1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Iside Gjerji / Especialista en migrantes y refugiados

“En Italia los inmigrantes viven días terribles”

Josefina L. Martínez 1/05/2019

<p>Iside Gjerji. </p>

Iside Gjerji. 

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede leer la revista en abierto. Si puedes permitirte aportar 50 euros anuales, pincha en agora.ctxt.es. Gracias.

Iside Gjerji es una abogada y socióloga albanesa que reside en Italia desde 1991. Profesora universitaria y especialista en refugiados y políticas migratorias en Europa, es también autora de varios libros, entre ellos Uccidete Sartre! Anticolonialismo y antirazzismo di un ‘revenant’ (Editore Ombre Corte, 2018). Le preguntamos cómo se entrelazan el racismo, el patriarcado y la explotación capitalista en Italia, un laboratorio de la extrema derecha en el gobierno.

Al cumplirse nueve meses de la llegada de Salvini al Gobierno, ¿qué cambios se han producido en las políticas migratorias y en la situación de las personas migrantes?

Todos los días y desde todos los púlpitos del Gobierno se lanzan exclamaciones inmundas contra los inmigrantes. Los ministros agitan, gritan, se pavonean... Pronuncian palabras virulentas, convenientes para sembrar el pánico y señalar el chivo expiatorio por excelencia: los inmigrantes. El actual Gobierno Amarillo-Verde [por los colores oficiales de la Liga y el Movimiento 5 Estrellas] ha hecho de la agresión contra los inmigrantes su principal objetivo, en un intento de dirigir contra ellos el odio y el descontento de grandes sectores de trabajadores y de la pequeña burguesía afectada por la crisis. En esto no hay diferencia sustancial entre la Liga de Salvini y el Movimiento 5 Estrellas de Di Maio. La ley de “sicurezza” (L. n. 132/2018) –que anuló el permiso de residencia por razones humanitarias, restringió las posibilidades de asilo y acogida, prolongó el período de detención administrativa y reforzó las posibilidades de revocación de la ciudadanía– fue votada por los dos partidos que forman la coalición de Gobierno. La decisión inhumana e ilegal de no dejar desembarcar a los migrantes rescatados en el Mediterráneo es también expresión de una política común. Por supuesto, Salvini se atribuye mucho más el mérito de esta agresión organizada contra los inmigrantes, pero el papel concreto del M5S no es menor.

La violencia racista ha sido legitimada a un nivel nunca antes visto en Italia

En este clima de persecución, los inmigrantes son cazados, explotados, humillados: viven días terribles. La violencia racista ha sido legitimada a un nivel nunca antes visto en Italia. Pero la Liga y el Gobierno actual no han tenido que hacer mucho esfuerzo para esto: las políticas de los gobiernos de izquierda anteriores –los de Renzi y Gentiloni son sólo los últimos– habían allanado el camino mucho antes.

En Italia existe el derecho de ciudadanía ius sanguinis. ¿Qué implica para la consolidación de un sistema de racismo institucionalizado? ¿Y qué papel han tenido los gobiernos “progresistas” en estas políticas de Estado?

Para tener la ciudadanía italiana es necesario ser descendiente de un italiano o estar casado con uno. También existe la “naturalización” por razones de residencia, pero ésta debe ser ininterrumpida durante 10 años (sin contar los 4 años de espera después de la solicitud). Los hijos de padres inmigrantes nacidos en Italia tienen derecho a solicitar la ciudadanía sólo a los dieciocho años.  La ciudadanía italiana se concibe, por tanto, como una cuestión de sangre, o como un premio después de un largo trayecto lleno de obstáculos y hostigamientos de todo tipo. Esta ley fue aprobada en 1992 por un gobierno progresista. Actualmente se excluye cualquier posibilidad de mejora. Las fuerzas progresistas en el parlamento están compitiendo con el gobierno actual para mostrar quién expulsó a más inmigrantes y quién concedió menos ciudadanías.

El ius sanguinis se basa enteramente en un sustrato histórico-político racista y machista. Ha sido un pilar fundamental de las políticas fascistas y coloniales. La construcción de la “italianidad” también ha pasado por las normas sobre el “madamato” [la relación entre un ciudadano italiano y una mujer de las colonias, muchas veces compradas como “concubinas”] que prohibían los matrimonios entre italianos y colonizados, así como por las leyes racistas de 1938. Durante mucho tiempo, tanto las leyes como los tribunales consideraron que la “sangre italiana” era sólo la del padre, excluyendo de la línea de sangre a las madres. Fue necesaria una sentencia del Tribunal Constitucional, no. 30/1983, para superar la evidente discriminación por motivos de género.

Ha escrito en varios artículos que en los países europeos las mujeres migrantes son las “colonizadas internas”… ¿qué significado tiene ese concepto?

El concepto de “colonización interna” con el que defino a las mujeres inmigrantes fue utilizado por Karl Marx para describir la situación de los trabajadores irlandeses en Inglaterra. Él comparaba sus condiciones laborales y de vida con las poblaciones colonizadas por las potencias europeas. El mismo concepto fue utilizado posteriormente por otros militantes anticolonialistas, como Frantz Fanon y Jean-Paul Sartre, para describir la condición de los inmigrantes en territorio europeo.

para las poblaciones inmigrantes se ha construido un espacio colonial en el corazón de Europa

Lo que queremos subrayar es el hecho de que para las poblaciones inmigrantes se ha construido un espacio colonial en el corazón de Europa. El sistema colonial históricamente fue construido para mantener a los pueblos colonizados subyugados, humillados y sin derechos. El objetivo final del sistema era la sobreexplotación. Las políticas de migración en Italia, así como en Europa, se construyen hoy en día para alcanzar ese mismo objetivo.

Las mujeres inmigrantes sufren una opresión múltiple, aún mayor que la de los hombres inmigrantes: sobre ellas pesa no sólo el racismo sino también el machismo. Son las más explotadas de los explotados.

Esto se percibe en la degradación general de sus condiciones de vida, e incluso se han detectado nuevas patologías psicofísicas que afectan a las trabajadoras inmigrantes…

La realidad de las mujeres inmigrantes está a la vista de todos: aun teniendo un alto nivel de educación realizan trabajos no cualificados, son las peor pagadas, las que padecen la tasa más alta de violencia (incluida la violencia sexual), tanto en el trabajo como en el hogar. A menudo estas áreas se superponen, ya que muchas mujeres inmigrantes tienen que trabajar en los hogares de los italianos para cuidar a las personas mayores y a los niños. En Italia, por primera vez se ha registrado un síndrome específico que afecta a las trabajadoras inmigrantes: el “síndrome italiano”. Es una forma de malestar psicofísico que experimentan las mujeres trabajadoras inmigrantes en Italia: un malestar que se debe al abuso, la violencia física y simbólica, el racismo, la falta de descanso, la falta de oportunidades y la dificultad para mantener una relación con los niños que quedan en el país de origen.  

La cuestión antirracista o anticolonial ha estado muchas veces ausente en las posiciones de cierta izquierda tradicional, sosteniendo reivindicaciones de clase corporativas en los países europeos. ¿Se puede defender una política de clase sin ser antirracista y antiimperialista?

Lamentablemente, Italia no es una excepción a esa tendencia: la izquierda tradicional no ha combinado la causa de la emancipación de los trabajadores italianos con el anticolonialismo y el antirracismo. El Partido Comunista Italiano siempre ha sido uno de los sujetos políticos más activos en la campaña para eliminar la memoria colonial en Italia. Pocas personas en Italia conocen las atrocidades italianas en las colonias.

El nacionalismo es una enfermedad muy extendida en los actuales movimientos de izquierda

El nacionalismo es también una enfermedad muy extendida en los actuales movimientos de izquierda, incluso en los que se autodenominan anticapitalistas. Como sabemos, esta es una vieja historia que las fuerzas y movimientos de izquierda europeos están arrastrando desde la Segunda Internacional, cuando Bernstein y sus compañeros divagaban sobre las misiones civilizadoras europeas o, incluso, sobre la necesidad de un “colonialismo socialista”.

Hoy, más que nunca, con el capitalismo asentado en todos los rincones del planeta, con crecientes desigualdades, con la explotación generalizada, con la extensión de las guerras y la carrera armamentista, queda claro que ninguna respuesta de clase al capitalismo puede ser eficaz dentro de las fronteras nacionales. El antirracismo y el antiimperialismo deben convertirse en el “pegamento” de las luchas de todos los trabajadores, nativos e inmigrantes, en todos los países del mundo. La solidaridad internacional no es sólo una cuestión ética o humanitaria, es una cuestión a través de la cual se puede y se debe medir la eficacia de cada lucha presente y futura. En resumen, es una necesidad histórica.

Desde tu punto de vista, racismo, patriarcado, capitalismo… ¿cómo se combinan a comienzos del siglo XXI?

El racismo, el patriarcado y el capitalismo están entrelazados y se basan en la violencia (física y simbólica), la opresión y la explotación. Hoy, como hace siglos, siempre se combinan de la misma manera: se realimentan entre sí para su supervivencia común y particular.

El racismo y el machismo son elementos estructurales del capitalismo: sin ellos el sistema no puede construir este mundo de la racionalización sin razón, no puede mantener a las masas subyugadas, no puede reproducir su sistema de explotación. Por eso no tiene sentido llamarse antirracista y antipatriarcal sin ser anticapitalista.

Autora >

Josefina L. Martínez

Periodista. Autora de 'No somos esclavas' (2021)

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Daylos Díaz

    A ver chico listo -CeX-, guarda tu gen fascistoide y piensa lo que dices... Por eso mismo, pues como migrantes somos todos, los que vienen y los que van, así de esa manera se evidencia la realidad en sentido lato. Que parece que solo puede prevalecer las categorizaciones jerarquizadas de los conceptos para que los demás captemos la 'cosa'... En cuanto a lo de demagogia y regular las idas y venidas mejor no digo nada, no porque no tenga nada que exponer, sino para que corra el aire, pues asco es lo que das...

    Hace 2 años 2 meses

  2. Juanini

    Qué vergüenza de artículo. Una montaña de falsedades. Salvini y sus predecesores en la Liga Norte llevan 20 años sosteniendo a Berlusconi, el que decía "me daría asco acostarme con una mujer que se haya ido a la cama con un negro". Para el que no lo sepa (a ella se le ha olvidado mencionarlo) el PD (el PSOE italiano) rechazó el ofrecimiento del M5S para formar gobierno con ellos, sabiendo que si ellos no participaban en el gobierno, se haría con los fascistas de la Lega. ¿Quien es el responsable de que los fascistas estén en el gobierno? Ya le gustaría a la izquierda española que se estuvieran haciendo políticas sociales como las que está sacando adelante el M5S (no la Liga): renta básica universal, subida de las pensiones mínimas, lucha contra la corrupción, recorte de los privilegios de los políticos, lucha contra la precariedad... todas las políticas que la izquierda (PD) decía que no se podían hacer mientras se subían los sueldos y se repartían las poltronas. Ni una palabra contra los inmigrantes, ni una sola, ha salido de la boca de ningún ministro del Movimiento en el año que llevamos de gobierno y la tiparraca que escribe esta basura, la típica "PiDi-ota", estómago agradecido de una izquierda corrupta encargada de mandar a los abuelos a comer a las papeleras, se permite pontificar desde su poltrona clientelista de la universidad. Están saltando como las ratas en un barco incendiado porque el Movimiento está haciendo que se les vea las cartas asomando por sus sombreros de tahúr. Esta renziana asquerosa no se acuerda de que su amado líder firmó la renovación del ILVA una semana antes de irse a casa, dejando a los tarantinos muriéndose de cáncer por las dioxinas para otra década (como hizo Rajoy con aquella papelera gallega, pero más siniestro). No os dejéis engañar y escuchad lo que dice Julio Anguita sobre el Movimiento 5 Estrellas. Salvini es un fascista asqueroso, pero él es el palo del sistema en la rueda del cambio grilino y todo apunta a que su último pistolero se va a acabar desinflando.

    Hace 2 años 2 meses

  3. CeX

    La inmigración (no migración como dicen ahora en el proceso de ingeniería social en que estamos inmersos; migrantes son todos, los que vienen y los que se van como turistas, etc) es un drama, pero debe ser regulada. ¿Tiene derecho a venir alguien de forma ilegal? ¿Y si vienen mil millones de chinos (por decir algo)? ¿También tienen derecho, o esos ya no por ser muchos y cargarse el estado de bienestar del país receptor? Basta ya de demagogia. Ayuda en origen internacional y toda la inmigración que se quiera, pero regulada y legal, como debe ser.

    Hace 2 años 2 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí