1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

TAREAS PENDIENTES (IV)

Hágase la luz: más limpia, barata y sin cortes

El precio medio del kilovatio hora que pagaron los hogares, sin incluir los impuestos, en 2017 fue un 73 por ciento mayor que el que habían pagado en 2008

Emilio de la Peña 16/04/2019

<p>Ladrones.</p>

Ladrones.

J. R. Mora

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

El consumo de electricidad es una de las necesidades básicas para todas las personas, para todos los hogares. Nadie puede prescindir de ella para sobrevivir dignamente. Si repasamos la encuesta de presupuestos familiares del Instituto Nacional de Industria, comprobamos que sólo la alimentación y la vivienda superan en gasto a la electricidad y el gas entre los consumos imprescindibles sometidos exclusivamente al mercado. Los ciudadanos particulares dedican más de 20.000 millones de euros al año, casi el 4 por ciento de todo lo que consumen (a ropa dedican una cantidad similar, pero en este capítulo sólo una parte, probablemente mínima, es imprescindible). A ello hay que añadir el gasto en electricidad de las empresas o de las instalaciones públicas, también imprescindible, y cuyo gasto en gas y electricidad supera el de los hogares. Pues bien, todo este negocio está en manos de cinco compañías en todo el país, y la gran mayoría de la factura eléctrica la cobran tres de ellas, que ingresaron 46.000 millones de euros en 2018 en España. Se trata pues de un oligopolio que determina el mercado de la electricidad.

En apariencia el sistema eléctrico es un mercado competitivo, en el que la electricidad producida se vende mediante subasta, se distribuye por todo el país y otras compañías la comercializan a los usuarios, hogares, empresas o instalaciones públicas. Pero esto es una pura pantomima. Cada una de las cinco compañías de electricidad tuvieron que dividir su negocio en generación, es decir la producción en centrales, distribución y comercialización. Ello pone en evidencia la farsa, porque las empresas generadoras de la energía que acuden a la subasta de electricidad son las mismas que luego pujan para fijar el precio y adquirirla. Hay otros que participan también en la subasta. Son inversores financieros que compran y luego revenden a las citadas cinco compañías. En suma, un truco, además extremadamente complicado, como el del trilero al que nunca se le adivina en qué cubilete está la bolita.  Agentes oficiales vigilan e inspeccionan para asegurar la limpieza de los que intervienen en él, en un tinglado falso por la naturaleza.

Este es el cuarto oscuro de donde sale la luz que pagan todos los hogares. Y el que hace posible que el precio medio del kilovatio hora que pagaron los hogares, sin incluir los impuestos, en 2017 fuese un 73 por ciento mayor que el que habían pagado en 2008. El precio del petróleo, que sirve de referencia para conocer el coste de la energía, subió en ese periodo el 61 por ciento, es decir, 12 puntos menos. Y el coste de la vida, la inflación, subió únicamente el 11 por ciento. Así, resulta que España no sólo tiene la electricidad más cara de la Unión Europea, junto con Polonia, sino que de 2008 hasta hoy es también donde más ha subido de precio, si se excluyen los impuestos, y el tercero en la escalada de la tarifa incluyendo estos. En la factura van otros conceptos: los impuestos. Los gobiernos de Zapatero y Rajoy subieron el IVA, lo que encareció la luz y los demás bienes y servicios. La factura que se paga a las compañías incluye también otras partidas: desde dinero para potenciar las energías renovables, hasta una compensación, todavía, por haber paralizado la construcción de nuevas centrales nucleares ¡en 1995! Todo gasto que no sea estrictamente producir, distribuir y comercializar la electricidad se carga al recibo.

Lo cierto es que en plena crisis y en medio de las dificultades para sobrellevarla, el consumo de electricidad desciende entre los españoles: un 8 por ciento menos en 2017 que en 2008. Además, pagaron más por ella: un 42 por ciento más en 2017 que en 2008. De acuerdo con los datos del Ministerio para la Transición Ecológica, 8 millones de personas padecen un gasto energético desproporcionado. Son 650.000 más que en 2008. 3,5 millones pagan con retraso su recibo de luz o gas. Son un 1,3 millones más. Y casi cuatro millones no pueden mantener su casa a temperatura adecuada. Se calcula que el corte de suministro por retrasos en el pago afectó en 2016 a 930.000 personas. Así lo recoge el Informe sobre Pobreza Energética elaborado por la Asociación de Ciencias Ambientales. El corte de electricidad o gas por decisión de las compañías afecta, sobre todo, claro está, a las familias con renta más baja. El 11 por ciento de los que menos ganan lo padece. Otro rasgo más de la desigualdad.

El contraste son los beneficios de los tres grandes grupos eléctricos: Iberdrola, Endesa y Naturgy (antes Gas Natural, Unión Fenosa). El año pasado ganaron cerca de 8.000 millones de euros. El presidente de Iberdrola, José Ignacio Sánchez Galán, cobró por serlo 6.500.000 de euros, cifra, que supone 212 veces el sueldo medio en España. En general el sector eléctrico es considerado el más poderoso lobby en nuestro país. La muestra es la presencia de anteriores altos cargos es sus consejos de administración y la de consejeros que lo son de casi todas las ramas empresariales poderosas.

Este es el mercado de un bien imprescindible para la supervivencia digna de todos los ciudadanos. 

A última hora, como otras medidas sociales comprometidas, el Gobierno de Pedro Sánchez aprobó dos iniciativas esenciales para hacer frente al panorama descrito. La Estrategia Nacional contra la Pobreza Energética, que se propone combatir esta lacra generada por el mercado de forma más decidida que el decreto-ley aprobado en octubre sobre el sistema eléctrico.  Dicho plan es la transposición del acuerdo suscrito entre el Gobierno socialista y Podemos. En él se generaliza de forma automática el bono social a todos los consumidores vulnerables, entendidos estos como los de renta baja. Aclaremos que el bono social supone un descuento en el recibo de la luz y el gas que debe correr a cargo de las compañías. Se prohíbe a las empresas cortar la luz o el gas en situaciones climatológicas adversas.  Se alarga hasta ocho meses el plazo antes de cortar el suministro, que deberá ser comunicado a los servicios sociales para que se pronuncien. Pero se trata de un plan que tendrá que concretarse en ley, decretos u otras normas. De momento, a esperar el resultado de las elecciones.

La otra medida es la que facilita el autoconsumo eléctrico a través de paneles solares. Una vía que los gobiernos anteriores, bajo presión de las compañías, habían dificultado.

Desde luego hay tareas pendientes que se deberían exigir a los partidos que se presentan a las elecciones, si es que se quieren corregir el sistema para hacerlo más acorde con un bien imprescindible. También más transparente: no hay quien sepa de verdad lo que cuesta producir la electricidad en conjunto, ni cómo sale el precio de la tarifa eléctrica. Y más sostenible medioambientalmente: es un sector contaminante como pocos.

La primera medida debería ser convertir en norma toda la Estrategia contra la Pobreza Energética, en caso contrario, será papel mojado.

La segunda, realizar una auditoría de costes y hacerla pública, para saber lo que cuesta producir, distribuir y comercializar la electricidad. Ello debería conducir a la supresión de toda compensación a las compañías con el argumento de que venden el kilovatio a un precio menor del que les cuesta producirlo y transportarlo. Se ha llamado déficit de tarifa. Los consumidores deben por ello a las eléctricas 24.000 millones de euros que se van pagando poco a poco en cada recibo.

En tercer lugar, el sistema debería reformarse radicalmente. Confiar a una subasta la fijación del precio del kilovatio donde rige un oligopolio, que puja por un bien que el mismo oligopolio genera, es un puro engaño que no se arregla con mejoras técnicas, ni con inspectores. Sin embargo, su eliminación no parece viable, al menos por ahora, dado el berenjenal en el que está metido el mercado eléctrico. Mientras dure el engaño, deben corregirse las trampas más osadas del mismo.

La iniciativa de los ayuntamientos o cooperativas de constituirse en agentes eléctricos para actuar en el mercado comprando kilovatios, y ofrecer así precios más bajos es muy elogiable, puede resultar combativa, se puede lograr en ocasiones, pero es sólo poner una tirita sobre una herida que mana sangre a borbotones. En todo caso, habría que eliminar los resquicios legales a los que se agarran las compañías para litigar e impedir que se haga.

Cuarto. Debería cambiarse el sistema actual de la tarifa, que establece un coste fijo muy elevado y cobrar de manera más progresiva por el consumo. Los primeros kilovatios deben costar poco y subir el precio según se gaste más. Es bueno para conseguir un mayor ahorro energético. 

Quinto. Debe apostarse por las energías renovables, sobre todo la solar, que tendría que contar con dinero público y de las empresas para su desarrollo. Al mismo tiempo, deben ir cerrándose las nucleares según concluya su vida útil. Así lo hizo Alemania, ejemplo en el que sólo se mira para lo que interesa. 

Y para acabar, un tema menor, pero que afecta gravemente a los consumidores menos informados. Deberían prohibirse los cambios de contrato mediante visitas a domicilio. Un timo que se ha generalizado. Se dan casos de clientes que sin saberlo llegan a suscribir contratos con varias compañías.

Autor >

Emilio de la Peña

Es periodista especializado en economía.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

4 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Quim

    Y ahora expliquemos que Alemania, con una contribución de eólica y solar que apenas llega al 5% tiene uno de los precios de la electricidad más caros de toda Europa. Las cifras se encuentran fácilmente en Eurostat. Sustituir la fuente de energía más densa que hemos encontrado por unas fuentes difusas tiene un alto precio. No nos queda otra, así que hay que seguir por ese camino. Sin embargo el Estado no debería permitir la participación de las empresas privadas ni convertir la generación de energía como negocio. La energía debe estar directamente en manos de los ciudadanos.

    Hace 2 años 2 meses

  2. JOSE

    Y de regalo par CTXT y el autor. Sacado del programa de En Comun Unidas Podemos:Implantación de un precio regulado para la producción eléctrica de origen nuclear e hidráulica. Las empresas propietarias de centrales nucleares e hidráulicas tendrán la obligación de participar como contraparte, a los precios regulados, en contratos bilaterales con la industria electrointensiva y comercializadoras reguladas y no reguladas. Los porcentajes mínimos de la producción total de energía de origen nuclear e hidráulica, así como el precio con el que deberán ofrecerse en estos contratos, se establecerá por periodos trienales y anuales respectivamente, acompasado con el calendario de cierre de centrales nucleares y el desarrollo de energías renovables. El reparto de la energía a precios regulados entre industria y comercializadoras reguladas y no reguladas tendrá en cuenta, en el primer caso, el estatuto de la industria electrointensiva y en el segundo, garantizar a todos los ciudadanos y en particular a los más vulnerables el acceso a la electricidad como un bien esencial. En Francia se llama a esto ARENH. Me olvidaba supones unos 210 M€/mes para las eléctricas.

    Hace 2 años 2 meses

  3. JOSE

    Una propuesta absolutamente inane, que demuestra el desconocimiento del autor del funcionamiento del mercado eléctrico y la regulación de la UE. Es el típico artículo de aliño y descabello. No me voy a detener en desmontarlo, para eso basta con que se lea el programa de Unidas Podemos y el de En Común Podemos de Galicia donde además se explica como resolver el problema de la competitividad de la industria electrointensiva. Artículos como este solo se explican por alergia de CTXT con Podemos.

    Hace 2 años 2 meses

  4. c

    AHORRO 1ª 1º Tarifa horaria https://www.eldiario.es/consumoclaro/ahorrar_mejor/Tarifa-Discriminacion-Horaria-interesa-contratarla_0_774472899.html Pero para pasarse a este modo hay que volver a hacer un contrato y se pueden aprovechar para cambiar la tarifacion de KW_H. 2ª Bono-social . FACUA critica la nefasta regulación del bono social: solo accede el 13% de los hogares que estimó el Gobierno https://www.facua.org/es/noticia.php?Id=13587 . instrucciones https://civio.es/bono-social/?utm_source=Fundaci%C3%B3n+Civio&utm_campaign=5dbef020e3-EMAIL_VOZDECIVIO2_bonosocial+%28suscriptores%29&utm_medium=email&utm_term=0_9d5b4c8cda-5dbef020e3-127611945&mc_cid=5dbef020e3&mc_eid=20cb562ac3 . los sucesivos informes del mercado del regulador vienen constatando en los últimos años que, en el caso de la electricidad, el precio regulado es el más barato para el consumidor. El PVPC, que está en retroceso (aunque lo tienen todavía 11,1 millones de consumidores), es también condición necesaria para acceder a los descuentos del bono social de la electricidad. . FACUA critica la nefasta regulación del bono social: solo accede el 13% de los hogares que estimó el Gobierno ( ver en facua ) . rebajar la potencia contratada . Me levanto a las 6 Am para meditar y cocinar de mientras lo que preparé de visperas cargar de madrugada los gadgets etc . usar una linetrrna frontal ( de la frente - cabeza) . para ver a oscuras encender solo un instante la luz y apagarla - . PODEMOS , Ley sobre transicion energética : . Si no garantizan un precio justo y accesible para cualquiera, se nacionalizan otra vez como en Francia estan. https://elperiodicodelaenergia.com/las-lineas-rojas-de-unidos-podemos-para-pactar-la-ley-de-cambio-climatico-y-transicion-energetica-con-teresa-ribera/ https://elperiodicodelaenergia.com/unidos-podemos-quiere-municipalizar-la-red-de-distribucion-y-renacionalizar-red-electrica/ . Abriendo paso a uP https://www.eldiario.es/economia/Berlin-remunicipaliza-electricaen-detrimento-Vattenfall_0_880512665.html - https://elperiodicodelaenergia.com/la-imparable-caida-de-los-costes-de-la-fotovoltaica-el-precio-se-situa-ya-en-los-024-dolares-watio/ - AUTOCONSUMO : parece que ya llega https://nergiza.com/autoconsumo-con-balance-neto-parece-que-ya-llega pero no tanto : https://nergiza.com/luz-verde-a-la-facturacion-neta#comment-181875 https://elperiodicodelaenergia.com/el-regreso-del-impuesto-a-la-produccion-electrica-que-significa-y-como-afecta-a-nuestro-bolsillo/#comment-14810 - COMERCIALIZADORAS minoristas https://www.ecoticias.com/energias-renovables/191031/ventajas-tienen-comercializadoras-electricas-independientes Pamplona Cadiz barcelona crearon y Palma ha decidido crear una comercializadora d energia verde

    Hace 2 años 2 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí