1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

OBRAS Y SOMBRAS

El diario-bomba de Victoria Kent

La diputada e intelectual republicana se hizo llamar ‘Plácido’ en las reflexiones clandestinas que escribió en el París sitiado por los nazis, reducto último de su libertad durante los cuatro años que permaneció oculta

Miguel Ángel Ortega Lucas 8/05/2019

<p>Victoria Kent hacia 1931.</p>

Victoria Kent hacia 1931.

Narodowe Archiwum Cyfrowe

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede leer la revista en abierto. Si puedes permitirte aportar 50 euros anuales, pincha en agora.ctxt.es. Gracias.

Tuvo que ser otra. Mejor dicho, otro. Pues eso es, tantas veces, la persecución, la huida del olfateo implacable de los perros de presa: abandonar la propia identidad para poder sobrevivir. Pero hasta en la linde última de lo proscrito puede encontrar el ser humano su escaque secreto de libertad, su soberanía irrenunciable.

Victoria Kent fue, antes de convertirse en diputada de la II República Española, la primera mujer en intervenir ante un consejo de guerra como abogada defensora (de un miembro del Comité Revolucionario Republicano sublevado en Jaca en 1930), y en ganar la apelación. Tenía veintidós años entonces. Era hija de sastre (José Kent Román) y ama de casa (María Siano), malagueños. Había conseguido ingresar en la Residencia de Estudiantes y en la facultad de Derecho de la Universidad de Madrid. Tenía veintitrés cuando fue reclutada por el presidente Alcalá Zamora para ser Directora General de Prisiones del primer gobierno republicano. Pero su corazón y su cabeza parecían ir muy por delante de su propia vida, y de su propio siglo.

Por eso, cuando diez años después comenzase a escribir, escondida de los escuadrones nazis que podían darle caza en cualquier momento, supo definir tan bien cómo se respira en todas las esquinas del terror:

Plácido dormía profundamente; había superado su miedo; es decir, lo había recorrido en todas direcciones y era dueño de él.  

El tal Plácido es ella. Corre 1940. Ya cayó, el año anterior –ella aún no puede creer, no quiere creer que para siempre–, la II República española, asfixiada por la dictadura franquista. Pero Kent lleva en París desde 1936, enviada como Primera Secretaria de la embajada para ocuparse de las evacuaciones de niños desde España y, más tarde, del exilio de refugiados españoles hacia América. Ahora, sin embargo, es ella misma la exiliada; de su país, de su vida, de su propia piel. Figura en las listas negras del gobierno colaboracionista nazi de Vichy. Es decir, es potencial carne de cañón. Se ha refugiado momentáneamente en la embajada mexicana pero vive ya oculta en un apartamento cercano al Bois de Boulogne. Puede salir a la calle, pero tal cosa supone aventurarse a ser detenida, enviada a un campo de concentración o asesinada sin término de juicio. Vive incomunicada la mayor parte del tiempo, fingiendo ser otra ante las personas que la cobijan o se encuentra eventualmente en alguna reunión social, a las que en puridad no debiera atreverse a ir –aunque se atreve.

En la intimidad, o jaula, de las cuatro paredes de su cuarto, abre el único boquete por el que poder respirar sin condiciones: un tragaluz clandestino, en las páginas en blanco de un cuaderno, rasgado con la furia de su temperamento pero cortado con el bisturí de oro de una inteligencia fulgurante.

...Hoy se asesina con arreglo a un programa; metódicamente, en nombre de un programa que anuncia la felicidad para los hombres. (...) Hay que formar una masa unida; hay que borrar toda ideología que no sea aquella que va inscrita en el programa salvador. Hay que cerrar el círculo.

Si algo distingue a un verdadero intelectual –sea lo que sea tal cosa– de un solemne de ocasión, es la lucidez necesaria para tantear los rincones últimos de la atmósfera colectiva, en busca de lo que late más allá de la anécdota. Ese párrafo, y tantos otros de ese libro de Victoria Kent [Cuatro años en París – 1940-44; Gadir, 2007], es tan irrevocable aún, setenta años después, porque no sólo testimonia un momento histórico: también, y sobre todo, apunta a una lamentable y testaruda costumbre de cualquier época en cualquier lugar de este mundo, este infierno moral saturado de fanáticos dispuestos a llevar al prójimo a la hoguera por pedir el café distinto al suyo.   

Victoria Kent se convierte en ‘Plácido’, y, para que el camuflaje sea más eficaz (el miedo en este caso es a que alguien pueda descubrir esos papeles), narra en tercera persona lo que Plácido piensa, lo que Plácido vive y siente. Tras ese muro ficticio grita la aún jovencísima Victoria Kent, dejando que su lucidez estalle en una deflagración silente por entre los días y noches del terror en el París sitiado.

Va al galope, dejándose llevar de la reflexión política a la metafísica, del por qué vivir al por qué matar, o morirse, o luchar por no morir:   

Quizá la razón de la lucha es ésta: el ser vivo encuentra la máxima afirmación de su existencia en el triunfo, y es la lucha abierta con el adversario, o es el crimen. (...) Llegamos a destruir al Universo mismo para afirmar nuestra existencia. (...) Triunfar es casi la única aspiración humana. [Pero] no se llega a ser Dios por el camino de los hombres; hay que ser hombre por el camino de los dioses.

Vive y reflexiona sobre lo extraordinariamente cotidiano que era ser libre (“poder leer libros, tener amigos”, salir a la calle), pero descubre, feliz, estupefacta, que hasta en esa misma habitación puede sentirse libre, o dueña al menos de un último reducto íntimo. Entonces, pregunta –sin que nadie pueda escucharla–: “Vosotros que andáis por las calles con apariencia de seres libres, decidme: ¿En qué consiste vuestra libertad?... Hemos depositado nuestra libertad fuera de nosotros mismos; ya no tenemos su control”. Se refiere a la deglución final de la libertad por parte de los Estados que pretendían garantizarla: “Y no hay perdón; el individuo es sospechoso si no está encuadrado. El Estado vigila al hombre porque es su único enemigo”.

Da igual que el manuscrito hable de un tal Plácido: lo que Victoria Kent escribe en ese apartamento es una bomba de relojería que puede llevársela por delante, de ser descubierta. Pero esta mujer, doctorándose ahora en todos los terrores, ya había imaginado mil veces antes lo que podía ser estar cautivo: cuando, con poco más de veinte años, se hizo cargo de las prisiones españolas, introdujo reformas para mejorar la calidad de vida de los presos y cerró 114 penitenciarías que no cumplían sus mínimos humanitarios. En 1932 fue más lejos (que hoy en día): quiso que los reclusos que demostraran mejor conducta colaboraran en las tareas de gestión de las cárceles. A su Gobierno (republicano) le pareció demasiado aquello.

Su potencia y honestidad intelectuales le hacían evolucionar continuamente en su parecer respecto al mundo y a sí misma. Por eso, en esos diarios que llegan hasta la liberación del París ocupado, es una mujer inmóvil en permanente estado de crecimiento interno, maduración y ebullición:

...el problema más grave que tiene el mundo: cómo recobrar la confianza. La confianza en los otros es la mitad de nuestra vida, es la otra parte de nuestra libertad. La libertad no es el libre decir, el libre pensar, el libre sentir; la libertad va en nosotros como semilla: es la posibilidad de la acción [imposible sin confiar en el otro].

Llegará la libertad, finalmente, a París, a la vida clandestina, proscrita, de Victoria Kent, cuatro años después de empezar esos diarios; de desarrollar del todo un carácter y una visión de espíritu que de alguna manera vienen a hermanarla con la vigilia estoica de Ana Frank, con la lucidez indómita de su paisano Chaves Nogales. Llegará la libertad, como en la canción partisana. Saldrá París, y Europa, de esas sombras. Y Kent se trasladará a México, ya en 1948, continuando una labor que no interrumpirá nunca para mejorar las condiciones de los presos en todo el mundo, y que continuará en la sede neoyorkina de la ONU.

“Rueda mi bicicleta”, escribe el 22 de agosto de 1944; “rueda como nunca. Yo no sé si tiene alas o las tengo yo...”: el ejército alemán ha abandonado París. Y el 25 de agosto, última entrada de sus diarios, asiste al desfile de las tropas aliadas en los Campos Elíseos.

Y una visión inaudita, a lo lejos, le hace sentir un escalofrío como un campanazo desde la espina dorsal:

¿Y esos tanques? ¿Veo claro? ¿Son ellos? Sí; son ellos. Son los españoles. Veo la bandera tricolor... Los tanques llevan nombres que son una evocación: ‘Guadalajara’, ‘Teruel’... París aplaude a los españoles curtidos en una lucha de nueve años. Aplaude a la España heroica de ayer, a la España libre, democrática y fuerte de mañana.

Parece un sueño... Parece un sueño. 

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Miguel Ángel Ortega Lucas

Escriba. Nómada. Experto aprendiz. Si no le gustan mis prejuicios, tengo otros en La vela y el vendaval (diario impúdico) y Pocavergüenza.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Belisario

    Un artículo muy interesante, pero creo que hay un error en lo relativo a las fechas. En el segundo párrafo se afirma que en 1930 Victoria Kent tenía 22 años, lo que quiere decir que habría nacido en 1908. Según tengo constancia, su fecha de nacimiento no está clara. Los cálculos la sitúan entre 1891 y 1898, lo que quiere decir que probablemente tendría algo más de treinta años cuando empezó a ocupar cargos de relevancia a partir de 1930.

    Hace 3 años 6 meses

  2. c

    dado que la confianza es fundamental, ls neoliberales ns enfrentan entre nos : pobres contra ricos contra pobres mujeres cntra hombres nativos contra extrangeros niños y adolescentes contra adultos y viejos contra todos cultos contra iletrados etc etc etc y viceversa... ...vanitas vanitatis.... miserere miserere

    Hace 3 años 6 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí