1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Artivismo, una forma de resistencia creativa

En un contexto social y político cada vez más inestable, las formas de protesta se reinventan para acercarse a nuevos públicos y encontrar placer en la reivindicación

Claudia Frontino Barcelona , 1/05/2019

<p>Intervención en la estatua de Antonio López y López, el Marqués de Comillas, en Barcelona © Enmedio.info</p>

Intervención en la estatua de Antonio López y López, el Marqués de Comillas, en Barcelona © Enmedio.info

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede leer la revista en abierto. Si puedes permitirte aportar 50 euros anuales, pincha en agora.ctxt.es. Gracias.

Abril de 2009, España está inmersa en la gran –mal llamada– crisis económica. Pero no hay espacio para la tristeza. Por lo menos durante los tres minutos que dura la fiesta en el INEM que organiza el colectivo Enmedio. Una oficina de empleo de Barcelona se convierte, por un rato, en un lugar feliz a pesar de que el paro para entonces sea de casi 4 millones de personas. Música, confeti, incluso una conga. El personal de la oficina no sabe qué hacer ante esta alegre manifestación. Caras de sorpresa entre algunos de los que fueron a fichar ese día. Otros se animan a participar. Todos se preguntan por qué una fiesta en un lugar –casi– de penitencia.

Año 2019. España, dicen, empieza a salir de la crisis. Pero los efectos de la crisis continúan estando presentes. Sigue habiendo desempleo, desahucios, pobreza, deportaciones, asesinatos machistas y un sinfín de injusticias más. Y, en paralelo a éstas, siempre hay quién las lucha desde una posición a medio camino entre el activismo y el arte. Celebraciones, mapeos colectivos, teatro en la calle… El artivismo encuentra en las prácticas estéticas, colaborativas e independientes su manera de reivindicar las causas justas.

Artivismo, forma y fondo

“Nuestras acciones parten del malestar y de lo que nos sucede, fuera del marco político”, comenta Oriana Eliçabe, una de las integrantes de Enmedio. Eliçabe, junto a otros cinco profesionales de la imagen, forma actualmente este colectivo surgido en 2007 heredero de otros como Las Agencias, V de Vivienda o Yo Mango. Responsables de campañas como el ‘Sí se puede, pero no quieren’ con la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) o la viralizada fiesta en el INEM, en Enmedio trabajan desde un lugar poco convencional. Sobre esta posición a medio camino entre lo que se considera activismo y arte, Eliçabe asegura que “dentro del arte tiene que haber visión crítica y anclada a la realidad social, y en lo social hay que trabajar las formas y la estética como manera de expresión”.

Campaña 'Sí se puede, pero no quieren' de la PAH © Enmedio.info

Campaña 'Sí se puede, pero no quieren' de la PAH © Enmedio.info

Estas formas híbridas de comunicar se entienden, además, como una manera de conectar con públicos heterogéneos más allá de la gente convencida. Se trata de abrir espacios de diálogo, convivencia y discusión porque se están tratando temáticas y malestares universales y hay que procurar interpelar a cuanta más gente mejor. “Es indiscutible que buena estrategia de comunicación acompañada de unas buenas formas puede abrir el espectro de aliados”, asegura Eliçabe, contraponiendo estas estrategias con las del arte o el activismo convencionales.

Llegar a más gente, cambiar el discurso y salir de los debates de siempre. Pero ¿cómo? “Estamos hartos de discusiones estériles y ridículas sobre izquierdas y derechas. Además, la política se ha apropiado de la guerrilla de la comunicación y de sus estrategias. Queremos estar en medio, intervenir el relato dominante”, aclara Eliçabe.

Y ¿por qué hacerlo a través de expresiones artísticas? El arte tiene la capacidad de conmover, de conectar. “Hay mucho arte reivindicativo y con mensaje hoy en día, pero está menos promocionado que el que no pone en peligro ninguna estructura de poder”, lamenta Sofía G. Peula, responsable de comunicación de la Asociación Solidaria Andaluza de Desarrollo (ASAD). Peula asegura que ASAD apuesta por el derecho a la comunicación como “clave para el empoderamiento de la ciudadanía”, y que usando las herramientas de artivismo han encontrado una forma, entre muchas, de conectar con la gente.

Resistencia creativa y transformadora

“Soy de los que piensa que hay que redefinir del concepto de artivismo y que la educación juega un papel importante”, dice Pablo Ares. Junto con Julia Risler forman Iconoclasistas, un colectivo con base en Argentina que trabaja la investigación colaborativa, el mapeo colectivo itinerante, las cartografías críticas y con recursos gráficos de código abierto. En esta educación recae gran parte del peso de lo que hace Iconoclasistas. Con talleres alrededor del mundo, sobre todo América Latina y España, estimulan la reflexión crítica para impulsar prácticas de resistencia y transformación centradas en el territorio. Los mapas son lo suyo. Pero también de la gente que participa en esas formaciones, ya que se los pueden apropiar, reinterpretar y trabajar de forma menos performática. “Hay territorios golpeados por contaminación, violencia, represión… Y los cuerpos de ese territorio lo sufren. Cómo vivimos la ciudad, cómo la recorremos, cómo la podemos disfrutar. Todo eso hay que reivindicarlo”, comenta Ares.

¿Qué tienen que ver, entonces, unas formas de manifestarse con otras? La resistencia. La resistencia a políticas migratorias, al neoliberalismo, al capitalismo. La resistencia une comunidades, familias, vecinos y gente de todo el mundo que quiere cambiar las cosas. “La transformación se da a través de evidenciar las problemáticas y la resistencia en sí es un proceso transformador”, asegura Ares. Y no solo transformadora. “La resistencia tiene que ser creativa para no ahogarse”, añade Eliçabe.

Volviendo a los relatos dominantes. Desde Iconoclasistas trabajan los mapas para revertir la narración del poder. “Nos han educado para creer que un mapa o un atlas es la verdad, pero no es así. Los mapas cambian, cuentan historias y por sí solos no son críticos.  Los mapas son ejercicios para pensar el territorio y eso se puede hacer de muchas maneras”, explica Ares.

En la misma línea, desde ASAD, consideran que la resistencia se debe reinventar constantemente para cumplir su función. Y porque no queda otra. “Tenemos que estar constantemente inventando nuevas formas de defender los Derechos Humanos, porque se oculta, interesadamente, que son una obligación, y quienes los ocultan tienen más medios que quienes los defendemos”, responde Peula.

Acciones en positivo

A diferencia del activismo convencional, los colectivos artivistas acostumbran a trabajar sus acciones con cierto positivismo, alegría, incluso humor. No todo son fiestas, aunque también las haya, pero optan por enfoques que a menudo sorprenden.

“Nos gusta trabajar desde el humor porque la vida ya es suficientemente difícil como para no reírte un poco de ella o de ti misma”, explica Oriana Eliçabe. “Hace años que intentamos romper con la idea tradicional del activismo que reprocha, señala lo malo. Nosotros señalamos el malestar, pero lo trabajamos intentando que esto no frustre a las personas que participan en las acciones, que no se las victimice”, añade.

Ese humor, ese toque diferente a veces se traduce en críticas. Pero ya lo decía el profesor de la Universidad de Nueva York Stephen Duncombe hace unos años: el artivismo aporta placer y estética. Desde Enmedio recuerdan como se les ha llamado naíf o frívolos por algunas de sus acciones, que suelen partir de ese placer y esa estética. Eliçabe se defiende asegurando que “vivimos en un mundo que nos está haciendo muy incómoda la vida cotidiana así que no podemos hacer nada más irreverente que sentir placer por aquello que hacemos”. Eso pasa por bailar, festejar o reírse mientras otros gritan o se enfadan. Cada cual escoge su manera de reivindicarse, al final no son más que formas que se entrecruzan.

“Cualquier manifestación está llena de elementos artísticos: pancartas, teatro espontáneo, comunicación de guerrilla, grafitis, memes en las redes sociales. Al principio, en los 90, éramos un poco más radicales, pero ahora no todo el mundo grita, hay otras prácticas estetizadas, nuevas maneras de protestar”, comenta Pablo Ares recordando sus inicios como activista.

Factor sorpresa

Además de hacerlo en positivo, el artivismo a menudo opta por el factor sorpresa para sus acciones. Ya lo vinieron haciendo años atrás colectivos como My Dad’s Strip Club (Inglaterra) organizando un pilla-pilla en un centro comercial para protestar contra una marca de maquillaje que usaba terminología bélica, Not an Alternative! (EUA) ocupando un solar reivindicándolo para personas sin hogar, o Flo6x8 (España), un colectivo flamenco anticapitalista que protestaba contra el rescate de la banca a ritmo de bulerías, tangos o fandangos. O Enmedio y su fiesta en el INEM.

“En ASAD usamos la técnica de la sorpresa para llegar a gente que no está comprometida socialmente y que, si le dices que va a ver una acción sobre derechos de las mujeres o sobre migraciones, lo rechazaría directamente”, explica Sofía G. Peula. Puede pasar que, paseando por la calle, o estando dentro de una oficina bancaria, te encuentres con una acción sorpresa. Pero que lo sea no significa que ésta sea improvisada. Detrás hay tiempo de investigación, trabajo colaborativo, sinergias y preparación para que el resultado sea impactante y eficiente.

Además, que sea sorpresa implica que no forma parte de la agenda marcada por los medios de comunicación indicando qué temas tienen interés informativo y cuáles no.  “Estas acciones parten de las necesidades y se hacen porque hace falta abrir espacios de confort en una sociedad cada vez menos confortable”, concluye Eliçabe.

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. JL PALOMERA FORT

    "Buen caminante no deja huellas" LAOZI (Tao Te Ching, XXVII) Distinguido Público: Nos complace avanzar información respecto un modesto movimiento cultural se viene desarrollando. Dicha corriente es fruto la labor R&D&I creativo-artística elaborada durante décadas. Se basa en líneas de pensamiento holístico, y asentadas en conceptos que afectan diversos ámbitos. Un pilar fundamental es Ciencias Ambientales, para poder así colaborar con diferentes expertos en Ecología y Ambiente -junto demás campos-. Todo ello, para conseguir rigor Científico-Técnico, cara realizar determinados proyectos artísticos. KEYWORDS: Consciencia Ambiental Universal. Responsabilidad Social-Artística cara Generaciones futuras. Elevación positiva de Consciencia. Enclave Arte como Centro R&D&I Creativo-Artístico generador de Desarrollos Culturales. Aproximación Artística a los Socio-ecosistemas (SSEs). Óptima Sostenibilidad. FILOSOFÍA: Arquetipos, Metafísica, Ética, etc. BIOLOGÍA: Macro y Micro Ecología, Zoología, Etología, Botánica, etc. Música. Química Verde. Física. Bromatología. Neurociencias. Ciencias Humanas y/o Ciencias Sociales. BIOECONOMÍA: ... OBJETIVO: Entre otros, apoyo absoluto e incondicional a Naturaleza al efectuar cualquier actividad artística. La producción de obras debe favorecer positivamente y necesariamente al Medio, evitando al máximo: contaminación y residuos en todos los ESPACIOS, incendios, desertización, erosión... Todo, sin merma de creatividad artística, y repercutiendo aspectos a nivel: I.- SOCIAL a.- Desarrollo Sostenible en todas las esferas. b.- Favorecer al Medio. c.- Formación y/o EDUCACIÓN adicionales. d.- Desarrollo Económico- Empresarial y/o Autoempleo. II.- ARTÍSTICO. Lo conseguido, hasta el momento, derivado lo expuesto, es: a.- Artes Plásticas. Hay desarrolladas dos líneas pictóricas: la urbana y la rural. Existen obras línea urbana con propiedad intelectual obtenida en 2001, y con depósito legal, en: Biblioteca Nacional de España en Madrid y Biblioteca de Cataluña en Barcelona. Se pueden encontrar -por donación- en: Biblioteca de Aragón (IBA), Instituto Aragonés de Arte y Cultura Contemporáneos, sitas en Zaragoza. El Archivo Municipal de Huesca y Museo Sariñena. Y, en Madrid, la R.A. Bellas Artes San Fernando y Matadero. Esta línea utiliza soportes encontrados en calle. Y la pintura es auto-fabricada, también, con material recogido en la ciudad. Nunca se han comercializado ninguna las obras, ni originales ni reproducciones -al no estar destinadas al mercadeo se relegan otro universo-. No me consta existan referentes históricos similares respecto dichas obras. b.- Arte Sonoro. Realizado durante casi catorce años, cada día varias horas, por las calles de Barcelona y su área metropolitana -meses en Lleida, y muy puntualmente Madrid-. Actualmente, área Huesca. Las composiciones son propias y ejecuto únicamente con el cuerpo humano como instrumento, SIN NADA MÁS. Y, en interacción con los entornos, las personas y ... -la idea es diferente a percusión corporal- (*). Está previsto el registro sonoro -hoy en negociaciones-. Nunca se ha admitido ni recibido compensación económica, ni de ningún otro tipo. No me consta existan referentes históricos similares. c.- Otras disciplinas están implementación. III.- OTROS. A su total disposición para las aclaraciones precisen; y muchas gracias por su atención. Saludos cordiales. (*) SÍMIL: si la mano es a una madera, esta se ha convertido en xilófono. Se ejecuta de manera diferente, logrando un timbre limpio y buena intensidad acústica. Además de altura clara, y ritmo. Aportando también, posiblemente, armonía y melodía. JOSÉ LUIS PALOMERA FORT // 22570-CAMPORRÉLLS (HUESCA) // SPAIN

    Hace 2 años 6 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí