1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

No reivindicamos los cuidados como trabajos de las mujeres

Hay un feminismo que quiere plantarse radicalmente frente a la explotación que hace el capital de todas las formas de vida y rechaza ser parte de ello

Carolina León 1/05/2019

<p>Zona de cuidados habilitadas durante la manifestación feminista del 8M (2019).</p>

Zona de cuidados habilitadas durante la manifestación feminista del 8M (2019).

Manolo Finish

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede leer la revista en abierto. Si puedes permitirte aportar 50 euros anuales, pincha en agora.ctxt.es. Gracias.

Un pequeño bloque en la manifestación madrileña del 8M, entre 350.000 personas, estaba compuesto por una decena de carritos de bebé con sus madres y así marcharon juntas mientras pudieron. ¿Es un gesto antifeminista porque una mujer ha de ser “madre” solo detrás de todo lo demás? ¿O es feminista porque pone en el centro de una movilización multitudinaria lo que habitualmente no se quiere ver, que las mujeres somos las principales proveedoras de cuidados a los más vulnerables? ¿Es antifeminista porque “esencializa” una estampa? ¿O es feminista porque ese gesto hace visible el trabajo que realizan las mujeres en proporción aplastante y siempre invisible en lo privado? 

No hay una sola interpretación, pero puede ser útil acudir a las fuentes. Quienes nos han ayudado a enfocar el trabajo doméstico –cuidados, crianza, la inmensa balsa de tareas conocida como “reproducción”– como parte indisoluble de la producción capitalista fueron las feministas italianas de los años 70, especialmente Silvia Federici y toda la literatura que acompañó a la campaña “Salario para el trabajo doméstico”. Desde un contexto económico y político bien diferente, hicieron ver (no solo al feminismo, a toda la izquierda) que “el trabajo reproductivo es un momento de la producción capitalista”, que ocurría debajo del trabajo de producción reconocido por el capital, sin visibilidad, ni remuneración, ni siquiera con la posibilidad de organización política. Ese trabajo no pagado constituía la base de la explotación del obrero en las fábricas (naturalizando el trabajo doméstico en las mujeres) y un pilar para la división de la clase obrera. 

Reclamar un salario por el trabajo doméstico fue su manera de intentar socavar los cimientos de esa explotación indirecta. Vinieron a decir que, si la clase obrera se reconocía en el “salario”, también querían que su trabajo contase y fuese pagado. No se puede decir que tuviesen éxito, si entendemos por tal que alguna haya cobrado un salario por “criar trabajadores para la fábrica”, aunque sus olas llegan hasta hoy. Su trabajo nos hizo pensar, entre otras cosas, que el feminismo no puede desarrollarse sobre la misma base que el sistema que nos explota; por ponerlo en pocas palabras: nuestro feminismo no puede naturalizar el usufructo deliberado y gratuito que hace el capitalismo del trabajo de las mujeres en los hogares, ya sean “amas de casa” o “empleadas de hogar” –mal remuneradas–. Esto es extensible, además, a otros recursos no pagados por el capital. 

De aquella liberación, estos lodos 

Es otro el enfoque que se impuso acerca de la “liberación” de las mujeres en el siglo XX: que esta pasaría por el trabajo salarizado, por su participación en la “empresa”, en la productividad, en la política. La educación, el empleo y nuestra salida al mundo nos harían dejar de depender del salario masculino. Bienvenida la fuerza de trabajo femenina en la maquinaria capitalista: acceso a todo tipo de trabajos (progresiva y parcial ruptura de los “techos de cristal”), ascensos laborales, puestos de responsabilidad, “realización” en lo profesional... Una parte del movimiento feminista se ancla en estas reivindicaciones. 

Que las mujeres se sumaran al “trabajo productivo” no es mala noticia en sí misma (y fue cuestión de supervivencia); lo que pudimos radiografiar a partir del trabajo de las feministas marxistas es que mientras que nos incorporamos masivamente al mercado, el trabajo de los hogares no se “comunalizó” ni se compartió ni se reconoció ni se salarizó. Que continuamos haciéndolo bastante solas, aunque también se haya trasladado a otras mujeres (migrantes, pobres). Lo que hemos podido ver (con las sucesivas crisis económicas y la precarización de los empleos) es que las mujeres en Occidente nos quedábamos con una “liberación” estupenda que incluía dobles y triples jornadas, y que el “trabajo de reproducción” sucedía exactamente igual de oculto, pero en hogares donde muchas veces no había un hombre-proveedor. No había nadie más que ellas solucionándolo todo. 

Estamos en lucha para ponerle fin a ese trabajo (reproductivo) y el primer paso es ponerle precio

En los cimientos de aquella campaña estaba el siguiente reclamo: “Estamos en lucha para ponerle fin a ese trabajo (reproductivo) y el primer paso es ponerle precio”. Criar, cuidar, producir trabajadores y ahora también trabajadoras. Visto desde hoy, resulta revolucionario y a la par naïf. Si el capital hubiese reconocido con salario el trabajo que reproduce y mantiene la fuerza de trabajo, su “mercancía más preciada”, se habría venido abajo. Podemos admitir que parte de las ayudas sociales de la socialdemocracia fueron un “salario para lo doméstico”, pero el grifo se viene cerrando hace décadas.

Sin embargo, continuamos teniendo hijos, en nuestro país con la tasa más baja de toda Europa, y seguimos cuidándolos en frágil equilibrio con nuestros trabajos remunerados. Todas y cada una de las que hemos criado, acompañado y convertido en buenos ciudadanos a nuestros hijos desde hace cuarenta años somos aliadas-sin-querer de ese capitalismo que expropia nuestras vidas y se lucra con ellas. Y hoy, digámoslo claro, nuestro trabajo entrega a la máquina “trabajadores” que nunca van a poder vivir dignamente de un salario.

Aquellas feministas reclamaban el salario para el trabajo doméstico para destruirlo todo desde dentro. No estamos aquí para menos, pero los tiempos son otros. Cuando mujeres educadas, formadas y feministas hablamos de “reivindicar los cuidados” no lo hacemos desde ningún “esencialismo”. Buscamos darle valor a ese trabajo no sólo en el norte de la crisis económica, sino a lo largo del planeta, donde el neoliberalismo expande sus tentáculos y emprende una nueva “acumulación por desposesión”. Llamarlo “reproducción” en lugar de “cuidados” ayuda a situarse de una forma más clara en el análisis materialista, aunque es muy difícil tratar como “material” el momento en que una de nosotras ve ponerse de pie y caminar solo al bebé, las noches que pasamos en vela, los esfuerzos por acompañar la enfermedad de un familiar con alzheimer, la demencia de un hermano.

Se suponía que la socialdemocracia nos iba a dar recursos públicos para ayudarnos en estas situaciones, pero sólo ha vendido un poco más la riqueza que producimos. Y no podemos dejar de exigir los recursos públicos que el Estado debe proveer para atender las situaciones más vulnerables (no podemos permitir que nos arrebaten la sanidad y la educación públicas), pero la mirada feminista-marxista sobre la usurpación del trabajo no asalariado es posible extenderla mucho más allá de lo que pasa en los hogares.

Se suponía que la socialdemocracia nos iba a dar recursos públicos para ayudarnos en estas situaciones, pero sólo ha vendido un poco más la riqueza que producimos

Hasta donde alcanza esa mirada, permite evidenciar cómo se explotan los recursos naturales, cómo se explota a los seres vivos no humanos, cómo se lucra el capital del trabajo de las empleadas domésticas que apenas cuentan con derechos, así como del trabajo informal. Extendemos la mirada al mismo tiempo que se extiende la ola neoliberal que privatiza todo lo que puede, incluidos los sistemas básicos de protección: es por ello que muchas feministas hablamos de los “cuidados” en el centro del feminismo, en el centro del único movimiento transformador que puede detener esta debacle. No incluir esa mirada, no politizar la vida en sentido amplio, es seguir naturalizando la función de los cuidados en tantas mujeres, especialmente obreras y migrantes, en todas las que cuidan la vida y no tienen acceso a ninguna “liberación”. 

No es un alegato para que se “reconozca” el trabajo de las mujeres (“dignificándolo” para que todo quede igual), no es un “reclamo moral” que nos mantenga en ese sitio. Se trata de hablar de lo que mantiene el mundo en marcha, y dar visibilidad al trabajo que efectivamente hacen las mujeres en el mundo para hincar un bisturí en lo más hondo de la desigualdad capitalista. Desde ahí, no entendemos un concepto como “liberación” de las mujeres que se sostenga sobre la explotación de otras, o de cualquier otro más vulnerable o indefenso, o de la riqueza del planeta, de la que viene quedando poca. Hay un feminismo que quiere plantarse radicalmente frente a la explotación que hace el capital de todas las formas de vida y rechaza ser parte de ello. Esto también pasa por politizar todo lo que se entiende por “privado”: los cuidados, la reproducción, la “familia”.

La política es lo que se ve

El movimiento feminista autónomo levanta ampollas y es contestado desde diversos sectores como “político”. Cómo no. La política es, en su concepción más clásica, lo que se ve, lo que se muestra: cada uno de los gestos que se pueda convocar en una manifestación como la del 8M es vital. El “sujeto” que actúa la política, la acción, es ubicuo, diverso, denuncia desigualdades, cuida (y que no nos quiten el baile). Con “carritos delante” o con diversas o con neurodivergentes. No se trata del abúlico “incluir”, sino de contar-con horizontalmente.

Las mujeres con “carritos delante” no reclaman los “cuidados” para sí, aunque sabemos que es un gesto ambiguo (“vosotras sabéis cuidar”, “habéis nacido para ello”, etc.). Se trata de hacerse visible para poder hacerse política. Como hoy por hoy están haciendo las feministas racializadas o las mujeres trans. Lo que no se ve no existe. 

Según Federici, se trataba de luchar para rechazar reproducir a otros como fuerza de trabajo, la “mercancía más preciada”. La huelga feminista busca situar un concepto de vida que no esté atado al salario o la productividad y por ello va al corazón de la producción capitalista. No se trata tan solo de mostrarse como “mamás” sino como feministas que no pueden ni quieren dejar atrás a quienes dependen de ellas. Aquellas que cuidamos queremos contar en el espacio público, interrumpir el tiempo de la producción, hacernos visibles, aunque debajo del “cuidado” hay mucho más que crianza.

La huelga feminista busca situar un concepto de vida que no esté atado al salario o la productividad y por ello va al corazón de la producción capitalista

Veámoslo de este modo: en numerosas situaciones de enfermedad, envejecimiento o discapacidades solo están ellas cuidando. Nada que tenga que ver con su condición de mujeres, salvo una muy consolidada construcción del género y una expropiación interesada de fuerza de trabajo cautiva. Ahí la “huelga de cuidados” solo es posible (o solo es visible) con las que dependen de ellas, que pasan a contar en el espacio público. No es un gesto simbólico más: mostrar ese “cuidado” es un terreno de lucha con el que rechazamos ser cifradas como fuerza de trabajo sumisa y callada en una maquinaria que solo nos valora en tanto “esencia”. Si hoy por hoy reclamáramos un salario no sería para tener valor, sino para reventar la noción de “valor” desde dentro.

“Cuidarnos” va de llevar a lo público, a lo político, una idea distinta de qué somos: no solo como personas, sino en relación a todas las cosas. Va de reclamar la radical vulnerabilidad de la que estamos hechos: las mujeres “liberadas”, él que se cree autosuficiente, el bebé que aún no camina y bastantes más de las que nadie quiere hablar. Puede que esto sea colaborar con el sistema, pero algunas creemos que es lo contrario.

-------------------

Carolina León es librera y autora de Trincheras permanentes. Intersecciones entre política y cuidados(Pepitas de calabaza).

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Sandra

    Este artículo me ha recordado cierto texto del libro de Lidia Falcón, “Trabajadores del mundo, ¡rendíos!”, del año 1996. En la página 201, los dos últimos párrafos: “... Y no nos engañemos, a pesar de las denuncias oficiales, de las estadísticas estatales, de algunas campañas, el colectivo masculino que dirige los gobiernos, los sindicatos, la administración del Estado y de la justicia consiente indiferente (¿complaciente?) tal situación. Frente a la doble jornada femenina, frente al maltrato de la esposa en el hogar y de la trabajadora en la fábrica, frente a la miserabilización de los salarios femeninos que conduce al destino unen el de los hijos menores cuyo cargo gravita sobre aquéllas, sólo encontramos pomposas declaraciones y sonrisas despreciativas. Si es cierto que la liberación de una clase depende de la propia clase, nunca como hoy resulta evidente que la liberación de las mujeres debe ser obra de ellas mismas. Que nadie crea que tal afirmación es nueva o tendenciosa. August Bebel, en 1890, advertía a las mujeres que no debían confiar en que los hombres las liberaran. No cabe duda de que a éstos les resulta enormemente beneficioso tener una criada en casa gratuita y una trabajadora no competitiva en la fábrica. Sólo de nosotras depende modificar esta ecuación en beneficio propio. Hora es ya de que nos concienciemos de que nadie lo hará por nosotras.”

    Hace 3 años 7 meses

  2. Rosue

    No deja de sorprenderme que esa pseudo nueva ola feminista esté conformada por tantas mujeres que cumplen a pies juntillas el primer mandato de género: ser madre. Eso sí, para salvar los muebles se cuentan a sí mismas que son feministas y hasta subversivas, no vaya a ser que se den cuenta de que han pasado por el aro como toda esa marea de mujeres que no han leído a Paul B. Preciado, que no están en colectivos rompedores y que son miradas con condescendencia desde esta élite intelectual que pretende marcar la pauta del feminismo. Que se os ve el plumero.

    Hace 3 años 7 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí