1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

El precio de ser activista ambiental en Latinoamérica

América Latina es la región más peligrosa del mundo para defender el planeta, con más de 1.500 activistas asesinados desde 2002

Aitor Molina 1/05/2019

<p>Protesta Patagonia Sin Represas en Valparaíso, Chile.  </p>

Protesta Patagonia Sin Represas en Valparaíso, Chile.  

Davidlhor Bueso

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas colaboraciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede leer la revista en abierto. Si puedes permitirte aportar 50 euros anuales, pincha en agora.ctxt.es. Gracias.

La lucha por defender el medioambiente se libra en todo el planeta y trasciende todas las fronteras. Sin embargo, hay partes del mundo donde esa defensa se aleja de la retórica de los discursos y se presenta como una batalla en el terreno que acostumbra a tener consecuencias fatídicas.

¿Se imaginan que la famosa activista adolescente Greta Thunberg hubiera nacido en Brasil, México, Colombia u Honduras? De ser así, las probabilidades de que su cuerpo hubiera acabado en una bolsa de basura después de protestar ante la instalación de una central hidroeléctrica serían muy elevadas.

Antonio Esteban Cruz, Manuel Gaspar Rodríguez, Macarena Valdés, Chico Mendes, Ruth Alicia López, Sônia Vicente Cacauy y un largo y doloroso etcétera. Todos ellos, al igual que Greta, lideraron protestas para defender el medioambiente; sólo que en su caso, sus voces fueron silenciadas mucho antes de poder hacerse famosos mundialmente.

Estos casos son sólo una pequeña representación de los cerca de 1.500 activistas ambientales asesinados en América Latina desde 2002, año en la que la ONG Global Witness comenzó a documentar las muertes de defensores ambientales a nivel mundial.

La Negra no se colgó”.

Mari, Mari– Rubén saluda en mapudungún (lengua de la tierra) a un vecino que pasa por delante de su casa en la comunidad mapuche de Newen de Tranguil, en la Región de los Ríos (Chile). Vive rodeado de coigües, peuhenes y otros árboles nativos pobladores de este territorio que se extiende entre la Selva Valdiviana y la Cordillera de los Andes, sorteando lagos y volcanes.

Cuando Rubén Collío y su pareja cambiaron el asfalto de la capital por el verde de la montaña, esperaban poder criar a sus cuatro hijos en un entorno natural único, lejos del estrés y la trivialidad de la ciudad. Sin embargo, todo cambió cuando, el 22 de agosto de 2016, Rubén se encontró el cuerpo de su compañera de vida, Macarena Valdés, suspendido en las vigas de su casa frente a un plato de comida caliente y la mirada ausente de su hijo de un año de edad.

En 2016, algunos habitantes de la comunidad acudieron a la casa de Rubén Collío y Macarena Valdés para que les ayudaran a organizar la protesta contra la instalación irregular de una hidroeléctrica por parte de la multinacional RT Global, ya que “ellos tenían estudios” y podían gestionar mejor la situación. 

Veinte días después de la primera protesta se organizó una reunión entre los activistas y algunos mandos de la empresa austríaca. Según nos cuenta Collío, fue durante esa reunión cuando recibieron las primeras amenazas y, al día siguiente, el cuerpo de Macarena Valdés apareció colgado en su domicilio. 

El médico forense de la primera autopsia determinó que se trataba de un caso de suicidio. Sin embargo, se negó a entregar las fotografías del cuerpo a la Policía de Investigaciones de Chile. Posteriormente, las autoridades intentaron cerrar la investigación hasta en dos ocasiones pero Rubén y la comunidad insistieron en continuar con la investigación aportando nuevas pruebas.

Finalmente, en contra de las propias tradiciones mapuches pero con un objetivo bien claro, el cuerpo de Macarena Valdés fue exhumado y sometido a una nueva autopsia por parte de la forense Carmen Cerda, quien mediante un examen de laboratorio determinó que las células del tejido del cuello no presentaban signos de vitalidad en el momento del ahorcamiento. Hoy en día, el caso sigue abierto gracias a los nuevos indicios aportados a la investigación. 

Protesta en la Paz, Bolivia. DANIELLE PEREIRA

Protesta en la Paz, Bolivia. DANIELLE PEREIRA

Macarena Valdés cumplía con tres rasgos que actualmente son sinónimo de fatalidad y, en el peor de los casos, de muerte prematura: era mujer, era activista indígena y era latinoamericana.

Latinoamérica, el peor lugar para defender el planeta 

Desde 2002, la ONG Global Witness documenta a través de un informe anual las muertes de activistas ambientales en todo el mundo. El último informe presentado en julio del año pasado revela que 2017 fue el año más mortífero en cuanto a asesinatos de defensores ambientales con 207 muertes, de las cuales un 60% tuvieron lugar en la región latinoamericana.

George Boden, Jefe de Campañas de Global Witness, nos confirmó que aún no tienen datos de los activistas asesinados durante 2018, ya que la organización está trabajando en el siguiente informe que verá la luz el próximo julio. Aun así, todo hace pensar que la situación está lejos de mejorar. 

Por primera vez en la historia, los defensores que luchan contra la agricultura a gran escala o agroindustria fueron los más golpeados por la violencia, con un total de 46 personas asesinadas por oponerse a proyectos de este tipo.

Los pequeños agricultores se enfrentan diariamente a diferentes industrias alimentarias que monopolizan la utilización de los recursos naturales e invaden zonas protegidas. Un ejemplo de esta problemática la encontramos en las plantaciones de aguacate, un alimento muy consumido en los países occidentales y que necesita aproximadamente 650 litros de agua por cada pieza extraída. 

El informe anual de Global Witness llamado “¿A qué precio?” también destaca el aumento de las masacres hacia defensores de los derechos ambientales. Los asesinatos múltiples se dan cuando en un mismo ataque se mata a más de 4 activistas y, desgraciadamente, este fenómeno se está incrementando año tras año. Por ejemplo, en 2017 se llevaron a cabo siete ataques de este tipo, dando como resultado un total de 48 personas asesinadas.

El país donde ocurrieron más matanzas de este tipo fue Brasil, que a su vez también es el país donde más ecologistas murieron asesinados, con una cifra total de 57 casos documentados. La situación está totalmente descontrolada en el gran pulmón verde del Amazonas, donde los llamados “ruralistas”, con el apoyo del gobierno brasileño, se están apoderando de grandes extensiones de tierras y están expulsando a los pequeños agricultores.

En México está habiendo más asesinatos de activistas que nunca”.

La defensora de los derechos humanos en Amnistía Internacional de México, Garance Tardieu y la Coordinadora de Análisis e Incidencia de dicha organización, Edith Olivares, también se muestran pesimistas con la situación de los activistas medioambientales en México. 

El gobierno de López Obrador ha iniciado una campaña de desprestigio hacia las asociaciones y organizaciones consolidadas que defienden los derechos humanos en el país, considerándolas conservadoras y obsoletas. De hecho, el reciente presidente electo ya ha retirado todas las ayudas del gobierno a organizaciones sociales, incluidas las que luchan contra la violencia de género o a favor de los derechos humanos.

Las organizaciones de la sociedad civil consideran que esta monopolización de los derechos humanos por parte del estado “favorece la desprotección de los activistas”, ya que en muchas ocasiones son las propias autoridades las que ejercen la violencia contra los defensores del medioambiente.

Recordemos que México es uno de los países más mortíferos del mundo para los defensores de los derechos ambientales. Según el informe anual publicado por el Centro Mexicano de Derecho Ambiental (CEMDA), en 2018 murieron asesinados 21 activistas ecologistas y se registraron 49 nuevos ataques de todo tipo. 

La “criminalización”, la mejor arma de presión 

Todos los informes y estudios sobre la situación de los defensores de los derechos ambientales señalan la criminalización como el medio de presión más utilizado por parte de los gobiernos.

Para los que no están familiarizados con este término, la criminalización es el uso indebido del código penal por parte del Estado para reprimir las diferentes protestas ecologistas. Según el estudio del CEMDA citado anteriormente, en 2018 se registraron 95 casos de criminalización en el país azteca.

Esta estrategia es especialmente peligrosa para las mujeres activistas, puesto que “si son encarceladas, sus familias a menudo las aíslan, afectando directamente a su vulnerabilidad financiera y social”.

También las comunidades indígenas son víctimas directas de la criminalización, lo que provoca el incremento los índices de racismo y xenofobia en la sociedad. No hay que olvidar que además de la defensa de la tierra y los recursos naturales, los pueblos indígenas luchan por el derecho a la autodeterminación en los diferentes estados de la región.

Protesta en Buenos Aires, Argentina contra la desaparición de Santiago Maldonado. PRENSA OBRERA

Protesta en Buenos Aires, Argentina contra la desaparición de Santiago Maldonado. PRENSA OBRERA

Otro de los métodos más eficaces que utilizan las autoridades contra los activistas medioambientales son los llamados “grupos de choque”. Estos grupos se dedican a difundir acusaciones y rumores falsos sobre los líderes de diferentes movimientos con el fin de dinamitar su prestigio y su reputación. 

Según nos señalan desde Amnistía Internacional, esta estrategia se utiliza desde los años 60 y es especialmente útil en localidades pequeñas, donde el acceso a la información es más difícil y la población está más expuesta a las fake news.

La acción de los gobiernos

Ante este problema, una de las acciones más importantes que se llevó a cabo a nivel internacional fue la firma del Acuerdo de Escazú por parte de 16 países de América Latina y el Caribe, donde los diferentes gobiernos se comprometieron a proteger a los activistas medioambientales.

Dentro de estas acciones institucionales, el Gobierno mexicano instauró el Mecanismo Federal de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas, con el que se pretende ofrecer protección a periodistas y defensores de los derechos humanos frente a posibles ataques.

No obstante, las organizaciones de la sociedad civil nos indican que este programa no está teniendo el éxito esperado para combatir esta ola de violencia.

En primer lugar, Edith Olivares, cree que “estas medidas están diseñadas pensando que quien te agrede no es el Estado, sino que te protegen de un tercero”, lo que puede resultar muy paradójico, ya que el mismo estudio del CEMDA señala al Estado como principal agresor en 19 casos de ataques a activistas, lo que representa el 36% de las agresiones totales.

Un ejemplo claro de la ineficacia de este programa es el asesinato de Julián Carrillo, un líder rarámuri que se oponía a la tala ilegal de árboles en la Sierra de Tarahumara y que decidió acogerse a este mecanismo de protección.

A este activista, a quien le habían asesinado a cuatro miembros de su familia en apenas dos años (entre ellos su hijo), se le proporcionó un teléfono móvil satélite y un botón de emergencia. En el momento de su asesinato ninguno de los dos dispositivos funcionó.

Por otro lado, el Centro de Derechos Humanos Antonio Esteban, que lleva el nombre de un activista medioambiental asesinado en 2014, nos informó de que había solicitado medidas urgentes al presidente por los asesinatos a manos de grupos paramilitares de Noé Jiménez Pablo y José Santiago Gómez Álvarez en el Estado de Puebla, que también estaban acogidos al Mecanismo Federal de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos. 

La concepción indígena de la tierra

Macarena Valdés, Julián Carrillo, Samir Flores, entre muchos otros activistas asesinados, tenían algo en común, y es que todos ellos formaban parte de comunidades indígenas.

La tradición mapuche (en mapudungún “gente de la tierra”) cuenta que en la antigüedad existía una serpiente que dominaba el mar (Kaykay) y otra que dominaba la tierra (Trengtreng). Cuando Kaykay, en un acto de furia, inundó todo el continente terrestre, cuatro sacerdotes invocaron a Trengtreng para que les protegiera.

A medida que la serpiente marina devastaba con el agua todo lo que se ponía por delante, la serpiente terrestre erigió altas montañas para que los habitantes pudieran refugiarse en ellas. Es en ese momento cuando los mapuches se comprometieron con Trengtreng a cuidar la tierra hasta las últimas consecuencias.

Mapuches, Guaraníes, Nahualtes, Mixtecos, Wayuus... Todos los pueblos indígenas que existen a lo largo del territorio latinoamericano coinciden en una concepción ancestral de la tierra; la consideran creadora de vida y están dispuestos a todo por protegerla.

Por eso, el movimiento ecologista en este continente es completamente diferente al que podemos encontrar en Europa o en Estados Unidos. La defensa del medioambiente la realizan día a día en su propia comunidad, enfrentándose con todos los recursos disponibles a la agricultura a gran escala, la tala de árboles o la instalación de centrales hidroeléctricas, a menudo con fuertes mecanismos de resistencia o de desobediencia civil.

Problema global

No hay que olvidar que todos estos crímenes contra defensores de los derechos humanos y del medioambiente no sólo son ejecutados por gobiernos u organizaciones de latinoamérica. De hecho, la mayoría de empresas que instalan sus proyectos en esta región provienen de Europa y Estados Unidos, lo que hace que muchos de los responsables directos o indirectos de estas atrocidades se encuentren al otro lado del océano.

En ese sentido, algunos empresarios españoles también son responsable del asesinato de activistas ambientales. Una muestra de ello son las protestas que tuvieron lugar en la embajada de México en España por el asesinato de Samir Flores.

Samir Flores, un activista indígena náhuatl y líder ambiental, se oponía firmemente al Proyecto Integral Morelos (PIM), que incluye la construcción de dos centrales termoeléctricas. La adjudicataria de estas dos centrales es la conocida empresa española Abengoa, mientras que otras dos empresas de nuestro país, Elecnor y Enagas, tienen previsto construir un gasoducto que pasa por más de 60 comunidades contrarias a la instalación.

El pasado 20 de febrero, después de enfrentar unas críticas feroces por parte del mismísimo presidente de la nación, varios sujetos asesinaron a Samir en la puerta de su casa. Al principio, la Fiscalía determinó que su muerte no tenía nada que ver con su activismo, aunque una semana después reconoció que se había perdido una prueba determinante para la investigación.

La impunidad sistemática

Una de las causas principales por las que esta problemática va en aumento y no cesa en su barbarie es que las autoridades no están por la labor de detener y castigar a los asesinos de estas personas.

Para hacernos una idea de la impunidad que reina ante estos crímenes, el Relator de Naciones Unidas sobre la Situación de los Defensores de Derechos Humanos, Michel Forst, señaló en un informe sobre su visita a México que el 98% de estos delitos de este tipo quedaban sin resolver. 

Por otro lado, la ONG Global Witness destaca que “una cultura generalizada de impunidad ha dificultado la identificación de los responsables de los homicidios y envía una señal a los posibles perpetradores de que no tendrán que pagar por sus crímenes”.

Esta impunidad sistemática e institucionalizada tiene como objetivo generar un clima de miedo e inseguridad a los líderes ambientales para que cesen en sus protestas. Aun así, la siguiente reflexión de Rubén Collío nos confirma que dicha estrategia tiene sus carencias y que el compromiso de estas personas con la tierra que habitan va más allá de la muerte material:

“Nosotros no les tenemos miedo. ¿Miedo a qué? ¿A que me maten? Todos nos vamos a morir. Lo importante es cómo vives. Nosotros sabemos vivir. 'La Negra' sabía vivir. Conocimos el amor, conocimos la belleza, conocimos la alegría y conozco la tristeza profunda también. Entonces ¿Qué me van a quitar? ¡Si yo ya he vivido po'! Hay gente que en toda su vida no conoce la felicidad, no se ríe desde el alma, no se asombra con las pequeñas maravillas diarias, no entienden la maravilla que es que venga un pajarito a asomarse a la ventana”.

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas colaboraciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Aitor Molina

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. CeX

    No es Latinoamérica, es Hispanoamérica.

    Hace 2 años 5 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí