1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

El fútbol masculino de élite espera a las árbitras

De los 15.000 jueces que hay en activo, poco más de 600 son mujeres. Para encontrar a alguna de ellas dirigiendo partidos de hombres hay que ir hasta Tercera división

Ricardo Uribarri 8/05/2019

<p>Marta Huerta de Aza.</p>

Marta Huerta de Aza.

Real Federación Española de Fútbol

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede leer la revista en abierto. Si puedes permitirte aportar 50 euros anuales, pincha en agora.ctxt.es. Gracias.

La francesa Stephanie Frappart se convirtió hace unos días en la primera mujer en arbitrar un partido de la Primera división masculina de fútbol de su país. Sigue así los pasos de la alemana Barbara Steinhaus, que en 2017 fue la primera que pitó un encuentro de la máxima categoría en alguna de las grandes ligas europeas. Ellas son los dos únicos casos pero seguro que en el futuro habrá más. La revolución que está viviendo el fútbol femenino en muchas partes del mundo también incluye el arbitraje, aunque quizás a una velocidad menor. Especialmente en España, donde se ha empezado a trabajar en este campo más tarde que en otros países.

El camino hasta lo más alto es largo, por lo que no parece que a corto plazo vayamos a tener en nuestro país a una mujer dirigiendo en la máxima categoría. Las cifras expresan con claridad la situación actual. De los 15.000 árbitros que hay en activo, poco más de 600 son mujeres. Si ya es difícil para un hombre llegar a Primera, donde sólo hay 20 colegiados, imagínense para una árbitra por una simple cuestión de probabilidad. En el fútbol nacional masculino tenemos a dos mujeres asistentes (jueces de línea) en Segunda división y seis en Segunda “B”. Para encontrar a árbitras dirigiendo partidos de hombres tenemos que ir hasta la Tercera división, donde actualmente hay ocho, además de 20 asistentes. A partir de la categoría Preferente o de Tercera, los árbitros (tanto hombres como mujeres) eligen si quieren formarse como colegiados o como asistentes.

La próxima temporada podríamos tener a la primera colegiada pitando encuentros masculinos en Segunda “B”, la tercera categoría nacional. Se trata de la palentina, aunque residente en Tenerife, Marta Huerta de Aza, que está incluida en el curso de selección para los que quieren ascender de categoría que va a tener lugar el próximo 11 de mayo en Madrid. Había cuatro chicas que eran candidatas, pero al final sólo se ha quedado ella. Si supera esta especie de oposición, en la que hay examen de inglés, psicotécnico, reglas del juego, redacción de actas, pruebas físicas, videos… dará un paso importante para su carrera y para el resto de sus compañeras. Se presentan unos 100 árbitros de toda España. Y ella será la única mujer. Sólo hay unas 20 plazas disponibles.

El tema de las pruebas físicas ha sido históricamente el mayor freno para que las mujeres pudieran llegar más lejos en el arbitraje. Lo sabe bien Marisa Villa, responsable de Arbitraje Femenino en el Comité Técnico de Árbitros e integrante de la Comisión Técnica del Comité. Ella hizo una larga carrera como asistente, con más de 400 partidos, de ellos 100 a nivel internacional, participando en Juegos Olímpicos, Mundiales, Eurocopas y Champions femeninas. Consiguió el ascenso a Primera en 2007 pero no pudo debutar al no pasar la prueba de velocidad por apenas unas décimas. Explica a CTXT que “antes teníamos algunas pruebas especialmente complicadas que sólo se hacían en España, como la llamada prueba de campo, que era una barrera insalvable para las mujeres. De hecho había árbitras que pasaban las pruebas a nivel internacional pero no en España. Pero eso cambió desde que el pasado verano entró el actual equipo directivo arbitral y ahora se realizan las mismas que en otros países, aunque hay niveles, porque no se puede pedir lo mismo a un árbitro de la liga española que a uno de Burundi. Aquí, de todas maneras, pedimos lo máximo, pero ya son pruebas accesibles para las mujeres. La instrucción es idéntica a la de los hombres. Fútbol hay uno, no hay uno masculino y otro femenino. Somos árbitras de fútbol, no somos árbitras de fútbol femenino. De hecho, todas las que están arbitrando la Liga femenina también hacen partidos en competición masculina”.  

Villa tiene claro que no puede haber manga ancha a la hora de abrir la puerta a las mujeres en este campo viendo lo que ha ocurrido con algunos precedentes. “Yo soy instructora de FIFA y se lo que pasa en otros países. Y soy consciente que en algunos, especialmente en Sudamérica, se ha regalado a árbitras su presencia en la Primera división y ha sido un fracaso. Hacer eso sólo sirve para crear controversia con los compañeros. Y me sentiría ofendida si por el mero hecho de ser mujer me regalaran el arbitrar en Primera. Si algo se regala no se agradece y no se disfruta. Es cierto que en Francia y Alemania ya ha habido casos pero, por ejemplo, Steinhaus lleva 20 años trabajando para estar ahí. Nosotros llevamos poco tiempo con ellas. Ahora tenemos el caso de Marta. Ojalá que consiga llegar a Segunda “B”, lo que ya supone poder ir de cuarto árbitro a partidos de Segunda y Primera. Si se maneja bien tendrá opciones de llegar a Segunda y en el futuro a Primera. En estos momentos sólo tenemos a una en esta situación pero quizá el año que viene tengamos a más. Pienso que vamos por el buen camino porque seguimos el proceso de pasar por todas las categorías. No sé cuánto tiempo tardaremos en ver a una en la élite, no sé si será en dos, tres o cuatro años, pero creo que lo estamos haciendo bien. Aquí no se regala nada por el hecho de ser mujer”.

En partidos de categorías inferiores ha habido casos en los que una árbitra ha tenido que aguantar comentarios despectivos por el simple hecho de su género. Cabe preguntarse si existen muchos prejuicios aún sobre que una mujer realice una actividad como el arbitraje, que históricamente han desempeñado los hombres. Villa tiene una visión optimista respecto a esa situación. “Yo creo que esos prejuicios prácticamente ya no los hay. El otro día hubo una asistente en el derbi asturiano entre Sporting y Oviedo en Segunda división y fue algo que pasó inadvertido. No llama la atención. Si te insultan es porque eres árbitro, no porque eres mujer. Si fallas en un fuera de juego en contra de tu equipo te dicen ‘que mala eres’ y si lo haces a favor te dicen ‘es que las mujeres sois las mejores’. También te dicen cosas porque saben que te puede doler. Si hay un árbitro gordo le insultan porque es gordo y si uno tiene las orejas grandes van a ir por ahí. Y con tal de fastidiarte hay quién dice ‘las mujeres no podéis estar aquí, tenéis que estar en la cocina’. Pero es algo que les humilla a ellos, no a nosotras”.

La reciente difusión por televisión de los partidos de la Liga Femenina también puede ayudar en esa tarea de normalización, ya que la gente está viendo como todos ellos son dirigidos por mujeres. “Lo que está haciendo esto es que la gente sea consciente de que hay árbitras –señala Marisa–.  La gente ve la figura de una árbitra y ya no se sorprende, cada vez es más natural que esté integrada en el mundo de fútbol. Vemos periodistas a pie de campo, en los platós de televisión, en radios, médicos, presidentas… la mujer está tan integrada en este deporte que ya pasa más desapercibido”.

La responsable del arbitraje femenino tiene claro que decir a los que piensen que si los hombres y las mujeres compiten por separado, lo mismo debería pasar en el capítulo arbitral. “Estamos hablando de un juez, de una persona ajena al juego, a nosotros no se nos juzga solamente por nuestra habilidad con el balón o nuestra condición física, se nos juzga por la capacidad que tenemos para interpretar decisiones. Y ahí, partimos de lo mismo, no hay diferencias. Formamos parte del fútbol pero no somos los protagonistas. Lo que queremos las mujeres es la igualdad de oportunidades cuando tenemos opción a ello. Y el arbitraje es uno de esos casos. Para ser juez da igual que seas hombre o mujer. Nosotras queremos tener la posibilidad de estar ahí si realmente estamos capacitadas para ello”.

Es importante destacar que a nivel de retribución económica no existen diferencias en el arbitraje español en una misma categoría por cuestión de sexo, aunque si por dirigir en fútbol profesional o no.  Esto se traduce en que una asistente en Segunda división cobra lo mismo que un asistente masculino “que es lo que depende de nosotros”, explica Villa. Pero ocurre que esa asistente cobra más que una árbitra por dirigir un partido en la máxima liga femenina, “porque esta competición es aficionada mientras que la otra es profesional. El peor jugador pagado del fútbol profesional también cobra más que la mejor jugadora de fútbol femenino. Todo va en relación al fútbol donde estén”. Tampoco se discrimina por una cuestión como el embarazo. Judith Romano, asistente de Segunda división, se quedó embarazada un mes después de comenzar la competición y se le ha respetado su plaza y ha seguido cobrando el salario de base mensual que tienen todos los colegiados de Primera y Segunda, además de una cantidad por partido. “El hecho de ser mujer en el arbitraje no te discrimina en ningún ámbito de nuestra vida personal”, afirma Marisa.

En otros deportes si existen algunas árbitras en las primeras categorías masculinas nacionales pero en la mayoría de los casos se trata de casos aislados. En baloncesto solo hay una en la ACB, lo mismo que en fútbol sala, waterpolo y hockey patines. En hockey hierba hay dos que dirigen partidos masculinos de Segunda mientras que en rugby hay una haciendo lo mismo.

En el caso del fútbol es cierto que en España se ha empezado más tarde que en otros países a impulsar el papel de la mujer, pero eso no significa que estemos peor. “Antes nosotros envidiábamos a otras Ligas femeninas. Decíamos, ‘cómo me gustaría tener lo que tienen en Francia, Alemania, los países nórdicos…’ Sin embargo ahora somos la envidia de todos. El otro día estuve en Londres en la semifinal de la Champions y me decían ‘¿pero qué estáis haciendo con el fútbol femenino?’. En el tema arbitral, por ejemplo, aquí todos los partidos de la Liga están dirigidos por árbitras. Tenemos 22 y todas están muy capacitadas. No hay muchos países donde ocurra eso. En Suecia, por ejemplo, no sucede. El crecimiento que está teniendo el fútbol femenino en nuestro país también provoca que crezca el número de árbitras. Hace dos años había 500 y ahora nos acercamos a las 700. La expectativa que tenían antes era la de quedarse en el fútbol regional y ahora las chicas ven la posibilidad de hacer algo bonito en el arbitraje. En la actualidad vienen más y las que están no abandonan. Y de la cantidad, siempre sale la calidad”.

Autor >

Ricardo Uribarri

Periodista. Empezó a cubrir la información del Atleti hace más de 20 años y ha pasado por medios como Claro, Radio 16, Época, Vía Digital, Marca y Bez. Actualmente colabora con XL Semanal y se quita el mono de micrófono en Onda Madrid.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí