campaña. Si bien, de forma contradictoria, se explica que los acusados podrían cumplir arresto domiciliario en Madrid y su DF. Es decir, sin acometer campaña alguna. En un momento dado, en la petición del abogado Pina, se habla de la “actitud colaboradora mostrada (por los acusados) a lo largo de las 7 semanas de juicio”. Lo que es una verdad como un piano, a la vez que habla de la rebelión y sedición efectivas que tenían en la cabeza. Ninguna. Me dicen los que saben que es poco probable que se conceda esa solicitud, si bien está claro que los acusados han apostado por otro destino político diferenciado del de Puigde –vamos, por guión, es difícil que se fuguen–, y que el Estado dispone de diversos medios –poli y cacharros electrónicos, de uso común– para controlarlos. Ahora que rebelión como que no, podría ser un buen momento para liberarlos a todos. 

LAS PARTES. Se empieza a notar el cansancio en todas las partes y en toda la Sala. Algo normal en un juicio largo. Se nota en las defensas y en Fiscalía, más advertidas por Marchena. Y en el propio Marchena, que en ocasiones pierde lo que en Princeton denominamos el charme Marchena. Esta semana, para cortar a un abogado, Marchena le ha espetado un “usted antes era un abogado más serio”. Lo que equivale, en la vida civil, a un “tío, tu antes molabas”, y a, posteriormente, salir del bar a partirse los ojos. El cansancio es lo que tiene. Un avoxgado ha sido empurado por delito de odio, ese delito que suele caer en las espaldas de las izquierdas. Hasta que no haya sentencia firme, no problem. No parece que se producirá en el tiempo que dure este juicio. Esta semana, por cierto, fruto del cansancio, Marchena dijo, en un pique con defensas, que “estamos a mitad de juicio”. Espero que no sea una imagen poética, sino literal. En las dos próximas semanas llegamos, más o menos, a la mitad de testigos consumidos. El grueso serán polis y GC, que intentarán transformar desórdenes públicos y pitote ante la autoridad policial en rebelión/sediciónZzzzz, e intentarán no utilizar alocuciones como la emitida por un poli esta semana: “Metí la porra como si no hubiera un mañana”. Le pones una grulla, y ya es un haiku. Las defensas, por cierto, siguen ateniéndose en sus interrogatorios a polis y GC a vídeos que no podemos ver. Hace bien, supongo. Es una pena, incluso una pérdida de tiempo, que Marchena no los permita ver hasta la fase documental. Es legal. Pero poco operativo.

MIENTRAS, EN CATALUNYA. El Govern Torra sigue haciendo un flaco favor a las defensas, cargándose la cosa democracia-que-tira-para-atrás, emitida nont-stop por el procesismo. Esta semana, un Govern que farda de que el Parlament es soberano –lo que es, por cierto, una aberración húngara; un parlamento no puede ser soberano o estamos perdidos; cuando Vox o su siguiente casilla gane en el Congreso transformará el Congreso en un ente soberano con el que arrearnos en la frente–, ha rechazado la resolución del Parlament para que convoque elecciones o se somete a una moción de confianza. No pinta que convoque elecciones, máxime cuando ha aparecido la primera encuesta que da la victoria a ERC, y que dibuja una caída de JxC –y de C’s; los dos procesismos gore–. Por otra parte, el Govern está sellando su divorcio con los Mossos, escenificado en el juicio esta semana. Lo hace creando otro cuerpo policial. Socorro. Se trata de una guardia pretoriana, y protorriana. Empiezan con 75, pero quieren llegar a 250 Mossos. Es, dicen, una escolta presidencial –para un Presi en el Beirut de los 70's–, compuesta por fieles procesistas, que provienen de la unidad canina, de Trànsit o de la Brimo/los que pegan. Es decir, sin experiencia alguna en escoltas policiales. El procés, ese reaccionarismo, va adquiriendo formas de las nuevas extremas derechas europeas. Una de ellas es hablar todo el dia de democracia, situar la democracia en un ideal alto y abstracto, y no cumplir el cotidiano. Cat, cuatro años por delante de Esp since 2012.

¡Hola! El proceso al Procès arranca en el Supremo y CTXT tira la casa through the window. El relator Guillem Martínez se desplaza tres meses a vivir a Madrid. ¿Nos ayudas a sufragar sus largas y merecidas noches de...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección. Su último libro es 'Los Domingos', una selección de sus artículos dominicales (Anagrama).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

5 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. zyxwvut

    Una "partida de póker" en que se buscaban uno o varios muertos con un ejercicio de provocación continuado. Pero usted nada, siga a lo suyo, frivolizando. Largas peroratas para excusar y justificar a los y las secesionistas, mucha burla para disimular que no se aclara y, cuatro críticas genéricas al desastre que el frente nacional está montando en Cataluña. En contraste las críticas a la fiscalía y los jueces pormenorizadas y detalladas. Y mucha gente que "le dice cosas" pero que tienen una filiación cada vez más clara. Mientras, la crispación socialen Cataluña crece al mismo ritmo que los discursos supremacistas de los seguidores del secesionismo. Pero usted tranquilo y jocoso, la culpa la tienen "España" y el "régimen del 78". Penoso...

    Hace 2 años 7 meses

  2. hdj

    el único castigo que les duele de verdad, en el estado español y en Cataluña, es la ABSTENCIÓN

    Hace 2 años 7 meses

  3. c

    todo creado por la drcha d españa y catalña qe se han llevado siempre bien al 3%PPujolaznar a base d echar leña sin parar, pa : tapar su recortes corrupcion privatizacioens etc etc cuando veian qe podian perdr poltrona alentar el voto irracional visceral nacionalista qe no gane la izda social y tapar su programa pa ricos

    Hace 2 años 7 meses

  4. Jano

    Esp? Cat? Gene? Puigde? Esto qué mierda es? El procés para gilipollas?

    Hace 2 años 7 meses

  5. Uno

    "Por un disparo en un registro", dice, XDDD

    Hace 2 años 7 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí